miércoles, enero 11, 2012

*CRÍMENES DE GUERRA* p. José A. LLORENS BORRAS y LOUIS MARSCHALKO

Dedicatoria:
*A la memoria de los mártires nacionalistas y víctimas del bolchevismo*

Editó: Lic. Gabriel Pautasso

Vista general de la Sala, con los acusados al fondo, durante una de las sesiones. Los rusos habían sugerido que el juicio se celebrara en MUNICH o en BERLÍN, pero la elección recayó finalmente en NUREMBERG porque su palacio de Justicia estaba casi intacto y porque NUREMBERG era considerado como la “ciudad santa” del nacionalsocialismo. En ella se habían dictado las leyes racistas nazistas.

TRES de los acusados, GOERING, HESS y RIBBENTROP, con aire visiblemente preocupado. HESS fue sentenciado a cadena perpetua y el único de los condenados a pena de prisión que continuó en la cárcel de Spandau. RIBBENTROP  murió en la horca. GOERING se suicidó envenenándose con una pastilla de cianuro, unas horas antes de ser ejecutado. El año anterior se había suicidado otro de los de los acusados, el Doctor LEY, ahorcándose en su celda antes de comparecer a juicio.


I)
*“Debería estar sobreentendido, pero debe volver a decirse una vez más: el juicio de NUREMBERG no tiene nada que ver con investigación histórica. Ha nacido del ansia de venganza de los Aliados, del deseo de los vencedores de limpiarse de los cargos a costa del perdedor, del sentimiento puritano de superioridad moral de los angloamericanos, de la intención de crearse un fundamento moral para el inaudito proceder político y económico contra el perdedor, del deseo de decapitar a nuestro pueblo, política, espiritual y anímicamente y finalmente del deseo de anticipar y prefijar el juicio de la historia. Cuán intranquila era y sigue siendo hasta hoy la conciencia de los vencedores, surge del hecho de que rechazarán en NUREMBERG jueces naturales y deniegan estrictamente hasta el presente toda cooperación de hombres de ciencia neutrales o alemanes en la publicación de las actas alemanas capturadas. Cuál es así la situación de la historiografía, cada cual puede imaginárselo por su cuenta”. (REINENHART, WALTHER,  Kriegsschuldforschurg enttlastet Deutschland. –La Investigación de la Culpabilidad de la Guerra exonera a Alemania-. Deussche Hochschullehrer-Zeitung, Tübingen, 1964)-

*“La base para el proceso de NUREMBERG, aquélla que no se ha osado nombrar, podrá ser, así me temo, no otra cosa que el miedo: la vista de las ruinas causa pánico a los vencedores. Los otros deben estar en lo injusto, debe, porque piénsese qué sería si quizás no fueran monstruos. Piénsese cuán pesadamente gravitarían entonces estas ciudades destruidas y estas miles de bombas de fósforos sobre los vencedores”. (BARDÈCHE, MAURICE, Nürenberg oder die Falsschmünzer- Nuremberg o los acuñadores de moneda falsa). Verlag, Karl Heinz Priester, Wiesbaden, 1957.  

*“Media hora de la partida del Juez WENERSTURN hizo una declaración al cronista del “Chicago Tribune” (periódico en manos de gentiles no-judíos), con la condición estricta de que su avión aterrizase en América. Su declaración contenía los siguientes puntos:

