domingo, diciembre 19, 2010

*Montoneros golpea en Córdoba* y *MANUAL de INSTRUCCIÓN DE LAS MILICIAS MONTONERAS* versión textual de la OPM.

Fue un preludio de la tragedia que castigaría a la Argentina durante toda la década. Algunos de los protagonistas de entonces cuentan cómo fue el operativo.

Editó: Lic. Gabriel Pautasso

Por Guillermo Lehmann* (Especial)
   La madrugada del 11.76; de julio de 1970, además de un frío amanecer con menos de cinco grados bajo cero, no presagiaba mayores cambios en la rutina de la localidad. Sin embargo, al filo de las 7, algunas informaciones señalaban que un grupo comando estaba asaltando la sucursal del Banco de Córdoba.
En un principio, todo fue confusión y nervios. Había corridas, gritos y disparos en pleno centro de la ciudad. A muy pocos metros de la sede del banco, otro grupo había tomado el edificio municipal y apuntaba a los empleados con pistolas y fusiles. Simultáneamente, pintaban consignas en el frente de la Municipalidad y dejaban a la vista una caja negra que simulaba una bomba. Mientras eso ocurría, otros comentarios aseguraban que la subcomisaría en barrio 25 de Mayo también había sido tomada, como el edificio del Correo y la oficina de Telégrafos.
El contexto en que se dio el copamiento estaba teñido por un duro reclamo de los trabajadores de IKA Renault y el prolongado conflicto estudiantil en las facultades de Arquitectura, Ciencias Exactas y Derecho. Un año atrás, el Cordobazo había modificado las estructuras de las bases trabajadoras y sociales. El movimiento obrero en el centro del país tenía fuerza propia y a su alrededor se gestaban columnas de resistencia contra el régimen de Onganía que afianzaban un clima agitado, de militancia y protesta social. De ese polvorín salieron los jóvenes de entre 22 y 24 años que llevaron a cabo el operativo de La Calera.
La elección del lugar. La elección de La Calera para efectuar la acción armada no fue hecha al azar. Según relató a este diario Cecilio Salguero, que participó como apoyo logístico del operativo, la elección tenía que ver con la raigambre peronista del lugar. Había sido el último foco de resistencia del peronismo durante la Revolución Libertadora. Además, la cercanía al Regimiento de Infantería Aerotransportada de Córdoba, cuyo personal era incapaz de reaccionar con suficiente rapidez, fue deliberadamente calculada para afectar la moral del Ejército.
En la reconstrucción del hecho, Luis Losada, que fue uno de los primeros heridos y detenidos en el operativo, recordó ante La Voz del Interior que el año anterior, el 3 de octubre de 1969, La Calera había vivido un casi perfecto clima de guerra. Novecientos paracaidistas se habían lanzado desde aviones Hércules C130 y Douglas DC3 para rodear la localidad, ante la posibilidad de que un grupo guerrillero pudiera actuar en la zona.
La logística y el factor sorpresa. El copamiento general de la ciudad debió haberse realizado una semana antes, pero hubo una falla en la coordinación y se postergó. "El compañero que debía conducir uno de los autos tuvo un inconveniente, salió retrasado y redujo a un taxista, al que encerró en el baúl. Por eso desistimos de continuar con la operación, existía mucho riesgo", apuntó Losada.
Una semana después, el acto guerrillero se concretó. Empezó muy temprano en diferentes casas operativas de los alrededores para confluir en los accesos de La Calera.
Cecilio Salguero vivía en la ciudad y se encargó de la logística previa junto a su cuñado, Jorge Piotti. Un mes antes, habían realizado un estudio del movimiento en sitios clave, además de monitorear el tráfico vehicular, la rutina de los cuarteles, qué ruta era la más correcta para entrar y salir, y por dónde se podía obstruir el camino con clavos miguelitos.
A las 7, cuatro autos, un Fiat 1500, un Torino, un R4 y una camioneta, con cuatro ocupantes cada uno, ingresaron a La Calera provenientes de Villa Rivera Indarte y Villa Allende. El principal era el Torino, que había sido camuflado como patrullero y que se usó para tomar la subcomisaría.
El operativo comenzó cuando el agente Manuel Moyano y el subcomisario Eustaquio Larrahona, que estaban en un Jeep de custodia que controlaba la apertura del banco, sintieron un fuerte impacto. Habían sido atropellados de atrás por una pick up Chevrolet que simuló quedarse sin frenos en la pendiente de la avenida San Martín.
Sin posibilidad de reacción inmediata, fueron rodeados por cuatro hombres y una mujer armados con ametralladoras y pistolas calibre 45, que los redujeron, los llevaron frente al municipio y los hicieron parar junto a los pilares de acceso. Mientras, otro de los asaltantes, que llevaba un brazalete celeste y blanco en el que se leía Montoneros, se introdujo al edificio donde ya había gente trabajando. Desde adentro se comunicaba a través de walkie talkies con sus compañeros, a los que nombraba con apodos. En la oficina de Telégrafos, los atacantes redujeron a la encargada Blanca de Falavigna y al guardahilos Antonio Juárez, cortaron cables y destrozaron la central de comunicaciones.
A cantar la "Marcha peronista". En el caso de la comisaría y el banco, tras amenazar a los presentes con pistolas y fusiles, los guerrilleros los obligaron a cantar la Marcha peronista. En el interior del banco, los guerrilleros le ordenaron al gerente de entonces, Miguel Broca, que abriera el tesoro de la entidad. "Este dinero se usará para la liberación argentina y saciar el hambre de los empleados de Smata", explicaron. El botín fue de cuatro millones de pesos de la época.
A muchos les sorprendió el mecanismo con el que actuaba Montoneros, y el momento de exigir que cantaran era muy particular: "A la gente le teníamos que decir que hicieran algo. Teníamos muchos nervios. Para nosotros era un conflicto empuñar un arma, pero si estábamos dispuestos a morir por la causa, debíamos estar dispuestos a matar", admitió Losada.
Uno de los impactos más fuertes del copamiento se vivió en la subcomisaría del barrio 25 de Mayo. En ese momento, el oficial a cargo era Ramón Silvio Salvatierra. Era apenas un agente de 22 años. "Estaba en la guardia junto al oficial Antonio Djanikian, cuando irrumpió una pareja a denunciar un suceso menor en la zona del viejo Matadero. Minutos después apareció un Torino camuflado como patrullero del que se bajaron cuatro personas. Cuando los veo llegar, por las insignias de sus uniformes, parecían oficiales con jerarquía, todos armados, con mucha actitud y muy buena presencia. Uno de ellos me saludó con la mano izquierda y me comunicó que venían a hacer un allanamiento en barrio La Isla", describe Salvatierra.
Inmediatamente, los asaltantes desenfundaron sus armas, los obligaron a levantar las manos y los encerraron en la celda. Según Salvatierra, no hubo violencia: "Pintaron, revolvieron papeles, hicieron algunos destrozos y nos dijeron que si queríamos salvar nuestras vidas teníamos que cantar la Marcha peronista”.
"A pesar del susto, fue muy divertido verlo cantar a Djanikian, que era muy radical, y la cantaba mejor que el propio Hugo del Carril", agrega sin perder el humor, a 40 años de distancia del tenso momento que le tocó vivir.
 
