lunes, octubre 03, 2011

*LA VOCACIÓN DE AMÉRICA*

El 12 de OCTUBRE no es solamente el comienzo de la era en que se llevó a cabo la evangelización de todo un mundo: es también el principio del cumplimiento de una de las más famosas profecías contenidas en las Sagradas Escrituras del Antiguo Testamento.

Editó: Lic. Gabriel Pautasso

I: AMÉRICA y el 12 DE OCTUBRE


1: Resolución colectiva del  Episcopado argentino
FUENTES: Revista Eclesiástica del Arzobispado de Buenos Aires, p. 472. Y, Revista Criterio, nº 135, del 2 de octubre de 1930. Hace 81 años.

“Su sentido de los valores tradicionales -dice VICENTE D. SIERRA- lo hace declarar fiesta cívica y nacional el 12 DE OCTUBRE, bajo el título de “DÍA DE LA RAZA”, y al referirse a ESPAÑA, dice en el decreto:  *PROGENITARIA  DE NACIONES, A LAS CUALES HA DADO, CON LA LEVADURA DE SU SANGRE Y CON LA ARMONÍA DE SU LENGUA, UNA HERENCIA INMORTAL QUE DEBEMOS AFIRMAR Y MANTENER CON JUBILOSO RECONOCIMIENTO”. ¡HE AHÍ LAS BASES DE TODO MOVIMIENTO ARGENTINISTA!* Dice DON MANUEL GÁLVEZ: “Hay en IRIGOYEN una mezcla de patriotismo, de americanismo, de hispanismo y de fraternidad universal. Su patriotismo no es excluyente”. Allí donde hay un dolor, allí está él para contribuir a su alivio. ¿Padece hambre la ciudad de VIENA, a consecuencia de la guerra? El Presidente IRIGOYEN envía un proyecto concediendo un préstamo al municipio de la capital austriaca, que es invertido en abrigos y alimentos. ¿Comarcas enteras de RUSIA – que ya es la RUSIA de LENIN perecen literalmente de necesidad? IRIGOYEN solicita al Congreso un préstamo de cinco millones de pesos que ese país reembolsará sin intereses, cuando pueda hacerlo.
Su americanismo, hispanidad de pura cepa, no es el de los Congresos Panamericanos sino REAL. Comienza por afirmar la soberanía de todos los Estados del continente. Llegado el crucero argentino “9 DE JULIO” a SANTO DOMINGO, que había sido invadido por el “demócrata” presidente WILSON, con tropas norteamericanas, advierte que en la ciudadela no está la bandera dominicana, sino otra, por lo cual deja de hacer los saludos de práctica. Las autoridades preguntan al jefe de la nave la conducta tan insólita, y responde: “TENGO ORDEN DEL SEÑOR PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA DE SALUDAR A LA BANDERA DE SANTO DOMINGO; PERO COMO ES ESA LA QUE VEO EN EL FUERTE, DEBO ABSTENERME DE TODO SALUDO”. La noticia cunde, un grupo de mujeres preparan una bandera dominicana y la levantan en un mástil improvisado. Y entonces los veintiún  cañonazos de la nave argentina saludan a la histórica enseña de SANTO DOMINGO.

