jueves, julio 31, 2008

CUBA MARTIR - BIOGRAFÍA DE FIDEL CASTRO

...Nos ha impulsado a presentar a nuestros lectores una breve biografía de este personaje tan vinculado a la Unión Soviética, que se ha convertido al régimen cubano en una sucursal activa de la URSS.
Inexplicable, por supuesto, que Cuba figure en este grupo de países ”no alineados”, cuando es el más alineado del mundo.

*LOS COMIENZOS

El padre de FIDEL era un hacendado rico. Se casó con una profesora de Primaria con la que tuvo dos hijos, LIDIA y PEDRO EMILIO. Posteriormente se amancebó con la empleada del matrimonio, LINA RUZ GONZÁLEZ. Con ella tuvo cinco hijos; entre ellos, FIDEL y RAÚL CASTRO.

FIDEL CASTRO nació el 13 de agosto de 1926. Frecuentó las Escuelas Parroquiales e hizo el curso secundario con los jesuitas, en La Habana. Ingreso en la Universidad en 1945, recibiendo la Licenciatura de Abogado en 1950. Casó cn MIRTA DÍAZ BOLART en 1948, divorciándose en 1955.

El paso de FIDEL por la Universidad ya presagiaba al revolucionario que vendría después en el escenario internacional. Durante el año 1947 participó activamente en una abortada tentativa de invasión de la República Dominicana. Un especialista cubano en comunismo, DIAZ VERSON, afirma que CASTRO se enroló como agente soviético desde los últimos años de su adolescencia. Según él, entre los funcionarios rusos que estuvieron en Cuba figuró G. W. BASHIROV, el cual ya había actuado en España como reclutador de jóvenes. BASHIROV no se alojaba en la Embajada sino en una casa particular en la calle Segunda nº 6 Miramar. A mediados de 1943, muchos jóvenes comenzaron a visitar la residencia de BASHIROV, y DIAZ VERSON cita los nombres de varios, entre los cuales figura CASTRO.

En 1944 BASHIROV fue llamado a la Unión Soviética para informar, y poco después retornó con nuevas instrucciones. Determinó que algunos integrantes del grupo debían infiltrarse en los partidos no comunistas. Ordenó que tres de ellos no se comprometieran con las actividades del Partido Comunista propiamente dicho, porque estaban reservados para futuras misiones: FIDEL CASTRO, ANTONIO NÚÑEZ y ALICIA CASTRO.

FIDEL era un joven extraño para los jóvenes de la época. Aunque hijo de padres ricos, que no le negaban dinero, usaba ropa sucia y vieja, raras veces se bañaba y no se preocupaba de mudar de camisa. Siempre fue bohemio y desaliñado durante estos años. En la Universidad tenía el sobrenombre de “Bola de Churre”, que significa, en otros términos, “Bola de grasa sucia”.

No respetaba las normas de la más elemental educación. Por ejemplo, tenía la costumbre de sacarse los zapatos donde tuviese ganas de hacerlo, sin importarle el ambiente que le rodeaba. Hace algunos años la prensa publicó una fotografía mostrándole con las manos en los pies descalzos en medio de varios asistentes.

Durante sus años estudiantiles CASTRO sufrió varias registros de la policía cubana por formar parte de bandas de universitarios que recurrían inclusive al asesinato. El 22 de febrero de 1948 el universitario MANOLO CASTRO fue asesinado. FIDEL y otros compañeros eran los más sospechosos del homicidio.

Existía en la policía cubana un sargento de nombre OSCAR FERNÁNDEZ CARA, quien era amigo de MANOLO CASTRO, el estudiante asesinado. Dicho sargento prometió llevar a FIDEL a los Tribunales de Justicia porque afirmaba que el asesino de MANOLO era él. OSCAR FERNÁNDEZ fue muerto el 4 de julio de 1948 y, según el prontuario policial , FIDEL CASTRO fue el asesino. Habiendo sido tomado preso, no se consiguieron pruebas suficientes contra él, porque los testigos temían represalias de la siniestra organización a la cual pertenecía.

