viernes, febrero 13, 2009

Barack Obama, hijo de… Henry Kissinger y del Clan Rockefeller


A pocos días de asumir como Presidente de Estados Unidos, en una de sus primeras medidas, Barack Obama promulgó el Memorando sobre Mexico City Policy and Assistance for Voluntary Population Planning [La Política de Ciudad de México y la Asistencia para la planificación Familiar Voluntaria][1]. Con esta medida, el neo-presidente de Estados Unidos ha mostrado ser en realidad un nuevo empleado del imperialismo internacional del dinero y del imperialismo demográfico que le es consustancial. Más precisamente: ha demostrado ser un fiel servidor del Nuevo Orden Mundial diseñado y ejecutado por la familia Rockefeller, con Sir Henry Kissinger como uno de sus bastoneros principales.
Es que en el plano político y económico el neo-presidente estadounidense es sobre todo un representante del stablishment angloamericano que gobierna Estados Unidos y el mundo a través del Council on Foreign Relations, y con la promulgación del Memorando en cuestión Barack Obama se ha mostrado también como representante y administrador del mismo poder en el plano demográfico y de política exterior, en cuanto ha ratificado, reforzado y reinstaurado a pleno la política demográfica imperialista diseñada por Henry Kissinger (Memorando 200/74) y rubricada por el presidente Gerald Ford (con la Decisión de Seguridad Nacional 314/75), documentos que hasta el día de hoy no han sido derogados[2].

1. En esencia, la administración presidencial de Barack Obama no sólo es una “resurrección” de la administración de William B. Clinton, sino además una ratificación del poder político y económico que desde comienzos del siglo XX impera y gobierna realmente en Estados Unidos, poder que tiene su cara visible en la corporación Morgan-Rockefeller y que se ha congregado básicamente en el Council on Foreign Relations y en la Trilateral Commission[3].
Este poder plutocrático y corporativo privado es el que ha llevado a cabo el proceso de conformación del Nuevo Orden Mundial, eufemísticamente denominado como “globalización”. En su última etapa, este proceso de reconfiguración del mundo fue diseñado e iniciado a fines de la década de los Sesenta, y ha tenido como resultado un brutal proceso de concentración de la riqueza –en el país en el que reside el 5% de la población mundial se concentra el 34% de la riqueza planetaria- y de pauperización brutal de la mayoría de la población mundial -57% de los habitantes del planeta tienen un ingreso diario de 1 ó 2 dólares[4]. Vale la pena reiterarlo: este proceso no fue algo aleatorio o casual, sino que fue premeditado, pensado, delineado y ejecutado con suma precisión: la oligarquía financiera mundial y sus socios plutocráticos decidieron quedarse con la riqueza del mundo en sus manos y empobrecer a la mayor parte de la población mundial[5].

2. Sabiendo que iba a quedarse con la riqueza mundial en sus manos, este poder plutocrático imperialista decidió y diseñó al mismo tiempo el proceso del holocausto demográfico planetario a partir de la década del Sesenta, consciente que los pueblos del mundo en su conjunto y los nuevos habitantes del planeta iban a vivir en la miseria absoluta, porque la riqueza acaparada no iba a ser redistribuida de ninguna manera[6]. La familia Rockefeller –y en particular John Davison Rockefeller III- fue la que se hizo cargo de ejecutar esta política demográfica antinatalista, para “darle paz” a este proceso de apropiación y concentración de la riqueza en manos de sus socios imperialistas. Lo hizo, en primer lugar, en 1966, convirtiendo su proyecto corporativo antinatalista en cuestión de Estado, mediante el apoyo y acompañamiento de 30 líderes mundiales. A posteriori, impuso los fundamentos y dogmas de su proyecto antinatalista a nivel de Naciones Unidas, en 1968 y 1969. En un tercer paso, comenzó a ejecutar en Estados Unidos la política de control de la natalidad, a pedido del presidente Richard Nixon. En cuarto lugar, diseñó a nivel planetario la política de control de la natalidad, en 1974, también a pedido de Richard Nixon, en el marco estratégico de protección de la seguridad nacional de Estados Unidos y de sus intereses de ultramar. En quinto lugar, impulsó a nivel planetario y a través del presidente William B. Clinton, los dogmas y fundamentos del control de la natalidad, bajo el eufemismo de los derechos reproductivos y la salud reproductiva, en Conferencias Internacionales patrocinadas por la ONU (sobre Población y Desarrollo, 1994, en el Cairo; sobre la Mujer, 1995, en Beijing; sobre Habitat, en 1995, en Estambul)[7]. Todo ello con el objetivo explícito de alcanzar el crecimiento poblacional cero en el año 2000, y un nivel poblacional mundial de 8 mil millones de habitantes en el año 2075 (o 9 mil millones a lo sumo).
En este sentido, las políticas poblacionales implementadas –mediante la acción conjunta del poder financiero internacional, fundaciones privadas y gobiernos “domesticados”, tanto liberales como de izquierda- han logrado ralentizar el crecimiento poblacional mundial, pero a costa de un precio terrible, ya que la humanidad en su conjunto ha ingresado en el proceso denominado como invierno demográfico, es decir, en las poblaciones aumenta la cantidad de personas mayores de 65 años y disminuye la cantidad de personas menores de 15 años[8].

