lunes, junio 14, 2010

POLÍTICA AMERICANA (archivo AMÉRICA)


En este año 2006, que se cumplen los 200 años del comienzo de la agresión británica de 1806-1808, creo necesario hacer algunas aclaraciones.

Editó: Lic. Gabriel Pautasso

Invasiones inglesas

Las llamadas 1ª. Y 2ª. Invasiones inglesas de 1806 y 1807 no fueron ni la primera ni la segunda, ni fueron dos. La primera invasión (en realidad, anglolusitana) al Río de la Plata fue la de  1762-1793, derrotada frente a Colonia de Sacramento por el entonces gobernador y capitán general, teniente general Pedro Antonio de Cevallos, que años más tarde fue nuestro primer virrey. Lo considero personalmente la mejor figura militar de España en América en todo el período colonial y, como dijo un historiador, “el último resplandor de la gloria de España en América”.
Tampoco fueron dos, porque los británicos llegaron al Río de la Plata en junio de 1806 y los últimos buques de esa expedición lo abandonaron en enero de 1808. Durante ese lapso realizaron cinco desembarcos anfibios (Quilmes, Maldonado, Punta Carreras, Colonia, y Ensenada) y cuatro ataques contra ciudades españolas (Buenos Aires, Montevideo, Colonia, nuevamente Buenos Aires), tres exitosos y otro un completo fracaso. A la primera expedición del comodoro Popham y del general Beresford, siguieron los refuerzos enviados desde El Cabo y desde Gran Bretaña. Un cuarto refuerzo, demorado por temporales, no llego a tiempo, y el teniente general Whitelocke actuó como comandante superior. La historia dirá cuáles fueron las causas del fracaso británico, y por qué no se concretó un esfuerzo al mando del general Wellesley, futuro duque de Wellington, “como posibilidad de salvar algunas migajas del honor  nacional”. (Oscar Carlos Albino, vicealmirante, La Nación, MIE. 26.7.06, P.14)

La cumbre del MERCOSUR y Fidel Castro. (El País. Montevideo).
La trigésima cumbre del MERCOSUR culminó en medio del habitual despliegue de discursos y declaraciones de amor por la integración. Pero si algo tuvo de particular esa reunión, fue la asombrosa participación de Fidel Castro, quien se robó el centro de la atención, dejando de lado incluso a las protestas de los piqueteros de Gualeguaychú, que llegaron para insistir en su reclamo prepotente tras el varapalo de La Haya.
Sería interesante que alguien pudiera explicar el porqué de la presencia del dictador más longevo de la historia del continente.
No se entiende el motivo por el que una entidad como el MERCOSUR, que cuente con una cláusula democrática que impide que países que no gozan de ese tipo de gobierno participen del mismo, recibe con tono de admiración un gobernante que encabeza una dictadura desde hace 40 años. Castro, exhibiendo los efectos de una decadencia mental indisimulable, aprovecho sus minutos extra de fama, ganados a costa de los petrodólares de su delfín venezolano, para reivindicar los logros de educación y salud de su nación. Habría que preguntarse cómo un país quebrado como Cuba, si tiene tan buen educación, en sus 40 años no ha conseguido producir algún dirigente más capaz, que lo saque de la guerra fría y lo inserte en el siglo XXI. Pero hay algo que sí el dictador cubano podría enseñar en esta región, y es marketing. El hecho de que un país intrascendente para el mundo como el suyo, ocupe tanto espacio en los medios, es digno de estudio. En este panorama sepia, que parecía sacado de un documental sobre la década del sesenta, el presidente TABARÉ VÁZQUEZ intento plantear algunos de los problemas que la elogiada integración regional no logra superar. Mientras camiones de arroz uruguayo siguen frenados en la frontera con Brasil y Argentina pide al mundo que no nos conceda créditos, los dichos de VÁZQUEZ parecieron llevar un poco de sensatez al encuentro, pese a que la expresión facial poco amigable de su par argentino revelase que esa cualidad no es muy valorada en estas cumbres. 

CHAVEZ, KIRCHNER Y LA INTEGRACIÓN MILITAR. BOLIVARIANÍSIMOS. (E. Zunino). Perfil, 30.7.06. p.14.15.
El miércoles pasado se cumplieron 184 años del primer gesto del chavismo explícito registrado por la historia sudamericana, si bien en aquel entonces la historia de acá estaba tan en pañales que no tenía manera de darle ese sentido. Sucedió en Guayaquil, durante el anochecer del 26 de julio de 1822. Tras dos reuniones consecutivas a solas, SIMÓN BOLIVAR agasajó a JOSÉ DE SAN MARTÍN con un opíparo manjar y propuso a la distinguida concurrencia un brindis que el libertador del Río de la Plata, Chile y el Perú no olvidará jamás. “Por los dos hombres más grandes de América del Sud: el general San Martín y yo”, impostó Don Simón. Las miradas de reojo ante tamaña señal de megalomanía duraron muchísimo menos que lo necesario para provocaron las iras bolivarianas. Los chinchines dominaron la escena. San Martín dejó la fiesta – y Guayaquil y muy pronto la pelea – en medio del baile. Todavía se desconoce el contenido de aquellas reuniones secretas. Se saben sus efectos: por esas cosas del poder, en Sudamérica no había lugar para los dos.
Hugo Chávez Frías celebró este nuevo aniversario del Abrazo de Guayaquil en Moscú, armándose hasta los dientes. Allí firmo contratos por 3.000 millones de dl. Con el “compañero PUTIN” para la compra de 24 aviones Sukhoi-30, 52 helicópteros de combate MIL-MI 30, misiles tierra-aire, fusiles AK-47 y hasta, posiblemente, un submarino.
Lo hizo una semana después de haber ratificado en la CUMBRE DE CÓRDOBA su idea de “FUSIONAR” a las fuerzas armadas de los países del MERCOSUR. Ya se había encargado de estrenar ese “sueño bolivariano que alguna vez será realidad” ante NESTOR KIRCHNER y otros mandatarios de la región el 5 de julio, en Caracas, durante un impactante desfile por el Día de la Independencia de Venezuela. Hubo caras largas en el palco, esa tarde. El presidente argentino sonrió. ¿Se trata de otro sueño compartido?