Hay un despacho de UPI del 19 de abril firmado por el corresponsal de la Agencia Bogotá, ALONSO OROSCO: “Esta mañana, estando sentado en el vestíbulo del Claridge Hotel, (en los días del “Bogotazo”), llegaron dos detectives llegaron preguntando por FIDEL CASTRO y RAFAEL DEL PINO, quienes se alojaban, durante los alborotos, en dicha hotel. Los dos detectives tomaron posesión de la correspondencia de los cubanos, que abrieron en mi presencia y dijeron que tenían informes fidedignos de que CASTRO y DEL PINO habían dirigido el saqueo del 9 de abril con motivo del asesinato del asesinato del dirigente liberal ELIECER GAITÁN.

La correspondencia demostró que ambos pertenecían al Partido Comunista Cubano, y las cartas fechadas en La Habana el 9 de abril mencionaban los desórdenes de Bogota”.

CASTRO y DEL PINO se refugiaron en la Embajada cubana para evitar la prisión como agentes comunistas e instigadores de la insurrección armada. El doctor GUILLERMO BELT, jefe de la delegación cubana a la Conferencia Panamericana – que se reunió en la época en Bogotá -, les envió de regreso a Cuba por vía aérea.

El gobierno de Colombia proporcionó, en ese entonces, amplias pruebas de que los dos cubanos eran agentes del Kremlin. El jefe de Seguridad del país aludió a ellos “como conocidos comunistas”. El presidente de la nación, MARIANO OSPINA PÉREZ, los denunció en un discurso como “comunista y organizadores de la insurrección”.

*POLÍTICA DE IZQUIERDAS

FIDEL se dedicó a las actividades políticas siempre como hombre de izquierdas, desde 1950 hasta 1953. En este año, dirigió el asalto al cuartel Moncada. Fue hecho prisionero junto con su hermano RAÚL. Uso el proceso judicial para prestigiarse. Se hizo político un político de renombre nacional.

Recibió una pena de quince años, correspondiendo a RAÚL una de trece años. Comenzó entonces en la isla un gran movimiento en el cual participaron eclesiásticos, como el arzobispo monseñor PÉREZ SERRANTES, pidiendo amnistía para los presos políticos. El día 2 de mayo de 1955 el Congreso aprobó una ley n ese sentido que BATISTA firmó. El 15 de mayo de ese mismo año, veintidós meses después del juicio, CASTRO y su hermano RAÚL estaban libres.

Se dirigió entonces a MÉJICO, donde inició el movimiento que recibió el nombre de “26 de julio”, en memoria del fracasado intento de asalto al cuartel Moncada.

Emprendió viajes de propaganda por toda la zona del Caribe. Se encontraba en particular con cubanos ricos y arengaba a los cubanos exiliados en comicios públicos.

En esa época, nunca se confesó marxista en público. Poco después, el movimiento “26 de Julio” comenzó a tomar cuerpo. El argentino ERNESTO “CHE” GUEVARA, ya en ese tiempo notorio comunista, se unió a los revoltosos.

Escondiendo cuidadosamente al público su militancia comunista, CASTRO vio a su movimiento ayudado por cubanos adinerados y por ingenuos que más o menos sinceramente no es el caso analizarlo aquí – sólo deseaban derribar la dictadura de BATISTA. Sin embargo, quien hubiera tenido una mirada aguda no podría haberse engañado sobre el verdadero carácter del movimiento.

El “show” trágico estaba montado. Fue contratada una agencia de publicidad para promocionar la imagen del movimiento en USA. FIDEL CASTRO, actor consumado, estaba listo para entrar en el escenario internacional. Talento no le faltaba: el “Anuario” del Colegio Belén, donde estudiara, trae, en 1945, esta referencia al adolescente CASTRO: “No faltará el actor que hay en él”.

Se levantó el telón, y el mundo asistió al primer acto de la tragedia.

La instrucción de los reclutas estuvo cargo de ALBERTO BAYO, un revolucionario español que había contribuido para la caída de la Monarquía en España y después llegó a coronel en el Ejército rojo español. Terminaba la contienda española, emigró para MÉJICO, donde, con ayuda de lo que robó del Tesoro español, continúo sus actividades subversivas.