3. En el Memorando firmado días pasados, el presidente Barack Obama reitera y reafirma los postulados enunciados en 1974 por Sir Henry Kissinger. En primer lugar, asume la planificación familiar a nivel mundial como política de Estado promovida por Estados Unidos, como una clara política imperialista, y asocia y vincula la planificación familiar con el supuesto “derecho” al aborto, lo que ya había sido explicitado en el Memorando de 1974[9]. En segundo lugar, dispone recursos financieros aportados por el pueblo norteamericano para financiar y promocionar el control de la natalidad en los países extranjeros, sobre todo del Tercer Mundo, tal como lo ha propuesto Henry Kissinger en su famoso trabajo, destinado a promover el control de la natalidad en los países en los que se encuentran recursos naturales y de materia prima vitales para la economía estadounidense, protegiendo así la seguridad de Estados Unidos y sus intereses ultramarinos[10].

En definitiva: como buen empleado servil del Nuevo Orden Mundial, el nuevo “presidente” de Estados Unidos administra los recursos gubernamentales al servicio del holocausto demográfico planetario, decidido por el clan Rockefeller y diseñado por su sempiterno empleado “todo terreno”, Sir Henry Kissinger, volviendo a poner en plena vigencia el famoso Memorando antinatalista de 1974.


MEMORANDO PARA LA SECRETARIO DE ESTADO
EL ADMINISTRADOR DE LA AGENCIA DE ESTADOS UNIDOS PARA EL DESARROLLO INTERNACIONAL
TEMA: La Política de Ciudad de México y la Asistencia para la Planificación Familiar Voluntaria

(en http://www.whitehouse.gov/the_press_office/MexicoCityPolicy-VoluntaryPopulationPlanning/)
La Ley de Asistencia Exterior de 1961 [The Foreign Assistance Act of 1961 (22 U.S.C. 2151b(f)(1)], prohíbe a las organizaciones no gubernamentales (NGOs) que reciben fondos federales que los utilicen “para pagar por la realización de abortos como un método de planificación familiar, o para motivar u obligar a una persona a efectuar abortos”. El anuncio en agosto de 1984 efectuado por el Presidente Reagan de lo que se conoció posteriormente como la “Política de Ciudad de México” ordenó a la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, en inglés) que ampliara esta limitación y rehusara fondos USAID a las ONGs que utilizan fondos no-USAID para comprometerse en una amplia gama de actividades, incluyendo provisión, asesoramiento, consejería o información respecto al aborto, o hagan lobby contra un gobierno extranjero para legalizar el aborto o hacer que esté disponible. La Política de Ciudad de México estuvo vigente desde 1985 hasta 1993, cuando fue rescindida por el Presidente Clinton. El presidente George W. Bush reinstaló esta política en 2001, implementándola a través de condiciones en el otorgamiento de préstamos USAID, y en consecuencia, extendió esta política a la asistencia para la “planificación poblacional voluntaria” provista por el Departamento de Estado.
Estas condiciones excesivamente amplias sobre adjudicación de préstamos y asistencias son injustificables. Más aún, han socavado esfuerzos para promover programas seguros y efectivos de planificación familiar voluntaria en naciones extranjeras. En relación con ello, revoco el memorando presidencial del 22 de enero de 2001 para el Administrador de USAID (Restauración de la Política de Ciudad de México), el memorando presidencial del 28 de marzo de 2001 para el Administrador de USAID (Restauración de la Política de Ciudad de México) y el memorando presidencial del 29 de agosto de 2003 para el Secretario de Estado (Asistencia para Planificación familiar voluntaria). Además, ordeno al Secretario de Estado y al Administrador de USAID que ejecuten las siguientes acciones con respecto a las condiciones en asistencia para planificación familiar voluntaria y en préstamos USAID que fueron impuestas de acuerdo con los memorandos de 2001 y 2003 y que no se requieren según la Ley de Asistencia Extranjera o cualquier otra ley: (1) desistir inmediatamente de tales condiciones en cualquiera de los préstamos actuales, y (2) notificar a los beneficiarios de préstamos actuales, tan pronto como sea posible, que esas condiciones han sido dejadas de lado. Además, ordeno que el Departamento de Estado y USAID cesen inmediatamente de imponer esas condiciones en cualquier préstamo futuro.
Este memorando no está destinado a crear, y no lo hace, algún derecho o beneficio, sustantivo o procedimental, puesto en vigor por ley o mediante la igualdad para cualquier parte interesada contra los Estados Unidos, sus departamentos, agencias o entidades, sus funcionarios, empleados, agentes o cualquier otra persona.
El Secretario de Estado está autorizado y se le ordena que publique este memorando en el Registro Federal.

BARACK OBAMA
LA CASA BLANCA, 23 de enero de 2009.

