jueves, noviembre 13, 2008

Plegaria de la Gran Duquesa Olga (1918-2008: 90 años)

PLEGARIA DE SU ALTEZA IMPERIAL LA GRAN DUQUESA OLGA,
ASESINADA EN EKATERINBURGO, SIBERIA, EL 17 DE JULIO DE 1918,
CON TODA LA FAMILIA IMPERIAL DEL ZAR DE TODAS LAS RUSIAS, SU ALTEZA IMPERIAL NICOLÁS II ROMANOFF.

* Plegaria escrita en Tobolsk. Trasmitida por la CONDESA HENDRIKOFF, asesinada después por los bolcheviques (comunistas). Traducido al francés por M. BOTKINE, ex ministro de Rusia, hermano del doctor BOTKINE, asesinado con el ZAR NICOLÁS II (1894-1918) y de la Emperatriz ALEXANDRA y sus hijos.

Danos, Señor, paciencia
En estas horas llenas de amargura.
Nos cerca despiada en su demencia
Frenética la plebe, y ya con dura
Mano el verdugo apresta la tortura.

Danos la fuerza, Señor Omnipotente,
Para dar el perdón, aunque anegada
Se ve el alma de oprobio; y mansamente
Llévanos a tu cruz ensangrentana.

Nos cerca el enemigo en lo más recio
De deshecha tormenta,
Y somos su irrisión y su desprecio.
¡Oh, piadoso JESÚS!, salva y alienta
A quien tan solo va entre tanta afrenta.

Tú, que todo lo puedes,
Conforta con tu mano poderosa
Nuestras almas cogidas en las redes
De la angustia y terror que las acosa.

Del sepulcro entreabierto
Roza ya nuestra frente el soplo helado;
Va hacia la muerte el pecho confortado
Con tu poder, y con tu amor cubierto.
Haz que la voz de su latir ya incierto
Perdone con amor de Ti imitado
Y ore por quien nos odia despiadado.

El historiador LEÓN DE PONCIS en su obra “Las fuerzas secretas de la Revolución FM – JUDAÍSMO”, Ediciones Fax, Madrid, 1928, 263 páginas, nos dice en su prólogo:

“Asistimos en la actualidad (año 1928) a un inmenso movimiento revolucionario, cuyos orígenes hemos de buscar en la Revolución francesa de 1789.
Este movimiento se ha generalizado por toda la Tierra, tiene profunda significación y extraordinaria importancia, pues amenaza acabar con la civilización.
La suerte de la humanidad de él depende. Debemos poner, por consiguiente, todo interés en conocer sus causas y sus consecuencias, para de este modo saber a dónde vamos.
Pero entre las fuerzas revolucionarias existen dos que, aunque ocultas e ignoradas de muchos de ellos, no son de menor importancia.
La Francmasonería y el Judaísmo.
Esta son las dos fuerzas que nos proponemos dar a conocer. El fin de esta obra no es aportar documentación inédita sobre el tema, sino exponer y resumir el conjunto de la cuestión al lector que quiera enterarse de la materia”. (página inicial).

Otro historiador-periodista SERGIO DE CHESSIN, nos acerca el testimonio del EMPERADOR-ZAR NICOLÁS II.
“Durante ayer y hoy – interrumpió el zar – he reflexionado mucho, y estoy decidido a abandonar el trono. Hasta las tres de la tarde creí que lo más oportuno sería abdicar a favor de mi hijo. Pero luego me he convencido de que me falta valor para separarme de él…”. (pág. 41).

Y después de una pausa, con la voz siempre sosegada, segura, añadió: “Creo que ustedes se harán cargo de esta flaqueza mía”. Hasta aquí SERGIO DE CHASSIN, en su obra “La locura roja – Aspectos y escenas de la revolución rusa (1917-1918)”, traducción de Gaziel, 2ª edición, Seix y Barral Editores, Barcelona, 1921 Librería Subirana, Barcelona, 1921, 326 págs.

Finaliza el autor citado: “LO MÁS EXTRAORDINARIO DE LA CAÍDA DE NICOLAS II FUE LA INDIFERENCIA ABSOLUTA CON LA ACOGIÓ EL PUEBLO, EL MISMO PUEBLO QUE, POCOS DÍAS ANTES, PARECÍA VENERAR AL MONARCA”. (pág. 45)

Editó Gabriel Pautasso
Diario Pampero
nº 79

VOLVER a Diario Pampero