Tiroteo y fuga. Entretanto, en el banco hubo un tiroteo con un policía de civil, Manuel Argüello, pero el comando que actuaba en el lugar logró escapar.
En la sede municipal había quedado reducido el comisario Eustaquio Larrahona, que observaba atónito cómo los Montoneros pintaban con aerosol las leyendas: "Perón o muerte, Montoneros" y consignas que reivindicaban a la organización rebelde, y otras agrupaciones como Uturuncos, General San Martín y Eva Perón dejaban una caja negra que simulaba una bomba y tiraban panfletos con una proclama que eran rápidamente recogidos por los curiosos.
El operativo general duró menos de una hora. Los vecinos siguieron boquiabiertos los acontecimientos. Cuando los periodistas cordobeses llegaron al lugar, los vecinos les preguntaban si estaba ocurriendo lo mismo en el resto de la provincia porque el operativo los había dejado incomunicados.
Después de la agitada operación, todos los autos se retiraron hacia Saldán y dos activistas, Losada y Fierro, se bajaron en Villa Rivera Indarte para esconderse en una casa que estaba en la calle Monte de los Gauchos. Allí se produjo un intercambio de disparos y los detuvieron.
Al general Jorge Carcagno, que fue el que recuperó la ciudad, le avisó lo que ocurría un policía que llegó corriendo al cuartel y regresó con dos camiones repletos de soldados.
Losada, que resultó herido en esa refriega, recuerda cómo fue su detención: "En la huida, se rompió un Fiat 1500 que no era el nuestro y tuvimos que modificar los planes. Paramos al primer auto que vimos pasar, obligamos al que manejaba a bajarse y nos fugamos".
Por instinto o sospecha, Losada decidió que debían bajarse 100 metros antes de otra casa operativa que tenían en Villa Belgrano. No sabía que el auto estaba marcado por algunos vecinos que pasaron el dato a la Policía.
Con Fierro bajaron los bolsos cargados con armas. Fue en ese momento que apareció una F100 con tres personas que les preguntaron por un domicilio de Villa Allende. "Después de darles las indicaciones, me agaché para alzar los bolsos y siento un "crac" de la puerta del acompañante que se abre. Fierro ya estaba golpeado, y un tipo se apoyó en el capot y me apuntó. Teníamos la consigna de no entregarnos vivos, entonces me tiré a un costado para desenfundar un arma y sentí que me disparaba, pero en vez de apuntarme al pecho me tiró para herirme", añade en su relato Losada.
Luego, los pusieron uno sobre el otro en la pick up. "En ese momento pensé que me moría porque tenía un balazo a la altura del hígado y veía que perdía mucha sangre. No sabía que la bala había patinado en una costilla y salido por atrás".
“A él lo trasbordaron por el camino y a mí me llevaron a La Calera, después al Hospital Militar, donde me curaron, y luego a la Federal, con otros detenidos, donde me torturaron”, concluyó su testimonio Losada.
Recuperada la ciudad, los militares desplegaron el operativo de desactivación de la presunta bomba depositada en el parque de la Municipalidad. La caja era un cubo de unos 50 centímetros de lado. Se presumía un artefacto destructivo. Con cuidado, se lo trasladó a un sitio alejado y allí se lo abrió. Para sorpresa del oficial encargado de la tarea y de los curiosos que lo rodeaban, se comprobó que contenía un grabador. Cuando alguien apretó “play”, el aparato reprodujo la marcha “Los muchachos peronistas”.
 