IN CRESCENDO

Las buenísimas migas entre la Gestión K y la Administración CH se fueron trasladando de a poco a la esfera militar. “Hemos aumentado fuertemente la relación”, confirmaron a Perfil, DOS ALTOS JEFES del Ejército, quienes tardaron poco en “entender el sentido de la designación de NILDA GARRÉ al frente del Ministerio de Defensa, previo paso por la Embajada en Caracas. “El adelantado fue JULIO DE VIDO; y en lo militar, el general BENDINI. Pero cuando GARRE volvió de Venezuela, vino con una carpeta llena de posibles acuerdos para el área, como la reparación de los fusiles FAL y los aviones venezolanos”, señaló uno de los uniformados.
La visita de militares de Venezuela a las academias militares argentinas también estaría yendo pum para arriba. “Antes mandaban a lo sumo uno o dos año al año,  a la Escuela de Guerra, ahora tenemos como diez o doce”, comentó otro general.
¿Cambiaron las prioridades en la relación con las fuerzas armadas de la región?
Para la Marina, la elación prioritaria es con Chile. En  Ejército, hoy, en Venezuela.
¿Y Brasil?
La relación profesional es muy buena y más larga. Ellos están en contra de la política militar de Venezuela, pero también siempre creyeron que nosotros y Estados Unidos queríamos su capacidad de defensa.
Se dice que Venezuela quiere revivir el proyecto del misil Cóndor con asesoramiento argentino. ¿Es así?
Venezuela no tiene capacidad tecnológica y nosotros estamos impedidos de reflotarlo. DE VIDO quiere, pero va a ser muy difícil. Vamos a ver cómo manejará el tema de las fábricas militares, que están paradas y ahora pasaron a su órbita. 
¿Se habla de una INTEGRACIÓN, tal como la empezó a proponer CHAVEZ?
No se puede tener una unión militar con un país al inicio de la relación. Eso es lo último que se hace y, para eso, tiene que haber confianza. Nosotros no deberíamos ir a un modelo bolivariano, porque es demasiado militarista.
Pese a sus resistencias – y a sus previsibles prejuicios -, el general que acaba de hablar parece haber observado bastante el proceso chavista. 

DE ARMAS TOMAR

Fruto de sus orígenes cuarteleros y de la destrucción casi total de la dirigencia civil venezolana a fines de los 80, Chávez – en este caso a la inversa de Kirchner – estructuró su proyecto de poder en base a una obsesión: el control total de las fuerzas armadas cuyas alas opositoras parecen haber sido aplastadas tras el intento del golpe de 2002.
Hoy, en su gabinete de 24 ministros, sólo dos son  militares. Pero no dos cualquiera. El general RAÚL BADUEL acaba de asumir la cartera de Defensa, mientras que su antecesor en el cargo, el general JORGE GARCÍA CARNEIRO, fue designado hace dos semanas al frente del flamante y estratégico Ministerio de Participación Popular y Desarrollo Social. GARCIA CARNEIRO es un firme promotor de “una organización como la OTAN, pero de Sudamérica” y Chávez le encomendó una tarea suprema al tomarle juramento. El 12 de julio: “El ministerio tiene que organizar el poder popular”.  A su cargo fueron puestos los monumentales planes sociales del país caribeño – y la red de punteros políticos que los organizan -, montados sobre la pobreza generalizada y una montaña de petrodólares.
Pero no sólo de milicos vive el chavismo. En este caso, al igual que el pingüino mayor, el bolivariano número uno debió rodearse de ciertos representantes de la izquierda más ideologizada, con quienes en otros tiempos quizá ni hubiera cruzado un saludo. Uno de ellos se llama HEINZ DIETERICH STEFFAN  y es un politólogo germano-mexicano que supo asesorar al enmascarado Subcomandante MARCOS. Según sus escritos, Dieterich es también un profundo admirador de Néstor Kirchner, Y, según se afirma, es el ideólogo en las sombras de la fusión militar sudaca. Sus hipótesis de conflicto son cuatro:
 . Una guerra asimétrica de cuarta generación.
 . Una guerra regional con participación su EE.UU. 
 . Una invasión de EE. UU.
 . Un Golpe de Estado o acciones subversivas o separatistas.
Lo que Dieterich denomina “integración militar del Bloque Regional de Poder” se basa en otros cuatro puntos esenciales:
 . El cambio de la Doctrina militar oficial hacia la doctrina de la guerra de todo el pueblo.
 . El desarrollo de una industria bélica básica.
 . La priorización de armas livianas, indicadas para una guerra  irregular y de desgaste.
 . Un stock básico de armas nucleares, como en Pakistán e India.
Se ve que este teórico marxista es un hombre de armas tomar.