  1. Los elevados ideales prescriptos para el Tribunal Militar de Nuremberg jamás se materializaron en la práctica de los tribunales de Nuremberg.
  2. El hecho de que sólo los vencedores juzgasen a los derrotados no promovía una auténtica justicia.
  3. Los miembros del departamento del fiscal, en vez de tratar de formular y de alcanzar un nuevo principio legal que sirviera de guía, eran movidos sólo por la ambición personal y la venganza.
  4. La fiscalía hizo lo posible para evitar que la defensa preparase su causa y para imposibilitarle el suministro de pruebas.
  5. La acusación, encabezada por el general TAYLOR, hizo todo lo  posible para evitar que se lleve a cabo la decisión unánime del Tribunal Militar en el sentido de pedir que Washington suministrara a la corte más pruebas documentales, las que se encontraban en poder del gobierno norteamericano.
  6. El noventa por ciento del Tribunal de Nuremberg estaba compuesto por personas con prejuicios que, ya fuese por motivos políticos o raciales, apoyaban la causa de la acusación.
  7. La acusación -por cierto- se ingenió para llenar todos los puestos administrativos del tribunal militar con “americanos” cuyos certificados de naturalización eran muy recientes, o mediante sus traducciones, etc., creaban una atmósfera hostil a los acusados.
  8. El verdadero objetivo de los juicios de NUREMBERG consistía en mostrar a los alemanes los crímenes de su FÜHRER, y ese objetivo era al mismo tiempo el pretexto sobre el que se basaban dichos juicios. Pero el único hecho que en realidad los alemanes percibieron claramente, fue que habían caído en las garras de brutales y endurecidos conquistadores. Si yo hubiese sabido siete meses atrás lo que estaba ocurriendo en NUREMBERG, jamás hubiese ido allí. (Das Letzete Wort über Nuremberg - La última palabra acerca de Nuremberg – edición Der Weg, p. 57).
  9. Cuando alguien planteó el siguiente interrogante: “¿POR QUÉ el juez CH. WENESRSTURM no hizo publicar su declaración hasta después de su llegada a América?”, un observador de la prensa inglesa manifestó agudamente: “El juez WENERSTURM sabía muy bien que los desastres aéreos son bastante comunes en la aviación civil norteamericana”.
*LOUIS MARSCHALKO, Los conquistadores del mundo. Los verdaderos criminales de guerra. Editorial Nuevo Orden, Buenos Aires, cap. X, Nuevos Purim y Nuremberg. p. 194-196*.