El allanamiento. De los interrogatorios a los detenidos se obtuvo la dirección de la principal casa operativa, que quedaba en barrio Los Naranjos. Allí, en horas de la siesta del mismo día, se produjo un allanamiento y hubo un tiroteo tras el que resultaron capturados Ignacio Vélez, Emilio Maza y el resto del comando.
En la vivienda, la Policía encontró un fichero con una lista de colaboradores escrita en clave y una autorización para manejar un Renault 4 otorgada por Norma Arrostito en favor de Emilio Maza. Según las pericias, el documento se había confeccionado con la misma máquina de escribir con que se tipiaron los comunicados del secuestro de Aramburu. De esa manera, las fuerzas de seguridad dieron con una pista para descubrir a la célula porteña del grupo fundador de Montoneros.
A raíz de esos operativos resultaron detenidos prácticamente todos los integrantes del copamiento: José María Breganti, Felipe Nicolás Defrancesco, Luis Lozada, Ignacio Vélez Carreras, Cristina Liprandi de Vélez, Emilio Maza, Juan Carlos Sorati Martínez, Heber Albornoz y José Antonio Fierro. De esos nueve detenidos resultaron heridos Losada, Vélez Carreras y Emilio Maza, que falleció una semana después en el Hospital San Roque.
El error de permitir que los integrantes del grupo conocieran el nombre de sus camaradas y la ubicación de las casas operativas desnudó la falta de una organización adecuada.
Los largos meses en cárcel les permitieron a los militantes continuar con el análisis social y político. De allí surgió la reflexión autocrítica del llamado “Documento Verde”, en el que declararon claras diferencias con la conducción de Mario Firmenich.
A partir de entonces afianzaron su participación en la fuerza guerrillera a través de la columna Sabino Navarro, más afín al sector de los curas obreros y la militancia social. “Ese foquismo pretendió imprimir desde afuera y desde arriba de las masas una metodología de lucha, suponiendo que iba a influir directamente. Entendíamos a esa vanguardia en términos militares más que políticos”, reflexionaron los detenidos que fueron liberados el 25 de mayo de 1973.
A 40 años de ese suceso que conmovió al país, la memoria de los calerenses lo retiene como un hecho ajeno e inesperado, el osado accionar de unos jóvenes que reivindicaban la figura de Perón y eligieron la lucha armada para conseguir su regreso. Tal vez por eso, los lugares de La Calera donde se desarrolló el copamiento ya casi no existen. La ex comisaría es una ruina abandonada. El ex correo es una casa de familia. La ex central de telégrafos se convirtió en una carnicería. En lugar del banco, hay un supermercado chino, y la Municipalidad no conserva ningún vestigio de lo sucedido.
*IMÁGENES de BIBLIOTECA VOLANTE “CLEMENTE XIV” de DIARIO PAMPERO Cordubensis. INSTITUTO EMERITA URBANUS. Córdoba de la Nueva Andalucía. Diciembre 2010.*

DIARIO PAMPERO Cordubensis. Diciembre 2010.


***************************************

Trabajo práctico: LA CALERA.