FIDEL CASTRO consiguió algunas otras ayudas y adeptos, especialmente de entre los fuera de la ley. Eran muy pocos los elementos con los que contaba, pero tenía poderosas palancas en sus manos. La primera era previsible negligencia y corrupción del Gobierno BATISTA y de los dirigentes militares. Contando con ayudas financieras, CASTRO las utilizó en gran medida para el soborno y el chantaje. Sus segunda ventaja fue grupos de campesinos y el prestigio que supo conquistar entre la juventud que le consideraba como un nuevo ROBIN HOOD. La tercera ventaja era la maquinaría publicitaria montada en el exterior, de la cual el corresponsal HERBERT L. MATHEWS, del “New York Times”, fue su proa.

HERBERT L. MATHEWS entrevistó a FIDEL CASTRO en Sierra Maestra. Los artículos publicados por el “New York Times” en febrero de 1957 sirvieron para dar a CASTRO una aureola de libertador. Con gran parte de la prensa norteamericana comenzó a elogiar a los barbudos. El papel de “cruzados” que los órganos de publicidad les daban sirvió para ilusionar a la opinión pública.

En el día 25 de noviembre de 1956, FIDEL CASTRO y 81 hombres zarparon de las costas mejicanas en el yate “Gramma”. El tiempo no los ayudó. El mar agitado y vientos fuertes desviaron la embarcación del rumbo deseado. El plan inicial preveía una huelga general y levantamiento popular en Santiago de Cuba para el 30 de noviembre. Para eso, la red subterránea trabajaba activamente; CASTRO oyó por la radio que los insurrectos de Santiago de Cuba habían conseguido libertar a delincuentes comunes, quemar la central de policía y dinamitar un depósito. Sin amargo, las fuerzas leales al Gobierno reaccionaron, y el levantamiento fue sofocado.

El “Gramma” desembarco su tripulación sin contratiempos. BATISTA tuvo conocimiento fiel del desembarco y envío tropas para liquidarlos. De los 82 sólo sobrevivieron 11, que se internaron en las montañas inhóspitas del país. A mediados de diciembre los once revolucionarios consiguieron alcanzar una región donde abundaban los contrabandistas.

El propio Gobierno de Norteamérica contribuyó para dar la impresión de que el movimiento de CASTRO no era comunista. El embajador ERAL SMITH declaró que acreditaba que el Departamento de Estado estaba más conforme con las ideas de MATHEWS que con otros. “Ayudar a derribar el Gobierno, que era pro-americano, para instalar la dictadura de CASTRO que es pro-rusa (…). “Nos negamos a vender armas a Cuba. No obstante, los simpatizantes revolucionarios entregaban armas, abastecimientos y municiones diariamente, partiendo de los Estados Unidos. Fuimos negligentes en la aplicación de nuestras leyes de neutralidad”. Las armas y municiones partieron principalmente de la costa de Florida.

Esta situación provocó un gran desaliento en las fuerzas contrarias a FIDEL.

En aquella época, voces aisladas denunciaban insistentemente el carácter marxista de los revolucionarios cubanos. Solamente a guisa de ejemplo, el “Intelligence Digest”, publicado en Londres en diciembre de 1957 decía tener pruebas de que submarinos rusos estaban abasteciendo las fuerzas de CASTRO.

No había en la isla una denuncia sistemática del movimiento “26 de Julio”. El jefe barbudo era tenido como católico, usaba un rosario al cuello, evitaba atacar a la Iglesia.

Además de las fuerzas inmensas que lo apoyaban, CASTRO contaba con el silencio cobarde o cómplice de los naturales opositores. Por eso poseía condiciones para vencer.

Se inicio la conquista de la isla.

El periodista STANLEY ROSS, el día 12 de junio de 1960, en el “American Weekly”, se retracta del apoyo inicialmente dado a CASTRO y muestra los inagotables recursos financieros de los que disponía. STANLEY ROSS afirma que CASTRO compró regimientos enteros al Ejército de BATISTA.

Sólo de Venezuela recibió cincuenta millones de bolívares de su amigo ROMULO BETANCOURT. Aunque siguiendo una política moderada en Venezuela, BETANCOURT había sido marxista y había ayudado a CASTRO en otras ocasiones, incluso en su paso por Caracas en la época del “Bogotazo” (madre de todos los “cordobazos”, n.d.r.). El político venezolano, que llegó a dirigir el P. C. de 1930 a 1935, renunció públicamente al comunismo más tarde. No vamos a juzgar aquí la sinceridad de tal abjuración.