REFORMA DE ACA
Antes de fin de año, la ministra NILDA GARRÉ debería tener lista la llamada Directiva Militar, un documento aún en elaboración prometido por Kirchner a los jefes de las tres armas para enterarlos de cuál es su plan en materia de Defensa. Se esperan “cambios estructurales significativos”, sobre todo en lo que hace a “la definición de un enemigo estatal exterior”. De esa categoría están excluidos “los países vecinos, ya que ellos son nuestros aliados naturales”. Las consultas previas entusiasman a ONGs como el Centro de Militares para la Democracia (CEMIDA) y el CELS, de HORACIO VERBITSKY.
El propio Kirchner mostró una punta de su proyecto en la última cena de las FF.AA., donde, curiosamente, hablo poco de derechos humanos y bastante de sus expectativas sanmartinianas. Empezó su discurso así: “Venimos de celebrar la independencia de la República Bolivariana de Venezuela y de visitar las tumbas de Miranda y Bolívar, cuyas historias tan cercanas a las de nuestros próceres”.
Luego esbozó las bases de su plan:
-          La estrategia a desarrollar será “esencialmente defensiva”, sin irradiar “ninguna percepción de amenaza” hacia los países de la región.
-          Adaptar a las fuerzas “al desarrollo de las nuevas tecnologías”, para darle “un lugar preponderante al equipamiento especializado”.
-          Desarrollar, como “objetivo central”, una industria naval y aeronáutica capaz de atender las necesidades internas y regionales.
-          Reformular los programas educativos de las fuerzas, para formarlas “en la senda de San Martín y Belgrano”.
La senda ya empezó a ser andada. Por iniciativa de Chávez, Venezuela, Brasil y la Argentina ya tienen firmadas sus primeras cartas de intención  para la cooperación militar. El punto central es coordinar esfuerzos para el desarrollo de la fabricación y la reparación de armamentos.
“Chávez tiene un doble valor para Kirchner: le abre buenos negocios y le compra bonos, pero también le sirve para equilibrar la relación con Brasil”, explica un alto funcionario de la Cancillería. Y completa: “Como buen militar, Chávez estudia su estrategia con todo el mapa de la región extendido sobre el escritorio. Sabe dónde están las reservas de petróleo y de agua... Su plan de la OTAS va mucho allá de un eventual enfrentamiento con EE.UU.
En el Palacio San Martín, sin embargo, indican que no es Kirchner el más chavista del Gobierno, sino Cristina F. “Este tipo es Perón, es Perón”, dicen que dice ella.
Ayer, Perón...Perdón, Bolívar...Perdón... Ayer, Hugo Chávez llegó a Irán para otro flor de abrazo. Fue recibido por el irascible Mammad Ahmadinejad,  como un prócer.
    
*HISTORIA REVISIONISTA: NUEVOS ASPECTOS DE LAS INVASIONES INGLESAS (J.P.M.)*

 1)      Cipayos lloran: es lamentable que no hubiéramos sido conquistas definitivamente por los ingleses. Hoy seríamos la capital mundial del SIDA.

El acontecer más trascendental de la Historia Argentina es, fuera toda duda, la lucha contra las dos Invasiones Inglesas de 1806 y 1807. De no haberse producido las citadas Invasiones, los acontecimientos posteriores, entre ellos la ruptura con la Metrópoli el 25 de MAYO de 1810, no se habrían desarrollado con la facilidad y éxito con que produjeron. Quede bien en claro que los ingleses no vinieron a labrar nuestra felicidad y darnos libertad, sino que, como en partes donde se asentaron sus reales, lo hicieron con la misma sed de rapiña y de exterminio de poblaciones enteras, como ocurrió en Irlanda, Norte América, Australia, India, África, Sur América, etc.
Las Invasiones producen tres hechos fundamentales que sacuden el Imperio Español: Primero, ante la población criolla deja en descubierto la total incapacidad y corrupción de la clase gobernante tanto en el Virreinato rioplatense casi exclusivamente peninsular como en la Metrópoli, que olvidando centurias de heroísmo y hazañas bélicas inigualables, se rinden ignominiosamente o huyen despavoridos ante el primer amago del enemigo tradicional, entregando banderas, el tesoro, dejando el pueblo inerme, y lo que es peor aún, jurando algunos de ellos lealtad al invasor. Esto produce una Segunda consecuencias: el pueblo criollo toma las armas, se disciplina en manos de un mes y puede expulsar del país a afamadas tropas europeas. Este pueblo armado circunstancialmente ya no depondrá más las armas. Transformará esas milicias en ejército permanente. Así queda demostrada que el Ejército Argentino nace en julio de 1806, Y QUE NO FUE CREADO POR EL DECRETO DE LA PRIMERA JUNTA (presidente: Crl. Don Cornelio SAAVEDRA) del 29 de mayo de 1810, firmado por el cagatinta MARIANO MORENO, abogado de contrabandistas ingleses, tal como hoy festeja la cúpula militar liberal-masónica del ejército brasileño-uruguayo-paraguayo con sus auxiliares argentinos de URQUIZA, nacido en los campos de Caseros-Monte Palomar. Aquellas milicias de patriotas criollos derrotaron dos veces a los ingleses, los rindieron a discreción. Lo permitirá cuatro años más tarde la ejecución del incruento golpe de estado del Cabildo Abierto del 22 de mayo de 1810 con la caída definitiva del gobierno español el 25 de Mayo. Previamente se había producido el tercer hecho: el pueblo de Buenos Aires ya estando concientizado con anterioridad y refirmado su poder por la gloriosa reconquista del 12 de AGOSTO DE 1806, impide el regreso del Virrey y sustituyéndolo en sus funciones, para deponerlo poco meses después y obligar al Rey de España (CARLOS IV) A DESIGNAR COMO SUCESOR AL QUE EL PUEBLO IMPUSO. Primera y única vez en que ello ocurrió en la Imperio Español. Tal Don SANTIAGO LINIERS y BREMOND.
Podrá algún inglés partícipe de aquellos acontecimientos o alguno de sus lacayos criollos de los intereses británicos, sostener, contra la evidencia múltiple de los documentos, que los británicos vinieron a independizarnos, lo que es totalmente falso. Lo real es que vinieron en son de conquista, de colonización, de rapiña.
Claro que algunos intelectuales y capitalistas criollos, de entonces y de ahora, se lamentan que nuestra Patria no hubiera sido conquista y colonizada por Inglaterra. Luminoso pensamiento que es dable escuchar a menudo no sólo por hijos de inmigrantes llegados a estas playas mucho años después de producidas las invasiones, que de haber tenido éxito, los ingleses no se hubieran permitido la entrada por pertenecer racialmente a pueblos inferiores, como siempre fueron tenidos los latinos y otros pueblos no anglosajones, sino también por descendientes de los conquistadores españoles establecidos en el país hacía trescientos años.

