sábado, septiembre 18, 2010

“EVITA MONTONERA”

MONTONEROS, como principal organización subversiva, asume un proyecto ideológico mundialista, importado, que reniega de la Nación como protagonista de la historia patria, coincidente con el proyecto de dominación universal del marxismo-leninismo.

Editó: Lic. Gabriel Pautasso

¡ PATRIA LIBRE O MORIR!

¡ VIVA NICARAGUA LIBRE ¡

Número especial dedicado al triunfo sandinista.
*Órgano oficial del Partido Montonero en el año del lanzamiento de la contraofensiva popular. 1979-2010.
31 años. Agosto 1979. nº 25. 19 pp.* (Diez años justos del ataque sandinista-movimiento todos por la patria, del 23/I/1989 al cuartel de La Tablada).
“Nuestro hermano pueblo nicaragüense vivió 50 años sufriendo y combatiente al grito de  ¡Patria Libre o Morir! Para poder gritar todos juntos un día y esa vez para siempre ¡Viva Nicaragua!
Hemos tenido el honor y el privilegio histórico de poder compartir solidariamente algunos aspectos de los tramos finales de esta heroica lucha de liberación y tenemos la inmensa alegría de vivir, junto a nuestros compañeros sandinistas, el emocionante final de esta gesta libertaria que tanto nos ha hecho recordar los momentos en que el pueblo movilizado de nuestra Patria gritaba multitudinariamente “Se van, se van, y nunca volverán”.
Sin embargo, en nuestro país los militares gorilas volvieron y con más salvajismo que antes, la reacción oligárquica-imperialista se reinstauró con increíble y criminal violencia en 1976. La heroica resistencia de los trabajadores y el pueblo argentino, encabezada y conducida estratégicamente por nuestro Partido Montonero, han logrado agotar y desorientar el impulso y la estrategia iniciales de la dictadura; luego de tres duros y sacrificados años recién estamos en condiciones de iniciar nuestra contraofensiva popular.
En el mismo año (1979) en que nosotros iniciamos la contraofensiva popular nuestros hermanos nicaragüenses, bajo la conducción estratégica del Frente Sandinista de Liberación Nacional, finalizaban su ofensiva insurreccional contra la dictadura ya legendaria y aparentemente inamovible de la Familia Somoza. En este mismo año se produjo la insurrección iraní que acabó completamente con la dinastía imperial de los Palevi.  (Editorial, p. 3).
Nosotros mismos hemos vivido en Managua la experiencia de recoger del piso los implementos bélicos de algún ex omnipotente asesino de la ex Guardia Nacional que tiró su uniforme y sus armas para poder huir más velozmente sin ser identificado.
La experiencia de muestra que ninguna dictadura, por poderosa que parezca, es capaz de soportar la combinación explosiva constituida por la movilización insurreccional de las masas  trabajadoras, la sublevación de todo un pueblo, combinada con la lucha armada de una vanguardia revolucionaria surgida y amamantada de la propia historia nacional, de la propia experiencia de las luchas populares de su país.
Sabemos que no hay dos revoluciones iguales, que la historia, la cultura, el desarrollo económico y las condiciones políticas internas y externas de IRÁN o de NICARAGUA son distintas a las de nuestro país. (Editorial y continúa las 19 páginas).
*(Véase – cfr.: DIARIO PAMPERO nº 11 Para una serie de documentos de textos de Montoneros y del ERP. DIARIO PAMPERO nº 86 La concepción ebionita de ERNESTO CARDENAL. Tcnl MARIO ORSOLINI, “Montoneros, sus proyectos y sus planes”, Círculo Militar, Buenos Aires, 1989, 121 pp. con amplia bibliografía y documentación). Y, por último, DIARIO PAMPERO nº 251-Archivo Gabriel, “Montoneros, Sus grupos originarios” p. IGNACIO VÉLEZ CARRERAS, y más aún: “Origen y evolución de los movimientos paramilitares”, y otros similares artículos y temas sobre la OPM).*  

