lunes, octubre 24, 2011

“LAS MALVINAS EN LOS TIEMPOS DE CARLOS III”

“No te atrevas a decir nada falso, pero tampoco a ocultar la verdad. Que nada de lo que escribas haga sospechar favoritismo o animadversión”.
MARCO TULIO CICERÓN, Oratote, 11, 15.

Editó: Lic. Gabriel Pautasso

“ORBIS TERRARUM DIVITIAS ACCIPERE NOLO PRO PATRIAE CARITATE”.
CORNELIO NEPOTE,  Epaminonda, IV.

“A TODAS LAS RIQUEZAS DEL MUNDO PREFIERO EL AMOR POR LA PATRIA”.


*DE LA PATRIA JOVEN*

Por LEOPOLDO MARECHAL

Graciosa, bajo el humo que levantan sus hombres
Quemados Junto al Río,
Y predilecta ya como las hijas.
En el fervor de sus mujeres,
LA PATRIA ES UN DOLOR QUE NUESTROS OJOS
NO APRENDEN A LLORAR.

Un pie arraigado en la niñez y el otro
Ya tendido a los bailes de la tierra
Su corazón ofrece a las mañanas
Que remontan el Río.

Y quisiera grabar
En el día su sombra,
Y decir las palabras que castigan al tiempo
Como a un noble caballo,
Pero vacila su talón ardido:
¡No es hora ¡ - canta el año junto al Río.


Yo no calcé su pie ni vestí su costado:
No la crubrí de plata festiva para el gozo,
Ni la calcé de hierro
Para la danza de la muerte.

No restañe la herida salubre de su párpado
Ni dije su alabanza
Con la voz de las armas.

Yo soy un fuego más entre los hombres
Quemados junto al Río.


*TEXTO:*  


“LAS MALVINAS EN LOS TIEMPOS DE CARLOS III”


 Por GABRIEL S. P. PAUTASSO.

“Toda geopolítica tiene su foco centrípeto que organiza las partes (tanto en la teoría como en la praxis), y enfrenta a su vez las tensiones centrifugas, que se originan en el propio campo por causas circunstanciales o endógenas, diríamos, o en otros campos, regidos por otros campos, o advenidos por otras interacciones históricos-geográficos. Argentina parece más bien sometida desde el siglo XVIII a aquellas tensiones centrífugas, sin lograr el afincamiento en lo que llamamos foco centrípeto.
Dentro de aquel vasto panorama teórico, consistiría en definir y realizar la erección de la PROVINCIA ANTÁRTICA, incorporada a la Nación Argentina con el mismo nivel constitucional que las restantes provincias, y con su capital en las islas Malvinas, y tres jurisdicciones: las MALVINAS, TIERRA DEL FUEGO e ISLAS ADYACENTES, y ANTÁRTIDA propiamente dicha”.  CARLOS A. DISANDRO, “La cuestión del Beagle”. (1978-2007).

1) La discusión por la intromisión británica en las Islas Malvinas, se inició con la protesta elevada al gobierno inglés, a raíz del viaje del comodoro BYRON, por el embajador español en Londres, MASSARENO, en 1766.
Si destacamos estos antecedentes, es para poner de relieve cómo CARLOS III, rey de España, se decidió finalmente, a fundar el Virreinato del Río de la Plata ante la amenaza de los establecimientos anglosajones en los puntos estratégicos del hemisferio meridional.
Es decir, que podemos afirmar que el rey católico, debe ser recordado con justicia, como el fundador del Virreinato del Río de la Plata como entidad y por ello, padre de la nacionalidad argentina. Y a propósito de la designación “ARGENTINA”, ésta ha cumplido en el pasado mes de marzo, 480 años de vigencia (480 + 25: 505), pues, fue en el mes de marzo de 1502, diez años después del descubrimiento colombino, aparece la necesidad de nombrar el inmenso Río de la Plata (el río como mar), mentando como MARE ARGENTUM y a todo el territorio como TERRAE ARGENTUM, cuya traducción es en el castizo castellano, ARGENTINA. El historiador ROBERTO DE LEVILLIER ha demostrado que en los mapas de los cartógrafos aparece esa necesidad en un día marzo de 1502.
Pero, con anterioridad y posteriormente, para obstaculizar a los ingleses en el sur, que ponían en tela de juicio la soberanía hispánica, ordenó el monarca español la fundación de una serie de establecimientos en las costas patagónicas, en el Estrecho de Magallanes y hasta el mismísimo Cabo de Hornos.
Mientras los ingleses amenazaban en el sur, los portugueses – más que sus aliados, sus agentes – avanzaban por el Norte.
Restituida la colonia del Sacramento, en la paz de 1763, se reinició el contrabando a destajo, que penetraba subrepticiamente por el  Río de la Plata y se irradiaba a lo largo de la carrera de Chile, Paraguay y el Alto Perú. Esta doble presión geopolítica internacional determinó al rey CARLOS III la fundación y permanencia del inmenso Virreinato, cuyos confines iban desde el Cabo de Hornos hasta el grado 1º norte, en lo interior del continente, hacia la parte oriental de los Andes y hasta la línea disocia con el Brasil portugués según los tratados en vigencia.
Tomemos en cuenta estos antecedentes históricos para afirmar que comprendía los territorios del distrito de la Audiencia de Charcas, los corregimientos de Cuyo, dependientes de la capitanía general de Chile, hasta entonces, las gobernaciones de Salta del Tucumán, de Córdoba de Tucumán, del Paraguay, cuyo límite meridional no pasaba del Tebicuarí; los gobiernos político-militares de Moxos y Chiquitos; el de las Misiones guaraníticas, que fueron jesuíticas hasta su extrañamiento de 1767; la gobernación de Buenos Aires propiamente dicha; la plaza de Montevideo; y por fin, las MALVINAS y establecimientos patagónicos, cuya capital se fijó por último, en vez del Puerto de Nuestra Señora de Soledad en la Malvina Oriental, en Carmen de Patagones, al sur de la ahora provincia de Buenos Aires.

