domingo, septiembre 26, 2010

*CANCIONERO DE CÓRDOBA p. Don JULIO VIGGIANO ESAIN*

*CANCIONERO DE CÓRDOBA p. Don JULIO VIGGIANO ESAIN*

*FOLKLORE. Cancionero popular de Córdoba, T. I y II. Poesía Tradicional (Coplas). Dirección General de Publicaciones. Universidad Nacional de Córdoba. 1971. Publicación del Instituto de Estudios Americanistas de la Facultad de Filosofía y Humanidades, erigida en 1947.*

Editó: Lic. Gabriel Pautasso

*Una noche la charla recayó sobre Lugones. En medio de ella, con emoción y entre otras muchas cosas, nos dijo: “Todas las mañanas después de leer el Breviario, me deleito leyendo “Las Montañas de Oro”. Es algo extraordinario…Siempre pienso que el mayor pecado de LUGONES es haber nacido en estas tierras, porque ni DANTE ni HOMERO hubieran tenido a menos ir del brazo con LUGONES”. (JULIO VIGGIANO ESAIN, T. II. p. 337). *  Dulce et decorum pro patriae mori!

*Yo por ninguna mujer
Que me desengañe lloro,
Ni tampoco yo le imploro
A que me vuelva a querer*  
*Coplas histórico-patrióticas*

VIVA JESU CHRISTO,
VIVA FERNANDO 7º,
VIVA LA PATRIA,
VIVA EL REY.

¿Quién causo al inglés estrago?
¿quién nos supo defender?
¿quién trajo lucida gente?
Santiago Liniers, valiente.

Por más que el inglés intente
Volvernos a conquistar
Siempre lo ha de castigar
Santiago Liniers
SANTIAGO valiente.

Irigoyen y Obarrio premiados,
Sólo falta ver remunerados
Como héroes defensores
Como héroes defensores
A Vivar y Fernando Mascareño.

La suerte está echada
Todo va a acabar,
Le llegó la hora
Al General Alvear.

Los desmanes oprobiosos
Alcanzaron a finar
Cuando del mando bajaron
A Carlos María de Alvear.

Vuélvase pronto, 
Cúrase el mal,
Que Dios lo asista
Mi General.

Del Fraile Muerto al Segundo
No ganó López pa´sustos
Cuando espiraron las tropas
De don Juan Bautista Bustos.

La victoria sus lauros
Le dio al General
Córdoba dio a Bustos
Gloria eternal.

Del Fraile Muerte al Segundo
Vino Bustos con su gente,
Y a su paso todos dicen:
¡Lauros a ese valiente!

Mientras gobernó mantuvo
Paz, orden, felicidad,
Desde que faltó no hubo
Gusto ni tranquilidad.

Córdoba está de duelo
Vencida en la triste lid,
Pacheco puso su planta
Arrojando a Lamadrid.

Ya está en Córdoba Lamadrid
Con sus tropas, sus aperos,
¡Gloria eterna acompañe
A estos valientes guerreros!

Con un puñado de valientes
de Pocho llegó Aparicio,
Para salvar a Córdoba
De un horrendo sacrificio.

Con sus valientes soldados
Vencerá el General
La amenaza sobre Córdoba
Del ataque Federal.

Ejemplo de honradez, humano,
Modesto, generoso,
Modelo al ciudadano,
Al padre y al esposo.

El laurel de la victoria
Alcanzado en Santa Rosa
Será página gloriosa
En los fastos de la Historia.

En la puerta de mi casa
Tengo un palo de altamisa
Para colgar la cabeza
De Justo José de Urquiza.

En la puerta de mi casa
Teng´un cuchillo filoso
Pa´degoiar a Urquiza
En cuánto iegue mi esposo.

En la puerta de mi casa
Tengo colgada una flor
Para prenderla en su pecho
Si pasa el Restaurador.

Santiagueño soy, señores,
No les niego mi nación,
En la copa é mi sombrero
Traigo la Federación.

En la puerta de mi casa
Tengo una piedra verdosa
Con un letrero que dice:
Viva el General de Rosas.  

El que con salvaje
Tenga relación
Varazo y degüello
Por esa traición.

Que el santo sistema
De Federación
Les da a los traidores
Violín y violón.

Varazo y varazo
Por esta traición,
Viva el General de Rosas
Y la Santa Federación.  

La bandera de sangre
triste divisa
se deshizo en Caseros,
¡que viva Urquiza!

Mal la vida finaliza
El que a ser traidor empieza,
Le cortarán la cabeza
A Justo José de Urquiza.