2)      El objetivismo lacayo de historiadores “argentinos”. El poder intelectual de las guineas de oro.

El historiador ZINNY en su introducción del libro “Proceso instruido al Teniente General JUAN WITHELOCKE” manifiesta su profundo dolor por la derrota inglesa en los siguientes párrafos:
“La Inglaterra que, con el vigor de sus instituciones y por el estado floreciente en que se encuentran sus artes, hizo y sigue haciendo sentir el de su industria, desde un centro común, a todos los puntos más remotos de las cuatro partes del mundo; mientras puebla y civiliza la quinta, que sigue sus sabias leyes, habla su idioma y recibe sus costumbres y su comercio y su idioma y recibe sus costumbres y su comercio, con sus artes y con sus luces; la Inglaterra, repetimos, antorcha del genio emprendedor, sufrió el más cruel revés que nación alguna jamás experimentara, debido más que todo, a la criminal ineptitud de un general, en quien la civilización y los amantes del progreso tenían la vista fija”.
Así se lamenta que la ineptitud de un general no hubiera reducido a escombros la ciudad heroicamente defendida por sus hombres, mujeres y niños, para quienes no tiene ninguna palabra de elogio, por no someterse a la obra “civilizadora” de la Inglaterra, cuyos ejemplos lo constituían Irlanda, la India, Sudáfrica, Estados Unidos y Australia, Y Nueva Zelandia y Canadá, donde todos los habitantes autóctonos fueron masacrados para sustituirlos por todos los criminales, ladrones, estafadores, sifilíticos, mogólicos, etc., etc., del norte de Europa.
Y más adelante agrega el cipayo: “Si en lugar de un WHITELOCKE, las fuerzas inglesas hubieran tenido un BERESFORD a su cabeza, ¡cuán diferente habría sido la historia argentina”.
Seguidamente trata de cobarde a las tropas criollas apoderadas del pánico ante la sola vista de las “casacas coloradas”, para concluir con estos tres párrafos: “En verdad, era muy doloroso, ver inutilizados los heroicos esfuerzos de unas tropas que tanto se habían distinguido por su intrepidez y ejemplar conducta en otras regiones del globo. Sólo a falta de habilidad en la dirección de esa desgraciada campaña, las armas, antes triunfantes, sufrieron en su honor y reputación con mengua del orden y de la civilización”.
Y continúa: “Lejos de merecer vituperio, la invasión inglesa abrió el camino a la Independencia de Sud América; y si ella hubiera tenido feliz éxito, los argentinos se hallarían palpando hoy sus beneficios de modo brillante. Y puede asegurarse que las escenas de escándalo experimentados hasta esta fecha, no habrían encontrado cabida ni en imaginación de la utopista más fatídico. Inglaterra fue la primera en reconocer a los gobiernos independientes (no es cierto, fueron Brasil y luego los Estados Unidos), facilitándoles empréstitos de dinero para sostenerse (que le fueron devuelto con usura), remitiendo millones para explotar sus minas (en provecho propio), imaginación para poblar sus desiertos (no pasaron de cincuenta ingleses en todo Hispanoamérica, los demás eran irlandeses), y productos manufacturados mucho más allá de lo necesario para el consumo del país (que le fueron abonados a buen precio)”.
“El triunfo de las armas británicas, -agrega -, habría de un año 15, precursor de un año 20, tan preñado de anarquía y desgobierno de un año 28, origen de la tiranía de cuatro lustros”.
Esta obsecuencia ultra servil hacia el enemigo anglosajón, que en acto de verdadera piratería – porque piratería es utilizar las fuerzas de un gobierno para cometer actos de guerra en contra del mandato de ese gobierno – cuyo representante más típico ha sido ZINNY, precedido por VICENTE LOPEZ Y PLANES (autor del Himno Nacional), CORONADO, PAUL GROUSSAC, continuados más recientemente, en la década de 1930, por ROBERTS, BEVERINA, ARTURO CAPDEVILA, MARCOS ESTRADA, y la ERNESTINA COSTA “BARONESA” (BARONESS) PEERS DE NIEWBURGH – no hemos podido constatar si el Barón PEERS es el mismo que cometió una larga serie de estafas en el continente europeo. Se casó con la COSTA por la plata de esta millonaria -, ha sido un rasgo que ha caracterizado a nuestros historiadores cuando de se trata de juzgar el acto guerrero de nuestros enemigos.