2) Los argentinos contemporáneos tendríamos el derecho de publicar un mapa reivindicatorio de todos aquellos de todos aquellos territorios, integrantes del Virreinato fundado por CARLOS III, y así comprobaríamos cómo el norte chileno, desde el monte Loa hasta el río Salado, y las regiones a sur del río Bío-Bío hasta el Estrecho de Magallanes, formaban parte del Virreinato, es decir, integraban la PROTO-ARGENTINA, la ARGENTINA PRIMERA en la Historia Contemporánea.
Los hombres de la generación de 1810 y las generaciones que crecieron bajo el amparo de la magna creación o fundación del Rey CARLOS III, Rey Católico, verdadero arquitecto o constructor de la Proto-Argentina, sabían que del país austral caía, por sus costas e islas, bajo la jurisdicción de la Metrópoli, ya que ésta impartía órdenes pertinentes a las autoridades de Lima o de Buenos Aires.     

3) Así era la PATRIA GRANDE: el 12 de octubre de 1812 se firmaba el Tratado de la Confederación con PARAGUAY. Este tratado debió sancionarse sin modificación alguna. Sin embargo, el Triunvirato lo ratificó con fecha 31 de octubre, pero “con la salvedad” de lo referente a la Candelaria, que conforme a los límites propuestos en el artículo 4º, pasaba a integrar territorio paraguayo. Esa minúscula diferencia malogra el intento de Confederación con el Paraguay.
Y, ¿después? ¡Después, para qué¡ Después, como siempre, seguimos perdiendo. Al Paraguay habían de seguir la BANDA ORIENTAL y las cuatro provincias del ALTO PERÚ, hoy BOLIVIA, que juran nuestra Independencia de Tucumán.  Argentinos, paraguayos, uruguayos y la mitad de los bolivianos, pertenecemos a naciones dignísimas, es cierto, pero que significan pequeñas patrias cuando debíamos desde que la historia así lo ordena, ser ciudadanos de una GRAN PATRIA confederada, como los Estados Unidos de Norteamérica. Seríamos las PROVINCIAS UNIDAS DEL SUR cantadas en nuestro Himno. NADA MENOS. (EDUARDO S. CASTILLA).
“Historia de la Disgregación Rioplatense 1808 – 1816” por el historiador revisionista RENÉ ORSI, Ed. Peña Lillo, Bs. As. 1969, 372 págs., analiza y juzga con severa imparcial la política seguida a la otra banda argentina del río nuestros primeros gobiernos hasta 1817; dicho sea: por ser la facción porteñista dominante. Comienza por exponer la caótica acefalía gubernamental acarreada por la invasión napoleónica y paralela de la Corte lusitana en el Janeiro (1808) con su inmediata pretensión hegemónica, no sólo sobre la Banda Oriental, sino sobre todo el Virreinato y en la cual la “tentativa de la CARLOTA” fue un mero pretexto circunstancial. 

4) Continuamos, las costas, primero; el continente, luego; enseguida, las islas. La corona de España, desde el siglo XVI, en sus concesiones separó cuidadosamente las tierras situadas al sur de del estrecho de la masa continental. ¿Por qué? Por la creencia de que más allá existía un vasto continente austral, que abarcaba todo el casquete antártico. Este mito “geográfico” era de origen griego. La geografía erudita de los siglos XV al XVIII, la mantuvo en sus representaciones cartográficas.
La confusión era tal, que, hasta mediados del siglo XVIII, perdurarán los errores más radicales (sic), causados por la ignorancia más completa acerca de la verdadera distribución de las tierras y los mares en el orbe.
A raíz de los viajes del francés LUIS ANTONIO DE BOUGAINVILLE, JORGE ANSON, JOHN BYRON, WALLIS y CARTERET, se hizo patente que los ingleses y franceses no sabían aún si las Malvinas eran, si o no, las FALKLAND o la fantástica PEPYS. A propósito del nombre de FALKLAND, fue impuesto por el navegante inglés JOHN STRONG, quien el  28 de enero de 1690 atraviesa el canal que separa las dos grandes principales del archipiélago, al que denomina FLAKLAND SOUND, en memoria de su protector Lord FALKLAND. Posteriormente, los ingleses extendieron el nombre al estrecho de SAN CARLOS a la isla occidental y, más tarde, con su característica táctica expansionista, a todas las islas.
Por lo tanto, fueran las empresas exploradoras de BOUGAINVIELLE, BYRON, WALLIS, y CARTERET, y sobre todo las de COOK, las que redujeron, poco a poco, el continente austral a sus verdaderas proporciones.  
Ingleses y franceses, encarnizados rivales y adversarios en la expansión marítima de modelo fenicio, cambiaban o tergiversaban la toponimia  de los respectivos descubrimientos, a fin de desorientar al adversario imperial de turno, llámese inglés, francés, holandés, ruso.

5) En el mapa que acompaña el informe elevado por el CONDE DE ARANDA, ministro del Rey CARLOS III, el 2 de agosto de 1764, apenas iniciado el viaje de BYRON que salió de Inglaterra en julio de dicho año y cuyo destino final se disimuló como una empresa dirigida a las INDIAS ORIENTALES, afirmaba : “Los ingleses en una carta general de América, que una aprobación del Parlamento inglés sacaron el año 1753; señalan como encarnado, como pertenencia suyas, diferentes parajes despoblados, en que por haber arribado uno u otro inglés, pretenden adquirido derechos; y decía el Conde de ARANDA, finalmente: “Y las MALUINAS (NUESTRAS Malvinas) ESTÁN COMPRENDIDAS EN DICHA USURPACIÓN IDEAL CON QUE AHORA SE DESCUIDA HABIÉNDOSE HABLADO DE LA IMPORTANCIA DE ELLAS; SE ESTABLECERÁN LOS INGLESES INMEDIATAMENTE ALEGANDO POSICIÓN ANTERIOR Y COMPROBÁNDOLA CON DICHO MAPA”.
Estas sabias, prudentes y esclarecidas palabras del informe del Conde de ARANDA, proclamadas en 1753, se vieron comprobadas por la realidad histórica y política, ya que varios años después se producía el establecimiento de los británicos denominado PUERTO EGMONT.
Tal ocupación se hacía por iniciativa de Lord EGMONT, de acuerdo con el Memorial preparado por el Comodoro BYRON: “La lectura de estos documentos – escribió EDMONT – demostrará la importancia de la estación (se refiere al lugar del desembarco, nominado en homenaje al primer lord del Almirantazo)  que es indiscutiblemente la llave de todo el océano Pacífico. Esta isla debe dominar los puertos y el comercio de Chile, Perú, Panamá, Acapulco y, en una palabra, todos los territorios que dan sobre el mar. Hará que en adelante todas nuestras expediciones a esos lugares resultan lucrativas de carácter fatal para ESPAÑA…”.