El del ex presidente venezolano esta significativa afirmación que CASTRO, por lo demás, siguió al pie de la letra: “Hemos de presentar a LENIN y STALIN a estos pueblos (latinoamericanos) con vaselina. Debemos forjar un apasionado odio contra la propiedad privada y una determinación vital y activa para despojarnos del sistema capitalista. Podemos hacer todo eso sin utilizar la palabra que exhala sulfurosos vapores: comunismo” (ROMULO BETANCOURT, “El programa mínimo de presentación”, 1931).

CASTRO continúo conquistando a Cuba. Según dice el embajador norteamericano SMITH, la decisión del Gobierno norteamericano de no vender armas a BATISTA y las simpatías que tenía para con el movimiento “26 de Julio” arrojaron por tierra la moral del Ejército cubano.

Siguiendo determinaciones de su Gobierno, SMITH comunicó a BATISTA que los Estados Unidos le darían exilio, en caso de que entregase el poder. “Autrement dit”, lo convidaron diplomáticamente para que se dejara el Gobierno.

La policía de BATISTA hacía atrocidades que indignaban y predisponían a la población a apoyar a CASTRO.

Por el engaño, al seducir milicianos y simplemente por el apoyo de aquellos que le debieron combatir, por los silenciosos cómplices y por los inmensos fondos de que disponía, el “LENIN DEL CARIBE” tomó el poder del 1º de enero de 1959.

Se había consumado el primer acto de la tragedia.

*EL COMUNISMO MANIOBRA

FIDEL CASTRO tenía que vencer la resistencia anticomunista del pueblo.

Fue creado en Instituto Nacional de la Reforma Agraria (INRA), que comenzó a aplicar dictatorialmente las leyes expoliativas.

Era común que expulsaran al dueño de la tierra con su familia, sin ningún procedimiento legal. La cuenta bancaria era bloqueada concomitantemente, que dejaba a innumerables hogares en la más negra miseria de la noche a la mañana.

Cuando se anunció la Reforma Agraria, algunos hacendados afectados por ella donaron dinero, rebaños, días de trabajo. Arados, etc,, colaborando con la revolución. De nada les sirvió ese gesto, pues eran barridos por ella.

En esa hora, la jerarquía católica debía haber reclamado el cumplimiento del séptimo mandamiento, “No robarás”, y también el décimo, “No codiciar los bienes ajenos”, pero no lo hizo. Las cúpulas agrícolas se callaron, cuando era su deber defender los legítimos derechos de los asociados.

Los obispos y sacerdotes, además de los hacendados, defendiendo el derecho de propiedad, habrían defendido los propios de la civilización cristiana. Muchos no lo hicieron, siendo así cómplices de la caída de CUBA en las garras de los marxistas.

Las represiones aumentaron; las Embajadas estaban llenas de refugiados. Los que podían abandonaban el país. El “paredón” funcionó en forma ininterrumpida para silenciar a los opositores. Véase al CHE GUEVRA como comandante da La Cabaña-prisión de La Habana.

Aquí cabe una reflexión. Mucos dicen que CASTRO contaba con el apoyo popular. La utilización en gran escala del paredón y la opresión en que yace el pueblo cubano prueban lo contrario.

*DISOLUCIÓN DE LAS FUERZAS ARMADAS y DE LA PRENSA OPOSITORA.

Un sector de donde CASTRO temía reacciones era las Fuerzas Armadas. Allí también utilizó el método terrorista. Después de centenas de ejecuciones sin juicio previo, el tirano comunista anunció una depuración. Los casos serían estudiados individualmente; así se afirmo. Aquél que no hubiese cometido delito alguno nada tenía que temer. Esa “seguridad” no convenció a nadie. Comenzaron a fluir los pedidos de licenciamientos. Muchos tomaron el camino del exilio, otros se recogieron a sus casas o se mudaron para otros lugares para buscar trabajo. El Ejército nuevo comenzó a nutrirse en las filas comunistas y en las milicias populares.

Como por encanto, surgieron centenas de miles de uniformes de los más variados colores. Fueron fundadas las organizaciones de los primeros comunistas, jóvenes rebeldes, juventud femenina, mujeres federadas, milicias de trabajadores, comités de defensa, comités de vigilancia de los centros de trabajo.