FIESTA DEL 12 DE OCTUBRE.-  El Episcopado argentino, deseando hacer resaltar a los ojos de los fieles el significado religioso de la fecha 12 de octubre, completando su celebración civil con un oficio litúrgico adecuado al carácter del acontecimiento conmemorado, dispone que, desde el presentado año (1930) EN ADELANTE, en todos los aniversarios del descubrimiento de AMÉRICA, pueda celebrarse, en todos los templos y oratorios de la República, por cualquier sacerdote que oficie en ellos, servatis de iure servandis, LA Misa Votiva solemne de la Santa Cruz “PRO RE GRAVI ET PUBLICA SIMUL CAUSA”, con Gloria y Credo y con ornamentos de color encarnado; y que, para completar sin oficio nuevo la significación del hecho conmemorado, se añadan, después de la oración de la Santa Cruz, bajo distinta conclusión, dos colectas imperadas “pro re gravi” solamente esta Misa, a saber: la de la INMACULADA CONCEPCIÓN de NUESTRA SEÑORA y la del APÓSTOL SANTIAGO.
Para agradecer a Dios el beneficio de la fe y de la civilización cristiana, lo mismo que todos los demás favores dispensados a los pueblos del Nuevo Mundo en el período iniciado el 12 de octubre, autorizamos a los rectores y encargados de todas las iglesias y oratorios de la República para que, a la hora que les parezca más conveniente, puedan cantar o rezar solemnemente el Himno Ambrosiano” “Te Deum” con las oraciones acostumbrados.
“Dada en Buenos Aires a 23 de junio del año del Señor de 1933. SANTIAGO LUIS COPELLO, Arzobispo de Buenos Aires; FRANCISCO ALBERTI, Obispo de La Plata; LUIS MARÍA NIELLA, Obispo de Corrientes; JOSÉ AMÉRICO ORZALI, Obispo de San Juan de Cuyo; JULIO CAMPERO, Obispo de Salta; FERMÍN LAFFITE, Obispo de Córdoba; Julián P. M ARTÍNEZ, Obispo de Paraná; AUDINO RODRÍGUEZ, y OLMOS, Obispo de Santiago del Estero; AGUSTÍN BARRERE, Obispo de Tucumán; NICOLÁS FASOLINO, Obispo de Santa Fe; VICENTE PEIRIA, Obispo de Catamarca”.  
Las causas razonables, tarde o temprano, acaban por triunfar. Gracias sean dadas a nuestro Divino Salvador, a cuya mayor gloria contribuirá en adelante el recuerdo anual del don de la fe, traído el 12 DE OCTUBRE al NUEVO MUNDO POR LOS MENSAJEROS PROVIDENCIALES DEL EVANGELIO, al mismo tiempo que los pueblos favorecidos con beneficio tan inestimable se afirmarán más y más en la santa Religión que heredaron de sus mayores.
Sólo resta que las demás naciones hermanas de todo el Nuevo Mundo adopten pronto la misma resolución, ya que para sus pueblos militan las mismas razones que han determinado el hermoso gesto del Episcopado Argentino.
  
*LA CELEBRACIÓN CIVIL DEL 12 DE OCTUBRE iniciada por la REPÚBLICA ARGENTINA*


La iniciativa sancionada por nuestros Prelados, en el orden religioso, completa la obra comenzada, en esta misma República, por el Gobierno Nacional, 4 de octubre de 1917, cuando estableció la fiesta cívica y nacional del 12 de Octubre, por medio de un decreto memorable, cuyos considerandos queremos recordar a nuestros lectores:
“CONSIDERANDO: 1º Que el descubrimiento de América es el acontecimiento de más trascendente que haya realizado la humanidad a través de los tiempos; pues todas las rememoraciones posteriores se derivan de este asombroso suceso, que, al par que amplio los lindes de la tierra, abrió insospechados horizontes al espíritu;
“2º Que se debió al genio hispano, - al identificarse con la visión sublime del genio de COLÓN, - efemérides tan portentosa, cuya obre no quedó circunscripta al prodigio del descubrimiento, sino que la consolidó con la conquista, empresa ésta tan ardua y ciclópea que no tiene términos posibles de comparación en los anales de todos los pueblos;
3º Que la ESPAÑA descubridora y conquistadora volcó sobre el continente enigmático y magnifico el valor de sus guerreros, el denuedo de sus exploradores, la fe de sus sacerdotes, el preceptismo de sus sabios, las labores de sus menestrales: y, con la aleación de todos estos factores, obró el milagro de conquistar para la civilización la inmensa heredad en que hoy florecen las naciones a las cuales ha dado, con la levadura de su sangre y con la armonía de su lengua, una herencia inmortal que debemos de afirmar y de mantener con jubiloso reconocimiento;

“EL PODER EJECUTIVO DE LA NACIÓN decreta:

“Artículo 1º. – Declárase fiesta nacional el día 12 de OCTUBRE.

“Artículo 2º. Comuníquese, publíquese, dése al Registro Nacional y archívese”.  (Boletín Oficial, nº 7112, del 11 de octubre de 1917). 

Si no hubiera otras muchas razones históricas, políticas, económicas y culturales, para señalar a la República Argentina un lugar distinguido y de vanguardia entre todos los pueblos de origen ibérico, bastarían estos dos iniciativas del Gobierno y del Episcopado, para destacar la nobleza de estima de su propia estima, que enaltecen, ante la conciencia de las veinte naciones hermanas, a la gran República del Plata. 
Es creer que, con el tiempo, todas las demás naciones de América y Oceanía llegaran a sumarse, con igualdad de sentimientos, a esta doble celebración; pero siempre será verdad que la que hizo oficio de hermana mayor, dando ejemplo de casticidad a las demás, fue la República Argentina, representada por su Gobierno y su Episcopado.