6) Con tales términos se expone a la consideración mundial del siglo XVIII, la política que siguió posteriormente GRAN BRETAÑA con los territorios españoles y sus sucesores en Hispanoamérica, durante los siglos XIX y XX. Ante aquella primera ocupación del territorio insular, el gobernador de Buenos Aires, FRANCISCO DE PAULA BUCARELLI comprendió que no conseguiría nada por medios pacíficos, a pesar de los empeños del primer gobernador español en las islas Malvinas, capitán de navío FELIPE RUIZ PUENTE, y resuelve poner en ejecución las órdenes recibidas de Madrid, por cédula real de S. M. CARLOS III, del 25 de febrero de 1768, de proceder por la fuerza en caso necesario. De ello resultó la batalla del 10 DE JUNIO DE 1770, con la derrota y posterior expulsión de los ingleses, ocupadores de Puerto EGMONT.
Esta es la primera victoria lograda por fuerzas españolas contra los invasores ingleses en la América del Sur. El honor de la misma correspondió al Rey CARLOS III, fundador del Virreinato.
ARANDA reprodujo sus informes y mapa en un nuevo memorial, el 15 de septiembre de 1766. Sostuvo así, cuatro años de la expulsión de los ingleses de las Malvinas ESPAÑOLAS, la ponencia de la guerra, y al cerrar su exposición, escribió, repetimos en 1766, con estas palabras proféticas, que fueron corroboradas por acontecimientos históricos posteriores: “CONCLUIO CON ES INNEGABLE EL RIESGO DE AMÉRICA; QUE A TAN ILUSTRADA NACIÓN COMO LA INGLESA NO SE LE OCULTARÁ LA GRAN VENTAJA QUE PUEDE RESULTARLE DE LA DESMEMBRACIÓN DE AQUELLA CONSIDERABLE PARTE DEL MUNDO DE LA CORONA DE ESPAÑA; Y QUE A SÓLO REPARTIRLA CON EL TIEMPO EN DIFERENTES ESTADOS, O HACERLA REPUBLICANA; GANARÁ SU COMERCIO ABIERTAMENTE Y SIN LÍMITE, INCOMPARABLE MÁS DE LO QUE AHORA CON TANTAS SUJECCIONES NO OBSTANTE LE LUCRA”.   

7) El doctor JULIUS GOEBEL, HIJO, norteamericano, nos dice en su trabajo, “The Struggle for the Falkland islands”, editado por la Universidad de Yale en 1926 y vertido al castellano por la Armada Argentina con el título de “La pugna por las Islas Malvinas”, que:
“Después del abandono de Puerto EGMONT por los británicos en 1774, los españoles ejercieron la más absoluta soberanía sobre todo el grupo de islas, no limitando sus actos de gobierno y control de las mismas, sino que extendieron su dominio hasta la mares adyacentes, en un esfuerzo tendiente a prohibir o, por lo menos, a dificultar las actividades de pesca practicadas por otras naciones en los mares del sur”.
Los británicos los aceptaron, y mediante la Convección de NOOTKA SOUND les dieron su consentimiento formal al reconocer el status quo existente en la mitad meridional de la América del Sur.  
Respecto del primer punto refuta la arbitraria intrusión británica en la Isla de la Cruzada, en MALVINA ORIENTAL, con la fundación del PUERTO EGMONT; detalla luego el historiador norteamericano las pacientes de las autoridades españolas para obtener la evacuación pacífica y luego su expulsión por la fuerza legítima.  En el deseo de evitar contienda armada, el gobierno de Madrid a todos los fundamentos era un imperio de larga tradición desde los Reyes Católicos, consiente en restituir PUERTO EGMONT a los ingleses, como reparación por los daños infligidos, con el compromiso de los ocupantes de evacuar el fuerte a los tres años, en forma definitiva, como efecto sucede. De este modo, GRAN BRETAÑA reconocía implícitamente la soberanía de CARLOS III sobre la totalidad del archipiélago. La nómina de los gobernadores españoles en sus actos de gobierno están contenidos en la publicación del historiador argentino ANTONIO GÓMEZ LANGENHEIM, “Elementos para la historia de nuestras ISLAS MALVINAS”.
Por lo tanto, las ISLAS MALVINAS cobraron notable importancia durante el reinado de CARLOS III y la posterior fundación del Virreinato del Río de la Plata, siendo preocupación del monarca español y de su gabinete su fundación y conservación soberana y su desarrollo político, junto a las tierras australes de TIERRA DEL FUEGO, el Estrecho de MAGALLANES y la PATAGONIA ORIENTAL, según la genial construcción virreinal que permitió la erección de la NACIÓN ARGENTINA.  