*MUCHOS antes del final de la guerra, antes incluso de que la situación general evolucionara de un modo netamente favorable a los Aliados, habían manifestado solemnemente su intención de castigar los crímenes de guerra cometidos por los alemanes y sus satélites ocasionales. El primer documento oficial en tal sentido es la Declaración del Palacio de ST. JAMES de 13 de enero de 1942, firmada por representantes del Comité Nacional francés, y de los Gobiernos griego, luxemburgués, noruego, holandés, polaco, checoslovaco y yugoslavo, solidarizándose con lo manifestado por el Presidente de los Estados Unidos y el Primer Ministro británico acerca del castigo de los crímenes de guerra, considerado como uno de los objetivos básicos de los Aliados. El 30 de octubre de 1943, los Estados Unidos, la Unión Soviética y el Reino Unido, en nombre de las treinta y tres de las Naciones Unidas proclaman, para que sirva de advertencia, que “cuando se haya concertado un armisticio con un Gobierno constituido en Alemania, cualquiera que sea, los oficiales y soldados alemanes y los miembros del Partido nacionalsocialistas responsables de crímenes de guerra, serían enviados a los países donde los hayan cometidos cometido para ser  juzgados y condenados conforme a las leyes de los países liberados”. (Declaración de Moscú).
Esta última Declaración presupone la existencia de un Estado alemán soberano con el concertar un armisticio; sin embargo, ALEMANIA no volvió a ser nacional soberana hasta 1955.
No cabe duda que estas Declaraciones, añadidas a la exigencia de “rendición incondicional” formuladas por ROOSEVELT el 23 de enero de 1943, fueron responsables de una inútil prolongación del conflicto, con la penetración soviética hasta el corazón de Europa.
De acuerdo con el espíritu y la letra de aquellas Declaraciones, el 8 de agosto de 1945 los Cuatro Grandes firmaron el Acuerdo de Londres por el que se creaba un Tribunal Militar Internacional cuya constitución, jurisdicción y funciones se preveían en el Estatuto anexo al Acuerdo. El Tribunal Militar Internacional estaba destinado a juzgar a los grandes criminales de guerra cuyos delitos no tenían localización geográfica. Como juzgadores y acusadores actuarían representantes de las cuatro Potencias vencedoras: ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA, UNIÓN SOVIÉTICA-RUSIA, GRAN BRETAÑA y FRANCIA.
La primer objeción que, como argumento jurídico y de elemental sentido común, se formuló contra el Tribunal fue la de que los vencedores no podían juzgar objetivamente a los vencidos; en efecto, no se puede ser juez y parte sin exponerse a que lo que tendría que ser justicia aparezca como simple venganza. Se alegó en contra que al final de la guerra de 1914-1918 los Aliados de entonces entregaron una lista DE PRESUNTOS CRIMINALES de guerra para que fuesen juzgados por un tribunal alemán con sede en Leipzig: LAS PENAS IMPUESTAS fueron casi simbólicas y las condenas no se cumplieron. No obstante, la judicatura y la opinión pública alemanas habrían reaccionado de forma de muy distinta si los Aliados se hubiesen comprometido a juzgar también a los presuntos criminales de guerra de su bando. Lo más lógico y pertinente desde el punto de vista jurídico hubiera sido que en el Tribunal de NUREMBERG figurasen también representantes de los países vencidos y de las naciones neutrales. Y EN TODO CASO, la vigencia de la máxima tu quoque exigía el procesamiento y subsiguiente castigo de los criminales de guerra Aliados. Si con la legislación aplicada en NUREMBERG quería lograrse, según se ha dicho, la creación de un nuevo Derecho Penal Internacional, parece incuestionable que los creadores de aquella nueva legislación debían someterse también a sus preceptos.
Por otra parte, el Estatuto estaba redactado de forma que favorecía abiertamente a la acusación, a lo que hay que añadir la lamentable situación de la Alemania de la inmediata posguerra, un factor que dificultó notablemente la labor de la defensa, a cargo de letrados alemanes. Además, muchos testigos temían comparecer ante un tribunal y ese temor podía mediatizar su testimonio; en algunos casos sucedió que el testigo, después de declarar, resultaba incriminado como presunto responsable penal. Un ejemplo de la falta de independencia  de la prueba testifical lo tenemos en la comparencia de testigo de cargo del Mariscal VON PAULUS, defensor de Stalingrado, presentado por el fiscal ruso RUDENKO. Su presencia fue un golpe de TEATRO preparado por los soviéticos, y su declaración consistió en afirmar que “la agresión a RUSIA por parte de Alemania había sido un ataque repentino y criminal”. Luego, ante las preguntas de los defensores, que trataban de comprometerle, se mostró desconcertado, como si padeciera una grave confusión mental. Inmediatamente después de declarar, los rusos le trasladaron de nuevo a Moscú.
La acusación más importante formulada en el juicio de NUREMBERG fue sin duda la de que los reos eran responsables de matanzas de JUDÍOS en AUSCHWITZ por medio de cámaras de gas, los testimonios de HOESS, que había sido jefe de aquel campo, y otros ejecutores, y especialmente el del juez encargadas de las SS MORGAN, al cual le habían sigo encargadas unas investigaciones sobre el asunto, convencieron a los acusados de que tales matanzas habían existido, no en cuantía que señaló la acusación y recogió la sentencia. También parece demostrado que a consecuencia de las investigaciones de MORGAN las ejecuciones en AUSCHWITZ cesaron en el otoño de 1944. Por lo visto, HIMMLER pretendía cotizar las vidas de los judíos como rehenes. Llegó incluso a gestionarse un intercambio de un millón de judíos por 10.000 camiones, negociación que los Aliados no aceptaron.   

