viernes, junio 12, 2009

El terrorismo y su proyección al Siglo XXI

“Debéis saber entonces que existen dos métodos de lucha, uno por la luz, el otro por la fuerza: el primero es el de los hombres, el segundo el de las bestias; pero como a menudo es insuficiente, uno debe recurrir al segundo”.

NICOLAS MAQUIAVELO El Príncipe (“La estrella roja sobre Cuba. El asalto soviético al hemisferio occidental” de NATHANIEL WEYL, Editorial Freeland, Buenos Aires, 1961).

Dos reuniones internacionales han marcado la incidencia que tiene el terrorismo sobre la paz y la tranquilidad de los pueblos. Fenómeno antiguo, el terrorismo ha alcanzado en la segunda mitad de este siglo una virulencia tal que ha terminado por convocar a las grandes potencias del mundo (G.7) para establecer una política común y coordinada y erradicar el flagelo. El autor de esta nota (ANDRÉS SALVATIERRA) resalta las múltiples características del terrorismo, sus variadas motivaciones, sus armas, la forma de encararlo, y las perspectivas de su proyección sobre el próximo siglo.

Enero de 1966, La Habana, Cuba. Julio de 1996, París, Francia. Dos fechas, dos eventos internacionales que fundamentalmente trataron el mismo tema con 30 años de distancia: el terrorismo. Claro con enfoques distintos. En efecto, en enero de 1966 se reunía en la capital cubana caribeña la llamada “CONFERENCIA TRICONTINENTAL DE LA SOLIDARIDAD DE LOS PUEBLOS”, que convocaba a los representantes de los llamados “movimientos de liberación de los pueblos de Asia, África y América Latina, bajo la mirada adusta y promotora de la Unión Soviética, cuyo representante – S. P. RASHIDOV – declararía, propondría y lograría imponer la necesidad y conveniencia de “…un organismo permanente encargado de asegurar una ayuda material a la subversión para hacerla triunfar”. Asimismo, con su firma decisiva se aprobaron las resoluciones de la Conferencia que en la sesión del 7 determinó que debían desarrollarse los métodos y procedimientos necesarios para hacer efectiva, mediante del impulso de gestión soviética, las inconfesables acciones de terror, guerrilla y subversión destinadas a potenciar las “fuerzas de liberación nacional” para derribar los “regímenes explotadores imperialistas creados por el capitalismo” a fin de implantar en sus lugares, sendos gobiernos “populares socialistas” (o sea, sin tapujos, marxistas-leninistas). El organismo emergente de esa reunión fue la 0SPAAL (ORGANIZACIÓN DE SOLIDARIDAD DE LOS PUEBLOS DE ASIA, ÁFRICA Y AMÉRICA LATINA), de triste y sangrienta memoria para los pueblos y naciones de nuestro continente y del resto del mundo.
En ese sentido, las palabras e impulsos del Sr. RASHIDOV y el organismo internacional surgido de aquel evento deben ser considerados dentro de la Guerra Fría que en aquellos días enfrentaba a Oriente con Occidente, y dentro de ella, en la maniobra estratégica soviética que pretendía flanquear y aislar a Estados Unidos, al cual consideraba el núcleo de Occidente, separándolo de sus eventuales aliados, de amenazar directamente al mismo corazón de este país, lo que estuvo a punto de lograr cuando la Unión Soviética comenzó a instalar en 1962 sus misiles balísticos en Cuba. No olvidemos, tampoco, las palabras del mensaje que el mismo señor RASHIDOV dirigiera a la recién creada OSPAAL comprometiendo la participación soviética para “… proporcionar una poderosa ayuda con armas a los pueblos y países que luchan por su independencia contra los ataques del imperialismo, ése es el aporte soviético a la gran causa de la liberación…”.


Julio 31 de 1996, París, Francia. Se reunieron en esa fecha los ministros de Relaciones Exteriores y del Interior de los países más desarrollados del mundo agrupados en el llamado G.7 (es decir, Estado Unidos, Gran Bretaña, Canadá, Japón, Alemania, Francia e Italia) al que se le agregaron los representantes rusos (de ahí el +R que caracterizó la reunión: G.7 + R). El motivo de la reunión fue el de proponer “medidas concretas” a fin de combatir el terrorismo y lograr “una movilización contra el mismo”; medidas que, además “interesan también al conjunto de la comunidad internacional”, al decir del representante de Francia JACQUES RUMMELHARD.