8) “Creo oportuno establecer – afirma J. C. CORVALÁN MENDILAHARZU en su “ROSAS Y EL RESCATE DE LAS MALVINAS” – que la actuación de nuestro gobierno de la Confederación cuyas relaciones exteriores ejercía en plenitud de poderes DON JUAN MANUEL DE ROSAS. Pero esto, naturalmente, se lo ha silenciado. Como si el Ministro MANUEL MORENO hubiese actuado en todo momento por su propia cuenta. En el Mensaje a la Legislatura de 1835, luego de recordar que las Provincias confederadas lo habían autorizado a entender en las relaciones exteriores, dice:
“…: y es de esperar que sus reclamaciones sean atendidas, y que la justicia del gobierno de Washington repare los agravios y perjuicios que infirió a la República Argentina. El Comandante de la corbeta LEXINGTON que, en medio de la más profunda paz, invadió de un modo atroz nuestra colonia de las Islas Malvinas”.
“Sobre esta misma colonia, el gobierno debe añadir que, después de haber replicado nuestro Ministro en Londres  satisfactoriamente el año de 1834 a la contestación que dio el Ministerio de S.M.B. con respeto a la protesta que le fue dirigida contra la ocupación violenta de las Islas Malvinas por fuerzas inglesas, no ha continuado aquella negociación, y el gobierno jamás desistirá de su empeño en reclamar también de la justicia del Gabinete Británico el reconocimiento de los claros e incuestionables derechos de la República Argentina a aquellas islas, y la competente reparación”.
La ocupación Norteamericana se produjo el 31 de diciembre de 1831 y la de los ingleses el 3 de enero de 1833. El gobierno de ROSAS continúo haciendo los correspondientes reclamos en sus mensajes haciendo los correspondientes reclamos sin olvidar mencionar en sus mensajes el pleito malvinense.
Repito que en la reclamación de nuestro gobierno no figura la actuación del gobierno de ROSAS, cuya política exterior argentina de esa época fue conducida con energía, tanto que sus sucesores, inteligentemente, se apropiaron de la actuación de ROSAS en cuanto a derecho internacional se refería, calcando sus palabras sentaron doctrinas que el Restaurador de las Leyes ya había concretado.   
Conviene dejar aclarado que el Archipiélago fue usurpado por Inglaterra a comienzos de 1833, durante el Gobierno del general JUAN RAMÓN BALCARCE. Culminaba así un hecho lamentable ocurrido durante el primer gobierno de ROSAS, pero no con los ingleses sino con los norteamericanos. El 28 de diciembre de 1831, el comandante SILAS DUNCAN de la armada de los EE.UU., al mando de la corbeta de guerra Lexington, como represalia por el apresamiento de algunos barcos pesqueros de su país, que hacían caso omiso de las disposiciones que al respecto había tomado Don LUIS VERNET, gobernador de las islas, destruye prácticamente el establecimiento de Puerto Soledad y se lleva como prisioneros a algunos de sus habitantes. (Véase, al respecto, el magnífico estudio que hace ROBERTO DE LAFERRERE en “EL NACIONALISMO DE ROSAS”, editorial Haz, Bs. As. 1953).


El gobierno de ROSAS protestó enérgicamente por el vandálico atropello, y las relaciones con los Estados Unidos quedaron tirantes. Es cuando intervienen los ingleses, acordándose de “supuestos” derechos de descubrimiento y ocupación, y el 3 de enero de 1833 el comandante S. F. ONSLOW, de la corbeta de guerra CLÍO de S. M. B., toma “abruptamente” posesión del puerto Luis de Soledad. (Cfr. PAUL GROUSSAC: Las Islas Malvinas, edición de la Comisión Protectora de Bibliotecas Populares, Buenos Aires, 1936, págs. 27/53, y RICARDO R. CAILLET-BOIS: Las Islas Malvinas, editorial Peuser, Buenos Aires, 1948, págs. 244/328).
Pero hay algo importante respecto a la concepción rosista de la política internacional, como lo recuerda el escritor uruguayo, doctor SILVESTRE PÉREZ: “ROSAS, el 2 de febrero de 1872 decía como síntesis de todo ideario sobre de las relaciones internacionales, lo que sigue y hoy quieren hacer efectivo los directores de las naciones” la imperiosa y urgente necesidad de la creación de un Tribunal de las Naciones, CON LA SUMA DEL PODER, y bien armado y dirigido por un código internacional en el “Que se consignaría con explícita claridad el equilibrio entre ella y las garantías seguras para las libertades, soberanía y derechos de los débiles. Defendía o proclamaba la Liga de las Naciones.
“Así empezaría a hacer práctico el gran pensamiento de llegar a establecer el
Tribunal de las Naciones y la Paz general”.
Este magnífico pensamiento de ROSAS se traduce en la Organización de las Naciones Unidas, donde guste o no guste, detrás de los delegados argentinos que bregan por los derechos a las Islas Malvinas, sigue estando la discutida figura de D. JUAN MANUEL DE ROSAS.

Esta política de reivindicación de nuestros derechos a las Malvinas se interrumpió después de Caseros y los gobiernos que sucedieron no intentaron su reclamo: fue el general JULIO ARGENTINO ROCA quien reinició el reclamo el reclamo en 1884; efectivamente habían transcurrido más de cuarenta años que las Malvinas no preocuparon ni a URQUIZA, SARMIENTO, MITRE, AVELLANADA, etc.
El general ROCA, con elevado espíritu de justicia, sostuvo e invocó la propiedad argentina apoyado en la documentación del gobierno de ROSAS, considerando fundamentales existentes, como lo manifiesta en su nota al gobierno inglés. Si el general hubiera actuado en estos momentos en las Naciones Unidas, no dudo hubiera actuado la actuación del general ROSAS, auténtico defensor de los derechos argentinos a las Malvinas, y nuestra nación aparecería sin retaceos enaltecida con la trascendental política internacionalidad, ejercida por el gobierno de ROSAS, como lo demostró con Francia y Gran Bretaña en 1838-1845.
La República Argentina es una nación joven, pero tiene una magnífica historia que nos coloca a la altura de los más grandes pueblos de la tierra; no obstante, existir una historia “oficial” que no es la verdad; es como la leyenda que queda en los rublos para magnificar y engrandecer a los mediocres, proyectándolos como “grandes de la patria”.
El general ROCA en la reclamación de las Malvinas se funda en la protesta del 31 de julio de 1849 que el gobierno de la Confederación presenta por intermedio de su Ministro D. MANUEL MORENO.
La actuación del gobierno de 1885 es clara y terminante y hace notar al gobierno británico “que no está en armonía con los documentos cambiados, entre el Ministro Inglés y nuestra Legación”.
A este respecto, el doctor ADOLFO SALDÍAS el 29 de enero de 1885, contestando a The Standard dice: Fresca están todavía las protestas anuales de ROSAS, y las declaraciones que no pudo menos que arrancarle a Lord Palmerston y que le proporcionan documentos oficiales fehacientes, la República Argentina puede ventilar con éxito incontrastable su derecho a las Malvinas que ya dejó triunfante en el año 1836”.
Deseo recordar que el D. ALFREDO ORTIZ DE ROSAS, bisnieto de D. JUAN MANUEL, publicó en la revista nº 13 del Instituto J. M. R. un valioso artículo: “ROSAS, LAS MALVINAS”, contestando a una exposición del doctor ISIDORO RUIZ MORENO (hijo) realizado a iniciativa de la Fundación Victoria y Suárez en la Academia Nacional de Ciencias Económicas en el año de 1948. Fue ésta una actitud del Sr. ORTIZ DE ROSAS para refutar apreciaciones carentes de verdad y debo subrayar que los miembros de esta ilustre familia no se dedican a escribir sobre la época de ROSAS, pues han dejado que lo hagan los que no tienen lazos de parentesco. Mi cita a dicho artículo es para todos los que se interesan en el viejo pleito malvinense. Hasta los dichos de J. C. CORVALÁN MENDILAHARZU sobre “Rosas y el rescate de las MALVINAS”.