Pero el 12 de OCTUBRE no es solamente el comienzo de la era en que se llevó a cabo la evangelización de todo un mundo: es también el principio del cumplimiento de una de las más famosas profecías contenidas en las Sagradas Escrituras del Antiguo Testamento.
El Profeta MALAQUÍAS había anunciado a los sacerdotes judíos que llegaría un tiempo en que los sacrificios judaicos serían abolidos por Dios, y que, en su lugar, se ofrecería a su nombre un sacrificio puro, no únicamente en Jerusalén, como entonces, sino en todas las naciones del mundo, desde donde sale el sol hasta donde se pone.

Decía así, en nombre de Dios, el profeta MALAQUÍAS a los sacerdotes hebreos: “NO TENGO MI COMPLACENCIA EN VOSOTROS, DICE EL SEÑOR DE LOS EJÉRCITOS, NI ACEPTARÉ OFRENDA ALGUNA DE VUESTRA  MANO. PORQUE, DESDE DONDE NACE EL SOL HASTA DONDE SE PONE, GRANDE ES MI NOMBRE ENTRE LAS NACIONES, Y EN TODO LUGAR SE SACRIFICA Y SE OFRECE AL NOMBRE PURA. PORQUE GRANDE ES MI NOMBRE ENTRE LAS NACIONES”.  (MALAQUÍAS, I, 10 – 11).

El cumplimiento de esta profecía, en que se anuncia la celebración del sacrificio de la Misa en el mundo entero, fue muy incompleto hasta la época iniciada el 12 de octubre, con el descubrimiento de más de medio planeta, con los continentes e islas de AMÉRICA y OCEANÍA, donde no se celebra hasta entonces dicho sacrificio. Es, pues, el 12 de OCTUBRE una fecha eminentemente eucarística, y ha sido providencial que los organizadores del futuro Congreso Eucarístico Internacional de Buenos Aires hayan resuelto celebrarlo el año que viene, en esa misma fecha, sin haber pensado quizá en su especial significación eucarística.

No cabe duda que podemos aplicar a este caso las palabras el inmortal Pontífice LEÓN XIII, en su Epístola a los Arzobispos y Obispos de España, Italia y ambas Américas, el 16 de julio de 1892 (1492), con ocasión del Cuarto Centenario del Descubrimiento de América, sobre las fiestas cívicas organizadas en honra de CRISTOBAL COLÓN: "Quo igitur digne et convenienter veritati solemnia Columbiana agantur, ad celebritatum civilium decus, religionis adhibenda sanctitas est. – Para que se celebren las solemnidades colombinas de una manera digna y ajustada a su verdadero carácter, la pompa de las fiestas civiles ha de ir acompañada de la santidad de su carácter religioso”. (Epístola ad Archiepiscopos et Episcopos ex Hispania, Italia et utraque America, 16 julii 1892. – Civiltá Cattolica, año 1892, tomo III, p. 352 – 360).
No es solamente a los americanos y a la nación descubridora a quienes debe interesar la celebración a quienes debe interesar la celebración de esta fecha. Como dice muy bien LEÓN XIII, en las últimas palabras de la Epístola citada “conviene que por todos sea celebrado, con piedad y gratitud, lo que a todos fue de provecho”. Las hazañas llevadas a cabo en el nuevo mundo, durante la primera centuria, por sus descubridores, colonizadores y evangelizadores, no admiten comparación con nada de lo que ha hecho la humanidad en todos los siglos de su existencia.
Centenares de millares de mortales – añade el Papa LEÓN XIIIsurgieron del olvido y de las tinieblas en que yacían, y fueron restituidos a  la común sociedad del género humano, convertidos de la barbarie a la suavidad de costumbres y a la vida civilizada, y, lo que vale incomparablemente más, transportados del camino de la perdición al de la vida eterna, con la comunicación de los bienes que nos mereció Jesucristo”. (Epístola citada).
A nadie extrañará, en vista de esto, que LEÓN XIII, en el documento citado, ponderando la importando el 12 de octubre diga así: “Res enim, per se, ómnium est, quas ulla aetas unquuam ab homonibus effectas vidit, máxima et pulcherrima”. Ese hecho, considerado en sí mismo, es el más grande y hermoso que edad alguna vió jamás llevado a cabo por los hombres”.
Lo cual coincide con lo que escribía el historiador LÓPEZ de GÓMARA, en la dedicatoria de su  HISTORIA GENERAL DE LAS INDIAS, al emperador CARLOS V: “La mayor cosa, después de la creación del mundo, sacando la Encarnación y Muerte del que lo crió, es el descubrimiento de las INDIAS…Quiso DIOS descubrir las INDIAS en vuestro tiempo y a vuestros vasallos, para que las convirtiésedes a su santa Ley.
(Biblioteca Rivadeneyra, tomo 22, p. 156).
Habiendo sido hombres profundamente religiosos todos los actores de la gesta conmemorada el 12 de octubre, desde ALMIRANTE COLÓN y los REYES CATÓLICOS, hasta el último grumete de las gloriosas carabelas, no se puede prescindir de todo acto religioso, sin manifiesta desconsideración al espíritu que los animó.
Pero esto no impide que se rinda cualquier otra clase de HONORES  al genio de COLÓN, a la magnanimidad de ISABEL, a la clarividencia de MARCHENA, PÉREZ y DEZA, y a la intrepidez de todos los compañeros de COLÓN.
Con estos últimos suele cometerse una especie de injusticia histórica, prescindente casi completamente de su mérito y hasta oscureciendo su memoria…
DEBERÍA aprovecharse la fiesta del 12 de octubre, para ir demoliendo poco a poco, por medio de conferencias y publicaciones, la injusta leyenda Negra, QUE ENLODA LA MEMORIA DE LOS FUNDADORES de nuestros pueblos, de los primeros artífices de nuestra cultura, de los forjadores de nuestro carácter nacional, costumbre y tradiciones, de los constructores de nuestras ciudades, de los arriesgados exploradores de nuestro suelo patrio, de los fundadores de nuestras iglesias, de los hombres heroicos que abrieron, en todos los órdenes, los cimientos sobre los cuales fue posible edificar sólidamente la Patria.