 *MANUAL DE INSTRUCCIÓN DE LAS MILICIAS MONTONERAS*

Editó: Lic. Gabriel Pautasso

*Meditación para militares argentinos que exponen el pellejo*
Córdoba mayo de 1969 – LA CALERA julio de 1970.  
Los mismos actores, la misma regisse, la misma farsa. La misma víctima: el pueblo inocente,  simbolizado en el heroico agente ARGÜELLO o el Cabo ROMERO  en Orán, Salta. Vayan a ellos nuestro piadoso y sincero homenaje. Como los soldados de Tucumán, Salta, Chacabuco y Maipú supo hasta el fin cumplir con su deber.
¿Será posible que nuestra noble tierra sea capaz de albergar seres humanos que odien todo? Y conste que no nos referimos a los jóvenes engañados que salieron a dar la vida por la mentira, sino a los que muy seguros entre bambalinas envenenaron las inteligencias y armaron los brazos asesinos.
Nadie, sino los ciegos voluntarios pueden ahora resistirse a ver las hondas raíces de la violencia que estremece a Córdoba.
Las representaremos simbólicamente con dos imágenes que vieron los cordobeses en los difíciles días de mayo de 1969 por las pantallas de la televisión de los canales 12 y 10.
De un lado “injusta violencia de los ricos” encarnada por el jesuitismo de CARLOS CABALLERO, profesor de la Escuela de Aviación Militar y enrolado por la doctrina de GENTA sobre guerra revolucionaria, a más de gobernador revolución argentina de ONGANÍA; del otro “justa violencia de los pobres” representada por el rector de la Universidad Católica, el jesuita FERNANDO STORNO S. J., obrando ambos “concordia discors” como dos instrumentos tocando claves distintas, pero armoniosamente concertadas en la ejecución de la misma partitura. (Sería oportuno que los cordobeses no olvidaran las terribles palabras con que fue acompañada la segunda imagen). Lo que paso después, todos lo vieron. Pero parecería que aún quedan oídos que se resisten a escuchar el contundentísimo lenguaje de los hechos. ¿Qué se espera? Ver lo irremediable. ¿Qué hubiera pasado si en ROSARIO en vez de privar la Cordura hubiera ganado la calle el odio de MEDELLÍN? Porque ¿no es acaso demasiado sugestivo el episodio ROSARIO desencadenado unas horas antes de LA CALERA.  

SANCTE MICHAEL ARCHANGELE defende nos in praelio.
ÁNGEL CUSTODIO DE LA NACIÓN ARGENTINA, ilumínamos!
ÁNGEL CUSTODIO DE LA NACIÓN ARGENTINA. Guárdanos!
ÁNGEL CUSTODIO DE LA NACIÓN ARGENTINA. Gobiérnanos!

CELESTE ÁNGELICA POTESTAD
COMBURENTE DEL FUEGO DE LA PATRIA ARGENTINA
¡Ilumínanos!

CELESTE ANGÉLICA POTESTAD COMBURENTE DEL FUEGO DE LA PATRIA ARGENTINA
¡Gobiérnanos! – In saecula saecolorum. Amén.

VENERABLE BERNARDINO DE CÁRDENAS
MARTILLO CONTRA LA ÍMPIA COMPAÑÍA DE JESÚS
Ora pro nobis.

¡Ven! Seráfico espíritu de América, protege las hermanas naciones de CHILE, PERÚ, BOLIVIA, URUGUAY y a nuestra tierra, nación y patria argentina, del terror, la subversión y la tiranía bolcheviques.
LIBERA nuestros nobles pueblos de los terribles amos mundialistas que nos esclavizan y que los retoños del rosal español, nuestras patrias, otra vez  florezcan bajo el cielo purísimo de AMÉRICA.

*EN NOMBRE y POR MANDATO DE NUESTRA SEÑORA DEL SANTÍSIMO ROSARIO DE LA RECONQUISTA Y DEFENSA DE BUENOS AIRES.*   

*TRABAJO PRÁCTICO EN LA CALERA y la TEOLOGÍA DE LA REVOLUCIÓN o de la LIBERACIÓN*.

Primer Acto: El jesuita STORNI, de la abominable institución sinárquica S. J., junto con otros clérigos que conocemos, alienta el “Cordobazo”, en mayo de 1969 (teología de la revolución). 
Segundo Acto: El jesuita M. CASTEX, asesor de ONGANÍA, interviene en el conflicto armado, y pliega a ONGANÍA a obedecer a la Junta de Comandantes  (teología de la obediencia).
Tercer Acto: El jesuita STORNI, después del lavado de cerebro a sus alumnos de la su Universidad antinacional, anuncia un sumario para el caso de la subversión de La Calera (teología de la obediencia).
Cuarto Acto: El jesuita ISMAEL QUILES, esa increíble mentalidad antinacional, asiste a juramentos de ministros, de LEVINGSTON, mandatario de las Fuerzas Armadas (Teología de la obediencia).
Quinto Acto: En proceso de desarrollo… ¿No se les ocurre que ya hay mucha teología de la obediencia?... y según este último acto: ¿Qué tiene que ver La Calera con ARAMBURU? ¿Habrá jesuitas en el quinto acto?