*SOBERANÍA NACIONAL*

 “El día 20 del corriente nuestras fuerzas se han colmado de gloria, sosteniendo por ocho horas consecutivas el fuego de ciento cincuenta bocas de los infantes anglofranceses con sólo 20 cañones de menos calibre, estas baterías de la VUELTA DE OBLIGADO. Apagados nuestros fuegos, concluidas  nuestras municiones, disputábamos el punto con la infantería cuando un golpe de metralla sobre el estómago me dejó privado de acción y de voz, pero a pesar de que la excesiva ventaja de los cañones de los inicuos extranjeros hayan conseguido desmontar y despedazar las baterías de OBLIGADO, no por eso osarán a invadir en tierra. Las caballerías cubren los alrededores de aquel punto y no ocupan nuestros cobardes agresores más terreno que el que alcanza su metralla.
Tengo unidos mil hombres que el campo de TONELERO: con éstos y con las fuerzas que los observan seguiré sus movimientos siempre a la mira de ellos, dando aviso de lo que ocurra, hasta reunirme con las fuerzas de esta benemérita provincia para impedir que pisen el suelo que tan atrozmente han ofendido”    
LUCIO MANSILLA 22-11-1845.
Al comandante militar del Rosario en la Provincia de Santa Fé, sargento mayor Don AGUSTÍN FERNÁNDEZ.

“HABIENDO el gobierno de S. M. B., animado de los deseos expresados, levantando el 15 de julio de 1847 el bloqueo que había establecido en los puertos de las dos repúblicas del Plata, al presente se obliga: a evacuar definitivamente la isla de Martín García, a devolver los buques de guerra argentinos que están en su posesión, tanto como sea posible en el mismo estado en que fueron tomados, y a SALUDAR EL PABELLÓN DE LA CONFEDERACIÓN ARGENTINA CON VEINTÚN TIROS DE CAÑON”.

Convección SOUTHERN-ARANA
(24 de noviembre de 1849 – art. 1)

*CONCLUSIÓN *

“En el mes de agosto de 1982, la República Argentina volvió a presentar el caso  de las Islas MALVINAS-FALKLAND y Dependencias ante Comité de Descolonización de la Naciones Unidas. En forma unánime este Comité recomendó que el tema fuera tratado a nivel Asamblea General de ese mismo organismo durante el mes de septiembre del mismo año. Asimismo, la República Argentina, en adelante, incluirá el tema en todo foro internacional pertinente”.
Este párrafo que se citara al comienzo del presente trabajo, cobra un nuevo luego del análisis de motivaciones británicas y accionar durante la crisis del Atlántico Sur. La insignia británica flamea en las Islas MALVINAS- FALKLAND, GEORGIAS, y SANDWICH; la Sra. M. THATCHER ha redituado la popularidad de un caso que ella misma creó en la conciencia de los súbditos de su Graciosa Majestad, súbditos que no tenían idea de dónde  quedaban las islas del Atlántico  Sur antes del 2 de abril; la Marina Real ha obtenido un nuevo lapso de vida, evidenciado por el descongelamiento de los proyectos navales.
Sin embargo, tuvo un gran consuelo y un gran apoyo: LATINOAMÉRICA toda del Tercer Mundo, respondieron a su llamado. Respondieron como sólo lo hacer los pueblos que han sufrido y que sufren juntos un mismo mal.
La respuesta de estos pueblos tiene su origen en el profundo conocimiento de que nadie debe atentar contra la SOBERANÍA y la PROMESA DEL MAÑANA: ÚNICAS DOS PERTENENCIAS DE UN PAÍS EN DESARROLLO.  

Rememorando los acontecimientos que justificaban el “PROMETEO”  de LEOPOLDO LUGONES, decimos:
“Sin un centavo en sus arcas, inculto y casi despoblado, el país conmovió la América hace un siglo con un acto exclusivamente moral: el Grito de MAYO. Su bandera flameó por todo el Continente entre la aclamación de los pueblos… (…) Tuvimos ejércitos y pasamos los Andes. Fundamos repúblicas. Hicimos el milagro de conmover un continente y transformar en diez años una historia de tres siglos. Planteamos una nueva civilización y creamos una nueva justicia. (…) El hecho es absoluto: entonces valíamos mucho más. Así es como se concilia el ideal y la realidad en un concepto superior”.