*EL AÑO GLORIOSO*


MERECE con justicia esta denominación el año 1492, por los grandes acontecimientos que en él tuvieron lugar.
Primeramente, se terminó en él, con la toma de GRANADA por los REYES CATÓLICOS, la guerra más larga y tenaz que conoce la Historia Universal. Los árabes y moros, que invadieron a ESPAÑA el año 711, tuvieron que rendirse en su último baluarte, en 1492, después de haber ido retrocediendo paso a paso, ante las armas cristianas que supieron sostener una CRUZADA continua de 780 AÑOS.
En el mismo año en que tuvo fin esta EPOPEYA de casi de CASI OCHO SIGLOS, comenzó para ESPAÑA otra epopeya colosal, con el descubrimiento, exploración, conquista, colonización y evangelización de las ISLAS y CONTINENTES DESCONOCIDOS de AMÉRICA y OCEANÍA.
En el mismo año, se dio un paso decisivo para la UNIDAD de ESPAÑA, con la expulsión de unos 165.000 judíos que no quisieron bautizarse, y constituían un gran peligro civil-político y religioso para la nación española que estaba destinada a PROPAGAR el EVANGELIO en el Nuevo Mundo y DEFENDER, casi sola, el catolicismo en el Viejo Mundo. A pesar de la indignación que provocaba en el pueblo la USURA que muchos de ellos practicaban, se les permitió llevar todos BIENES o vender los que quisiese. Vencidos los MOROS, siguieron, naturalmente, su suerte los JUDÍOS, que estuvieron ALIADOS con ellos en la invasión de ESPAÑA, y les entregaron traidoramente las principales ciudades. Entre ellas, la Capital del reino, TOLEDO, como lo dice ALFONSO el SABIO, Primera Crónica General (cap. 571): “La ciudad de Toledo fue metida en poder de los moros, por pleitesía que troxieron con los judíos; ca otramientre non la pudieran tomar por fuerça”.
Fuera de esto, se habían hecho por aquellos años sumamente odiosos al pueblo CATÓLICO, por el asesinato de SAN PEDRO ARBUÉS, dentro de la misma Catedral de ZARAGOZA (1485), y por el horrible martirio del SANTO NIÑO de la GUARDIA, en quien se renovaron todos los suplicios de la Pasión de Cristo, según lo confesaron los mismos JUDÍOS, en un famoso proceso, cuyos originales se conservan. Esta fue la gota de agua que llenó la medida, para determinar su EXPULSIÓN, y para cimentar en todo el Reino LA UNIDAD CATÓLICA, que fue el pedestal de la GRANDEZA ESPAÑOLA del SIGLO DE ORO.
Fue finalmente en el mismo AÑO 1492, cuando el sabio NEBRIJA publicó la primera GRAMATICA de la LENGUA CASTELLANA, dedicada a ISABEL LA CATÓLICA, para que los “pueblos bárbaros y naciones de peregrinas lenguas” puedan aprender la lengua del vencedor, y para que, una vez fijado  el idioma con leyes gramaticales, “lo que agora y de aquí adelante en él en él se escribiere pueda quedar en un tenor y estenderse en toda la duración de los tiempos que están por venir”.
Parece que NEBRIJA presentía aquel año que ESPAÑA entraba en su SIGLO DE ORO y que pronto iba a ser en EUROPA LENGUA DE MODA a la española, de tal manera que, poco después, ni en FRANCIA ni en ITALIA era tenido por culto y elegante el que no supiese la LENGUA CASTELLANA.
