jueves, enero 21, 2010

El liberalismo izquierdista


Pastoral del Excmo. y Rvdmo. Señor Miguel Ángel Builes, Obispo de Santa Rosa de Osos, República de Colombia para la Cuaresma 1949
Se cumplieron 60 años. Dada en Santa Rosa de los Osos en el día 11 de febrero de 1949 de la fiesta de Nuestra Señora de Lourdes.
Su Santa Muerte: 29 de septiembre de 1989

Por Gabriel S. P. Pautasso y por Nathaniel Weyl

ORACIÓN
Señor, Dios, que suscitaste en tu Iglesia al Obispo Miguel Ángel Builes y le concediste dones incomparables de fe y de caridad. Dotándolo de las virtudes sacerdotales más insignes, que él ejercitó con inquebrantable voluntad de servirte y con celo encendido por el honor de su nombre y la salvación de sus hermanos, dígnate glorificarlo y que gocemos de su intersección.
Por Jesucristo Nuestro Señor

29 de septiembre de 1989

1) DOCTRINA DEL LIBERALISMO

¿Qué es el liberalismo?

“El liberalismo es un error religioso, filosófico, social y jurídico que consiste en proclamar la absoluta independencia o autonomía del hombre. Es un sistema religioso porque secunda en el orden político una secta, el racionalismo o naturalismo, y lucha contra la Iglesia que se interpone en su camino, siendo, en el fondo, el vetusto racionalismo pagano” (Manjón, citado por Espasa Calpe).
El eminente Cardenal BILLOT, en su tratado “De ecclesiae Christi”, quaestio XVII, de Errores liberalismi et varii Rius formis, lo define así:
“El liberalismo en cuanto dice error en materia de fe y de religión, es una doctrina multiforme que, más o menos, emancipa al hombre respecto de Dios, y de su ley y de su revelación, y, por consiguiente, suelta a la sociedad civil de toda dependencia respecto de la sociedad religiosa, es decir, de la Iglesia, que es guarda, interprete y maestra de la ley divinamente revelada” (Op. Cit. p.2).

Doctrina de la Iglesia sobre el Liberalismo

Conocer antes los errores del Liberalismo que en síntesis son:
1) La negación de Dios o sea el ateísmo.
2) La soberanía de la razón o sea el ateísmo y por lo mismo, el rechazo absoluto del dominio de Dios en el orden sobrenatural.
3) El rechazo del dominio de Dios en el Estado.
De estos tres principios erróneos del Liberalismo proceden todos los demás y las actuaciones que han sido su norma desde la revolución francesa hasta el sovietismo o comunismo ruso al que acaba de ingresar esta secta en Colombia, afirma MONS. BUILES, y en el mundo. Estos tres errores del Liberalismo los refuta LEÓN XIII en la Encíclica LIBERTAS.

Los tres grados del liberalismo

De estos tres grados del liberalismo, hace clarísima y magistral exposición el Sumo Pontífice LEÓN XIII, en su Encíclica LIBERTAS del 20 de junio de 1888. Copiamos íntegramente a Monseñor MIGUEL ÁNGEL BUILES, Obispo esclarecido en Dios y en la Patria:

“La falsa libertad – dice –. Si los que a cada paso disputan acerca de la libertad, la entienden honesta y legítima, como acabamos de describirla, nadie osaría acusar a la Iglesia de aquello que con suma injusticia propalan de ser enemiga de la libertad o de la sociedad; pero hay muchos imitadores de Lucifer, cuyo es aquel nefando grito: NO SERVIRÉ, que en nombre de la LIBERTAD defienden una licencia absurda. Tales son los partidarios de ese sistema tan extendido y poderoso, quieren ser llamados liberales”.

