jueves, octubre 22, 2009

Las atrocidades israelíes

Es innecesario decir que las atrocidades cometidas por los judíos han quedado hasta hoy completamente impunes. En un caso, los EE.UU. hasta le dieron dinero a Israel por haber masacrado a marineros norteamericanos.

Fue durante a principios de 1944 que los judíos en Palestina se volvieron contra el gobierno mandatario británico, apuñaleándolo por la espalda, incluso mientras Gran Bretaña estaba debatiéndose tratando de conquistar a la Alemania nacionalsocialista a los supuestos efectos de rescatar los judíos de Europa.
En febrero de 1944, una de las organizaciones terroristas judías, la BANDA STERN, mató a un inspector de policía británico y a un alguacil. En marzo, los judíos mataron a otros 8 policías británicos, incluyendo al vice-superteniente de Jerusalem.
El 8 de agosto de 1944, la BANDA STERN trató de asesinar – sin éxito, pero fallando por poco – al Alto Comisionado Británico en Palestina, SIR HAROLD MACMICHAEL, aunque mató a ocho alguaciles británicos en el intento. El ¡º de noviembre, dos judíos palestinos asesinaron a Lord MOYNE, ministro de estado residente para el Medio Oriente, en El Cairo. A medida que la guerra se aproximaba a su fin en Europa, la IRGUN – otra organización terrorista judía – acuño la consigna de: “El día “V” de los británicos es el día “D” para nosotros”.
Los judíos incrementaron ampliamente su campaña de asesinatos durante en 1946, llegando a matar a 49 soldados británicos y a 28 policías. Entre los acontecimientos de ese año cabe señalar el ataque del 25 de abril a una playa de establecimiento militar en Tel Aviv (dónde entraron en las carpas de los soldados, matándolos mientras dormían) y el atentado con explosivos contra el Hotel King David de Jerusalem – 22 de julio – que causó la muerte a 81 personas. En diciembre capturaron y azotaron a un Mayor de la 2ª. Brigada de Paracaidistas y a tres sargentos. Uno de los sargentos informó que los atacantes habían estado histéricos de gozo durante la sesión de latigazos.
A lo largo de 1947, los judíos continuaron, con entusiasmo, su campaña de “maten-a-los-británicos”. El 1º de marzo, la IRGUN destruyó el Club de Oficiales Goldsmith en Jerusalem, matando a 13 personas. El 18 de abril los judíos atacaron a un puesto británico en Nathanya, matando a una persona y dinamitando la sala de revisación médica. El 22 de abril, la banda STERN atacó el tren de El Cairo-Haifa, matando a cinco soldados.
El 2 de julio de 1947 se perpetró posiblemente una de las ATROCIDADES más abominables de la sangrienta campaña judía. Dos sargentos británicos fueron secuestros por la Banda STERN y no fue sino hasta el 21 de ese mes que sus cuerpos fueron descubiertos colgando de árboles de eucaliptos en una arboleda de Nathanya. Las manos de las víctimas habían sido atadas a la espalda y jirones de camisa cubrían sus cabezas. Un cartel, sujetado a los cadáveres, rezaba: “ESTA ES LA SENTENCIA DEL ALTO TRIBUNAL DE LA IRGUN”. Toda la zona alrededor de los cuerpos estaba minada y, cuando se procedió a recuperar a uno de los cadáveres, explotó un artefacto cazabobos sujeto al mismo hiriendo gravemente a un oficial británico. Pocos días más tarde, la IRGUN anunciaba públicamente que los dos ingleses habían sido ahorcados por pertenecer al “Criminal Nazi-Británico Ejército de Ocupación”. Una fotografía de la atrocidad fue tomada por un fotógrafo de la Associated Press Y LA COPIA, EN RADIOFOTO, DE LA MISMA APARECIÓ EN LA PRIMERA PLANA DEL “DAILY EXP`RESS” DEL 1º DE AGOSTO DE 1947. La publicación de este fotografía desató una tormenta de protestas judías y, tiempo más tarse tanto la foto como todo registro conectando con ella, fue quitado de los archivos de la Associated Press.
Pero la campaña de terror prosiguió sin mermar. En septiembre, la IRGUN mató a 9 policías palestinos en un atentado con explosivos contra el cuartel general de la policía en Haifa. Cartas explosivas mataron a prominentes políticos británicos. Un informe en la Casa de los Comunes reveló que, desde el fin de la guerra, los judíos habían matado a un total de 127 soldados británicos y herido a otros 31.
Llegó 1948 y los judíos proseguían con su campaña asesina. En febrero mataron a 27 soldados británicos en un ataque a un tren en Rehoboth. Dispararon contra dos policías que yacían en la cama, en el Hospital Wallach de Jerusalem, y mataron a otro policía a otro policía británico cuando asaltaron la clínica Hadassah, también en Jerusalem.