*RECORDATORIO*

La parte medular de este trabajo fue elaborada el día 1º de mayo de 1982 para el diario “Tiempo de Córdoba” cuyo director era entonces el Profesor CARLOS NOVILLO CORVALÁN, quien fuera mi profesor en “Geografía” del 3er Año del Colegio Nacional de Monserrat. Allá por el año 1959.
Es decir, que el trabajo tiene ahora veinticinco años y coincidió esa fecha 1º de mayo de 1982 con la iniciación de la Guerra de las Malvinas, en ese título: “LAS MALVINAS EN LOS TIEMPOS DE CARLOS III”, página 8. CONSTE.



*1845 – 20 de NOVIEMBRE – 2007. COMBATE DE LA VUELTA DE OBLIGADO,  DÍA DE LA SOBERANÍA NACIONAL*
              
Son las nueve y medio de la mañana.  El General MANSILLA arenga con pocas palabras sus ardientes tropas; BROWN, THORNE y CRESPO lo rodean:
“¡ARGENTINOS¡ ¡ALLÍ ESTÁ EL ENEMIGO, PODEROSO Y AUDAZ¡ ESTA PENETRANDO EN EL CORAZÓN DE LA PATRIA Y LO DESTROZA, MÁS QUE CON SUS MÁQUINAS INFERNALES, CON EL ORGULLO DE SUS BANDERAS¡ ¡ARGENTINOS! ¡NO PUEDEN PASARPOR ESTA VUELTA DE OBLIGADO! ALLÍ VIENEN HENCHIDOS DE OFENSA PARA VOSOTROS, DE DESPRECIO PARA NUESTRA TIERRA Y EL CONVENCIMIENTO DE QUE LOS HOMBRES QUE ESTÁN EN ESTAS BARRANCAS Y DE DETRAS DE ELLAS, SON VILES Y COBARDES. ¡DEMOSTRAREMOS EN ESTA MAÑANA HISTÓRICA DE NOVIEMBRE QUE AQUÍ LOS ARGENTINOS SABEMOS LUCHAR POR LA PATRIA HASTA MORIR! ¡CADA CUAL EN SU PUESTO! ¡DE LOS VALIENTES SEA LA VICTORIA! ¡MUERA EL IMPERIALISMO EXTRANJERO! ¡VIVA LA PATRIA!…”                           
Es una parte del ejército que defendió la VUELTA DE OBLIGADO, junto a ellas, descansan del combate, vencidos por la fatiga tremenda y envueltos por la noche soldados de ropas destrozadas. Amanece. El día se presenta con calor. Ya no están los extranjeros: llevándose sus muertos han proseguido su marcha. Los soldados argentinos bajan a la costa, teatro de la fogosa lucha del día anterior. La emoción golpea CON FUERZA el corazón de estos hombres curtidos de luchas y sacrificios.

*SOY *

Yo lo encontré una tarde muerta de sonidos
En plena soledad de la llanura.

SOY JUAN MANUEL DE ROSAS, dijo.
Y enderezó el picazo.

Ni siquiera
Los cascos del caballo hacían su ruido:
Tan sólo estaba el hombre.

Nunca mires al cielo. Yo lo mire una vez.
No quiere el cielo a los hombres de esta tierra.
Hemos gastado la empresa
En inútiles aspavientos, para
Convertirnos en el gran antecedente de la cobardía.
Yo quise hacer orillas de acero
Y escupir a los rostros de los grandes
Como el colegial que presiente el futuro.
Regusté mis victorias pero
Muy demasiado pronto
Me apialó la traición. Quizá, peor aún,
La indiferencia.

Nunca mires al cielo. Es cosa de poetas
Y tu tierra necesita milicias.

Me dio la espalda despacio.

Giró luego su cabeza y me fabricó destellos azules
Con sus ojos de viejo enérgico.

SOY JUAN MANUEL DE ROSAS, dijo.
Y se metió, despacio, de nuevo en la llanura.  


El potencial universal de la Hispanidad no conoce fronteras. El Padre LEONARDO CASTELLANI – sin discusión una de las cabezas mejor pensantes del nacionalismo argentino – nos ha hecho llegar una reflexión sobre JOSE ANTONIO PRIMO DE RIVERA. Aunque el tema no está ligado a nuestra tarea de revisión histórica las líneas que van a continuación recrean un biotipo de héroe íntimamente nuestro por la condición heredohispana de la argentinidad.
De allí – de esa irrenunciable potenciación de nuestros valores – la razón de esta página. A. S. G.  


*LA PÁGINA DE LEONARDO CASTELLANI*


JOSÉ ANTONIO PRIMO DE RIVERA es un capítulo de la Gran Historia de España – y Universal.
Es un hombre que se puede decir vivió 5 años – y entró en los siglos.
Despertado a la acción política por la desgracia de su padre el “Dictador”, fue diputado, periodista, poeta y jefe; fundó un movimiento, la Falange Española, entre la Derecha y la Izquierda (o sobre ellas) que tomó rápido vuelo y fue perseguida con saña no sólo por los izquierdistas; también por los “católicos” de GIL ROBLES y ANGEL HERRERA.

JOSÉ ANTONIO fue encarcelado unos tres meses antes del Levantamiento Nacional. Trasladado de Madrid a Alicante para ocultarlo: sin ningún delito, al contrario: absuelto de todo cargo por el Fiscal de Estado el 30 de abril de 1936, vigente ya la República. EL 20 DE NOVIEMBRE de ese año, 1936 fue ilegalmente fusilado -  o sea, asesinado; lo mismo que CALVO SOTELO y RAMIRO DE MAETZU, monárquicos.
Los tres habían abrazado la misión de ilustrar al pueblo español acerca lo que venía, con riesgo de la vida – riesgo a ojos abiertos aceptado.

FRANCISCO FRANCO, cazurro y callado, heredó sus ingentes trabajos. Heredero legítimo, porque él tenía la fuerza; o podía hacerla. J. A. le trasladó su mando implícitamente en la preclara CARTA AL GENERAL Franco del 24 de septiembre de 1934; desde el calabozo, J. A.  consiguió colar órdenes de jefatura a la Falange; y manifiestos breves de soberana lucidez: el último, el día mismo del Levantamiento, poniéndose a sus órdenes. Después de él, un estatuario TESTAMENTO, escrito con la soltura de una carta familiar.