3)      El “lucro heroico que domina el alma inglesa” del coronel liberal BEVERINA trasmitido astrológicamente al betún que lustró las botas de MENÉNDEZ en las Malvinas.

El coronel JUAN BEVERINA en su luminoso estudio en dos tomos publicado por el Círculo Militar en 1939, hace suyo el juicio de PAUL GROUSSAC RESPECTO A LAS invasiones Inglesas, refiriéndose en forma por demás benevolente a “Ese espíritu de lucro heroico que domina el alma inglesa, arriba y abajo, así en el ministro que codicia una colonia como en el corsario oscuro que hace que hace presa de un galeón. Su himno nacional es un grito de soberbia que consagra su dominio y su aislamiento en el océano; celebran sus cruceros como otros sus cruzadas...
Abrid la más humilde de esas innumerables relaciones geográficas que obstruyen la literatura inglesa, y hallaréis bajo la pluma de un sacerdote anglicano o de un rudo pionero el mismo sentimiento de la solidaridad británica... por eso es que, implícitamente, y a pesar de las protestas y desaprobaciones exteriores de su gobierno, cada jefe de expedición, por subalterno que sea, se siente independiente y, como vamos a verlo, impelido a intentar de su cuenta y riesgo cualquier empresa que tenga por objeto el engrandecimiento británico; desautorizado en público por el superior descansa en su aprobación oculta. (-Se refiere, sin duda, a la Masonería, organización oculta que servía a los intereses de la CITY de Londres, cuyos capitalistas dominaban al gobierno compuesto por “hermanos masones”. En la época de las Invasiones Inglesas era Gran Maestro de la Masonería el degenerado, depravado y coimero Príncipe de Gales, “pensionado de la East Indian Company”, quien luego reinaría como GUILLERMO IV.-).
Ante el derecho internacional, el éxito es siempre un elemento de juicio; en Inglaterra, es su criterio casi absoluto”.
Y en toda su obra, BEVERINA deja semioculto las atrocidades del saqueo de Maldonado, de Montevideo y de Buenos Aires, con la profanación de templos, violación de mujeres, etc., Como hicieron con su aliada España en la lucha contra NAPOLEÓN, con Alemania de HITLER con el arrasamiento de Hamburgo y Dresden, y hoy en Irlanda. 
CARLOS ROBERTS es autor del estudio más completo publicado hasta la fecha (julio de 1987), quien deja también, como BEVERINA, de lado todo juicio respecto al acto de piratería y se avanza a disculparse ante el poderoso Imperio Inglés por haber tocado un tema que no es grato en sus anales, diciendo bajo el título de “Contribución inglesa al engrandecimiento del país”: Después de la independencia la contribución material inglesa al progreso del país ha sido enorme. En primer lugar tenemos la red de ferrocarriles, que se puede decir unificó al país definitivamente y en que los ingleses han colocado, junto a otras empresas de servicios públicos, más de quinientos millones de libras esterlinas. Luego hay que tomar en cuenta sus casas de comercio, los bancos, las compañías de seguros, de teléfonos, de telégrafos, de alumbrado, de tranvías, de vapores, y de carnes, las industrias, los puertos y de obras públicas en general, empréstitos, etc., etc. Por otra parte de Inglaterra han venido los reproductores de raza caballar, ovino, vacuno, etc., y han hecho de nuestra rural la primera del mundo (sic), y hasta nuestros deportes han venido de allí”. (¡Que sarta de imbecilidades, propias, propias de lacayos imperiales!) Claro que no se dice que de allí también vinieron la masonería, la homosexualidad, la corrupción, la drogadicción, el contrabando, la trata de esclavos, la pornografía, el espíritu de usura y de lucro, la piratería, las sectas, y ahora el SIDA, etc.
Claro está que todos estos supuestos beneficios que señala ROBERTS, nada tiene ver con las invasiones inglesas ya que fueron muy posteriores, y no resultaron inversiones gratuitas sino, al contrario, muy onerosas y usureras.
Y más recientemente otro autor, MARCOS ESTRADA, manifiesta en 1957, al contradecir a aquellos escritores que afirmaban que la real intención de los ingleses fue la de independizar al país de España, también su disculpa ante el poder anglosajón por profesar una teoría no grata al mismo. “Aceptamos, -dice compungido – la realidad que ello no ha de disminuir las buenas relaciones con nuestros actuales amigos”. Tenemos entendido que ESTRADA no mostró compungimiento alguno por los centenares de muertos y lisiados provocados por la piratería británica ni por el tesoro robado ni la violación de los templos.
Estos ejemplos que traemos de la obsecuencia de nuestros historiadores ante los imperialismo de turno, los lleva a ignorar ya sea por auténtico desconocimiento o por pura conveniencia y espíritu lacayuno, hechos que son fundamentales para el acontecer histórico. Y en esta cuestión de las invasiones inglesas han quedado en la penumbra antecedentes, que son necesarios conocer e investigar a fondo si queremos llegar a un conocimiento más exacto de los hechos y poder describir enigmas que mucho tienen que ver con la evolución posterior de los acontecimientos. Para ello es necesario conocer la estructura anterior y actual del gobierno inglés, el poder que tras el trono rige los destinos de ese país mediante la enorme concentración económica y financiera concentrada en el recinto de la City de Londres, con su corporación más poderosa, la East India Company (Compañía de las Indias Orientales) empresa de la que fueron colaboradores asalariados los principales protagonistas de la primera invasión POPHAM, BAIRD y BERESFORD, y finalmente el factor que amalgama ideológicamente a los componentes de esta organización imperialista, la MASONERÍA, UNIDAD BÁSICA de la doctrina LIBERAL.