*LOS PRIMEROS HECHOS CULTURALES DE LA REVOLUCIÓN. *

La Cultura es la guerra de liberación.
La conciencia de la relación estructural entre cultura y revolución ya se expresa de manera muy clara durante la guerra de liberación. Los mismos conceptos de “guerrilla” y de “guerrillero” resultan transformados por la mutua penetración que se establece que se establece entre acción militar y acción cultural. Los dirigentes sandinistas utilizan constantemente esos términos al evocar la epopeya revolucionaria.
La primera y más acabada realización de esa síntesis la ven plasmada en la figura de SANDINO, al que consideran no sólo como el general, sino como expresión, a través de su vida y de su pensamiento, del hombre nuevo que la revolución intenta forjar. De tal manera, llegan a poner como objetivo de la cultura revolucionaria al “nuevo nicaragüense”, forjado a imagen de SANDINO, el hombre que piensa en los demás antes que en sí mismo. (BAYARDO ARCE, “El difícil terreno de la lucha: el ideológico”, en revista Nicaráduc. Nº 1, Managua, mayo-junio de 1980, p. 155.
El hombre que en su gesta hace posible la unidad de la lucha armada y acción educativa: CARLOS TÜNNERMANN BERNHEIM, “El sandinismo, factor de cultura”, presentación de la obra de JUAN BAUTISTA ARREIM, Nicaragua: revolución y proyecto educativo. Managua. Publicaciones del Ministerio de Educación, 1980, p. 11 o “Sandino: teoría y praxis pedagógica”. pp. 3134.  
Y por tanto es la experiencia de SANDINO a la que es preciso remontarse para trazar las líneas de la nueva educación. (CARLOS TÜNNERMANN BERHEIM, “El pensamiento pedagógico de SANDINO”, en Hacia una nueva educación en Nicaragua, Managua. Publicaciones del Ministerio del INTERIOR, 1980. (TOMÁS BORJE).
La herencia cultural de SANDINO es tomada y profundizada por el Frente Sandinista de Liberación Nacional al inicio de la década de 1960. El militante sandinista se caracteriza por su talla moral y política, que debe estar a la misma altura de sus cualidades estratégicas. Testimonios particularmente relevantes de CARLOS FONSECA, OSCAR TURCIOS, RICARDO MORALES, están recogidos en el fascículo ¿Qué es sandinista? , Managua, Ediciones de la Secretaría Nacional de Propaganda y Educación Política, 1980. Además, el mismo Frente no sólo se atribuye la tarea de afianzar la soberanía del pueblo, sino también la tarea (inseparable de la primera) de “crear un pueblo nuevo y un hombre nuevo”, desarrollando “un proyecto de nación que lleva consigo un nuevo proyecto educativo”.
La nueva fase de la organización sandinista representa un “salto de calidad cultural”, en tanto que esta ligada a la personalidad y a la formación universitaria de su fundador, CARLOS FONSECA, lo cual hace del sandinismo explícitamente un “factor del cultura”, incorporando a la lucha los instrumentos científicos de análisis forjados por el marxismo, en el momento en que las obras de MARX y ENGELS son proscritos por la  censura somocista.
Simultáneamente, en esta fase, al lado del frente militar, político y económico, se abre el frente ideológico: “se capta así de una manera más precisa la necesidad de que la lucha llegue a tener caracteres de masa, a través de la formación de una nueva conciencia popular”.