La Banda STERN envío por correo otra banda de cartas explosivas, esta vez a diplomáticos británicos de todo el mundo. En mayo, un paquetes explosivo mató a un hermano de un soldado, en Inglaterra. Un atentado fallido también se efectuó para colocar una bomba de tiempo bajo el asiento del Secretario de Relaciones Exteriores, ANEURIAN BEVAN, en la Casa de los Comunes.
Para el momento en que las fuerzas británicas fueron retiradas de Palestina, en 1948, dejando a los judíos en libertad de tomar libremente las tierras de los palestinos, alrededor de 150 soldados británicos y 70 policías de la misma nacionalidad habían resultado asesinados por los judíos. La mentalidad judía, impulsora de estos asesinatos, se halla escalo – fríamente descripta en “Memoirs o fan Assasin: Confessions of a Stern Gang Killer” de un tal “Avner” publicadas por ANTHONY BLOND, en 1959:
“Para la Lehi (la banda STERN) por el otro lado, un inglés siempre sería un goy (no-judío) MUGRIENTO QUE PODÍA SER MATADO TAN SÓLO POR ESTE MOTIVO…Más tarde vi aparecer este odio biológico durante el curso de las operaciones, como en el caso de un Sabra (judío nacido en Israel) DE 18 AÑOS QUE, después de haber disparado una ráfaga de subametralladora de lleno y directo al cuerpo de un policía, en lugar de salir corriendo, se quedó un buen rato dando vueltas alrededor del cadáver casi frío ya, mientras lo golpeaba con la culata de su arma”.
Estas atrocidades no fueron cometidas por una banda de exaltados, desautorizados por la “moderada mayoría judía”, tal como nos lo quieren hacer creer los israelíes actuales. El Libro Blanco de la Oficina Colonial Británica de 1946 8Referencia: Mmnd. 6873) REVELÓ que el HAGANAH y la Agencia Judía de BEN GURION también fueron partícipes de este PROGRAMA de EXTERMINIO.