El pueblo sentía el temor de salir a la calle y no se consideraba seguro ni en el hogar ni en el lugar de trabajo. En la noche, oir que alguien golpeaba a la puerta, hacía temblar a los moradores. En el mejor de los casos se trataba de una comisión que investigaba cuántos miembros de la familia estaban dispuestos a integrarse a la revolución, cuántos trabajaban, cuántos pertenecían a los comités, cuántos niños iban a la escuela, etc. La ausencia del retrato de FIDEL CASTRO colocaba a los habitantes de la casa en incómoda situación.

La prensa que aún no estaba en manos de los comunistas comenzó a reaccionar. Al comienzo no atacó a la Revolución, sino solo sus desmanes.

Los defensores del poder lanzan fuertes campañas contra los diarios opositores. El eslogan era: PAREDÓN para los directores y periodistas que no concordaran con los marxistas.

El “Diario de la Marina”, “El País”, “El Mundo”, “Carteles”, Bohemia”, “Excelsior”, “Avance”, intentaron hacer frente al comunismo. Ediciones enteras fueron quemadas. Los distribuidores fueron amenazados.

Poco después, el Gobierno decretó que en todo diario habría “derecho de réplica”. De ahí en adelante, en las redacciones de los órganos de la oposición, el Gobierno colocó un periodista suyo. Cada editorial contra el régimen era seguido luego debajo de una refutación injuriosa, en la cual se incluían insultos al autor de la nota y al director del diario. Uno a uno, todos los órganos de la oposición fueron cayendo.

Al mismo tiempo, viajeros preparados a propósito visitaban la isla y salían de ella contando maravillas. JEAN PAUL SARTRE, que la visitó en marzo de 1960, comentó: “El Gobierno y la Revolución no son ni capitalistas ni comunistas, sino humanos”.

Al mismo tiempo la Revolución iba devorando a sus propios hijos. De los primeros compañeros de FIDEL pocos se salvaron. El movimiento “6 de Julio” no se había declarado comunista y había tenido las bendiciones de cierta parte del clero y el apoyo de una buena parte de la burguesía. Atrajo así un gran número de no comunistas. Los marxistas precisaban depurar sus cuadros de todos aquellos que no comulgasen con sus ideales.

Por lo demás, la purga había comenzado antes de la caída de BATISTA. Algunos comunistas que actuaban con el personal de CASTRO “se vendieron” siguiendo las órdenes del Partido, para colaborar con la policía secreta de BATISTA. Entregando alguno de sus camaradas lucraban de manera doble: ganaban la protección del propio Gobierno cubano y, en el caso de ser presos, serían soltados pronto. Al mismo tiempo entregaban a la policía varios líderes anticomunistas en circunstancias en la que ciertamente serían muertos. De esta manera limpiaron sus cuadros. Después de la toma del poder, la eliminación de los no marxistas se aceleró. Los procesos públicos, los tribunales revolucionarios, las ejecuciones sin juicio previo, mandaron a la tumba a muchos antiguos ayudantes del tirano comunista.

*ESCASEZ

La aplicación del marxismo tuvo el mismo efecto que, años más tarde, tendría en Chile. La Reforma Agraria trajo la escasez de productos agrícolas, por la disminución de la producción.

En la primavera de 1960, ya se introdujeron los “miércoles sin pollo”.

Las industrias comenzaron a parar, los bienes de consumo a escasear, el mercado negro surgió, el acaparamiento de géneros alimenticios se generalizó.

Cuba, una isla cercada de aguas generosas, vio con espanto que variados tipos de peces y mariscos desaparecieron de sus mercados.

La burocracia, la incompetencia, negligencia, y fanatismo ideológico propios de un régimen marxista comenzaban a dar sus amargos frutos.

El mismo CASTRO reconoció la penuria a la cual sometió al pueblo cubano. El diario “Revolución” del 13 de marzo de 1962 reprodujo esta declaración del tirano: “Es preciso, sin duda de ninguna clase, hablar con toda franqueza. El problema más serio que ha tenido que confrontar la Revolución es este problema del abastecimiento… Después de que nosotros nos hemos pasado aquí muchas veces diciendo que si no hay tal cosa que comer, comeremos malanga. Entonces, la gente dice, bueno, y ¿dónde está la malanga?”.

