lunes, marzo 02, 2009

La gran sinarquía


1) Pero nadie puede escapar a la influencia de esta evolución acelerada que se ha producido en el mundo entero, firman sus tratados en Postdam y se dividen el mundo (…). Esos dos intereses están absolutamente enteridades. (Juan Perón, diálogo con Cornicelli, Rev. Las Bases, pág. 36) (abril de 1971).

2) Nosotros frente al poder imperialista y frente a la gran sinárquica internacional, manejada desde las naciones unidas, donde están el comunismo, el capitalismo, el judaísmo, la Iglesia católica, la masonería, todas esas fuerzas que tienen después miles de colaterales en todo el mundo son las que empiezan a actuar. (Juan Perón, ibídem, pág. 39) (abril de 1971).

3) Los grandes imperialismos: el ruso y el yanqui, aparentemente contrapuestos en lo ideológico, pero en lo político totalmente de acuerdo (…) Ellos se reúnen en las naciones unidas, dominados por ellos que son la gran sinarquía internacional. Crean la “comisión de los 24” para la liberación de las colonias, pero esa liberación consiste en quitarle a Europa sus colonias y ponerlas a disposición de los dos imperialismos (Juan Perón, declaraciones a La Vanguardia de Barcelona, 22 de julio de 1972).

4) Sinarquía significa según su contexto etimológico: la convergencia radical de poderes que obran en el mundo, la concentración de poderes contrapuestos, que se coaligan para instaurar el gobierno mundial. Pero la sinarquía puede gobernar el mundo, siempre que éste se deje conducir por los procesos conflictivos y siempre que admita un ingrediente espiritual común, lo que se llama ahora Ecumenismo religioso, y que lamo más simplemente y más abiertamente ECUMENISMO JUDEO-CRISTIANO. (Carlos A. Disandro, Las Tentaciones de la Sinarquía y el Gobierno Mundial, Ed. Montenera, Mar del Plata, 15 de agosto de 1970).

AL 17 DE OCTUBRE

Era el pueblo de Mayo quien sufría
No ya el rigor de un odio forastero,
Sino la vergonzosa tiranía
Del olvido, la incuria y el dinero.

El mismo pueblo que ganaba un día
Su libertad al filo del acero
Tanteaba el porvenir, y en su agonía
Le hablaban sólo del río y el PAMPERO.

De pronto alzó la frente y se hizo rayo
(¡Era en Octubre y parecía Mayo!)
Y conquistó sus nuevas primaveras,

Y el mismo pueblo fue, y otra victoria
Y como ayer, enamoró a la gloria,
¡Y JUAN y EVA PERÓN fueron banderas!.

Leopoldo Marechal

Editó Gabriel Pautasso
gabrielsppautasso@yahoo.com.ar
Diario Pampero Cordubensis nº 211

IR a la portada de Diario Pampero Blog