4)      La CITY de Londres protege a sus sirvientes y ladrones que consolidan su poder económico.

En 1603 un grupo de capitalistas de la City obtiene del Rey una ley que les otorgó el monopolio del comercio con la India y la cesión de una pequeña isla en la Bahía de Bombay, que el Rey de Inglaterra había heredado como parte de la dote de una princesa española. En ciento cincuenta años, hacia 1750, la Corporación había crecido fabulosamente en su capacidad financiera y económica, y estaba dominando políticamente a la India, donde mediante la intriga y el soborno sembró la anarquía y se apoderó de todo el territorio luego de expulsar a holandeses, franceses y portugueses. Para ello levantó por su cuenta y no subordinado el gobierno inglés, escuadras poderosas y ejércitos numerosos.
Los marinos y oficiales del ejército los reclutaba del ejército inglés y de la marina inglesa y mercenarios de ejército extranjeros. Muchas veces, luego de utilizarlos, los devolvía. La East India con su ejército y escuadra combatía a los ejércitos reales de Francia en la India, mientras que Inglaterra se mantenía en paz con Francia. Era cosa de la Compañía y no del Gobierno inglés. Claro está que los componentes del gabinete inglés y los propios miembros de la familia real inglesa con el Rey a la cabeza, participaban de las corporaciones de la City y sus ganancias, resultantes del saqueo de las fabulosas riquezas de la India, del comercio de esclavos y piratería en alta mar.
Aparte de la India la East India se apoderó de una serie de islas en el trayecto de Inglaterra hasta  la India. Entre ellas la isla de Santa Helena, en el Océano Atlántico, que era de su propiedad y sólo fue entregada al gobierno al gobierno inglés en 1815 para que sirviera de prisión a NAPOLEÓN BONAPARTE.
El comodoro Sir HOME POPHAM, fue quien impulsó la invasión al Río de la Plata. Ya hacía años que sostenía la necesidad de que Inglaterra se apoderase de los principales puntos de América Española.
Son por demás conocidos sus contactos en Londres con el traidor mercenario FRANCISCO MIRANDA, asalariado del gobierno inglés, y con diversos ministros del gabinete inglés a quienes presentó planes para la conquista de las provincias españolas de América. Es indudable que POPHAM actuaba por cuenta de la East India Company, con la que mantenía estrecho contacto desde que sirvió en su escuadra. Estando precisamente en la India, POPHAM conoce a un aventurero norteamericano-yanky, GUILLERMO WHITE, con quien realiza negocios quedando éste deudor de aquél cuando emigra de la India para establecerse en Buenos Aires. Queda por dilucidar si WHITE viene a Buenos Aires como agente de POPHAM y de la East India, y si es él quien envía los informes a POPHAM cuando éste, apoderado del Cabo de Buena Esperanza (África del Sur), decide repentinamente, en base a estos informes de WHITE, la conquista del Río de la Plata.
El general BAIRD, Jefe de las fuerzas británicas en el Cabo, y el general BERESFORD, su segundo, también había pertenecido al ejército de la East India. Naturalmente que éstos no ofrecieron dificultades al plan de POPHAM. Y los tres desobedecieron instrucciones del gobierno inglés, distraen tropas del ejército y la escuadra, para emprender una aventura que les hubiera costado muy caro si no contaran con un poderoso en Inglaterra. Este patrono era la City y la Corporación de la East India. En la isla de Santa Helena BERESFORD refuerza su ejército incorporando tropas pertenecientes al ejército privado de la East India.
La inmunidad y protección de que gozaron BERESFORD y POPHAM queda patentizada también en el tratamiento que reciben luego de su derrota en la primera invasión, la de 1806, comparada con el duro destino reservado a WHITHELOCKE por su derrota en la segunda, en 1807. Bien es cierto que WHITELOCKE contó con fuerzas muy superiores a las que contó BERESFORD. Pero existen diferencias sustanciales a favor de WHITELOCKE en muchos otros aspectos. Veamos:
BERESFORD se rinde a discreción, entregando su espada, quedando prisionero con toda su tropa. Y esto ante la simples milicias apresuradamente reunidas en el término de un mes, que no habían tiempo de instruirse suficientemente en el arte de manejar un fusil, ni evolucionar disciplinadamente; ni tan siquiera recibir voces de mando.
WHITELOCKE, si bien encara la conquista con un número de tropas siete veces superiores al que tenía BERESFORD, debe enfrentar ya a una tropa aguerrida, segura de sí misma, y con alta moral de combate por su triunfo sensacional sobre esos mismos ingleses hacía un año. Ya esa tropa criolla llevaba un año sobre las armas en constante ejercicio y abundantemente provista de municiones y toda clase de armas.
BERESFORD se defiende, atrincherado dentro de la ciudad, del ataque de milicias novicias en el arte de la guerra. En cambio, WHITELOCKE debe atacar a un ejército y a todo un pueblo atrincherado dentro de la ciudad y con el temor de que a su vez sea atacado a sus espaldas. WHITELOCKE no se rinde a discreción sino que firma una capitulación donde obtiene algunas ventajas: la devolución de todos los prisioneros rendidos por BERESFORD; un tiempo prudencial para retirarse de Buenos Aires y de Montevideo, como así también para la liquidación de las mercaderías introducidas por los contrabandistas ingleses.