La exportación de la Revolución, los clarísimos lazos de sujeción a la UNIÓN SOVIÉTICA (U.R.S.S.), el apoyo total al comunismo en Cuba, ya no permitían continuar con el engaño.

En mayo de 1961, Cuba fue declarada república socialista.

El 2 de diciembre del mismo año, FIDEL CASTRO RUS, en un discurso público, se declaró marxista, agregando que lo había sido durante toda su vida.
Cuba fue colocada oficialmente en la órbita soviética.
El segundo acto de la tragedia se cerraba.

*LOS TRIBUNALES POPULARES

Los Tribunales Populares son caricaturas de los Tribunales de Justicia, constituidos por miembros del PC sin ninguna preparación jurídica y destinados a juzgar a las personas de manera expedita. No hay apelación, y la sentencia es ejecutada inmediatamente.

No os detendremos aquí en las incontables víctimas que esos tribunales mandaron a los pelotones de fusilamiento. Analizaremos otro aspecto.

Esparcidos por toda la isla, esos tribunales atormentan la vida de la población. Imaginemos un humilde ciudadano condenado a cortar caña durante tres días, o a barrer las calles los domingos durante un mes, porque no tiene “sentimientos revolucionarios”, “responsabilidad proletaria” o no tiene “identificación con el pueblo”.

*EDUCACIÓN y EXPLOTACIÓN del TRABAJO INFANTIL

El régimen difunde que hay educación obligatoria y gratuita en Cuba. Lo de obligatoria no trae novedades, pues todo en el régimen marxista es obligatorio.

Lo de gratuita es falso. Existen las famosas “Escuelas de Cara al Campo”. Después de los doce años, todo alumno trabaja en el campo, para el Estado socialista, de 75 a 90 días por año, gratuitamente.

Por si fuera poco, muchas veces escuelas enteras son convocadas para hacer trabajos “voluntarios”, lo que hace al cuerpo docente perder el ritmo de los estudios, provocando el desinterés en muchos alumnos.

*LA G – 2

Análoga a la KGB ruso-soviética, la policía secreta cubana – LA G-2 – es el terror de la población.

Muchos prisioneros se suicidan en las prisiones, por el pánico a los tormentos que les están reservados.

En un Estado que erigió como norma la violación de todo los derechos, nada más natural que un organismo que esparce la inseguridad y el miedo entre la inseguridad y el miedo entre la población.

*OCHOCIENTOS MIL REFUGIADOS Y SIGUEN…(hasta 1980).

El hambre, el terror, las acusaciones, las ejecuciones, el robo y el crimen constituidos en ley produjeron sus frutos lógicos: más de 800.000 refugiados cubanos viven hoy en el exilio.

Proporcionalmente, sería la expatriación un siete por ciento del total de la población.

El tercer acto de la tragedia aún continúa desarrollándose a los ojos de un mundo aturdido y un tanto olvidado de la cadena de desgracias que se abaten sobre la isla del Caribe.

*ESPERANZA

Al terminar la recapitulación sumaria y casi esquemática del huracán que asoló a Cuba, manifestamos la firme ESPERANZA de que todo eso no pasará de una pesadilla en la vida de la joven nación. Habrá sido un paréntesis trágico en su historia que luego será cerrado.

Tanto sangre derramada, tantos mártires, atraerán la mirada misericordiosa de
*NUESTRA SEÑORA DE LA CARIDAD DEL COBRE, PATRONA DE CUBA.

*Y ESTA CUBA MÁRTIR…
*Bibliografía:
- Estudio realizado por un equipo de la revista FUERZA NUEVA, de Madrid, dirigido por BLAS PIÑAR LÓPEZ.
- Revista “Roma”, XIV, nº 62, Mayo 1980, pp. 34-45. Bs. As.
- NATHANIEL WEYL, “La estrella roja sobre Cuba – El asalto soviético al Hemisferio Occidental”, Editorial Freeland, Buenos Aires, 1ª edición, diciembre de 1960. Traducción DON APPLETON.

Editó Gabriel Pautasso
gabrielsppautasso@yahoo.com.ar
Diario Pampero –Codubensis
Febrero del año del Señor 2008

Volver a diario Pampero Cordubensis