*“¡VAE VICTIS!”*

Pero si se ha satisfecho una venganza, ¿lo ha sido la Justicia? Condenados el 30 de septiembre de 1946, JOACHIM von RIBBENTROP, el mariscal WIKHELM KEITEL, el general ALFRED JODL, JULIUS STREICHER, ERNST KALTENBRUNNER, FRITZ SAUCKEL, ARTHUR SEYS-INQUART, WILHELM FRICK y ALFRED ROSEMBERG, serán ahorcados en las primeras horas del 16 de octubre de 1946, y WALTER FUBK (Economía), el almirante KARL DOENITZ, BALDUR von SCHIRACH, (Juv.) y ALBERT SPEER (a pesar de haber evitado las destrucciones previstas), internados, los dos últimos hasta 1966, en la fortaleza de SPANDAU, en compañía de RUDOLF HESS. LA CAZA DE NAZIS, marcada aún por la ejecución del general SEPP DIETRICH y del FERNAND SCHOERNER en enero de 1947, dirigida desde Dusseldorf por un tal KARL MARX, apunta en primer lugar a los S.S.; desemboca en la ejecución de unos 20.000 prisioneros alemanes; en mayo de 1956, en vista de que se estaban instruyendo aún 13.000 sumarios, el plazo de prescripción se prorrogó en cinco años. LOS VERDADEROS AUTORES DE LA GUERRA, ROOSEVELT, su pandilla y sus cómplices británicos, servidores de los jefes del JUDAÍSMO, responsables de las matanzas en masa de civiles del “Murder” llamado “STRATEGIC COMMAND” – GENOCIDIO TAN REPROCHABLE COMO CUALQUIER OTRO -, escapan a sus rigores. Sin embargo, han echado en HOLOCAUSTO a aquella venganza 50 millones de seres humanos, casi la mitad no beligerantes (en 1914-1918, la proporción de estos últimos había sido únicamente de 1/20 % de civiles) es decir, del lado del Eje BERLÍN-ROMA-TOKIO, 4.500.000 alemanes (20 % civiles) y 310.000 italianos (150.000 civiles), más de 700.000 prisioneros desaparecidos en la U.R.S.S., y del otro, de 13 a 17 millones de soviéticos, cinco millones de polacos, 1.200.000 civiles y 300.000 militares yugoeslavos, 350.000 civiles y 250.000 militares, 326.000 militares y 62.000 civiles británicos, 140.000 civiles y 20.000 griegos, 200.000 holandeses, 120.000 belgas y solamente 300.000 norteamericanos, exclusivamente militares. Más 1.500.000 japoneses y 2.200.000 chinos (según las cifras facilitadas por LATRILLE, Historia de la Segunda Guerra Mundial, y por LESOURD, en su Historia Económica).
La inolvidable Editorial Nuevo Orden nos presentó la traducción de la inhallable obra de LOUIS MARCHALKO, publicada primeramente en húngaro y luego en inglés: ·The World conquerors. The real war criminals” (Ed. J. Suëli, Lonon, 1958, 296 pp). La obra, que consta de una introducción y 19 capítulos, está dedicada: “A memoria de los mártires nacionalistas y víctimas del bolchevismo”. LOUIS MARSCHALKO, novelista, dramaturgo, poeta y periodista húngaro, fue corresponsal de dos importantes diarios de su país antes de la Segunda Guerra Mundial. Vivió exilado desde 1945. Aunque nunca fue miembro de ningún partido político, el régimen pro-soviético húngaro solicitó a las autoridades norteamericanas “la entrega de LOUIS MARSCHALKO como criminal de guerra”. En esta obra, MARSCHALKO se convierte en el portavoz de la amargura y desazón de los millones de europeos que cayeron en la esclavitud gracias a los “libertadores” de YALTA. Al explicar cómo se engañó a las naciones de Europa Central para convertirlos en satélites del inmenso GULAG concentracionario soviético, MARSCHALKO señala con pruebas en la mano a los verdaderos criminales de guerra. Criminales de guerra que volvieron a actuar sincronizadamente en 1956. MARSCHALKO describe con acuidad los pormenores de la Revolución Húngaro 56, aplastada por los tanques soviéticos, en COLUSIÓN con el otro brazo de la GRAN TENAZA OESTE-ESTE, que tiene su sede en Nueva York. Cumplió allí el papel de JUDAS DWIGHT EISENHOWER, c. 19: “El levantamiento por la liberación de Hungría”. En el importante c. octavo: “Los verdaderos vencedores de la 2ª guerra mundial”, sostiene MARSCHALKO la existencia de un MAPA para la Europa post-bélica, publicado en 1941 en la obra de MAURICE GOMBERG: “Un nuevo orden ético universal para la paz permanente y la libertad” –Philadelphia, February 1942-, en el cual la frontera occidental de la URSS llegaba hasta el RIN: “Polonia, Checoslovaquia, Hungría, Yugoslavia y Rumania aparecen como estados miembros de la URSS” (p. 145). En el c. 18: “Potencias secretas”, MARSCHALKO descorre una punta del velo que cubre los reales poderes que gobiernan el mundo y que comienzan a surgir a la luz en la Revolución mal llamada francesa, cobran fuerza en las revoluciones del siglo XIX y se manifiestan a pleno día en la destrucción de la RUSIA ZARISTA y en la salvación del bolchevismo cada vez que estuvo a punto de ser aniquilado. UNA CONCLUSIÓN se desprende de toda la obra: la historia contemporánea es in-inteligente si no se tienen las palabras de ROBERT HUTCHINGS, canciller de la Universidad de Chicago, USA: “Las naciones deben renunciar a su soberanía a favor DE UN GOBIERNO MUNDIAL porque la era de las naciones independientes ha concluido”. (…) “La cosa más importante es destruir esa peligrosa perversión llamada PATRIOTISMO”. (p. 152). Es el “ONE WORLD”, sin patrias independientes y soberanas: un solo país, propiedad de los conquistadores del mundo. Ese el objetivo, único e invariable, al que se subordinan las marchas y aparentes contramarchas de pactos, alianzas, rupturas, acuerdos, coloquios y GLASNOSTS. “Es muy comprensible que en nuestros días casi todos los lemas y las corrientes de pensamiento se dirijan solamente a una cosa: EL ASALTO AL PODER. “OREMOS” dicen las iglesias, pero detrás de esas palabras no siempre se construye el Reino de Cristo SINO EL PODER TERRENAL DE ALGUNOS SUMOS SACERDOTES DEDICADOS A LA CONTABILIDAD.