Mientras el Gobierno británico se preparaba para rendir incondicionalmente a PALESTINA y al MEDIO ORIENTE a tribus de gangsters judíos, éstos por su parte, se preparaban para redirigir su programa asesino contra los palestinos nativos. El 10 de abril de 1948, sólo un mes antes de que los soldados británicos, las bandas de la IRGUN y de la STERN – conjuntamente – lanzaron un ataque militar contra el pueblito de DEIR YASSIN, en las afueras del propio Jerusalem. Los 600 habitantes fueron cercados y despojados de todos sus efectos de valor. Después, los judíos se pusieron a matar sistemáticamente a los árabes. En esta ocasión, aproximadamente 260 árabes resultaron masacrados. Incluidas en esta cifra están 25 mujeres embarazadas cuyos cuerpos fueron cortados y abiertos a bayonetazos; 52 madres con niños de muy corta edad, así como otras 60 mujeres y niñas jóvenes. Hubo niños descuartizados a la vista de sus madres. Varios cuerpos fueron arrojados a pozo de agua. Algunas de las mujeres árabes, más “afortunadas”, no fueron asesinadas pero resultaron despojadas de sus ropas, arrojadas sobre camiones abiertos, y paseadas a través de las calles del entonces Barrio Judío de Jerusalem en dónde se las insultó y en dónde el populacho local las escupió.
Nuevamente, los actuales apologetas del sionismo tratan de señalar que: 1) los habitantes fueron prevenidos mediante altavoces para que abandonasen el lugar; 2) el ataque fue obra de “exaltados” y 3) los árabes dispararon primero. De hecho, el altavoz no funcionaba ya que el vehiculo (robado) sobre el cual había sido montado se metió en una acequia y la instalación se descompuso. Además, a pesar de que el ataque fue llevado a cabo por las bandas de la IRGUN y de la STERN, el HAGANAH oficial sabía perfectamente bien que estaba planeado. La verdad es que, en una de las etapas iniciales del operativo, la brigada-élite “PALMACH” del HAGANAH participó de la masacre, pero la brigada fue rápidamente retirada cuando las implicancias políticas de su participación comenzaron a ser comprendidas por sus comandantes. Finalmente, es cierto que los árabes el primer tiro pero esto, obviamente, no fue sino un vano esfuerzo por detener el masivo ataque de los enloquecidos judíos. El jefe de la IRGUN que participó en la carnicería de Deir Yassin fue MENACHEN BEGUIN quien, más tarde, se convertiría en el Primer Ministro de Israel y después Premio Nobel de la Paz junto al Presidente de Egipto, SADAT. En una conferencia de prensa, efectuada en Tel Aviv el 28 de octubre de 1956, BEGUIN dijo lo siguiente acerca de los judíos y el humanitarismo:
“Vosotros israelitas, vosotros, no debéis volveros tan clementes al matar a vuestros enemigos. No tendréis misericordia con ellos hasta que hayamos destruido su así llamada cultura árabe, sobre su cuyas ruinas construyeron nuestra propia civilización”.

Cuando este hombre fue llamado a pronunciar un discurso en un banquete organizado por un prominente organismo judío en Londres, hace algunos años atrás, su “curriculum vitae” de atrocidades y carnicerías de ingleses y árabes por igual fue expuesto por manifestantes patrióticos británicos. La visita fue rápidamente cancelada. Sin embargo, BEGUIN continuó disfrutando de su gira por varios otros lugares del mundo; notablemente, también por la República Sudafricana.
Probablemente el crimen de guerra más grotesco, y uno de los más sangrientas, fue la masacre de la tripulación del “USS LIBERTY”; un barco-espía norteamericano anclado frente a las costas israelíes durante la guerra de 1967 o “los seis días”. El “Liberty”, un barco de carga remodelado, disponía de una capacidad defensiva formada por los arcaicas ametralladoras calibre “50”. Su principal función consistía en vigilancia radial y, de hecho, era un barco gemelo del “USS PUEBLO” que sería capturado por los coreanos del norte en enero de 1968.
El 8 de junio de 1967, el “Liberty” fue atacado por tres aviones “Mirage” ISRAELÍES. En cinco o seis pasadas rasantes los aviones acribillaron al barco con el fuego de sus armas y un posterior recuento contabilizó 821 impactos claramente visibles. Antes de que el barco pudiese escapar, volvió a ser atacado pero, esta vez, por tres lanchas torpederas de alta velocidad. La nave fue “trabajada” con más fuego de artillería por las lanchas torpederas y, finalmente, dos torpedos se encargaron de inutilizarlo. 34 tripulantes norteamericanas resultaron muertos y 164 fueron heridos, incluyendo al capitán.

POCO DESPUÉS, dos helicópteros sobrevolaron en círculos el barco, y, a través de un potente altavoz, se les preguntó a los norteamericanos si necesitaban alguna ayuda. La respuesta del capitán MCGONAGLE fue lo que se dice explícita: “¡VÁYANSE AL INFIERNO, BASTARDOS!”. El “Liberty” se desplazó lentamente hacia el oeste y, 7 días más tarde, arribó a Malta. A mediados de julio ya estaba lo suficientemente emparchado como para cruzar el Atlántico, pero fue dado de baja y desechado como chatarra en Norfolk, Virginia, asiento de la flota del Atlántico, poco tiempo después.
Los israelíes pidieron inmediatamente disculpas por el ataque, alegando que habían confundido al “Liberty” con un barco de suministros egipcio: el “EL QUSEIR”. Sin embargo, el “Liberty” no tenía nada que se le pareciese al barco egipcio. Estaba claramente identificado, navegaba bajo bandera norteamericana y se hallaba en aguas internacionales.
Un par de congresales norteamericanos hizo algo de ruido en cuanto a una indemnización por parte del gobierno israelí. Pero, fuera de eso, se produjo un silencio mortal en todo lo referente al asunto; tanto por parte de los normalmente muy dicharacheros columnistas periodísticos. Los parientes de un marino que sufrió daños cerebrales permanentes durante el ataque, reunieron fondos para exigir una demanda por daños y perjuicios ante la Corte Internacional de La Haya, pero fueron visitados por un representante del Departamento de Estado QUE TRATÓ DE PERSUADIRLOS PARA QUE RETIRARAN LA DEMANDA.