Pudo así el Emperador CARLOS V convertirla en lengua diplomática universal en 1536, en un parlamento celebrado ante el Papa PAULO III, se negó a hablar en otra lengua que la CASTELLANA al Obispo de Maçón, embajador del Rey de FRANCIA, diciéndole: Señor Obispo, entiéndame si quiere, y no espera de mi otras palabras que de mi lengua española; la cual es tan NOBLE que merece ser sabida y entendida por toda la gente  CRISTIANA”.  
Fue en aquel parlamento donde el Emperador expuso, en presencia del Papa, todos los agravios que había recibido del Rey de FRANCIA, aliado entonces con el GRAN TURCO, y le declaró allí mismo la GUERRA; pero, para evitar los daños que ésta podría producir en el pueblo, le propuso reducirla a una batalla singular entre los dos soberanos, con estas condiciones, propias del Emperador de la patria de DON QUIJOTE: “HAGA EL REY CAMPO CONMIGO DE SU PERSONA A LA MÍA, QUE DESDE AHORA DIGO QUE LE DESAFÍO Y PROVOCO, Y QUE TODO EL RIESGO SEA NUESTRO, CÓMO Y DE LA MANERA QUE A ÉL LE PARECIERE, CON LAS ARMAS QUE LE PLAZCA ESCOGER, EN UNA ISLA, EN UN PUENTE, A BORDO DE UNA GALERA AMARRADA EN UN RÍO. SEAN LOS DUCADOS DE BORGOÑA Y DE MILÁN EL PREMIO DEL VENCEDOR, Y REUNAMOS LUEGO LAS FUERZAS DE ALEMANIA, DE FRANCIA Y DE ESPAÑA, CONTRA EL IMPERIO OTOMANO Y CONTRA LA HEREJÍA”.  
Pero ahora no nos interesa lo que hacía el Emperador en EUROPA, contra turcos, herejes y rivales, sino lo que realizaba entretanto aquel puñado de súbditos suyos que gobernaban y evangelizaban las vastas regiones del NUEVO MUNDO.
Basta hacer notar ahora que el gigantesco esfuerzo desplegado por ESPAÑA en el NUEVO MUNDO era sólo una parte, y no la más seria, del esfuerzo total desarrollado simultáneamente, en el VIEJO y NUEVO MUNDO, por aquel pueblo de TITANES.

*POR FIN, “LAS AMÉRICAS, Señor, no están compuestas de extranjeros a la nación española. Somos hijos, somos descendientes de  los que han derramado su sangre por adquirir nuevos dominios a la CORONA DE ESPAÑA; de los que han extendido sus límites y le han dado, en la balanza política de la EUROPA, una representación que por sí sola no podía tener…Tan españoles somos como DON PELAYO y tan acreedores por esta razón a las distinciones, privilegios y prerrogativas del resto de la NACIÓN…Con esta diferencia, si hay alguna, que NUESTROS PADRES, como se ha dicho, POR MEDIO DE INDECIBLES TRABAJOS Y FATIGAS DESCUBRIERON, CONQUISTADORES Y POBLARON PARA ESPAÑA ESTE NUEVO MUNDO”.*

(CAMILO TORRES, Memorial de Agravios)

*ESPAÑA, una, grande y libre*

*HISPANOAMÉRICA soberana, justa, libre*

*EDITO: gabrielsppautasso@yahoo.com.ar DIARIO PAMPERO CORDUBENSIS. INSTITUTO EREMITA URBANUS. Córdoba de la Nueva Andalucía, 27 de septiembre del Año del Señor de 2011. Fiesta SAN COSME y SAN DAMIÁN, Mártires. Sopla el Pampero. ¡VIVA LA PATRIA! ¡LAUS DEO TRINITARIO! ¡VIVA HISPANOAMÉRICA! Gspp.