5)      Diploma y premio de la City por robar el tesoro de Buenos Aires.

Una bala para Don SANTIAGO DE LINIERS Y BREMOND, conde de Buenos Aires, del Imperio Español, una horca para Don MARTÍN DE ALZAGA por oponerse al designio inglés.
BERESFORD a pesar de su desobediencia y su humillante rendición, no sufrió consecuencia alguna a su regreso a Inglaterra donde fue recibido como un héroe. Continuo en actividad en el ejército alcanzando elevadas posiciones. POPHAM, luego de un proceso que constituyó una verdadera farsa, continúo su carrera alcanzando; al igual que BERESFORD, mayores jerarquías. Es que ellos eran verdaderos agentes de la City.
En cambio WHITELOCKE, no representaba a la City. Fue sometido a un humillante proceso, y declarado indigno de pertenecer a las fuerzas ingleses, salvando su vida por ser hijo putativo del entonces degenerado rey.
El historiador argentino CARLOS ROBERTS reproduce en su libro el diploma con que “la Ciudad de Londres” – textual en ROBERTS – declara a BERESFORD ciudadano de la City y le obsequia una espada de oro. Del texto en inglés de la  reproducción facsimilar del citado diploma se deduce otra cosa muy distinta. En efecto: es el ALDERMAN DE LA CITY, no de la ciudad, y su Consejo – compuesto por representantes de las Corporaciones de la City – quienes conceden la “ciudadanía de la City”, ente corporativo y autocrático, que ocultamente dominaba al gobierno inglés. Además, BERESFORD era un ciudadano inglés, y por lo tanto de Londres que era una ciudad de Inglaterra. Lo que se le otorgaba es la ciudadanía, o membresía, de la poderosa e influyente corporación de la City.
Otro de los enigmas al que ningún historiador asigno importancia alguna es la del tesoro capturado por los ingleses en Buenos Aires.
Como se sabe, por repetido, SOBREMONTE huye de Buenos Aires hacia Córdoba transportando el tesoro del Rey que suma un monto considerable. Llegando a Luján, lejos de Buenos Aires, luego de breves negociaciones en las que interviene el yanki WHITE, socio de POPHAM, entrega el tesoro. Anteriormente WHITE durante su estadía en Buenos Aires había realizado negocios (contrabandos) bajo la protección de SOBREMONTE y otros miembros del gobierno español. Llegado el tesoro a Londres, no es entregado al gobierno inglés, como correspondería y hubiera ocurrido en cualquier otro país, como lo indica la lógica, sino que transportado en una carroza por cientos de ciudadanos de la City, es depositado en las arcas del Banco de Inglaterra, una de las grandes corporaciones privadas de la City. Luego se reparte entre los miembros de las fuerzas que capturaron Buenos Aires. Lo curioso es que en la capitulación impuesta a WHITELOCKE nadie se acordó del tesoro ni tan siquiera se ensayó una reclamación. Queda flotando la convicción de que habrían participado altos funcionarios de funcionarios y aún el propio Virrey SOBREMONTE que tan fácilmente entregó el tesoro, y que se explicaría otro misterio: la fuga de CARR BERESFORD y la urgencia con que se fue a Londres para cuidar la repartija del tesoro. Y acaso también explica la facilidad con que LINIERS firmó, a espaldas del pueblo rioplatense, una SEGUNDA CAPITULACIÓN favorable a BERESFORD. Y también explicaría la urgencia del fusilamiento de LINIERS a instigación del abogado de los ingleses, MARIANO MORENO, secretario de la Primera Junta y “numen” de Mayo, bajo la supervisión de JUAN JOSÉ CASTELLI.
¿Fue acaso por haber “pasado” a algún poderoso en la acción de la MASONERÍA en los episodios repartija del tesoro y sobornos pagados por los ingleses?
Y además debemos recordar que ÁLZAGA, otro héroe de la DEFENSA de 1807 fue urgente e inicuamente ahorcado. Había que acallar a quienes podían arrojar luz sobre estos enigmas de las invasiones inglesas.
Cuenta ROBERTS que la carroza que conducía el tesoro al Banco de Inglaterra, organismo privado, al cruzar las calles de la City, iba adornada con cintas AZULES. Sin duda debían ser cintas de color AZUL CELESTE, color que con el BLANCO, predomina en el escudo de la CITY en franjas ondulantes. Y así como ROBERTS señala en su obra que en pañuelos y otros objetos de propaganda, que repartían los ingleses entre los habitantes de BUENOS AIRES, aparecían símbolos que nuestro Himno Nacional recogería, nosotros señalamos este problema del color azul celeste que luego aparecería en nuestra bandera.
¿Cómo recuerda Buenos Aires y la REPÚBLICA ARGENTINA a esta gloriosa gesta, en la que tantos héroes dieron la vida?
Lamentablemente en forma muy magra. Buenos Aires que levanta estatuas a enemigos que combatieron al país y masacraron poblaciones del litoral indefensas, como JOSE GARIBALDI, etc.; que da nombres de ilustres desconocidos extranjeros que nada hicieron por el país, como JEAN JAURÉS, MATEOTTI, ROOSEVELT, LINCOLN, KENNEDY, CANNING, a traidores como URQUIZA, MITRE y SARMIENTO, etc., apenas si recuerda con un par de nombres de calles hecho tan trascendental de la Historia Argentina.
Luego del triunfo, muchas de las plazas y paseos públicas de Buenos Aires recibieron nombres que recordarán la épica jornada. Posteriormente, uno a uno fueron borrados. Ningún MONUMENTO recuerda hoy el hecho, a los doscientos años de sucedido. Los sentimientos probritánicos de los historiadores masónicos-liberales-marxistas-postmodernos, a que nos hemos referido al comienzo, ha pesado, sin duda, para que ese olvido extendiera su manto, y que hoy el 12 de agosto de 1806 y el 5 de julio de 1807 pase totalmente desapercibido y que el 12 de agosto: DIA DE LA RECONQUISTA apenas se festeje con un folclórico acto recordatorio con una banda de música y la presencia de algún funcionario de tercer nivel.
Existe una Comisión Nacional de la Reconquista que no ha logrado, hasta la fecha pese a los años transcurrido (1806-2006), promover un movimiento de opinión que concrete en recordatorios dignos del hecho histórico de mayor envergadura de la que participo TODO el pueblo de la Buenos Aires, CAPUT ANGULI de nuestra Nación.
Hay quien estima que el principal objetivo de esta Comisión no es otra que la de evitar que surja algún grupo de patriotas argentinos que proponga una acción cívica que reavive el recuerdo de la mayor epopeya del Pueblo de Buenos Aires, ante el cual empalidecen CARABOBO, MAIPÚ, CHACABUCO y AYACUCHO.