PARA LAS FUERZAS ARMADAS, QUE TODAVÍA GRAN PARTE DEL PUEBLO ARGENTINO CONSIDER NOBLES, PESE A TODOS LOS FRACASOS POLÍTICOS;

PARA EL PRESIDENTE LEVINGSTON, MANDATARIO DE ESAS FUERZAS ARMADAS, PARA MANDAR LA SOBERANÍA, LA JUSTICIA Y LA LIBERTAD?

NO OLVIDEN QUE LA SUPREMA CABEZA DE LA REBELIÓN ESTA EN LA TEOLOGÍA DE LA REVUELTA, de  PABLO VI, MEDELLÍN y DEMÁS. ¡atención! Se acerca el quinto acto. ¡HAY QUE ABOLIR ANTES LA COMPAÑÍA DE JESÚS!   

¡VIVA LA PATRIA!

*Hoja ¡PATRIA SÍ! Año VII. Julio, 1970, nº 5.*

AVE MARÍA GRATIA PLENA
UNIVERSAL MEDIADORA DE LAS GRACIAS TODAS PORQUE SOMOS SALVOS CONTIGO.

I´mi volsi a man destra, e posi mente
A l´altro polo, e vidi quatro stelle
Non viste mai fuor ch´a a la prima gente.
DANTE (Purgatorio, Canto I, vs. 22/24).

*MONTONEROS VENCE PERON* versión OPM.
*MANUAL DE INSTRUCCIÓN  DE LAS MILICIAS MONTONERAS. p. 120. 18 x 12 cm*

*ÍNDICE*

C. I – Introducción
Fundamentos políticos de la Milicia
Requisitos mínimos para ser miliciano.
Formación miliciana
Bases disciplinarias
La conducción
El miliciano y la violencia
Estructura organizativa
Funcionamiento.

C. II – ORDEN CERRADO
Finalidades
Voces de mando
Formación para el Orden Cerrado.
Movimientos vivos
Finalidad
Movimientos a ejecutarse
Posiciones militares
Formaciones
Marchas y conversiones. 

C. III – INSTRUCCIÓN FÍSICA
 Trote
Flexión de cintura
Flexión de cintura lateral
Sentado tocando ambas pies
La tijera
La bolita
La plancha
Observaciones

C. IV – Instrucción de armas explosivas caseras
Mechas de seguridad
Introducción a su funcionamiento
La iniciación
Preparación de las mezclas
Principios de retardo
Mecha lenta casera
Modo químico de retardo.
Retardos eléctricos y mecánicos
Espoleta. Distintos tipos.
Armas explosivas caseras. Descripción y uso
Lanza-volantes
Lanza-volantes con retardos
Motolov
Lata incendiara
Napalm casero
Pelotita incendiara
Petardo
Bomba de estruendo
Bomba de humo
Uso táctico de explosivos en general
Orientación del detonante
Atraque
Decálogo de seguridad para el transporte y colocación de cargas explosivas.

C. – INSTRUCCIÓN BÁSICA DE TIRO y PORTACIÓN
Órganos de puntería
Alineación
Errores
Corrección
Posiciones de tiro de puntería
DE PIE
De rodillas
En cuclillas
Cuerpo a tierra
Decálogo de seguridad en el tiro
Portación
Práctica de portaciones
Extracción
 C. VI – CRITERIOS BÁSICOS DE LOGÍSTICA

¿QUÉ ES LA LOGÍSTICA?
Fuentes de recursos logísticos
La logística en las Milicias
Necesidades logísticas inmediatas
Informaciones
Infraestructura
Sanidad

C. VII – NOCIONES DE PLANIFICACIÓN OPERATIVA.

Principios operativos
Pasos a dar para realizar una planificación.
Desarrollar de una planificación
Observación del objetivo
Planificación preliminar
Formación de grupos operativos
Planificación final
Ejecución
Propangandización
Evaluación.

C. VIII – DISTINTOS TIPOS DE ACCIONES DE MILICIAS.
Acciones de propaganda
Actos relámpagos
Determinación del objetivo
Chequeo de la zona
Planificación por pelotón
Transporte de los elementos al lugar
Dispersión
Control
Propaganda
Apoyo al combate y hostigamiento
Migueleteadas, barricadas y corte de rutas.   
Corte de luz y teléfonos
Diversionismo
Sabotaje
Acciones contra-domiciliares
Acción psicológica
Defensa de concentraciones y movilizaciones masivas
Defensa de concentraciones
Defensa de columna en movimiento
Toma de barrios
Anexos
Anexo I – Elementos útiles para acciones de propaganda
Anexo II – Elementos de lucha callejera
Anexo III – Ejemplo de operación contra-domiciliaria
Anexo IV – Ejemplo de defensa de concentraciones masivas
Anexo V – Elementos para la defensa de movilizaciones