“LIBERTAD” gritan los comunistas a sus engañados partidarios y secuaces, pero, como telón de fondo de esta cháchara vacía surgen la cámara de tortura, la cárcel, el campo de concentración, los sombríos tugurios de SIBERIA para obreros esclavos. Aquí encontramos juntas la miseria de la explotación y el poder y la riqueza de las privilegiadas clases dirigentes socialistas y comunistas.

DEMOCRACIA” es el tema proclamado por todo el Occidente, pero es bien sabido que el sistema del sufragio universal no representa el poder del pueblo sino solamente oculta la misteriosa influencia y el poder secreto ejercido por camarillas desconocidas. “Detrás de esas engañosas fachadas se esconde la esencia del más satánico sueño de los conquistadores del mundo: llegar  ser los amos de todo el universo. ¿Cómo puede alcanzarse este ambicioso sueño y la meta de los césares, de los dictadores, de banqueros y potentados gremialistas, desde ESDRÁS y MOISÉS, pasando por ALEJANDRO MAGNO,  hasta STALIN? Los ejércitos convencionales se han vuelto obsoletos para conseguir ese propósito. La bomba de hidrógeno y los cohetes y/misiles podrían destruir ambos partidos. Tal conquista es hoy impracticable, por lo tanto, el plan es CONQUISTAR el mundo por medio de cheques, LA UNESCO, LA UNICEF, la reeducación, un nuevo código moral o la propaganda de la paz”. (pp. 12-13). HOY, cuando los planes de los “one-worlders” están a un paso de su efectivización, la oxigenante obra de LOUIS MARSCHALKO, escrita a paso redoblado, abrirá sin duda los ojos a muchas personas de bien, seminarcotizadas por el matraqueo de los masónicos “MARX-MEDIA”.   
 