La declaración final de la reunión de París estableció “que se ha impuesto para todo el mundo civilizado la necesidad de luchar hombro con hombre contra el terrorismo , lo cual constituye una señal de alarma para que todos tomen conciencia del nuevo peligro que se cierne sobre toda la humanidad, peligro del cual nadie queda al margen ni excluido de su amenaza”.
El documento, de 25 puntos, adoptado el 30 de julio de 1996 por el G.7 + R. prevé medidas concretas para luchar o enfrentar el terrorismo, siendo las más importantes:
1) Estrechar la cooperación internacional en la búsqueda de lo terroristas.
2) Entrenar a las fuerzas nacionales (seguridad y policiales) para detectar y combatir los ataques extremistas y mejorar las medidas de protección del transporte público, incluso el aéreo.
3) Controlar a los grupos sospechados de apoyar a terroristas.
4) Introducir medidas que impidan a los terroristas usar organizaciones religiosas o de caridad como pantalla para sus actividades.
5) Crear nuevas leyes y reglamentos para evitar el contrabando de armas y explosivos.
6) Revisar las leyes nacionales contra los ataques para crear, por ejemplo, medidas para acelerar los juicios a supuestos criminales y cómplices.
7) Vigilar la red informática Internet y otros sistemas de comunicación que pudiesen utilizar los terroristas.
8) Instrumentar los medios para impedir que los terroristas pidan asilo político y que crucen las fronteras con documentos falsos. Lo que implica la adopción de documentos con mayores características de seguridad.
9) Extender los tratados internacionales que pueden aplicarse contra el terrorismo, con llamados a la comunidad internacional para anexar a la agenda.
10) Firmar acuerdos de extradición y prever incluso aplicar la extradición aún en ausencia de un tratado específico.
11) Establecer una serie de encuentros para estudiar temas y casos específicos, que comenzará con una conferencia de expertos en transportes que se realizará en Washington (EE.UU.).

La presencia de Rusia en la reunión de París marca, entre otras cosas, el hecho de que ahora este país se ha transformado en escenario de la actividad terrorista, la cual afecta la paz y tranquilidad rusa, como sucediera el 16 de junio de este año con el atentado (explosivo) llevado a cabo en el subterráneo de Moscú, que ocasionara 4 muertos y 12 heridos. En este orden de ideas cabe destacar que actualmente actúan varios grupos terroristas identificados con distintos movimientos independentistas o de “liberación nacional” que tienen a maltraer a las autoridades gubernamentales centrales, como los que responden a los separatistas chechenos, georgianos, armenios, (el conocido ASALA o Ejército Secreto de Liberación de Armenio, y el de la Nueva Resistencia Armenia) que tanto atacó la Oficina de Información soviética en París, como la sede de la Aeroflot en Bruselas y los intereses turcos en todas capitales de Europa y en la misma Moscú (bomba en el subterráneo moscovita del 13 de enero de 1979.
Ayer, apoyando el terrorismo “contra la dictadura capitalista”; hoy, alineándose a los “capitales” – o “economía de mercado” – contra los “criminales terroristas separatistas”. Esta es la realidad rusa de nuestros días de los noventa que decidiera su participación en la reunión de París del G.7 + R de fines de julio pasado.
De esta manera, Rusia ha comenzado a experimentar en carne propia los efectos del terrorismo, la subversión y la guerrilla, que apenas una década (1980) atrás parecían limitarse a los países a los países occidentales y, en especial, a los del confuso e indefinido “Tercer Mundo”.
Es que, en nuestros días el “virus del terrorismo” amenaza a todos los pueblos de la tierra, no existiendo prácticamente ningún lugar de la misma libre de su virulencia. El terrorismo se ha extendido como una mancha de aceite y se ha extendido y se ha transformado en una amenaza planetaria, internacional, que recorre todos los caminos, aún los informáticos, y hasta en CD-ROM encuentra un medio para mostrarse. Estamos en presencia de un terrorismo nuevo, posmodernistas le dicen, pero terrorismo al fin.

