domingo, noviembre 02, 2008

Foro Argentino sobre Antisemitismo internacional

Por Luis Mendiola (Buenos Aires)

El Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI) y la B’nai B’rith Argentina organizaron el Foro Argentino sobre Antisemitismo Internacional, que se llevó a cabo en la sede del CARI el 6 de agosto pasado. Del acto de apertura participaron Adalberto Rodríguez Giavarini, presidente del CARI, el Vicecanciller Victorio Taccetti, Moishe Smith, presidente de la B’nai B’rith Internacional y Boris Kalnicki de la B’nai B’rith Argentina.

Los expositores desarrollaron sus temas con precisión y brillo. La primera mesa, moderada por el embajador Fernando Petrella, consideró “El nuevo antisemitismo”. En ella Robert Wistrich, profesor de la Universidad Hebrea de Jerusalén, intentó establecer los parámetros de la cuestión, describiendo el desolador panorama del antisemitismo actual, especialmente en algunos países europeos, a pesar de los reiterados esfuerzos por combatirlo por parte de organizaciones, como la OSCE (Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa), o por Estados, como las iniciativas del Congreso de los Estados Unidos o el Parlamento Británico. La perseverante negación de la Shoah, o el arreciar del antisemitismo entre algunos sectores ideológicos en algunos países árabes y asiáticos son fenómenos en expansión y consolidación. El discurso de Wistrich sonó como una enérgica alarma, que no suele llegar ni repercutir en nuestro medio. Si bien son conocidas las amenazas iraníes contra el Estado de Israel y la tensión permanente en la región medioriental, no alcanzan tanta difusión los episodios penosos y vergonzantes en algunos países europeos donde el acoso y la exclusión israelí alcanzan niveles patéticos. Wistrich señaló –y quizá sea éste el mayor aporte de su intervención-que con la actual ideología pretendidamente “de izquierda” en Europa se anatematiza no sólo lo israelí –el Estado mismo- sino incluso lo judío como tal. Wistrich propone formas de lidiar con este mal, aunque reconoce lo difícil de la tarea. En la misma mesa participaron Mónica Pinto, ex Vicedecana de Derecho de la UBA y el canciller de Uruguay Sergio Abreu, ambos con exposiciones atinadas.

En la segunda mesa –moderada por Eduardo Khon, director para Latinoamérica del B’nai B’rith- participaron: Claudio Escribano, de La Nación, el juez Daniel Rafecas y Pablo Jacovkis, matemático, ex decano de Ciencias Exactas de la UBA. Con su vasta experiencia periodística, Escribano ofreció un panorama referido a nuestro pasado. El juez Rafecas aportó detallados elementos jurídicos tanto locales como internacionales. El Dr. Jacovkis, aun reconociéndose “no especialista”, dio una explicación excelentemente razonada de la cuestión, sobre la base de la experiencia argentina, pero trascendiéndola con holgura. Su clasificación de los antisemitismos es relevante porque incluye viejos pero también nuevos elementos, como los intelectuales “con buenas intenciones” –concede (generosamente)- antiissraelíes y antisionistas, “a veces de izquierda”, agrega (con más generosidad aún).Pero es el mal denominado “progresista” el que más le preocupa (y no sólo a él). Los ejemplos locales señalados por Jacovkis son altamente significativos y es valioso recordarlos, como declaraciones públicas de intelectuales del “genocidio israelí” (en ocasión de la última guerra en territorio libanés) calificándolo como “no se ha visto nada igual” (de perverso) y sin ninguna contrapartida respecto de Hezbollah. Es oportuno que alguien muestre así hasta qué punto puede exagerarse en esta cuestión. Jacovkis recordó también el pasado antisemita en las ideologías de izquierda, y ejemplos extremos particulares como la ex Unión Soviética. Y eso viene muy bien hoy, cuando la memoria flaquea o se distorsiona el recuerdo.

La tercera y última mesa contó con la ministra de la Corte Suprema de Justicia, Carmen Argibay y con Dan Mariaschin, vicepresidente ejecutivo de B’nai B’rith Internacional. El cierre estuvo a cargo del canciller Jorge Taiana.

Cabe subrayar el alto y valioso nivel general del Foro, seguido por un numeroso público –más de 200 personas- que colmó el CARI durante todo su transcurso. Es encomiable y positivo que ambas instituciones hayan cooperado para llevarlo a cabo y se haya desarrollado tan satisfactoriamente.

FUENTE:
REVISTA “CRITERIO”, N° 2341, SEPTIEMBRE DE 2008, págs. 518/519

Editó Gabriel Pautasso
Instituto Eremita Urbanus

VOLVER a la portada de Diario Pampero