II. LA FIESTA MÁS IMPORTANTE DE LA RAZA JUDÍA ES EL PURIM, o FIESTA DEL ODIO. La fiesta más importante de la Cristiandad es el nacimiento de CRISTO, el nacimiento de amor. En Nuremberg el PURIM se revistió del ropaje de la legalidad, y la venganza se disfrazó bajo la apariencia de párrafos legales. Se creó un nuevo “título legal” con el objeto de llevar a cabo matanzas en masa, mientras el verdadero objetivo de tal título era mucho más ambicioso y siniestro. La ley cristiana y romana y, en general, la ley misma, debía ser invalidada. El fin que se perseguía era humillar a las naciones vencidas, intimidar al pueblo y, a través de la “nueva ley”, asegurar la posibilidad política de alcanzar el dominio mundial total y absoluto. ¿La farsa de inventar “criminales de guerra” en Nuremberg fue un ejemplo de democracia en acción? ¿Existió realmente un tribunal exento de prejuicio formado por Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia y la Rusia soviética, o el procedimiento no fue sino la espada de Jehová que golpeaba a un pueblo y una nación derrotados? ¿Tenían las “nuevas leyes”, base de los veredictos, un carácter romano-cristiano? ¿Prevaleció la justicia o la venganza?
El hecho de que en NUREMBERG se llevó a cabo la venganza de Jehová ha quedado demostrado no sólo por la mentalidad que allí se puso de manifiesto, sino también por las estadísticas. De las 3.000 personas empleadas en el tribunal de Nuremberg, ¡2.400! eran judías. ¡Esta cifra habla por sí misma! Pero, en el trasfondo de la tragedia de Nuremberg es posible discernir otro objetivo de largo alcance: Aterrorizar al mundo entero a través de las sentencias de Nuremberg.

*EL 16 de octubre de 1946, a medianoche, once “criminales de guerra” europeos partieron hacia la horca en Nuremberg. Y entonces sucedió un milagro: En los umbrales mismo de la muerte los vencidos obtuvieron una victoria sobre sus conquistadores. Pareció que ascendían no a un patíbulo sino al pedestal de una moralidad que aún podía salvar a EUROPA.