EL TERRORISMO ACTUAL

El terrorismo es una agresión a una o unas pocas personas para intimidar y presionar a muchos, inclusive a toda una sociedad.
En realidad, es una práctica tan antigua como la civilización misma, pero actualmente reviste o presenta aspectos muy particulares.
En la táctica que suelen utilizar las minorías comprendidas y los individuos frustrados por su capacidad para transformar a la sociedad por medios considerados “legítimos” por dicha sociedad. El terrorismo es fundamentalmente un atentado contra las instituciones legales con el fin de abolirlas, o bien – como ocurre en los últimos tiempos – transformarlas radicalmente para conformarlas al ideal de la sociedad que sustenta el terrorista.
De esta manera, no hay ninguna tendencia política o ideológica que pueda considerarse dueña del fenómeno terrorista. Así tenemos terrorismo de izquierda y de derecha, independentista, nacionalista, fundamentalismo, religioso, ateo, sectario, y un largo etcétera. PERO EXISTE una praxis común en todos ellos: el recurso del terror, del temor, la amenaza, para imponer sus ideas. El terrorismo es, así, la primera manifestación de los movimientos subversivos, insurgentes o revolucionarios que con el andar del tiempo madurarán en sendas guerras de guerrillas que llevan a cabo las llamadas “fuerzas de liberación nacional”.
El terrorismo cuenta con numerosos factores a favor que lo tornan casi impredecible: clandestinidad, iniciativa, sorpresa, poder disuasivo y destructivo, y gran incidencia y repercusión en el ánimo y sensibilidad de las personas, tanto en forma individual como colectiva, todo lo cual es potenciado por los medios de comunicación masiva (mass media), que en su legítima misión informativa profesional difunden las noticias de los atentados terroristas, así como sus amenazas, los secuestros, sus exigencias, sus procedimientos criminales, ofreciéndoles en una palabra publicidad y propaganda.

LAS AMENAZAS

El caso de los secuestros de personas, merece destacarse que ésa es una de las prácticas más extendidas del terrorismo, la cual tiene como inevitable secuela.
Los pedidos de rescate so pena de eliminar a los rehenes, o de aplicarles gravísimas lesiones, como el llamado “desrrodillamiento” practicado y desarrollado sobre los jueces, fiscales y jurados que actúan en los juicios contra los terroristas capturados.
Como se sabe, el “desrrodillamiento” (rodillas) fue una práctica creada por las “Brigadas Rojas” italianas, que consistía en dejar grave lisiados a sus víctimas mediante certeros disparos – especialmente de escopeta – en las rodillas de las mismas. Esta práctica fue recogida por el IRA irlandés, con una variante local más bárbara: la llevan a cabo… ¡una taladradora eléctrica!”
De esta manera puede imaginarse el terror que se apodera de todas aquellas personas responsables de ejercer justicia sobre los terroristas detenidos y sometidos a juicio, sobre todo porque las amenazas suelen extenderse a los familiares de las mismas, sin establecer ni término ni plazo en el tiempo.
El impensado apoyo que brindan los mas media al accionar terroristas hace que los fuera de ley puedan llegar a lograr sus objetivos sin recurrir a la violencia física, ya que se pueden bastarles las amenazas de ejercerla, para intimidar y presionar a las víctimas.

EL NIVEL INTERNACIONAL

El terrorismo ha alcanzado en nuestros días el nivel internacional debido a que sus promotores y ejecutores han llegado a desarrollar sus acciones en países extranjeros con los cuales no mantienen ningún conflicto, pero que no obstante aprovechan para utilizarlos como plataformas o escenarios para su “propaganda armada”.
Todos recordarán en este sentido como en el alo 1972 – 5 de septiembre para ser más exactos -, durante los juegos olímpicos de Munich, Alemania, ocho terroristas palestinos secuestraron y asesinaron a once atletas, llevando su guerra a un país distante y totalmente ajeno al conflicto árabe-israelí.
La historia de la lucha terrorista y antiterrorista que se desató después del episodio de MUNICH es larga y cubre numerosas ciudades de Europa: 16 de octubre, WAEL ZWAITER es eliminado en el vestíbulo del edificio de departamentos donde vivía en Roma, Italia. El 8 de diciembre de ese mismo año, en París, Francia, MAHMOUD HAMSHARI es herido de muerte por una bomba colocada en su teléfono. El 24 de enero de 1973, ABAD AL-CHIR,. Muere al estallar una bomba en su habitación de hotel de Nicosia, Chipre. El 6 de abril de ese mismo año, BASIL AL-KUBAISI es herido de muerte en una calle de París; tres días después otros tres líderes árabes, KAMAL NASSER, MAHOUD YUSSUF NAJJER y KEMAL ADWN, son asesinados en sus departamentos en Beiruth, Líbano y tres días después más adelante ZAID MUCHASSI muere al explotar una bomba una habitación de hotel en Atenas, Grecia, el 28 de junio de 1973, M0HAMMED BOUDIA perece en la voladura de su automóvil en París, etc., etc…