a.- Liberalismo radical (Primer grado). En realidad lo que en filosofía pretenden los naturalistas y radicales, eso mismo pretenden en la moral y en la política los fautores del liberalismo, los cuales no hacen sino de aplicar a las costumbres y a las acciones de la vida principios sentados por los partidarios del naturalismo. Ahora bien: lo principal de todo, el naturalismo, es la soberanía de la razón humana, que negando a la divina y eterna la obediencia debida y declarándose a si misma sui juris, se hace así propia sumo principio y fuente y juez de la verdad. Así también los sectarios del liberalismo, de que hablamos, pretenden que el ejercicio de la vida ninguna potestad divina hay qué obedecer, sino que cada uno es ley para sí, de la observancia, de todo lo cual nace esa moral que llaman independiente, que, aportando la voluntad, bajo pretexto de libertad, de la observancia de los preceptos divinos, suele conceder al hombre una licencia sin límites. Porque una vez establecido y persuadido que nadie tiene autoridad sobre el hombre, síguese no estar fuera de él y sobre él la causa eficiente de la comunión y sociedad civil, sino en la libre voluntad de los individuos: suele tener la potestad pública su origen en la multitud y además, como en cada uno la propia razón es único guía y norma de las acciones privadas, debe serlo también la de todos para todos en lo tocante a las cosas públicas. De aquí que el poder sea proporcional al número y la mayoría del pueblo sea autora y la mayoría del pueblo sea autora de todo derecho y obligación.

b. El liberalismo mitigado (Segunda grado). Es cierto que no todos – dice – los fautores del liberalismo asientan a estas opiniones, aterradoras por su misma monstruosidad y que abiertamente repugnan a la verdad y son causa evidente de muchísimos males; antes bien, muchos de ellos, por la fuerza de la verdad, confiesan sin avergonzarse, y aún muy de su agrado afirman que la libertad degenera en vicio y aún en abierta licencia cuando se usa de ella destempladamente, postergando la verdad y la justicia y que debe ser, por tanto, regida y gobernada por la recta razón y sujeta consiguientemente al derecho natural y a la eterna ley divina. Mas juzgando que no se ha de pasar adelante, niegan que esta sujeción del hombre libre a las leyes que Dios quiere imponerle, haya de hacerse por otra vía que la de la razón natural, confirma Monseñor BUILES.

c. El liberalismo más moderado (Tercer grado). Algo más demorados son, pero no más consecuentes consigo mismos, los que dicen que, en efecto, se han de regir según las leyes divinas la vida y costumbres de los particulares, pero no las del Estado. Porque las cosas públicas es permitido apartarse de los preceptos de Dios y no tenerlos en cuenta al establecer las leyes. De donde sale aquella perniciosa consecuencia: de que es necesario separar la Iglesia del Estado.
No es difícil conocer lo absurdo de todo esto: porque la misma naturaleza exige del Estado que proporcione a los ciudadanos medios y oportunidad con qué vivir honestamente, esto es, según las leyes de Dios, ya que es Dios el principio de toda honestidad y justicia, repugna, ciertamente, por todo extremo, que sea lícito al Estado el descuidar del todo esas leyes, o establecer la menor cosa que las contradiga. Finaliza el Monseñor BUILES.


2) El Departamento de Estado y el “bogotazo”