JOACHIM von RIBBENTROP fue el primero en morir; lo hizo en silencio.
El general WILHELM KEITEL subió al cadalso con su uniforme y sus botas brillantes. Antes de morir, dijo: “Dos millones de soldados alemanes murieron por su país. ¡Ahora yo seguiré a mis muchachos (sus hijos)!
Luego le tocó el turno al Dr. ERNEST KALTEMBRUNNER: “¡Yo amé a mi país y a mi pueblo alemán con todo corazón! ¡Buena Suerte, ALEMANIA!”.
En silencio, con el rostro inmóvil y un inmenso desprecio, el Dr. ALFRED ROSEMBERG enfrentó al verdugo, siendo seguido a la tumba por el Dr. HANS FRANK, gobernador general de los territorios. Estos dos hombres eran considerados responsables de los judíos que se decía habían perecido en el Este.
La siguiente víctima fue el Dr. WILHELM FRICK, ministro del Reich: “¡ALEMANIA PARA SIEMPRE!”, gritó, antes de que se abriese la trampa.
JULIUS STREICHER le sucedió en la horca. Pertenecía a ese pequeño círculo que poseía el don de clarividencia. Había sido capturado por un judío de Nueva York llamado BLITT, quien,  con el rango de mayor, se especializaba en exterminar “antisemitas”. Quizás STREICHER había previsto que la horca aguardaba a aquellos líderes que se animaron a defenderse y a defender a su nación. Mirando con desprecio a los espectadores, anunció sarcásticamente toda la verdad de NURENBERG: “¡ES LA FIESTA DEL PURIM DE 1946!”.
El Dr. FRITZ SAUCKEL fue el siguiente, y dijo: “Muero inocente. Respeto a los soldados norteamericanos y a sus oficiales, pero no a la justicia norteamericana!”.
Con la cabeza erguida, el general ALFRED JODL subió al cadalso, seguido por ARTHUR SEYSS-INQUART: “¡CREO QUE ESTA EJECUCIÓN SERÁ EL ÚLTIMO ACTO DE LA TRAGEDÍA DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL”, dijo.
Pero una profecía de JULUIS STREICHER se cernía amenazadora sobre las cabezas de jueces y verdugos. Lo habían escuchado pronunciar en el cadalso las siguientes palabras: “¡RECUERDEN! ¡LA PRÓXIMA VEZ LES TOCARÁ A USTEDES! ¡SERÁN COLGADOS POR LOS BOLCHEVIQUES!”.
HERMANN GOERING, que había ingerido cianuro de potasio que había logrado obtener media hora antes de la ejecución, había muerto.
Los agentes británicos, norteamericanos y rusos buscaban febrilmente el cadáver de HITLER entre las ruinas del refugio del Führer.
GOEBBELS pereció, junto su familia; primero mató a sus seis hijos y luego se suicidó.
BORMANN desapareció.
HIMMLER se suicidó con cianuro al caer en manos de los investigadores anglo-judíos.
ROBERT LEY se suicidó en la cárcel de NUREMBERG.
En Milán, el Duce BENITO MUSSOLINI, que ya había sido fusilado, fue colgado por los pies cabeza abajo. La última escena de NUREMBERG representaba los aviones que despegaban para esparcir sobre Alemania las cenizas de los “criminales de guerra”. Este hecho simbolizaba el miedo provocado por la conciencia culpable en los jueces y participantes que despertaban del ebrio frenesí del PURIM.
La muerte de AMÁN se produjo el 22 de Siván, que es tercer mes en el calendario hebreo (el Libro de ESTER no da fecha exacta, pero ella se deduce de las referencias hechas en el relato); suma transversal: 7. GOERING se “suicidó” un 15 de octubre de 1946 (mes 10); suma transversal: 7. El nº 7, polivalente entre los antiguos, es una cifra cabalística por sus vinculaciones “simbólicas” con el 10, el Nº cabalístico por excelencia. LA FIESTA DEL PURIM, coincidente con la fecha de las matanzas, se celebra el 14 de ADAR, que es en aquel calendario el mes duodécimo; SUMA TRANSVERSAL: 8. Los hijos de AMÁN muertos y COLGADOS DE LA HORCA eran diez; DIEZ fueron los ahorcados en NUREMBERG, 1946, el año en que consumó la tragedia, SUMADO TRANSVERSALMENTE se descompone en dos adiciones de 10. Finalmente, según el ESPASA-CALPE, cuya fuente aparente es ZSCHOKLES, los judíos procuran que el PURIM no caiga en segundo, el cuarto ni el séptimo día de la semana. Las ejecuciones se realizaron un miércoles, que, según el calendario hebreo – en que la semana comienza el día sábado por ser el día sagrado – es el quinto. Que el PURIM tiene para los judíos un significado algo más que meramente conmemorativo lo prueba aquel mismo autor al decir: “En sus imprecaciones los judíos mezclaban a veces A AQUELLOS QUE MIRABAN COMO ENEMIGOS”. Por otra parte, lo del suicidio de GOERING no parece muy verosímil si se atiende al sistema de seguridad de la prisión, que incluía vigilancia permanente con centinela de vista y revisión diaria de celda y persona, además de un severo reglamento sobre actitudes sospechosas dentro de la celda; y a la circunstancia de que los condenados no conocían la fecha exacta fijada para su ejecución. Recordar como broche de oro la conmovedora carta póstuma de un gran militar alemán y europeo que supo MORIR y que supo por qué MURIÓ, verdadero privilegio en “estas décadas grandiosas, esto es, terribles e infaustas”.  