Fue así, también, como nuestro país, completamente ajeno al lejano conflicto de PALESTINA, fue escenario en dos oportunidades trágicas de dos actos terroristas el 17 de marzo de 1992 – voladura de la embajada israelí -, atentados que en conjunto ocasionaron 115 muertos y 550 heridos. Insistimos este punto el “caso argentino” no es un caso aislado de ese “internacionalismo que presenta el terrorismo de nuestros días. Los hechos son contundentes y demostrativos: 26 de febrero de 1993, atentado en las Torres Gemelas de Nueva York – 7 muertos, 500 heridos – antecedente del multiatentado de Torres Gemelas del 9 de septiembre de 2001; 19 de abril de 1995, destrucción de un edificio federal de Oklahoma – 168 muertos, 1000 heridos; 11 de julio de 1995, asesinato del juque ABDELBAKI SAHRAOUI en el recinto de plegarias de la calle Myrha de París, sin duda por ismaelitas argelinos radicalizadas, que también ha llevado a Francia la lucha facciosa que mantienen en su patria el GIA – Grupo Islámica Armado – y su brazo armado el FIS – Frente Islámico de Salvación -, y el gobierno del presidente ZÉROUAL, Argelia, donde el terrorismo está actuando en el marco de una verdadera Guerra Santa (JIHAD), habiendo declarado ampulosamente que prolongaría sus acciones de guerra caliente “hasta que el Islam” y aunque tales manifestaciones fueron luego desmentidas, lo cierto es que los atentados se multiplicaron y se asesinan a religiosos y sacerdotes católicos franceses residentes en Argelia. Destaquemos que la muy poco tratada – y además en forma confusa – JIHAD argelina, ya ocasionado más de 50.000 muertos.