[1] En http://www.whitehouse.gov/the_press_office/MexicoCityPolicy-VoluntaryPopulationPlanning/
[2] National Security Council, National Security Study Memorandum 200. Implications of Worldwide Population GrowthforU.S. Security and Overseas Interests, 10/12/1974 (en www.whale.to/v/memorandum.html); National Security Decision Memorandum 314/75, 26/11/1975, en http://www.population-security.org/12-CH4.html
[3] Alain-Jean Robert, «El gabinete de Obama tendrá mucho de la era Clinton», en IAR Noticias, 5/11/2008 (en http://www.perfil.com/contenidos/2008/11/05/noticia_0008.html); Damien mollet-Eric Toussaint, «Obama elige a los que han fracasado», en Global Research, 1/12/2008 (en http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=11263); «“Con sabor a Clinton: los judíos sionistas ya son una multitud en el gabinete de Obama”», en IAR Noticias, Informe Especial, 27/11/2008 (en www.iarnoticias.com/2008/secciones/contrainformacion/0115_con_sabor_a_clinton_26nov08.html); «La hora del lobby judío “liberal”: Obama arma su equipo con Bill Clinton como “gurú”», en IAR Noticias, Informe Especial, 7/11/2008 (en http://www.iarnoticias.com/2008/secciones/norteamerica/0364_entorno_presidente_electo_06nov08.html; Urgente24, «Un protegido de los Rockefeller, hombre de la Trilateral, ya trabaja con Obama», 10/11/2008, en http://www.urgente24.com/index.php?&id=ver&tx_ttnews%5btt_news%5d=111706&cHash=031b6cd349; Ernesto Carmona, «¿Quién es quién en el entorno conocido de Obama?», en Argenpress.info, 24/11/2008 (en http://www.argenpress.info/2008/11/quin-es-quien-en-el-entorno-conocido-de.html;
[4] UNU-WIDER, La distribución mundial de la riqueza de los hogares, 5/12/2006; Fondo de Población de Naciones Unidas, Estado de la Población Mundial 2004, New York, 2004. Population Council, Annual Report 2005.
[5] UNU-WIDER, op. cit.
[6] En Population and the American Future, del año 1972, y en Report Global 2000, del año 1980, se pueden encontrar párrafos en los que ya estaba proyectado el desenlace apropiador de riqueza que iba a tener la política globalizadora que los ricos del mundo empezaban a ejecutar.
[7] Statement on Population from World Leaders (1966), en http://www.popcouncil.org/mediacenter/popstatement.html; Proclamación de Teherán (1968), en http://www.unhchr.ch/spanish/html/menu3/b/b_tehern_sp.htm; UNAUSA, World Population: A Challenge to the United Nations and its system agencies (1969), en http://www.popline.org/docs/1421/691778.html; Rockefeller Commission Report, Population and the American Future (1972), New York, en http://www.population-security.org/rockefeller/001_population_growth_and_the_american_future.htm; National Security Council, National Security Study Memorando 200. Implications of Worldwide Population Growth for U.S. Security and Overseas Interests, en http://www.whale.to/v/memorandum.html; National Security Council, National Security Decision Memorandum 314/75, (1975), en http://www.population-security.org/12-CH4.html; National Security Council, «Draft PDD on Global Population Issues» (1994), en Stephen D. Mumford, The Life and Death of NSSM 200/74. How the Destruction of Political Will Doomed a U.S. Population Policy, en http://www.population-security.org/index.html
[8] United Nations Department of Economic and Social Affairs, Population Division, World Population Ageing 2007, xliii-xlviii
[9] Memorando 200/74: El tema de la planificación familiar es desarrollado a lo largo del documento en el horizonte de la salvaguardia de la seguridad nacional de Estados Unidos y de sus intereses ultramarinos, por eso está citada y tratada más de 130 veces a lo largo del mismo. En este contexto, afirma explícitamente el vínculo inseparable entre el control de la natalidad y el aborto: «ningún país ha reducido su crecimiento poblacional sin recurrir al aborto».
[10] Ibidem: «Los EEUU deben alentar a los líderes de los países subdesarrollados a tomar la iniciativa en el progreso de la planificación familiar y la estabilización poblacional por medio de las organizaciones multilaterales y por medio de contactos bilaterales con otros países subdesarrollados. Esto requerirá que el Presidente y el Secretario de Estado traten el tema del control del crecimiento poblacional como un asunto de importancia suprema y lo traten durante sus contactos regulares con otros gobiernos, especialmente países subdesarrollados». ¿Por qué? Porque «la asistencia para la moderación de la población debe dar principalmente énfasis a los países en desarrollo más grandes y de crecimiento poblacional más rápido, donde existe interés estratégico y político de los EEUU. Estos países son: India, Bangladesh, Pakistán, Nigeria, México, Indonesia, Brasil, las Filipinas, Tailandia, Egipto, Turquía, Etiopía, y Colombia».

GENTILEZA DE PRO-VIDA para DIARIO PAMPERO
Editó Gabriel Pautasso
DIARIO PAMPERO Cordubensis

VOLVER a la portada de Diario Pampero Blog