C. IX – CARTILLAS

Cartilla de seguridad
Conceptos generales
Normas básicas de seguridad
El problema de los compañeros quemados
Criterios de funcionamiento clandestino para las Milicias
La detención
Carilla de armamento
Principios del arma de fuego
Tipos de armas de fuego
Armas cortas
Revólveres
Funcionamiento
PISTOLAS
Partes de la pistola 
Funciones a
Funcionamiento (carga y descarga)
PISTOLAS
Partes de la pistola
Funcionamiento (carga y descarga)
Comparación entre revólver y pistola
Armas largas
Carabinas
Las partes de la carabina
La escopeta. Generalidades. Descripción.
Mantenimiento y limpieza de las armas de fuego
Materiales y herramientas
Limpieza
Algunas medidas de seguridad
Balística. Definiciones
Cartuchos
Parte del cartucho
Designación del cartucho
Impacto
Cartilla de sanidad
Primeros auxilios
Indicaciones generales
Heridas. Tipos
Hemorragias
Quemaduras
Fracturas
Medidas preventivas
Cómo aplicar una inyección intramuscular.

*Capítulo I INTRODUCCIÓN*

*FUNDAMENTOS POLÍTICOS DE LA MILICIA*

A partir de 1955 los trabajadores y el conjunto del pueblo identificados en el Movimiento Peronista son obligados a retroceder ante el avance del imperialismo que pone fin a la ofensiva popular que significó el gobierno del general PERÓN.
Esta situación plantea a los trabajadores y pueblo nuevas exigencias para responder adecuadamente al avance del enemigo. El peronismo se lanza a la lucha. Pero algo quedó sentado desde un principio: lo que nos había sido arrebatado por medio de la violencia injusta de los explotadores, sólo con la violencia justa de los descaminados la íbamos a recuperar. EVITA lo dijo “a la fuerza brutal de la antipatria, opondremos la fuerza popular organizada”.
Podemos distinguir 3 grandes etapas en el desarrollo de la lucha de liberación. La primera de ellas se caracteriza por el logro de la unidad política de la clase obrera a través del liderazgo del Gral. y la irrupción de las masas peronistas.
La unidad política se expresaba en la aspiración de una Patria libre, justa y soberana. La irrupción, el 17 de OCTUBRE de 1945. Nuestra unidad política y nuestra fuerza de masas, nos permite ganar el gobierno, iniciando así 10 años de gobierno peronista.
Sin embargo, la unidad política y nuestra fuerza de masas no la fuimos acompañando por el desarrollo de una verdadera organización. Eso nos costó la derrota del “55”. El intento de nuestra abanderada de formar las milicias peronistas se frustró por su muerte y por las contradicciones del proceso que se desarrollada.
La segunda etapa se inicia en 1955 con la pérdida del gobierno. Ante una relación desfavorable comenzamos una etapa de Resistencia. Nuestra unidad política se seguía expresamente a través de nuestro conductor, nuestras fuerzas de masas no la podíamos demostrar de la misma forma que en la etapa anterior. Nos vimos en la necesidad de responder a la violencia gorila organizada en el ejército y los comandos civiles, con la violencia justa del pueblo. La consigna, era que cada peronista estaba vivo, para demostrar nuestra fe inquebrantable en PERÓN.
Comprendimos que la fuerza brutal de la antipatria era la explotación de la clase obrera, era su ejército de ocupación que fusilaba y torturada, y era su política de corromper a los dirigentes.  
Los caños, el voto en blanco, las tomas de fábrica, fueron mostrándose que teníamos suficiente poder para no dejar gobernar al imperialismo, para jaquearlo como decía el GRAL. Avanzando paso a paso, fuimos comprendiendo que con el número sólo no bastaba, las elecciones de 1962 lo demostraron. Que los caños estremecimos las casas de los explotadores, pero no las bases de su poder. Que las tomas de fábricas, demostramos nuestro coraje, nuestra capacidad de producir sin los patrones, pero no podíamos hacer frente a la lucha a largo plazo.  
Fue así, que utilizando todos los métodos, llegamos a la conclusión de que el más eficaz método era la lucha armada. Formamos entonces las organizaciones armadas que luego se fusionarían en MONTONEROS, y comenzamos a prepararnos a dar una guerra popular y prolongada. Así, con las acciones montoneras, con las heroicas jornadas del Aramburazo y el Cordobazo y todas las movilizaciones insurreccionales que se extendieron a lo largo y lo ancho del país, fuimos creando las condiciones para desarrollar una contraofensiva sobe el GAN (Gran Acuerdo Nacional) de LANUSSE. El enemigo comienza a retroceder, comenzamos a ganar la calle. PERÓN volvió y acorraló al enemigo en un corralón sin salida. La lucha armada, la movilización de masas y las elecciones, nos permitieron recuperar el Gobierno el 25 de mayo de 1973. Se plantea así una situación de equilibrio entre nuestras fuerzas y  las del enemigo. Se hacía necesario avanzar sobre sus posiciones para asestarle los golpes que hicieran más tremenda su derrota. Mas no fue así. Lo que había sido suficiente para tomar el Gobierno, no lo fue para avanzar en la toma del Poder. Los oportunistas, los traidores, favorecidos por errores políticos del General y por nuestras propias debilidades, comienzan a adueñarse del Gobierno y del Movimiento.