*RESURRECCIÓN DE EUROPA *

Mis queridos amigos y camaradas:

En los meses del JUICIO DE NUREMBERG he dado testimonio por ALEMANIA, por sus soldados y por la historia. Ninguna palabra falsa ha salido de mis labios. Los muertos y los vivos se han reunido en torno a mí: su ayuda y su compañía me otorgaron fortaleza y valor. El fallo de este tribunal se ha decidido en mi contra y eso no me sorprende. En cambio, las palabras que recibí de vosotros, las oí de los hombres más dignos de mi pueblo, ésas son las que comportan el verdadero fallo sobre mí. Nunca en mi vida fui orgulloso; hoy puedo, debo y quiero serlo. Os lo agradeceré, y nuevamente habrá de agradeceros ALEMANIA un día el que vosotros no hayáis abandonado como cobardes a uno de sus más fieles hijos, en medio del dolor.
Ya no puedo escribirle a cada uno en particular. El plazo es corto y el tiempo que aún resta para el cumplimiento de la orden pertenece a mi valerosa mujer, hija de ALEMANIA, que a través de meses y meses ha sostenido mi escudo. A ELLA le he pedido que os transmita este agradecimiento.
Ni la indecisión ni el odio deben determinar vuestra vida venidera: sólo con veneración y orgullo, como lo manda la ley, debéis recordarme, exactamente igual que a todos los soldados que han caído en los campos de batalla de esta guerra cruel. POR UNA ALEMANIA PODEROSA SE HAN SACRIFICADO. Vosotros pues, debéis creer que han caído por algo mejor. POR ESO DEBÉIS MANTENERNOS FIRMES Y PARA ESTO DEBÉIS TRABAJAR. Entonces, también florecerán rosas sobre mi tumba, que echen raíces en mi holocausto.

OS SALUDO A VOSOTROS, Y TE SALUDO A TI, OH TÚ, ALEMANIA MÍA!

*ALFRED JODL, Coronel General (R.S.)*

*En la época del asesinato del DUCE BENITO MUSSOLINI,  el suicidio del FÜHRER ADOLF HITLER, EL JUICIO DE NUREMBERG: “¡VAE VICTIS!”*  

SALVADOR BORREGO E, “Derrota Mundial”, 19ª edición, México, 1970. p. 579-593.
JEAN LOMBARD, “La cara oculta  de la historia moderna”, FUERZA NUEVA, Madrid, 1970, vol. 3º, p. 428.
LOUIS MARSCHALKO, Los conquistadores del mundo. Los verdaderos criminales de guerra. Editorial Nuevo Orden, Buenos Aires, 1982, cap. 10º Nuevos Purim y Nuremberg, p. 183.   
JOSÉ Mª MUNDET, “Europa en Llamas”, Ediciones Acervo, Barcelona, 1975, cap. Nuremberg. p. 533.
La Hostería Volante, Centro Platense de Estudios Universitarios, Año X, nº 21. Agosto 1968, La Plata. Resurrección de Europa y Muerte de Europa p. 10-18.
HEINZ ROTH, “¿Por qué nos mienten o acaso HITLER TENÍA RAZÓN? Editorial Milicia, Buenos Aires, l975, p. 12.

DIARIO PAMPERO Cordubensis
INSTITUTO EREMITA URBANUS
Córdoba de la Nueva Andalucía, 15 de enero del Año del Señor de 2012. Fiesta de SAN PABLO ERMITAÑO. (Es mi santo: 1944-2012: 68 años). Sopla el  Pampero. ¡VIVA LA PATRIA! ¡LAUS DEO TRINITARIO! ¡VIVA HISPANOAMÉRICA! gspp. *

1 comentario:

INFOCON dijo...

Gracias por difundir LA VERDAD HISTÓRICA, prohibida por el SIONISMO INTERNACIONAL y propagada por la propaganda inmunda de Hollywood, también en manos sionistas. Es Ud. un bueno hombre. Gracias otra vez