Ella ha dado a Justo Urquiza
Por ser loco bien se ve,
El oprobio se eterniza
De Justo José de Urquiza.

Ella ha dado a Justo Urquiza
Ese valiente entrerriano,
Que volteó a Rosas, el tirano,
El año cincuenta y dos.

Por la Plaza del Parque
No se puede pasar,
Porque dice la tierra
Todos me tragarán.

Por la calle del Parque
No se puede pasar,
Porque dice la guardia
Arrincónemelá.

Por el bajo del río
Apunta el guardia, sn luz,
¡alto! ¿quién vive?
¡Ay! Jesús, ¡ay! Jesús.

Muera Lavalle
Y los correntinos
Que en Quebracho Herrado
Fueron vencidos.

Brilla el sol en los aceros,
Grita el bronce del clarín,
A su paso los granaderos
de José de San Martín.

Brilla el sol en los aceros,
Grita el bronce del clarín, 
Triunfaron los granaderos
De José de San Martín. 

Cielo, cielito y más cielo,
Cielo de los Federales,
Blanca y celeste la insignia,
De punzó las iniciales.

Cielo, cielito y más cielo,
Cielito siempre cantá
Que l´alegría es del cielo,
Del cielo la libertad.

Viva López, viva Bustos,
Corvalán, Ortiz, Quiroga,
Tan sólo sólo Ibarra y Ferré
Sobran para aquella droga.

Si Lavalle ha fusilado
A Dorrego en el Navarro
Campo infausto, la Nación
Castigará tal desbarro.

Isidora, la federala,
Con el Almirante “Brun”,
Bailaron la refalosa
Sin que ganara el betún.

Cielito, cielo de plata,
Cielo de la montonera,
Aunque no tienen cultura
No harán acción tan grosera.

Cielito, cielo de errores,
Cielo de los levantados,
Renacen como el pelícano
De ella, miles de soldados.

Cielito, cielo de acasos
Que en este mundo suceden,
Vemos cositas tan raras
Que ni pensarse se pueden.

En Caaguazú se han echado
Unas senas  prodigiosas,
Cuando Paz tire otro dado
Dirá el eco murió Rosas.

Cielito y gloria del cielo,
Cielito de federales
Que han de triunfar, animosos,
Como en todas las edades. 

 Cielito, cielo y más cielo,
Cielito del desencanto, 
Ha quedado el campo marchito
A fuerza de llóver tanto.

Cielito de los civiles, 
Cielo de vías legales,
Que siempre secta unitaria
Reclama de federales.

Este es el cielo de los cielos
Que hemos todo de cantar
Porque ya los unitarios
Nos quieren esclavizar.

En el siglo de las luces
Que tanto han vociferado,
Vemos atentados bruscos
De un pueblo incivilizado.

Cielo del Tajamar
¡ay! Cielo, cielito, cielo,
Cielo ahora han de callar
Y andarán todos por el suelo.

Patriota, el mate
De chicha llenad,
Y alegres brindemos
Por la libertad.  

Todo indio sostenga
Con el pato en la mano
Que a todo tirano
Ha de aborrecer.

El seviche venga
La guatia enseguida
Que también convida
Y excita a beber.

Tanta capa colorada
Y tanto zarcillo de oro
Han sido causa en América
De luto, miseria y lloro.
El amor que te tengo
lo he confesado
Y el confesor me dijo
Que no es pecado.

El amor es una araña
Que con cautela
Despacito en el alma
Hace su tela.

Digo que no eran dedos
Los de esa mano,
Tan sólo claveles
De a cinco en ramo.

Por Dios si no me quieres
Ni siquiera me mires,
Ya que no me prefieres
No me cautives.

Primero hizo Dios al hombre
Y después a la mujer,
Antes se hace la torre
Y la veleta después.  

Aquí en la Casa Lugones
Está la Cruz soberana
Que el Padre Esquiú levantó
En la Villa Riosecana.

Bustos tomó en el Retiro
Con dieciocho milicianos
Toda una compañía
De doscientos britanos.

Don Juan Bustos de Arribeños
Con dieciocho milicianos
Carga con valor sobre ellos
Y se rinden los britanos.

Las muchachas porteñas
En la campaña
Bailarán con Lavalle
La media caña.

Vente, pues, vano Lavalle
Si quieres medir tu espada
Que con Dorrego indefenso
Acción fue muy degradada.

A la huella, huella,
Huella sin cesar,
Se murió Quiroga,
Nuestro general.

A la huella, huella,
Huella de adalid,
Que muera Rosas,
Viva Lamadrid.