Es así que el Imperialismo puede montar su contra-ofensiva y comienza su avance sobre las posiciones perdidas. La muerte del General produce más rápidamente el desenlace de la situación. La traición asalta el Gobierno y el Movimiento, el Imperialismo con sus aliados, vandorismo, LÓPEZ REGA e ISABEL comienzan la contra-ofensiva sobre el Pueblo Peronista.
Los Descamisados de Evita nos vimos entonces en la necesidad de reemprender el camino de la resistencia, para lograr que frente a la Traición el Peronismo vuelva a recuperar el Gobierno y tomar el Poder.
Las leyes represivas, asesinatos, torturas, cárceles, es lo que nos hacen de nuevo sufrir estos herederos de la “Libertadora”.
Como síntesis podemos decir que lo que fue suficiente para tomar el Gobierno en el “45” no sólo para evitar el Golpe del 55. La Resistencia fue suficiente para golpear y jaquear al Régimen, pero no para voltearlo. Las movilizaciones insurreccionales y el accionar político-militar de MONTONEROS fueron suficientes para obligar a dar elecciones y tomar el Gobierno, pero no para evitar la contra-ofensiva del Imperialismo.
Hoy entonces la tarea del Pueblo Peronista, de sus mejores hombres y mujeres, es desarrollar la organización política y militar del Movimiento Peronista para transformarlo en una fuerza capaz de vencer a la Traición y al Imperialismo.  
Esa fuerza capaz de vencer a la Traición y al imperialismo es el Movimiento Peronista, el que nunca dejó de pertenecernos. Porque si los traidores han copado sus estructuras formales, que se queden con ellas, ya que vacías de Pueblo no expresan el peronismo.
Pero, ¿pueden los trabajadores y el pueblo peronista enfrentar al enemigo tal como lo hicieron en la etapa anterior? No, no pueden. Porque hoy nos enfrentamos a un Gobierno que se dice peronista, que traiciona a través de ISABEL, que intenta confundir para dividirnos y lograr la destrucción de la organización alcanzada. Para eso cuenta con el aparato, y con el Poder de las fuerzas  represivas.  
La lucha se hace cada día más violenta. ES NECESARIO responder aún con más violencia.  Se hace necesario avanzar en la construcción del Ejército Peronista, para oponerlo al ejército opresor del enemigo. SE HACE NECESARIA la organización de las masas peronistas para enfrentar la desorganización que ellos quieren imponer.
Esta organización debe ser de un nuevo tipo. Debe poner en tensión todas las fuerzas del Pueblo. Las Agrupaciones (JUVENTUD PERONISTA, JUVENTUD TRABAJADORA PERONISTA, etc.) deben mejorar sus estructuras y avanzar en la organización para pelearle en todos los lugares a la Traición. La organización militar del Pueblo debe extenderse para multiplicar los ataques al enemigo. Se hace necesario avanzar en la construcción del ejército del Movimiento de Liberación Nacional, el ejército del pueblo, el EJÉRCITO MONTONERO.
La formación de las Milicias Montoneras, las milicias que EVITA quiso formar en el “52”, es otro paso más en la construcción del Ejército Montonero. Hoy las condiciones están dadas. Existe la conciencia de su necesidad en miles de compañeros. Está la experiencia de 19 años de lucha.  
Las Milicias MONTONERAS constituyen la forma organizativa que utilizan los militantes de las Agrupaciones del Movimiento Peronista Auténtico, los militantes populares, para su accionar militar paramilitar, bajo la conducción de la Organización Montonero. Su función: GOLPEAR y HOSTIGAR a la traición.
El trabajo en el seno del Pueblo es el aliento y la razón del accionar militar de miliciano, que organiza al Pueblo a la vez que combate con las armas a los explotadores.
La lucha política y la lucha armada son parte integral de la Guerra Revolucionaria, no se pueden separar. La política guía los fusiles montoneros. Los fusiles montoneros hacen posible el triunfo el triunfo de nuestra política.  
La violencia en manos del Pueblo es JUSTICIA, dijo PERÓN. Las Milicias Montoneras tienen como tarea hacer justicia. La Raza de los Oligarcas y los Explotadores desaparecerá en este siglo. Hacer desaparecer a éstos es la tarea de las Milicias. Yo sé que Uds. Recogerán mi nombre y lo llevarán como bandera a la Victoria.  Las Milicias Montoneras tienen entonces la enorme responsabilidad de hacer justicia para que desaparezca la raza de los oligarcas y poder llevar a la Victoria nuestra lucha. ASÍ, ELLA, NUESTRA COMPAÑERA, SERÁ NUESTRA MEJOR  BANDERA.

