martes, marzo 09, 2010

“NO SE RENDIRME: DESPUÉS DE MUERTO HABLAREMOS” (SARGENTO MARIO ANTONIO “PERRO” CISNERO)

“DIOS y PATRIA O MUERTE”: lema de los comandos argentinos.

+ A LA MEMORIA DE JUAN CARLOS SÁNCHEZ, editor de Política y Desarrollo.

Se acaba la espera.

El tiempo de Héroe comienza a contarse solamente en horas. El PERRO no teme, sólo está tenso. Recuerda a su familia. Le manda un telegrama a su hermano por esos días.

Pero sus reflexiones van siempre más allá de esto. Piensa en él y en nuestra Patria. Y en DIOS. Sabe que lo ama. Entiende que quiere a nuestra tierra, ¿pero será fiel hasta el fin? Medita la frase de su libreta: “Mi respuesta: No sé rendirme. Después de muerto, hablaremos”. Su vida y su muerte –que presiente cerca– deben ser así.

Él ha nacido para ser soldado y éstos no deben desear otra cosa que la Victoria o la Muerte en combate. Por eso aceita la ametralladora MAG. La limpia y controla sus detalles. Ella es la compañera inseparable. El arma forma parte del cuerpo del guerrero porque frente al enemigo están solos y juntos: el hombre, su arma y DIOS.

El 9 de junio a la tarde comienza a prepararse la emboscada. La compañía de Comandos 602 es reforzada por una sección de Gendarmería Nacional, al mando del Segundo Comandante SANTO.

Desde las inmediaciones de Two Sister (Dos Hermanas), el Mayor RICO ordena una exploración por la zona, sin que ésta percibiera presencia enemiga. Con esta seguridad. A eso de las nueve de la noche, se establece la emboscada, según el siguiente dispositivo de ataque:

“Abajo del monte, en la punta de la saliente rocosa, un escalón de apoyo con una ametralladora, compuesto por el Sargento CISNERO como apuntador y el Teniente Primero VIZOSO como auxiliar; más arriba, el Mayor RICO acompañado por el Capitán FERRERO y cerca de ellos, bajando a la derecha, otra ametralladora manejada por el Teniente Primero ENRIQUE RIVAS servida por el Sargento MIGUEL FRANCO. El escalón de asalto propiamente dicho está dividido en dos fracciones, situadas en el bajo, a ambos costados: el capitán TOMÁS FERNÁNDEZ con su sección a la derecha y el Segundo Comandante SANTO con los gendarmes y otra ametralladora a la izquierda, provistos varios hombres a cada lado con granadas de fusil. El Capitán Médico RANIERI fue situado detrás y arriba de RICO, por cierto que también con su fusil para caza mayor. Finalmente, a ciento cincuenta metros más elementos más elevado se hallaba el escalón protección y recibiendo, a órdenes del Capitán VILLARUEL. Sobre el todo, tropas del Regimiento 4 mandaba por el subteniente LLAMBIAS contra ametralladora”.

Y de nuevo el milagro del silencio ruidoso de la noche.
Especial ausencia de sonido que hace imaginar al enemigo detrás de cada piedra. Pero también a un ángel sobre cada estrella. Frío que cala los huesos pero que mantiene despierto a cada combatiente para contestar a cada ataque. Blanda tierra que quiere proteger a cada hombre y que absorbe a cada muerto, porque es suyo. El suelo guarda muchos secretos para los vivos pero ninguno para los muertos. Porque se hacen uno y, por momentos, seres purísimos transforman esas unidades en puentes bellísimos que llegan Nuestro Señor JESUCRISTO.
En este silencio, con este frío y entre la turba, vigila nuestro Héroe.
De repente un comando alerta a RICO de la presencia enemiga. El Mayor manda a avisar al “PERRO” que está con su ametralladora.

Pero el mensajero no llega.
Una explosión.
Los ingleses que debían ser sorprendidos, inician un ataque. Todo el fuego de la Compañía Comandos 602 y de una subunidad del SAS (Comandos Británicos) se desata. Adelante cuatro soldados ingleses avanzan hacia la punta ocupada por CISNERO y VIZOSO.
El “PERRO” dispara con cuanto puede. Pero los británicos necesitaban neutralizar esa ametralladora. Le disparan un proyectil explosivo que impacta justo en medio del arma y ésta explota partiendo en dos al cuerpo del sargento.
El “PERRO” cumple con su deber para con DIOS y con la PATRIA.
Con todo, ni de una ni de otra parte ceden. El volumen de fuego de dos subunidades de tropas especiales es impresionante Hasta que los ingleses comienzan su retirada. Los argentinos les persiguen con un preciso fuego de artillería, a órdenes del mismo RICO. Y la emboscada termina.
Los comandos nuestros ir a buscar el cuerpo pero no pueden. La fuerza de la tierra que abraza a sus hijos es más que todos ellos.
Y el Sargento queda para siempre entre la turba.

Por eso dicen que en pleno territorio dominado por el enemigo hay un bastión argentino. Al pie de un monte de dos crestas, en MALVINAS. Junto a unos arbustos y bajo el cielo nuestro. Y no hay poder humano capaz de doblegarlo.

Es el espíritu del SARGENTO CISNERO.



(Buenos Aires, 26 de marzo de 1989, Pascua de Resurrección. ALBERTO MANSILLA, “ARGENTINA TIENE HÉROES”).

Edit.: gabrielsppautasso@yahoo.com.ar – Diario Pampero – Abril de 2008.

Emitido por http://www.politicaydesarrollo.com.ar/ de Santa Fe de Veracruz (Editor el Sr JUAN CARLOS SANCHEZ) el 31 de marzo de 2008 en homenaje a la Gesta del 2 de abril de 1982.

1982 – 2 de abril -2010. ¡¡¡VIVA LA PATRIA,¡¡¡

También, es necesario tener en cuenta el libro de RUIZ MORENO, ISIDORO (h), “COMANDOS en acción”, 1ª ed. Buenos Aires; Booket, 2007.


Edit.: gabrielsppautasso@yahoo.com.ar DIARIO PAMPERO Cordubensis nº 26. INSTITUTO EMERITA URBANUS. Córdoba de la Nueva Andalucía, 12 de marzo del Año del Señor de 2010. Fiesta de SAN GREGORIO MAGNO. Sopla el Pampero.


¡VIVA LA PATRIA! ¡LAUS DEO TRINITARIO! ¡VIVA HISPANOAMÉRICA”.


GRATIAS AGAMUS DOMINO DEO NOSTRO!. gspp.

1 comentario:

Unknown dijo...

SOY OBTIMISTA QUE EN ARGENTINA,QUE HAY Y HABRA MILES COMO EL"PERRO" CISNERO. VIVA LA PATRIA!!!!