Por Nathaniel Weyl

BOGOTA proveyó amplias pruebas circunstanciales de que FIDEL CASTRO RUS estuvo afiliado desde el principio al comunismo internacional. El jefe de seguridad NIÑO hizo alusión a “los conocidos comunistas FIDEL CASTRO y RAFAEL DEL RÍO”. El presidente de Colombia, MARIANA OSPINA PÉREZ, denunció a los cubanos como “comunistas y organizadores de la insurrección”, en un discurso radial a toda la nación, pronunciado a los pocos días de la tragedia. El distinguido periodista colombiano FANDIÑO SILVA también mencionó a CASTRO como uno de los agentes comunistas internacionales. (Jules Dubois, Fidel Castro, Indianápolis, 1959). Los informes de la policía nacional colombiana evidenciaron que FIDEL CASTRO llegado a Bogotá para reemplazar a un conocido agente ruso; que había distribuido panfletos comunistas; que se comunicaba en código y utilizaba la posta restante; que dictó una conferencia a los activistas comunistas sobre la técnica del golpe de estado; que tenía conocimiento previo sobre la proyectaba insurrección; que conocía a GAITÁN, pero que había mentido a la policía al respecto; que él y sus camaradas tenían en su poder numerosas fotografías de GAITÁN, a pesar de que afirmaron no interesarles ni el hombre ni sus ideas; que el cómplice de CASTRO, DEL PINO, conferencio con el asesino de GAITÁN menos de dos horas antes de consumarse el asesinato; que CASTRO se hallaba cerca del lugar del crimen en compañía de comunistas bien conocidos; que OVARES, cómplice de CASTRO, huyó a los pocos minutos del crimen en circunstancias sospechosas; que en habitación de FIDEL CASTRO se hallaron documentos que lo identificaban a él y a DEL PINO como agentes soviéticos, y que estos documentos están en poder de la Policía Nacional Colombiana.
Éstas, en substancia, son las pruebas de que FIDEL CASTRO ERA AGENTE SOVIÉTICO YA EN 1948. Es difícil comprender cómo el Departamento de Estado USA pudo desconocer estos hechos habiendo estado a su disposición. Más difícil todavía interpretar cómo, diez años después, el Departamento de Estado USA pudo haber informado al Congreso de EE.UU. que CASTRO el movimiento 26 de julio estaban libres de todo origen comunista.
No obstante, esto es precisamente lo que sucedió. Los datos básicos sobre la conducta de CASTRO durante el “BOGOTAZO” ESTABAN IMPRESOS PARA 1949 y a disposición de todo el que supiera leer en español CASTRO fue denunciado como rojo por el presidente OSPINA PÉREZ, en un discurso radial, en 1948. Los libros de ALBERTO NIÑO H. y de FRANCISCO FANDIÑO SILVA, aparición en 1949. El informe del detective nº 6 fue publicado en Caracas el 2 de septiembre de 1949 y por El Siglo, de Bogotá, un mes antes.
Uno de los funcionarios norteamericanos que fueron testigos del “bogotazo” fue RAY RUBOTTOM, secretario de la Embajada norteamericana y la delegación de los Estados Unidos a la Confederación Interamericano. Los RUBOTTOM, se hicieron cargo de dos niños del embajador norteamericano acreditado en Bogotá del Embajador BEAULAC durante el día de la matanza, y hay referencias de ello en términos afectuosos en el libro Career Ambessador de BEAULAC.
De acuerdo con el Quien es quien en América, volumen 29, RUBOTTOM permaneció en la embajada de Bogotá de 1947 al 49. Uno podría haber imaginado que el pesado y salvaje despliegue del poder comunista que le tocó vivir al diplomático RUBOTTOM, debería haber dejado una impresión indeleble en su mente. Hasta podría presumirse que, mientras permaneció en Bogotá, se había interesado en la organización y mecanismo del levantamiento como para leer los valiosos libros e informes policiales y recordar los nombres los principales actores soviéticos en aquella tragedia.
Éste, sin embargo, aparentemente no fue su caso, En el debido plazo el señor RUBOTTOM fue ascendido a Secretario Asistencial de Estado para los asuntos de América Latina. El 31 de diciembre de 1958, un día antes de que CASTRO tomara el poder en Cuba, informó al Subcomité de Asuntos Interamericanos de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado USA, que “no había evidencia alguna de infiltración comunista organizada dentro del movimiento de CASTRO o de que el señor CASTRO mismo se encontrara bajo la influencia comunista. (New York Times, 1º de enero de 1959, p. 21, col. 2).
En realidad, a lo largo del período del ascenso de CASTRO al poder y la subsecuente imposición comunista sobre CUBA, la influencia de RUBOTTOM en la política fue enigmática, si no desgraciada. El 11 de agosto de 1960, en una entrevista exclusiva que al Estándar Times, de Nueva Belford, Mass., el anterior embajador de los Estados Unidos en Cuba, el señor ARTHUR GARDNER, reveló que sus repetidas advertencias de que CASTRO ESTABA DOMINADO POR LOS COMUNISTAS, FUERON OMITIDAS POR RUBOTTOM Y SUS COMPINCHES.

El artículo del Standard Times decía:

“…CASTRO se transformó entonces en el caballero andante de Washington, y BATISTA, relegado ahora al papel de villano por RUBOTTOM y compañía, era empujado hacia la puerta y no por cierto con gentileza”.
Nadie escucha los ruegos del embajador norteamericano en Cuba, quien argumenta en vano que “estamos manejando este asunto de una manera errónea e indiferente”.
“Fue esta pandilla la responsable de la renuncia de GARDNER en Cuba. Porqué éste reconoció de que CASTRO no es diferente de cualquier comunista, aun cuando el presidente EISENHOWER deseaba que GARDNER siguiera en su puesto”.