6) Decisiva participación de la MASONERÍA en apoyo de las INVASIONES INGLESES.

En nuestra obra “La MASONERÍA y la Emancipación del Río de la Plata” de JOSE PATRICIO MAGUIRE, publicada en el “Boletín del Instituto de Investigaciones Históricas” de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires, números 16-17 y 18-19 del año 1968 (bajo la dirección del profesor RICARDO CAILLET-BOIS, dimos a conocer detalles minuciosos acerca de 1806-1807, determinando que la mayoría de los regimientos que participaron en la lucha tenían constituidas logias masónicas en su seno, y publicamos el facsímil de un documento masónico correspondiente al regimiento 71, cuya reproducción incluimos en ésta. Hallamos el original en el Archivo General de la Nación, “Colección Museo Histórico Nacional”, Sala 6, Legajo 33-5-3.
Además, los ingleses durante su breve estadía en Buenos Aires y Montevideo crearon dos logias masónicas para enganchar a los criollos traidores. Estas Logias fueron denominadas “Estrella del Sur” e “Hijos de Hirám”. Si algún inglés o masón, continuando la tradición de MITRE, no lo robo, allí debe encontrarse aún.
El capitán inglés GILLESPIE  manifestó, en su obra “Gleanings and Remarks”, que sus 58 habitantes de Buenos Aires se inscribieron en el juramento de lealtad al rey de Inglaterra. Agrega que dos de esos juramentos fueron miembros de la Primera Junta de 1810, y por ello entregó los antecedentes al Gobierno Inglés “para que hiciera” el uso que mejor pudiera obtener de esos juramentos de lealtad de los traidores. ¿Serían MARIANO MORENO y JUAN JOSÉ CASTELLI?
El historiador CARLOS ROBERTS dice (pág. 368 de su obra “Las Invasiones Inglesas”): “En este asunto del comercio inglés, vemos por primera vez, a MARIANO MORENO de parte de los intereses criollos, pues como se recordará, a principios de 1809, había sido secretario de la Primera Junta revolucionaria que quiso aplastar al partido criollo. Por otra parte, por su defensa del comercio inglés, viene a ser el primero de una larga lista de grandes abogados argentinos que han representado profesionalmente, hasta el día de hoy, los importantes capitales e intereses comerciales sin desmedro de su patriotismo, pues, el comercio, el capital y la protección inglesa nos eran indispensables para llegar a ser una gran nación”.
La que tenemos hoy a nuestra vista.
JOSE ALFREDO MARTÍNEZ DE HOZ, fue hasta diciembre de 1983, el último y más grande abogado de los intereses británicos, dejándonos una deuda externa de 43.000 millones de dólares. Más de la mitad ilegítima. Y ahora el ultísimo Abogado de los Intereses británicos y estadounidenses parece Sir RAOUL RICHARD ALFONSÍN FOULKES, quien veremos muy pronto galardonado, una vez más, con el título de “Supreme Lord of the Lake of Chascomús” y condecorado con la “Orden del Baño”. Para eso ha hecho méritos: la deuda externa pública y privada argentina supera los 60.000 millones de dólares, en julio de 1987. ¡VIVA LA SINAGOGA RADICAL!

*EDITÓ: gabrielsppautasso@yahoo.com.ar DIARIO PAMPERO Cordubensis. INSTITUTO EMERITA URBANUS, Córdoba de la Nueva Andalucía, a 22 de mayo del Año del Señor de 2010. CABILDO ABIERTO de Buenos Aires, Sopla el Pampero. ¡VIVA LA PATRIA! ¡LAUS DEO TRINITARIO! ¡VIVA HISPANOAMÉRICA! Gratias agamus domino deo nostro! gspp. *