La Corte de La Haya rechazó la demanda con la indicación que el gobierno norteamericano debía demandar directamente al israelí. Al principio, los israelíes rechazaron de plano toda responsabilidad, alegando que la presencia del “Liberty” en la zona había sido “provocativa”. Cuando un congresal trató de incluir una cláusula de compensación por el “Liberty” en una ley norteamericana de ayuda financiera a Israel, Washington ni siquiera se dignó contemplarla.
Más tarde, los israelíes pagaron 3 millones de dólares en compensación a las familias de los 34 muertos. Posteriormente, pagaron 3,5 millones de dólares a los 164 heridos. Pero, de acuerdo al congresal JOHN R. RARICK de Louisiana, la “compensación” fue pagada mediante una disposición especial de ayuda norteamericana al exterior votada ex profeso a tales efectos.
Lo absolutamente cierto es que los israelíes nunca pagaron un solo centavo por la destrucción física nunca presionó para obtener pago alguno. Cuando el capitán MCGONAGLE recibió su medalla de Honor por su actuación a bordo del “Liberty”, el lobby israelí en Washington se aseguró de que en su citación no se hiciera ninguna mención a Israel. Dicha citación, en efecto, mencionó solamente un ataque por parte de barcos y aviones “extranjeros”.
A PESAR DE QUE los israelíes prometieron efectuar una Corte Marcial para los involucrados en el “error”, ningún juicio se efectuó jamás. Por el contrario, fueron víctimas y quienes salieron a defenderlas (como, por ejemplo, RARICK) quienes resultaron hostigados por parte de varias agencias gubernamentales tales como la Oficina de Impuestos Internos.
La verdad es que los israelíes atacaron deliberadamente al “Liberty” ya que el barco estaba escuchando las trasmisiones de las radios militares judías. Existía el riesgo cierto de que los norteamericanos descubriesen que Israel no era el “humilde David frente al Goliat ÁRABE” como se pretendía. De hecho, los israelíes habían planeado capturar las alturas del Golan como parte de un programa estratégico de expansión. Con los norteamericanos tratando de llevarse a los árabes fuera de la esfera soviética, hubiera sido factible que los EE. UU. Expusiesen los planes israelíes para ganarse la confianza árabe. El ataque al “Liberty”, el asesinato de 34 norteamericanos y las heridas infligidas a 164 más, terminaron con esa posibilidad.
Hasta hace poco, la única mención a la ATROCIDAD cometida con el “USS LIBERTY” provino de publicaciones conservadoras norteamericanas tales como el “Herald of Freedom” y el Semanario “Spotlight” (300 Independence AVENUE, S. E. Washington DC 20003 USA). Sin embargo, durante el verano de 1976, una conocida revista inglesa publicó una nota en dos partes, con tanto éxito que su autor, ANTHONY PEARSON, decidió publicar un libro un libro al respecto: “Conspiracy of Silence” (“Conspiración de Silencio”), Ed. Quartet, Londres, 1978.

*Extractado de: RICHARD HARWOOD, “Las democracias asesinas”, Editorial Avanzada, pág. 17-24, s/fecha.

GRATIAS AGAMUS DOMINO DEO NOSTRO


Editó Gabriel Pautasso
gabrielsppautasso@yahoo.com.ar
DIARIO PAMPERO Cordubensis

IR a la portada de Diario Pampero Blog