Cielito, cielo que sí
El cielo de Carlos de Alvear
Que con Lavalle a Dorrego
Se han propuesto fusilar.

Muera el salvaje Lavalle
Y el Guarda Chanchos,
Que ni pa´pasto sirven
De los caranchos.

Cielito, cielo de Rosas
El general de campaña
Que en venirse a Santa Fe
Hizo una gallarda hazaña.

Este es el Triunfo, niña,
De los patriotas,
Que caían los godos
Como gaviotas.

Cielito y cielo nublado
Por la muerte de Dorrego,
Enlútense las provincias,
Lloren cantando este cielo.
Su nombre grabamos
En el tronco bruto
Del árbol que el fruto
Debe a San Martín.  

Allá va la bala
Por el cañadón
Que la manda Rosas
Para una traición.

La sangre que derramó
Lavalle tan sin miramiento
En Navarro de Dorrego
Despide un fatal aliento.

Se juntaron los cordobeses
Y partieron a Pavón,
Yo fui soldado de Urquiza,
Me ví en tan fiero peleón.

Este es el Triunfo, niña,
De una y mil veces,
Qué bonito lo bailan
Los reinafeses.

Abajo los unitarios
Grita la gente,
Con don Juan Manuel de Rosas
Que viene al frente.

Palomita blanca
Que cruzas el valle,
Andá a decirle a todos
Que ha muerto Lavalle.

Mi patria y la gloria
Se hicieron amigas,
Porque fue esta tierra
La cuna de Artigas.

Este es el Triunfo, madre,
De los CORDOBESES,
Que bonito lo bailan
Los reinafeses.

Cada vez que me acuerdo
Del Sauce Grande
De mi corazón brotan
Gotas de sangre.

Así cantaba don López
El día de la eleición,
Siempre gana el comisario
Dueño é de la situación.

Esos alquilones gritan
Viva Urquiza y entre tanto
Se burlan de Don Justo
Y del Espíritu Santo. 

*Coplas políticas*

*A Perón le doy la vida
Y a Quijano el corazón,
Y a Tamborini y a Mosca
Cuatro velas y un cajón.*  

Es al cuhete que le pelíés
Dijo el Peludo en la cueva, 
Carcanito será otra vez…
Tronando pueda ser llueva.

El pueblo dice:
El Peludo sí,
Y el pueblo dice:
Cárca…no…

El pueblo cordobés
Agarro al Peludo é la boca,
Y llenó todas las urnas
Con votos pa´ Julio A. Roca.

Aguirre Cámara-Alonso
Dice el pueblo: pasarán;
Pasarán p´al cementerio
Y allí solos quedarán.

Ahí anda diciendo Tito,
Pasaremos, pasaremos,
Ya lo creo, amigo Tito,
Al gobierno llegaremos.

¿Qué quieren los chuchumecos
Con ese Palacio-Astrada?
Puro jarabe de pico
Y después una parada.

Dicen los radicales
Que esta vez serán primeros,
puede ser, pero quien sabe
Si hay dedos pa´ guitarrero.

Obispo Trejo verá
Salir triunfante a Palacio;
Viva Núñez, viva Cárcano
Va tronando en el espacio.

Para correrle a su pingo
A Medina Allende lo tengo,
Va iegar, no más, primero,
Por más que el hombre sea rengo.

Los demócratas son máistros
Pa´cer votar  los muertos,
Pues dejan en la eleición
Los cementerios desiertos.

Decían los chuchumecos;
¡si esto es una bicoca!
Nadie le puede ganar
A Julio Argentino Roca.
Decían los chuchumecos:
Se va con R    oca ande quiera,
Y así, no más, fue la cosa,
Fueron a la escupidera.

Olmos la lleva en fija,
Dicen los carcanistas,
La trenza ya la han formado
Marcando todas las listas.

Del Peludo fue Tulumba
Su tumba,
Y fue Unión
Su defunción.

Viva Alem, viva Irigoyen,
Viva Amadeo y Cabral,
Viva Córdoba la docta
Y el Partido Radical.

Con esos gauchos matreros,
Loza, Borda, Arturo Bas,
Décime viejo y Peludo
¿con esos, adónde vas?

Adelante radicales,
Adelante sin cesar,
Viva Hipólito Irigoyen
Y el partido radical.

Aunque lleva y aunque truene
Y aunque sople el vendaval,
En la cima ha de flamear
La bandera radical.

Amigazo, hay que esperar
El veinticuatro é Febrero,
Verán de los Laboristas
Un gobierno verdadero.