AMENAZA MUNDIAL

Todo lo comentado nos viene a certificar claramente la variopinta naturaleza del terrorismo que en nuestros días amenaza y sacude al mundo. Así vemos y comprobamos la existencia en Japón de la secta “AUN SHINRIKYO” – Verdad Suprema – dirigida por el santón ciego SHOKO ASAHARA, que se hiciera famoso por la inyección de gases neurológicos en el subterráneo de Tokyo causando 12 muertos, la cual no mantiene ninguna vinculación ideológica y logística con los islámicos argelinos o palestinos. A su vez, ninguna de esas organizaciones terroristas tiene relación alguna con los grupos terroristas extremistas israelitas de los grupos “KACH” y “EYAL”, responsables de los atentados desarrollados sobre palestinos árabes, y aún mismo sobre otros israelíes favorables a un entendimiento con aquéllos, como sucediera tanto en la matanza de la mezquita de Hebrón como el asesinato del ex premier israelí YITZHAK RABIN. Menos conexión tienen todos estos terroristas con los separatistas hinduistas del “TLET” – Tigres de Liberación de Tamil Ealan – que desde 1983 vienen luchando en Sri Lanka (ex Ceilán) contra el régimen de mayoría budista instalado en Colombo, no obstante utilizar procedimientos muy parecidos tales como camiones o autos bombas, bombas humanas y atentados personales, con los cuales ya han causado también no menos también de 50.000 muertos en la población cingalesa.
Cierto es que existen grupos y/o movimientos que tienen objetivos parecidos o coincidentes en algunos aspectos, como los variados movimientos antiisraelíes que operan en Palestina y en resto del mundo – Al Dawa – El LLAMADO -, AMAL – Esperanza - , HEZBOLLAH – PARTIDO DE DIOS -, la JIHAD ISLÁMICA, EL TAWHID – MOVIMIENTO DE LA UNIFICACIÓN ISLÁMICA -, el FPLP – FRENTE POPULAR DE LIBERACIÓN PALESTINA – del cual hay dos variantes caracterizadas por las siglas CE – Comando Especial – y CG – COMANDO GENERAL, EL GRUPO ABU NIDAL, el AL FATAH – ORGANIZACIÓN MUSULMANA SOCIALISTA – el HAMAS, el SAIQA sirio, el AL QUDS – la Santa – o sea la organización clandestina árabe que “alquila sus servicios en el exterior”, etc.
Hay otros grupos o movimientos que coinciden en el espíritu o intenciones, ya sea separatistas o independentistas, como el FBL o Frente Bretón de Liberación; el FLQ o Frente de Liberación de Quebec canadiense; el FCLN o Frente Corso de Liberación Nacional; la ETA-M o militar, vasca española; el IRA irlandés; la RAF o Rote Armée Fraktion o Fracción del Ejército Rojo, alemán; el ERP o Ejército Popular Revolucionario y el EZPLN o Ejército Zapatista de Liberación Nacional, mexicanos; el Sendero Luminoso peruano; el ASSALA armenio; el Yama´s Islámica; los Ijwan al-Muslinin (los Hermanos Musulmanes) egipcios, los movimientos colombianos FARC – Fuerzas Armadas Revolucionarias Colombianos – y el ENL – Ejército de Liberación Nacional -, etc.
Esta larga – pero no exhaustiva – lista de siglas y nombres, correspondientes a otros tantos movimientos o grupos terroristas y/o guerrilleros, nos demuestra que si bien casi todos los movimientos guerrilleros de “liberación nacional” desarrollan actividades terroristas, no todos los terroristas responden a sendos movimientos de aquellas características.
De otra forma, existen grupos terroristas que actúan con suma violencia sin ofrecer ninguna alternativa específica, sin contar con el apoyo de la POBLACIÓN del país donde operan, condición ésta indispensable para lograr el éxito, recordando al efecto la máxima de MAO TSE- TUNG: “LA POBLACIÓN ES AL TERRORISTAS, LO QUE EL AGUA ES AL PEZ”. Integran esa clase de “híbridos”, por ejemplo, los grupos correspondientes al ESLN – Ejército Simbiótico de Liberación Nacional -, las Milicias Patrióticas derechistas norteamericanas – tipo “Weathermen” o “Minutemen”, la Brigada Iracunda inglesa, la RAF alemana, el ERU – Ejército Rojo Unido, al igual que la “Verdad Suprema” japoneses. En todo caso estos grupos tienden a ligarse o apoyar a otras organizaciones criminales de mutuos beneficios.
Desde ya cada grupo terrorista constituye un caso propio, con características propias, motivaciones propias y a veces procedimientos combativos diferentes. Pero en todos los casos reina la clandestinidad, la compartimentación y el secreto de las actividades, la sorpresa y la rápida retirada, todo lo cual tornan muy complicada y aleatoria la lucha contra el terrorismo, al punto que muchos se preguntan si puede llegarse a erradicar totalmente el peligro del terrorismo de la faz de la tierra. La respuesta es un tanto decepcionante. Puede, sí, reducirse su virulencia, pero no existe ninguna vacuna mágica que pueda llegar a convertir a los temidos lobos terroristas en pacíficas ovejas domésticas.