Una sola vez en sus muchas alocuciones contempla J. A. la posibilidad de una vida larga:
“…cuando seamos viejos, podremos decir a nuestros hijos…”. Docenas de veces mira de frente a su destino real, la vida oblada a la Patria: “En cuanto a mi próxima muerte, la espero sin jactancia, porque no es alegre morir a mi edad; pero sin protesta”. A LOS 33 AÑOS.  
Su asombrosa acción política dura tan sólo 5 años (1931-1936), y es una verdadera cabalgata hacia el heroísmo – y el martirio. Lo que hizo, dijo y escribió en ese lapso, llenaría honradamente una vida de hombre. Periodista, parlamentario, orador, organizador y jefe, es un poeta en el fondo, mucho más sólido y grande que el mezquino GARCÍA LORCA; al cual las actuales tentativas de sublimarlo hacen sonreír. Poeta en su capacidad de síntesis y percepción de lo concreto: poeta de acción, entregado cuerpo y alma a la salvación temporal de todo un pueblo. Sus ideas capitales son pocas y extremadamente sólidas y claras:
“UNA NACIÓN ES UNA UNIDAD DE DESTINO EN LO UNIVERSAL”. “DESTINO” es aquí “EMPRESA, DIRECCIÓN, ASPIRACIÓN”, que estando situada arriba de los particularismos, localismos e intereses (“EN LO UNIVERSAL”) pone unidad en la variedad de un pueblo. Ese DESTINO actual de ESPAÑA es simple: hay que eliminar el hambre (700 mil familias de desempleados) y hay que abrir a los españoles un ideal nacional que los unifique y eleve. O sea, hay que romper las dos losas de plomo que oprimen a ESPAÑA: la de arriba y la de abajo.
¿Por qué está así ESPAÑA? J. A. lo pone en la palma de la mano con un análisis muy certero y sencillo del liberalismo finisecular: el capitalismo, el socialismo y el comunismo; en el cual análisis el autor junta a una impecable formación doctrinal la percepción exacta de la actualidad coetánea. Toda su doctrina política, inflamada de patriotismo, gira en torno de ese núcleo concreto.
La posterior realización de su ideal bajo el gobierno de FRANCO es, por supuesto, inferior al sueño; y los medios usados son también en parte diversos. La gigantesca reforma agraria para vencer al hambre endémica se cambió en la aumentación de recursos por varios arbitrios; y la grandeza europea de ESPAÑA se redujo a un EJEMPLO, que no es moco de pavo: de cómo se puede vencer al comunismo, de cómo el comunismo no es fatal – de lo cual ESPAÑA hoy el primero y el único ejemplo… “LA 2ª NACIÓN BOLCHÉVICA” que predijo LENIN es hoy la PRIMERA NACIÓN ANTIBOLCHÉVICA.

ESPAÑA es también un notable ejemplo de las “virtudes” del sufragio universal: 3 elecciones – 1931, 1933, 1935 – producen el acceso desenfrenado del bolchevismo al poder, seguido de una batahola infernal de asesinatos, incendios, sacrilegios y los más bestiales crímenes que el mundo no debería olvidar.

En 1931, unas elecciones MUNICIPALES (¡) dan al traste con la monarquía liberal y entronizan a la izquierda (AZAÑA); luego, a causa de infinidad de indignidades, las elecciones siguientes (1933) dan el triunfo a la CEDA (Confederación Española de Derechas Autónomas) encabezadas por GIL ROBLES. Gobierno que se revela enteramente ineficaz y estúpido; por lo cual las siguientes (1935) son ganadas por el FRENTE POPULAR (IZQUIERDAS UNIDAS) en el cual la minoría comunista se alza con la manija violentamente y comienza a salvajear en la península en la infernal forma que no se había nunca en el mundo. Todo esto vió, previó y calificó JOSE ANTONIO.

ESTA ES LA VOLUNTAD GENERAL DEL PUEBLO SOBERANO, que, SEGÚN ROUSSEAU y BALBÍN (de la UCR) NO SE EQUIVOCAN NUNCA.

EXCURSUS

Escribe LEONARDO CASTELLANI COMTE POMI

ROSAS PARA RAMOS

Leí un libro de JORGE ABELARDO RAMOS, EJÉRCITO Y POLÍTICA, editado por Sudestada, que vale la pena leer (aunque es mucha) y del cual daré cuenta en la revista JAUJA, en el próximo número.
Me ocupare aquí solamente del breve capítulo sobre ROSAS (Pág. 47). “DICE EL EVANGELIO QUE EL NÚMERO DE LOS TONTOS ES INFINITO”, afirma RAMOS. No lo dice el Evangelio. En cambio RAMOS usa la frase “LA VERDAD OS HARÁ LIBRES”, sin saber que esa sí la dice el Evangelio. Se ve que ha leído el Evangelio tanto como la bibliografía seria acerca de ROSAS – o esta la habrá leído con antiparras. El Capítulo sobre ROSAS Y EL EJÉRCITO es el peor de todo en el número de los infinitos sincateromáticos.  
Lo único que corresponde al título son 7 líneas del párrafo 3º (Penúltimo) donde dice que ROSAS  tenía un ejército bien montado mientras los ejércitos de las Provincias se debatían en la indigencia. Esto constituye para él un gran reproche a ROSAS, mientras en el capítulo siguiente eso mismo constituye un gran mérito de URQUIZA; el cual hizo “LA ORGANIZACIÓN NACIONAL”, suprimiendo por ende las aduanas interiores y los ejércitos provinciales.
Pero si ROSAS  hubiese subvencionado los Ejércitos Provincianos (lo que podía hacer) RAMOS lo acusaría sin duda de haber fomentado guerras civiles y el ataque suicida a su mismo gobierno. Profesa una ardiente ojeriza al gaucho de Los Cerrillos (que para él no es gaucho sino capitalista) lo mismo que a la Iglesia Católica y a la “oligarquía porteña”; tres ojerizas que no son conciliables.