Aquí están,
Estos son
Los muchachos
De Perón.

El año cuarenta y seis
Todo era cintas y flecos
Y vino Don Juan Perón
Y sacó a los chuchumecos.

Don Argentino Auchter
Es hombre de ley, caracho,
Justo, leal y bravo
Como un buen loro macho.

El año novecientos treinta
Voltió Uriburu a Irigoyen,
señoritos radichetas
Es así, cómo lo oyen.

Don Félix con los cadetes
Salió de Campo de Mayo, 
Los ingleses muy contentos;
Allí que los parta un rayo.

Don Ramirez y Don Rawson
Espiantaron los Castillos,
Porque asigún se decía
Era un gobierno de pillos.

A Irigoyen lo llevaron
A la isla Martín García, 
Y dicen los radicales
Que Uriburu se reía.

Uriburu y De la Torre
Andaban del brazo unidos,
Y en Buenos Aires las urnas
Cantaron Pueyrredón-Guido.

Irigoyen puso a Alvear
Y entre medio puso a Elpidio,
Y la gente mal pensada
Dice que fue un suicidio.

CÓRDOBA tuvo a Núñez,
A Olmos, Cárcano y Roca,
Con esos a los radichas
Les taponaron la boca.

¿Qué se podrá esperar
De Alvear o de Tamborini?
Todo es cruzarse de brazos,
Puro hablar y macanini.
¿Y qué lo que no decían
De Castillo y del Ortiz?
Que aquel es un viejo pillo
Y éste es un gato mis, mis.

Todo va como en aceite
Con Noel el Intendente,
Y todo va sobre ruedas
Con Alvear de Presidente.

¿Qué quiere el rioja Pelagio,
Pobrecito buey corneta,
Con un ojo taponao
Camino a La Recoleta.

Fray García
Que estás en la Rectoria,
Rezando un Ave María
Con toda hipocresía.

Senado y política
Altivo abandona,
renuncia al Partido,
Renuncia la banca.

Cual otro Quijote
Contra estos molinos,
Veinte años Molina
Valiente luchó.

Y en esta batalla
Tan larga, Molina,
Perdiendo la boina
Molido quedó.
Pues el gobierno hará mal
Accediendo a esos pedidos,
¿acaso los asistidos
No se murieron igual?

Por los mismos caminos
De escépticos ideales,
Van altivos radicales,
Cual errantes peregrinos.

Preside el triste velorio
De la muerta convección,
¿logrará con tal destino
La propia resurrección?
Mientras gruñéndose están
Con gesto fiero y avieso,
Escápase con el hueso
Diligente el otro can.

Quiero decirte, Peludo,
Que yo no soy un cualquier
Pa ´tenerme como poste
Recostao en la tranquera.

Muera Sansón
Con todos los filisteos
Y el que venga atrás
Que arree.

Sobre las mansas olas del río
Su cuerpo frío flotando va,
El que cruzara tantos torrentes
Y en tantas aguas supo nadar.

He aquí que dijo Nores
Árbol sin fruto no sirve,
Y el doctor hachó las ramas
Pero quedó la raíz.

Molestado don Modesto
Ante tanto protocolo
Exclamó para sí sólo
Con un altanero gesto.

Moreno pintan a Dios
Morena es la Magdalena,
Moreno es el bien que adoro
¡viva la gente morena!

¡Guarda viejito
Que de esta vez te la doy!
Aunque viejito
Te la puede dar a Vox.

El fraude es un grave mal,
Por eso afirma el doctor
Que es su remedio mejor
Una cura radical.

Llevo por cortés y afable
Como buen embajador,
El mensaje de hidalguía
Del sentimiento español.

Con esa llave y ese candado,
Con la licencia donde se ve,
Su plata al público le ha costado
Y saliendo a Garzón, también.

Cazador, si liebre quiere
Deje ese inválido can,
Y vaya por sus cabales
Con la escopeta pin ¡P. A. N.!

Si desde el siglo pasado
Tanta plata se ha ganado,
Las bodas que ha celebrado
Claro es que de plata son.

Quien sabe con qué intención
El ministro Dr. Viso
Subrayar a Cortés quiso
Su falta de corrección.

Pero hay una conclusión
A que llega de cierto,
Que continúa el entuerto
En el C. de Educación.

Hay alguien que nos afirma
Que el señor gobernador
Con café tan superior
Decidió cambiar de firma.
Garzón lo plantó
Y Nores lo hachó,
Y el árbol sin frutos
Así retoñó.

Activo, amable, rico, jovial,
Hombre de empresa y de miga,
Que en el área de la espiga
Es el rey del cereal.