LA INDEFENSIÓN EXTREMA

Todo esto viene a confirmar la indefensión extrema en que se encuentran los blancos-objetivos DEL TERRORISMO, como sucediera, a pesar de las guardias, centinela, controles y hasta obstáculos físicos, el 22 de julio de 1946 cuando terroristas del grupo judío “ETZAL”, burlaron todas las guardias, ingresaron en el Hotel “King David” donde operaba el Comando General de las tropas británicas en Jerusalén y volaron el edificio causando más de 200 muertos, la mayoría de los cuales eran militares ingleses. Igualmente, el 23 de octubre de 1983, en Beiruth, sendos camiones bombas destruyeron el Comando General de los Infantes de Marina Norteamérica – 241 muertos, 105 heridos – y el edificio Drakkar, que albergaba a soldados franceses del 6º Regimiento de Paracaidistas – 58 muertos -.
El procedimiento volvió a repetirse ese mismo año el 4 de noviembre contra un comando militar israelí en la ciudad de Tiro – 62 muertos – y más hacia nuestros días el 25 de junio pasado, cuando un vehículo bomba voló el inmueble que albergaba a militares norteamericanos en Dhahran, Arabia Saudita, ocasionando 19 de muertos y 400 heridos, hecho que fue el que finalmente desencadenara la reunión del G.7 + R. También allí había guardias y medidas de seguridad que fueron superadas por sorpresa con los resultados señalados. Se comprenderá mejor, ahora, la afirmación del general CLUTTERBUCK sobre la virtual imposibilidad de detener a un terrorista firmemente decidido a dar su vida, a inmolarse, en cumplimiento de su misión.

ARMAS Y MEDIOS DEL TERRORISMO

DESDE el asesinato de JULIO CÉSAR en el Senado romano, hasta nuestros días han pasado más de 2000 años, en cuyo lapso los actos de terrorismo se han multiplicado, refinado y hasta sistematizado. Verdaderamente hoy estamos bastante lejos de aquellos dagas y espadas alevosas que pusieron fin a los días del dictador romano. En efecto, hoy el terrorismo emplea otras armas y elementos letales para materializar sus actos. Armas y explosivos de control remoto, gases neurológicos, armas antivehiculares (antiaéreas y antitanques), encomiendas y cartas personales aparentemente inocentes que contienen explosivos letales, armas de fuego de precisión, y largo alcance, autobombas, pero también bicicletas-bombas, si nos atenemos a las fotos que muestran a ciertos individuos con sendos correajes pectorales portadores de varias bombas, dispuestos a dar la vida de ALLAH, la patria, la liberación de su patria y otras causas sagradas.
Con respecto al armamento portátil pero altamente efectivo, apto para desarrollar todo tipo de atentado, es de consignar que existe en el mercado internacional una superoferta de productos que proporcionan al terrorista de fon o principios de siglo, una potencialidad nunca sospechada. Así, en las batidas policiales y de las fuerzas de seguridad realizadas en distintos actos terroristas se ha revelado la presencia de armas antitanques portátiles y civiles, así como los norteamericanos
“Armbrust 300” de capacidad; de antiaéreas también portátiles como la rusa SAM-7 o “Strella” y su equivalente realizado en el aeropuerto de Roma en 1973 contra la premier israelí GOLDA MEIR.
En realidad se trata de armas de cierta antigüedad, pero nadie puede dudar que la aparición de nuevos armamentos hará que los modelos más antiguos sean vendidos o regalados por los gobiernos que simpaticen con los movimientos terroristas, o por traficantes de armas sin escrúpulos. Por otra parte, como se ha verificado hasta el cansancio: ningún sistema de certificado de usuario final extinguido en nuestros días para controlar o garantizar plenamente qué se hace con los modelos que van quedando anticuados. Lo cierto es que en el mercado internacional es fácil encontrar una vasta gama de armas y explosivos provenientes de todas partes del mundo.
De esta manera no es difícil hallar tanto los ya clásicos “Kalashnikov” ex soviéticos como los estilizados M. 16 norteamericanos, la extraordinaria pistola ametralladora polaca WZ.63, la predilecta del terrorista ABU NIDAL; pero también el no menos famoso y contundente “Magnum” 357 que fabrican las firmas norteamericanas “Colt” y “Smith and Wesson”, o la GP.35 Herstal de 99 mm que se hiciera famosa en el atentado contra el Papa JUAN PABLO II el 13 de mayo de 1981 en la Plaza de San Pedro de Roma. También se encuentran explosivos como el “RDX” (el mejor) o el popular “Semetex-H” de origen checo.
Todo este es alarmante, pero aún hay más. En los últimos tiempos. En los últimos tiempos han comenzado a aparecer muy inquietantes evidencias de que el terrorismo ha entrado en el era ABQ (por Atómica, Bacteriológica y Química). La capacidad atómica todavía no está bien definida, pero últimamente están tomando cuerpo las posibilidades de que los grupos terroristas ingresen en la era nuclear, lo que se reflejado en el nº 9 de la revista Undercurrents, donde un artículo titulado “La bomba Atómica del Pueblo” ofrece consejos sobre cómo fabricar un artefacto de tipo casero. Cuando uno comprueba como “desaparece”, cómo “se pierden” todos los años kilos y kilos – por ejemplo – de plutonio, tendrá vaya a poder en manos de grupos terroristas internacionales y lo utilicen en sus procedimientos intimidatorios. Según apreciaciones de organismos especializados en la materia, se prevé que a fines de este siglo y comienzos del próximo, la producción mundial de plutonio alcanzará el millón de toneladas lo que tornará bastante complicada el control y seguimiento de unos pocos kilos de ese material que, no obstante, serían suficientes como para reproducir los horrores de Hiroshima y Nagasaki (ciudad mártir por mayoría de población de la fe católica) en cualquier ciudad del planeta.
Nos referimos a que el terrorismo puede llegar a tener capacidad bacteriológica y química lo que parcialmente hemos visto en el atentado de la secta japonesa “Verdad Suprema” en el subterráneo de Tokyo, que produjo y expandió su propia versión de un gas neurológico, lo que demuestra que este tipo de amenaza ninguna futurista o de ciencia ficción.
En ese sentido los más experimentados conductores de la lucha contra el terrorismo aconsejan que al notar los primeros síntomas de terrorismo, como asaltos de importancia, asesinatos, secuestros con pedidos de rescate, declaraciones políticas que apoyen a esos actos, etc., los gobiernos no deben demorar en denunciar y tratar de plegar su apoyo en la lucha antiterrorista, reduciendo o suprimiendo el agua donde se moviliza el pez terrorista. Todo esto debe ser acompañado por una efectiva y firme política de justicia social.*