Como castigo de sus insistentes advertencias de que el régimen de CASTRO estaba sujeto bajo la dominación roja y era hostil a los Estados Unidos, el embajador GARDNER fue relevado de su cargo de 1957. El Departamento de Estado USA no convino a que el nuevo embajador en Cuba, EARL E. T. SMITH, conversara con su antecesor, aun cuando GARDNER tenía la ventaja de un conocimiento de los asuntos cubanos y años de residencia allí. GARDNER nunca fue invitado a presentarse en Washington para “informar”, cambio de precedentes que sólo puede ser descripto como un insulto grosero y calculado.

En cambio, RUBOTTOM y su grupo convinieron para que el embajador SMITH fuera presentado por el corresponsal del NEW YORK TIMES, HERBERT L. MATTHEWS, inveterado apologista de los movimientos de infiltración soviética y primer responsable de la campaña de propaganda en América Latina donde se mostró al pueblo de los Estados Unidos, un FIDEL CASTRO liberal y democrático.

“Se debió principalmente a la aprobación de RUBOTTOM” dijo el Standard Times en su artículo, “el que CASTRO pudiera venir a los Estados Unidos en abril de 1959 a hablar en la Sociedad Americana de Editores de Periódicos” RUBOTTOM dio su bendición pública y privada al visitante, y el Departamento de Estado USA anunció que CASTRO sería “bienvenido como un distinguido líder y se le brindaría guardia oficial si era necesario, aun cuando la visita no era oficial”.
Por último, el 30 de julio de 1960, ROY RUBOTTOM fue reemplazo como Secretario Asistente de Estado para los asuntos de América Latina. El secretario de prensa de la Casa Blanca, JAMES C. HAGERTY, anunció que RUBOTTOM sería designado embajador en la Argentina y que el traslado no tenía carácter de reprimenda. Este blando tratamiento a un hombre que ha hecho quizás un daño irreparable (de 1959 a 2008) a su país, puede atribuírsele quizás al hecho de que RUBOTTOM había sido un protegido de MILTON EISENHOWER, HERMANO DEL PRESIDENTE, y burócrata del New Deal de F. D. R. bien intencionado y vagamente izquierdista en sus comienzos, que ejercía una influencia (vino a la Argentina para interesarse por la Argentina de PERÓN) masiva sobre los asuntos de LATINOAMÉRICA, vía jesuit company, vitalmente porque era hermano del presidente USA.


Nota sobre el autor: “La estrella roja sobre Cuba. El asalto soviético al hemisferio occidental”. Esta es la historia estremecedora de cómo una República Popular nació a noventa millas de la frontera de los Estados Unidos. Es igualmente la estremecedora historia del papel que jugó de Departamento de Estado USA al entregar Cuba al barbudo dictador Fidel Castro Rus, a pesar de las específicas prevenciones de dos recientes embajadores en Cuba de que el movimiento de Castro era comunista inspirado por el Soviet.

NATHANIEL WEYL conoce bien América Latina. Antiguo comunista, perteneció a la célula que ALGER HISS, en la década del treinta y dedico su tiempo cuando pertenecía al Partido Comunista, a los asuntos latinoamericanos. Graduado en Columbia, autor de libros tales como: La reconquista de Méjico y El negro en la civilización Norteamérica, está totalmente calificado para escribir este relato de los cambios que han recorrido en Cuba.


Sopla el Pampero. ¡Viva la Patria!
¡LAUS DEO TRINITARIO!
¡VIVA HISPANOAMÉRICA! GRATIAS AGAMUS DOMINO DEO NOSTRO!


DIARIO PAMPERO Cordubensis e Instituto Eremita Urbanus.
Córdoba de la Nueva Andalucía, 20 de enero del Año del Señor de 2010
SS Fabián, Papa y Sebastián, mártires.

Editó Gabriel Pautasso
DIARIO PAMPERO Cordubensis nº 97
gabrielsppautasso@yahoo.com.ar

IR a la portada de Diario Pampero Blog