jueves, julio 31, 2008

PARA UNA PEDAGOGÍA NACIONAL

1.- Cuando llegó a SANTIAGO DEL ESTERO la noticia de haberse formado en Buenos Aires un gobierno criollo en reemplazo del Virrey, el Cabildo de SANTIAGO se plegó a la nueva autoridad y el pueblo acudió a tomar las armas para sostenerla. Dos hombres encabezaban este movimiento: el coronel FRANCISCO BORGES en la ciudad y don GERMÁN LUGONES en la campaña. LUGONES era un estanciero pobre de PAMPALLAGATA. Dio su contribución material, reclutó gente y no teniendo más que ofrecer a la Patria entregó su propio hijo varón, a quien sacó de la escuela, pues tenía sólo 14 años. Su descendiente DON LEOPOLDO LUGONES le dio un año más, por exigencias del verso, cuando lo recordó:

“EL CORONEL DON LORENZO LUGONES
QUE EN EL PRIMER EJÉRCITO SALIÓ
CADETE DE QUINCE AÑOS A LIBERTAR NACIONES
Y DESPUÉS DE HABER ECHO LA GUERRA ESCRIBIÓ.

Efectivamente, cuando pasaron las tropas de ORTIZ DE OCAMPO el muchacho se incorporó a ellas como cadete (antes de un año estaría condecorado; antes de dos, revistaría como oficial). Cuando aún se hallaba en Tucumán, recibió una carta de su padre, de sencilla belleza, que una parte reproducimos aquí por revela TEMPLE de los hombres que hicieron la Argentina y porque puede ser EJEMPLO para los padres de hoy.

2.- Santiago del Estero, octubre de 1810. Mi querido hijo LORENZO: …Advierte pues que ninguna recomendación puede servir sin el acompañado de una buena comportación. Te prevengo que en todo caso el HONOR es lo primero y habiendo de elegir un partido entre la muerte o la deshonra no se debe trepidar en abrazar lo primero.
No entristezcas por nada, ni te intimides; desecha con valor despreocupado toda idea, todo pensamiento que no esté de acuerdo con el HONOR y los PRINCIPIOS; piensa alegremente en las glorias de la PATRIA y en su venturoso porvenir, mientras yo, pensando en lo mismo, ruego a DIOS por tí. Tu madre y hermanas quedan buenas con el consuelo de que a la vuelta de un tiempo y no muy tarde, volveremos a verte. Tus condiscípulos de clase están envidiando tu suerte, DIOS te la depare buena y te dé todo acierto para que al fin LA PATRIA tenga algo que agradecerte; sírvela pues como DIOS manda, id en vuestro paseo militar con las bendiciones del cielo y las de este tu afectísimo padre. GERMÁN.

¡¡¡ OJOS MEJORES PARA VER LA PATRIA ¡¡¡ (L. L.)

DIARIO PAMPERO, segunda época, Noviembre de la tradición y de la soberanía de 2007.



Volver a Diario Pampero Cordubensis