COLOFON:

Lejos están por cierto, los tiempos en que FRANCISCO DE ASÍS decidía emprender viaje a Damieta para convertir al Sultán de Egipto o en que RAIMUNDO LULIO se dirigía Túnez para evangelizar a sus pobladores. Sin embargo, necesitamos algo del celo que caracterizó a aquellos grandes prohombres, un poco al estilo de CHARLES DE FOUCAULT. Necesitamos el coraje del testimonio que llevó a miles de mártires a dar su vida precisamente para tratar de convertir alguien del Corán al Evangelio. No es haciéndoles mezquitas como vamos a ganarlos. Ni los musulmanes serán convertidos por sacerdotes “sin certezas”, ni atraídos por un catolicismo “Light”y componendero.
Pero debemos confiar en que CRISTO, QUE PARECE COMO DORMIDO EN LA NAVE, UN DÍA SE DESPERTARÁ Y CALMARÁ TAMBIÉN ESTA TEMPESTAD, HACIENDO QUE EL ISLAM SE CONVIERTA. Será un día glorioso.

Después de la batalla de Lepanto, el 7 de octubre de 1571, el Papa SAN PÍO V, “con aspecto radiante, le dijo a su tesorero: “Id con Dios. No ésta hora de negocios, sino de dar gracias a Jesucristo, pues es nuestra escuadra acaba de vencer”.
SAN PÍO fue en procesión a San Pedro, cantando el Te Deum laudamus. El Santo Padre conmemoró la victoria designando el 7 de octubre como fiesta del Santo Rosario, y añadiendo “Ayuda a los Cristianos” a los títulos de Nuestra Señora, en la letanía de Loreto.
Estaba el Rey FELIPE tan emocionado, que hizo que le escribieran el salmo y los versículos del cardenal para volverlos a leer en la paz de su aposento. El salmo vigésimo y decía así:
“…Que tu mano caiga sobre tus enemigos; que tu mano derecha caiga sobre cuantos te odian. Tú los abrasarás, como un horno ardiente, y les mostrarás tu rostro encolerizado; la ira del Señor les turbará y el fuego les devorará. Exterminarás sus hijos sobre la tierra, y la simiente de su raza entre los hombres. Pues han querido que todos los males cayeron sobre ti; y han tratado venganzas que no han podido ejecutar”.


Editó Gabriel Pautasso
gabrielsppautasso@yahoo.com.ar
DIARIO PAMPERO Cordubensis nº 269

IR a la portada de Diario Pampero Blog