El resto de los reproches (que forman todo el capítulo) son pocas cosas que ROSAS NO HIZO, pues el autor ignora (adrede o no) las que hizo. Así, por ejemplo, su Ley de Aduanas de 1835, bien es verdad que liberó la artesanía “primitiva” de las provincias (a lo cual por cierto se dirigía directamente) pero fue solamente “una defensa pasiva”; no existió la tecnificación, la planificación, la racionalización, la estructuración y la acardumenización, lo cual era la obligada “defensa activa”. Con este método (que supongo es ramo de la “metodológica marxista” que profesa el autor) se podría hallar faltas hasta en el Padre Eterno.
La razón porque “se detiene” ante esta “defensa activa” (que incluiría investigaciones sobre el átomo) es que “su pregonado nacionalismo tenía límites”. Ciertamente; y el de ABELARDO RAMOS muchísimo más. Ahora, dentro de esos límites ROSAS HIZO LO MÁS GRANDE QUE HAYA HECHO UN GOBERNANTE DEL PAÍS, y dentro de los límites de RAMOS, mejor no hablar.
“ROSAS POSTERGÓ MIENTRAS LE FUE POSIBLE LA ORGANIZACIÓN NACIONAL”. Este reproche puede encerrar una verdad: “ROSAS POSTERGÓ LA ORGANIZACIÓN NACIONAL PARA CUANDO FUERA POSIBLE”. Verdad parcial, pues en realidad no la postergó, más trabajo continuamente hacia ella.
Finalmente, el trueno gordo: “toda la política de ROSAS se dirigía a exportar en paz su sebo, su cuero y su trabajo”. Ya está: sumamente sencillo. En consecuencia, TODOS LOS GANADEROS SE HICIERON FEDERALES – pues los del “Grito del Sur” no existen o no cuenta; de donde se deduce que ROSAS era capitalista y no tenía ninguna política, si no es la del Mercado de Liniers.
Así que todo lo que hizo ROSAS está ignorado; pero lo que dejó de hacer y RAMOS va a hacer, lo hunde.
Me dirán que así se escribe la filosofía de la historia. Es verdad, la filosofía marxista.

Comentario: JORGE ABELARDO RAMOS – izquierda nacional – frente de izquierda popular – nacionalismo-marxismo – trotzkismo de la IV Internacional – marxismo de Indias – confederación bolivarista – socialismo del siglo XXI, ¿y ahora que?  
Atención: ¡¡con los trucos de los trotzkos¡¡
    
FINAL:
ENEAS: DERROTADO EN LA GUERRA, FUGITIVO, NAVEGANTE RUMBO A UNA TIERRA (META) IGNORADA POR ÉL. DERROTADO POR LAS ARMAS DE LOS ENEMIGOS, PERO INVICTO EN SU PIETAS. TANTO, QUE JURARÁ AL REY LATINO ANTES DEL DUELO FINAL CON TURNO: SACRA DEOSQUE DABO, YO DARE LOS SACRIFICIOS, LOS DIOSES. Y QUIEN PUEDE OFRECER SU PROPIO AMOR A LO DIVINO, DEMUESTRA QUE TIENE UN TESORO  INFINITAMENTE SUPERIOR QUE EL BOTÍN QUE HA ROBADO ÁVIDAMENTE EL ENEMIGO VENCEDOR.

Hoy en día el SOL INVICTUS que resplandeció sobre Saxa Rubra parece estar oscureciendo por el fulgor falaz de ídolos de barro. Las puertas del templo de JANO están nuevamente abiertas en estos tiempos de guerra interior y exterior y de convulsiones últimas. Pero el hombre contemporáneo, confundido por falsos maestros, no sabe penetrar el misterio metapolítico de la tercera cara del dios; y en las dos caras conocidas ya no vislumbra la fuerza dinámica y creadora del universo. Sólo ve en ellas el espejo donde  se refleja la doblez embustera del poder criptopolítico que domina tanta parte del mundo: un poder profano, impuro, antitradicional que, olvidándose del magisterio solar de ROMA CAPUT MUNDI, se arrodilla ante un nuevo Becerro de Oro: emblema sombrío de la globalización de los mercados y del poder corruptor del dinero.
Al hombre tradicional contemporáneo, heredero del magisterio universal de ROMA, queda todavía el extremo recurso de la fe antigua y nueva propiciada por la Ciencia Sagrada del verdadero Dios, Uno y Trino, prefigurando misteriosamente en el rostro de JANO.
Sólo por esta fe positiva, la ROMA eterna podrá restaurar nuevamente la PAX AUGUSTEA de la tradición hiperbórea.
Entonces las puertas del templo de JANO serán selladas y su misterioso legado estará custodiado por ángeles armados de espada.  

(REVISTA NOEIN, Fundación Decus, nº 3, 1998, p. 46, 47, 73: prof. PIETRO SIENA y Arq. VITTORIO DI GIROLAMO C.)

*Lic. GABRIEL S. P. PAUTASSO, DNI 7.976.474, calle 29 de Mayo 910, Bº Parque Alameda, 5016 Córdoba Capital. Te. (0351) 4-615893.
Editó: gabrielsppautasso@yahoo.com.ar


L´EXORCISME exorcisé, restituí en son intrépide et native pureté, rayonnera partout la Verité que Satan abatí provisoirement réussi â occulter. La Vérité libérera l¨Eglise (Jn. VIII, 32). L´Exorcisme vierge, ardemmet vécu et récité, opérara, “par l´intercession de la Vierge inmaculée Mère de Dieu, de Saint Michel Archange, de  Saint Joseph époux de Marie, des saints Aportes Pierre et Paul et de tous les Saints”, que le père du mensonge sois expulsé du “Lieu oú fut institué le Siege du bienheureux Pierre et la chaide de Vérité”.
En la Fête de las très SAINTE TRINITÉ. Dimanche 17 juin 1984. Mgr. M. L. Guérard Lauriers.