miércoles, septiembre 02, 2009

La democracia

¡Que grande es la DEMOCRACIA! ¡Cómo se llena mi boca al nombrarla! Redonda, poética, polifacética, inexplicable (sobre todo inexplicable). Describirla lleva todo mi tiempo, mi lengua, mi pluma. Con ella se come, se bebe, se cura, se trabaja, se estudia, se viaja, se duerme, se despierta, se ama, se odia, se habla, se escucha, y se abre la puerta para ir a jugar, (además, se hacen negocios).
Lo que más gusta de la DEMO ES LA CRACIA, o sea la MANIJA, para usarla como si fuera de goma. Una sutileza aquí, una difamación allá, un poco de grosería por acá, una conmoción, un proyecto enloquecido, una vuelta de 180º el desconcierto, el CAMBIO (al ñudo, pero CAMBIO al fin). Magnífico juguete y maravillosa herramienta; para perder el tiempo y desarmar, perder mucho tiempo, y desarmar todo, todo…

Y las elecciones… ¡Ah, las elecciones! Ese placer democrático de forzar que nos elijan, doblar las voluntades, comprarlas, confundirlas. ¡Qué arte! ¡Qué embriaguez de poder! Si les confieso que por momentos me siento un enano fascista fundamentalista. Pero no empañemos esta evocación…

¡Las urnas! Alquimia democrática, ATANORES MÁGICOS donde el bajo material de los Argentinos ha sido sublimado por el poder del dolar y las palabras esotéricas de los brujos del marketing y las encuestas. Y así logras, genial Democracia, EL ESPONTÁNEO APOYO DEL PUEBLO, que es bruto de inteligencia para gobernarse pero ÚTIL cuando nos cede su voluntad.

¡Oh DEMOCRACIA! Si no fuera por ella yo no sería lo que soy, ni estaría donde estoy, ni tendría lo que tengo, ni etc., etc., Tal vez me vería yo forzado a ser como aquellos pobres que trabajan cada cual en lo suyo, silenciosos, oscuros, ocultos al sol deslumbrante de las primeras planas de los diarios y a las estruendosas bocinas de las radios. ¡Oh DEMOCRACIA! Si no fuera de ella, SE PRETENDERÍAN de mí palabras coherentes, compromisos, firmes, lealtades, perennes, patriotismo militantes… ¡QUÉ HORROR! NO ME DEJES NUNCA, CRACIA!

POR ESTAS LETRAS, demagogín.

POR EL SEGMENTO INDÍGENA, no olvidar al cacique CHAPA-NOMÁS, último de los jefes de los comechingones DE LAS TIERRAS de cordubensis tucumanae.


Editó Gabriel Pautasso
gabrielsppautasso@yahoo.com.ar
DIARIO PAMPERO Cordubensis nº 278

IR a la portada de Diario Pampero Blog