*Requisitos mínimos para ser miliciano*

-          Pertenecer a alguna Agrupación conducida por la OPM y hacer trabajo de base.
-          Tener una práctica regular en el funcionamiento de su Agrupación.
-          Comprender y aceptar la estrategia de Guerra Integral que plantea la OPM.

-*En lo militar:

-          Estar de acuerdo con la estructura organizativa miliciana.
-          Aceptar el funcionamiento y la disciplina que dicha estructura impone.
-          Aceptar los niveles de instrucción y la línea operativa de las Milicias.

  -*En lo ideológico:

Debe ser honesto y tener una forma de vida no contradictoria con los comportamientos normales de nuestro Pueblos. (No se permitirán compañeros que roben, que  ejerzan usura, exploten a otra persona, etc.)

Debe ser solidario, tener una actitud constante de apoyo a los compañeros que lo necesitan, sea militante de su agrupación o compañero de su barrio o fábrica.

Debe ser buen compañero, no crear problemas en la relación con los demás, y por el contrario, ayudar a resolverlos cuando existieran.

Modificar o criticar toda desviación individualista suya o de cualquier otro compañero.


*FORMACIÓN MILICIANA*
  
La base fundamental para cualquier plan de capacitación militar y organizativa es la disciplina. Con claridad política y disciplina integramos el ordenamiento en la elaboración, ejecución y control de nuestra práctica militante.
Con disciplina aplicamos en la etapa de ejecución, en forma homogénea y orgánica, las resoluciones que hemos discutido entre todos en la etapa de planificación. Con disciplina logramos el aprovechamiento de tiempo y evitamos la práctica desgastante de las reuniones desorganizadas, realizadas fuera de horario, etc. Con disciplina podemos defendernos, avanzar, retroceder, atacar mejor.
Por ello es fundamental, antes de realizar cualquier plan de militarización, crear las bases disciplinarias que permiten mejorar nuestro funcionamiento, asimilar mejor la experiencia y asumir políticamente la militarización.
Nuestra disciplina es revolucionaria, se asume a partir de criterios políticos para desarrollar mejor nuestro proyecto, no es profesionalista ni represiva.
Esta disciplina la hemos ido construyendo sobre la base de la experiencia política-militar de la OPM y sobre el desarrollo político y organizativo de nuestras agrupaciones, comprendiendo que nuestra fuerza, que surgía de una propuesta política correcta, se multiplicaba si la organizábamos.
Durante la etapa de la ofensiva nuestra herramienta principal fue la movilización masiva. A MEDIDA que las íbamos realizando perfeccionamos nuestra organización primero en la formación y las voces de mando, luego en su protección y defensa. Es importante la movilización del primero de mayo de 1974 ya que demuestra el más alto de organización que logramos en el plano de las movilizaciones masivas, tanto por la amplitud de las fuerzas propias movilizadas como lo dificultoso y peligroso de la situación que debimos enfrentar.
……………………………………………………………………………….
Hasta aquí, el MANUAL DE INSTRUCCIÓN DE LAS MILICIAS MONTONERAS, versión oficial de la OPM.
Para consultas, a través de la Biblioteca Volante “CLEMENTE XIV” del Diario Pampero Cordubensis. Instituto Emerita Urbanus. Citemos dos títulos a tener en cuenta: 1) Origen y evolución de los movimientos paramilitares; 2) Montoneros, grupos originarios.  Y hay más todavía…

*¡DESDE EL BUNKER por la Soberanía, la Justicia y la Libertad!  gabrielsppautasso@yahoo.com.ar
DIARIO PAMPERO Cordubensis
INSTITUTO EMERITA URBANUS
Córdoba de la Nueva Andalucía,  DICIEMBRE del Año de 2010.
Sopla el Pampero. ¡VIVA LA PATRIA! ¡LAUS EMERITA URBANUS! ¡VIVA HISPANOAMERICA!
Gratias agamus Domino Deo nostro!
SANCTE MARÍA ARA COELI. Gspp.

2 comentarios:

Juan Ignacio dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Juan Ignacio dijo...

Gabriel, aún no he recibido respuesta.