Desataron los caballos
De su coche aquella vez,
Mas hoy exclama Zeballos:
Héme en CÓRDOBA y a pie.

¿Qué quieren los chuchumecos
Correr con Palacio-Astrada?
Con Del Castillo-Illía
Ganamos en la largada.

Los demócratas en el mando
Son siempre bien conocidos,
Dejan al presupuesto
Con los bolsillos vaciados.

Cuando están en el sillón
Los benditos radicales
Todo es trabajo, honradez,
Todos son cantos triunfales.

Toditos gritan,
Toditos oyen,
Toditos cantan
Viva Irigoyen.

Le corro con Sabatini
Dijo Irigoyen,
Y los chuchumecos viejos
Ya casi ni oyen.

Iegó el momento, por fin,
De un gobernante ejemplar,
Pues CÓRDOBA ha de votar
Al Brigadier San Martín.

Le corro con Juan Perón
Al potro de Tamborini,
Y no le pido ni un voto
Como le da a Sabattini.

Catita verde,
 catita é limón, 
que VIVA LA PATRIA
y muera la Unión.

La madre quére a sus hijos,
El gaucho quére al facón,
Tamborini quére la mano
Y el pueblo pide a Perón.

A PERÓN LE DOY LA VIDA
Y A QUIJANO EL CORAZÓN
Y A TAMBORINI Y A MOSCA
CUATRO VELAS Y UN CAJÓN. 

La situación se ha mudado
Que viva el gobierno nuevo,
De la Nación me ausentó,
¡buena esperanza tenemos!

Ha sonado ya el clarín
Del partido peronista,
Ya no habrá quién se resista
Al paso de San Martín.

SUBE LA PAPA,
SUBE EL CARBÓN,
Y EN LA MONEDA
SUBE PERÓN.

Para EVITA la medalla,
A Perón el medallón
Y para todos los contrarios
Cuatro velas y un cajón.

Viva y viva la luna,
Viva la flor del penacho,
Que viva JUAN D. PERÓN
Con sus valientes muchachos.

Con el bigote de los pitucos
Haremos un escobillón,
Para barrearlo la calle
Cuando se llegue Perón.

Viva la patria
Y viva Perón,
Y que viva Tulumba
Y el gobernador.

La araña corre la mosca
El gato corre el ratón,
A Tamborini lo corre
El laborista Perón.

Un cardenal suspiraba
En una planta é limón
Y en el suspiro decía:
Triunfó Domingo Perón.

En el suelo están las flores
Y en el cielo un romerón
Y en el centro de mi pecho
El partido de Perón.

En el cielo están las flores
Y en el suelo el algodón
Y en medio de los peronistas
EVA DUARTE DE PERÓN.

En el cielo están las flores,
En el suelo el almidón
y en el dentro de mi pecho
el retrato de Perón.

En el cielo ´tan las estreias
Y en el suelo el pavo real
Y en el tacho de la basura
El Partido Radical.

En el cielo hay un lucero
Que brilla con esplendor,
Y en el alma del obrero
El corazón de Perón.

Yo nada espero en la tierra,
La tierra no es para mí,
Tengo un voto por la PATRIA:
Hay que VENCER o MORIR.

En la orilla de la mar
Suspiraba una mandioca
Y en el suspiro decía:
Viva el Partido Demócrata.

A LA ORILLA DE LA MAR
SUSPIRABA UNA LANGOSTA
Y EN SU SUSPIRO DECÍA:
PERDIÓ TAMBORINI Y MOSCA.

*EDITÓ: gabrielsppautasso@ yahoo.com.ar  El bunker es un refugio para enfrentar a los bárbaros. Sopla el Pampero. Decía CATÓN el CENSOR, “DELENDA EST CARTHAGO” (HAY QUE DESTRUIR A CARTAGO) y destruir la invasión global, para una GRANDE ARGENTINA en una HISPANOAMÉRICA justa, libre y soberana. gspp. *
DULCE ET DECORUM PRO PATRIAE MORI!  


1 comentario:

Olga Fernández Latour de Botas dijo...

Me alegra mucho ver que se hayan puesto en esta página materiales recogidos por ese gran estudioso que fue don Julio Viggiano Esain. Felicito a quienes han tomado esta iniciativa y les agradezco que nos hayan acercado piezas tradicionales que a veces no se encuentran a mano para quienes nos dedicamos a estos temas. Un buen homenaje a aquel querido maestro.
Muy cordialmente. Olga Fernández Latour de Botas (botasmyol@sinectis.com.ar)