 * RECAPITULANDO:
*En cuanto al mitin sandinista de GIULIO GIRARDI, el marxismo no ha pasado; falta todavía mucho para que se complete la recepción del marxismo en el cristianismo, lo mismo que el aristotelismo tardó tanto también mucho en asimilarse. Es un signo de vitalidad captar en mensaje de Nicaragua. Hace años que G. GILARDI no habla dentro de una iglesia. Nicaragua es signo de contradicción política, ideológica y eclesial. Es “la realización de lo imposible” cuando parecía que la confluencia CRISTIANA-MARXISTA entraba en regresión dentro de Europa, reflorece en Nicaragua. Nicaragua es la lucha entre el realismo y la utopía. SANDINO venció a los ESTADOS UNIDOS, a precio de su muerte. GABRIELA MISTRAL había llamado al ejército de SANDINO “pequeño ejército loco”. Nicaragua es la lucha entre el pueblo oprimido y el imperio. Los pueblos oprimidos se alzan como sujetos de la Historia; ahora la clave de la Historia es la lucha de los pueblos oprimidos contra el imperio. (Por supuesto que no hubo alusión alguna al imperio rojo soviético ni a los pueblos oprimidos por el marxismo).  En Nicaragua han confluido el pensamiento liberal-nacionalista de SANDINO, el marxismo y el cristianismo. SANDINO defendía la soberanía nacional de Nicaragua. La doctrina MONROE quiere decir realmente América para los norteamericanos. La oligarquía nicaragüense pactó con los intereses del Imperio. SANDINO es un profeta; anticipó la lucha por la soberanía de sus pueblos.
En Europa – continúa GIRARDI – desconfiamos del nacionalismo porque era de pueblos superiores, imperial, expansivo. SANDINO no; su nacionalismo no tenía dimensión imperial sino internacionalismo a favor de los pueblos oprimidos. (Nada dijo GIRARDI del poderoso ejército sandinista, ni de la expansión estratégica del marxismo que desde CUBA de Fidel y Raúl saltó a Nicaragua y ahora intenta dominar EL SALVADOR; nada dijo GIRARDI, absolutamente unidimensional, sobre la alianza del sandinismo con el otro imperio, el soviético). SANDINO descartaba a la burguesía; sólo se quería apoyar en los obreros y campesinos.  
En esta perspectiva sandinista entra el marxismo. GIRARDI reconoció de lleno el carácter marxista del sandinismo; pero dijo que desde Europa se juzga al sandinismo por deducción de ese marxismo-leninismo, no a partir de los hechos.
La Constitución, las elecciones sandinistas son de verdad;  aquí se cree que son fachadas. Insistió: “El frente sandinista es marxista”, pero luego, contradictoriamente, no permitió que se le juzgase desde el marxismo constituyente. Y es que la clave del sandinismo marxista es que el derecho y la razón están con él. La clave es el nacionalismo; es un marxismo nacionalista, lo afirma RICARDO DE LA CIERVA, en su documentadísima “Oscura rebelión en la Iglesia”, Madrid, 1987. (HITLER  lo dijo mucho mejor: habló de un nacional-socialismo). GIRARDI proponía insistente un nacional-marxismo sandinista. El marxismo de Nicaragua no se basa en la economía sino en la dignidad.
Y la consideración de la dignidad introduce en el marxismo-sandinismo la dimensión cristiana. El derecho de los pueblos (así, axiomáticamente) es incompatible con el capitalismo. El marxismo profundiza el carácter popular del sandisismo a través de la lucha de clases.
La participación de los cristianos en la revolución sandinista no es de la primera hora sino desde fines de los años sesenta. Esta participación consiste básicamente en la intervención en la lucha revolucionaria. Entró entonces el problema histórico del Descubrimiento de América, “así llamado Descubrimiento”. España, Europa, sólo tenían derecho a la Conquista de América. (Aplicaba GIRARDI, impertérrito, todas las categorías actuales al análisis marxista centrado sobre el siglo XVI; se situaba en posición ucrónica absoluta). La Iglesia de la Liberación es antítesis de la Iglesia de la Conquista. Llegó a decir que “los pueblos indios tenían derecho a su soberanía” nada menos. Quienes no tomen partido son cómplices del asesinato de Nicaragua; el imperio ha decretado la muerte de Nicaragua como organizó el asesinato de SANDINO.
Al final aplicó a ESPAÑA el ejemplo de Nicaragua; y propuso la lucha contra la dependencia española de los Estados Unidos en todos los órdenes. Así hablaba en el Madrid sandinista de 1987 GIULIO GIRARDI, el profeta que sembró en España la teología de la liberación en su famoso discurso del Encuentro de Deusto de 1969. (1969-1979-1989).
Agrega el profesor RICARDO DE LA CIERVA: “No contribuyen desde luego a esa esperanza los liberacionistas, que por medio de GIULIO GIRARDI, BENJAMÍN FORZANO Y J. Mª VIGIL, han publicado insólita coedición hispano-nicaragüense un libro marxista-leninista de en este mismo descarado en este mismo mes de agosto de 1987, en que se hilvanaba el acuerdo de ESQUIPULAS-2: NICARAGUA, TRINCHERA TEOLÓGICA, publicado en Madrid por “Loguez Ediciones” y el centro ecuménico VALDIEVIESO (véase de GIULIO GIRARDI,  sandinismo, marxismo, cristianismo en la nueva nicaragua”, Vol. La Confluencia. Managua, Nicaragua, 1986) en amor y compañía de jesuitas y claretianos rojísimos. Con textos antológicos de toda la flor y nata del liberalismo más radical, que no merece la pena ni repasar; aunque el conjunto es una confesión colectiva formidable que refuerza nuestras tesis una vez más, cien veces más.  Aquellos polvos trajeron estos lodos. Los estudiantes jesuitas de teología progresista en Europa crearon en 1967 el Instituto FE y Secularidad en España como un importante centro logístico de cooperación cristiano-marxista y jesuítico-socialista que organizó la siembre de la TEOLOGÍA DE LA LIBERACIÓN en España a fines de 1969 en el encuentro de DEUSTO y a manos de GIULIO GIRARDI; y otras actividades estratégicas como el trascendental Encuentro de El Escorial en 1972, de donde se extendió incontenible el mensaje liberacionista por dos continentes, Europa y América. Un año antes otro estudiante de Teología progresista no jesuita, GUSTAVO GUTIÉRREZ MERINO, peruano, había publicado su libro-programa, TEOLOGÍA DE LA LIBERACIÓN, y emocionaba a todos durante su intervención en 1972 en El Escorial. La crisis de los jesuitas y la teología de la liberación en marcha convergente y conjunta, erizada de mutuas causalidades”.

*Premisas y síntesis del Autor*

1)      MONTONEROS, como principal organización subversiva, asume un proyecto ideológico mundialista, importado, que reniega de la Nación como protagonista de la historia patria, coincidente con el proyecto de dominación universal del marxismo-leninismo. Además, su origen imperialista, soviético, su pretensión de vigencia universal junto a los Sandinista (FSLN)  y la Organización de Liberación de Palestina (OLP), por la alianza de YASSER ARAFAT con FIRMENICH y VACA NARVAJA. Su descarnado materialismo con el proyecto economicista de los acuerdo de la Comisión Trilateral. En último análisis, pertenece al mundo de los acuerdos de Bretton Woods (FMI) y YALTA y no del que resultará de su descomposición.
2)      MONTONEROS, ¿no es, entonces, un proyecto y programa revolucionario zurdo, católico de izquierda, socialcristiano, marxista-leninista, jesuita-socialista, sandinista cristiano-marxista, neoperonista sin PERON y sin EVITA,  mundialista?
3)      El volumen cuarto de una gran enciclopedia sobre el ateísmo contemporáneo, cuyo título es “El cristianismo frente al ateísmo, preparada por la Universidad Pontificia Salesiana de Roma, y editada en Madrid por ediciones “Cristiandad”, en 1971. Dirigió este empeño el teólogo GIULIO GERARDI, cuando no había no ha abandonado su Orden (salesiana), aunque ya estaba fuertemente influido de marxismo; ya se había revelado como sembrador de liberacionismo marxista en el encuentro organizado por los jesuitas españoles en Deusto dos años antes. GIRARDI publicaba es mismo año en la editorial “Sígueme” de Salamanca, su libro marxista Amor cristiano y lucha de clases, seguido en 1975 por Cristianismo y liberación del hombre (en la misma editorial sacerdotal-marxista) y en 1978 por su integración ya plena en el marxismo con Fe cristiana y materialismo, donde ya toca fondo este original exsalesiano.  

*EDITÓ:gabrielsppautasso@yahoo.com.ar Llegamos al BÚNKER mientras CATÓN EL CENSOR nos dijo Delenda est Cathargo, “hay que destruir a Cartago, y la invasión global-mundialista y abatir a los montoneros”. Sopla el Pampero. POR LA GRANDE ARGENTINA e HISPANOAMÉRICA justa, libre y soberana. *