sábado, abril 25, 2009

Raúl Alfonsín el nuevo mito


La sociedad recordando una oratoria compradora, pero no cristalizable en la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos, ni en el cumplimiento de ninguno de los principios del Preámbulo recitados en la campaña electoral, hoy está creado el mito RA estadista, iluminado, nuevo héroe nacional, todo por aquello que Borges señaló respecto a que la muerte mejora a los hombres, olvidando esa misma sociedad las siguientes perlas negras del gobierno del doctor Alfonsín.

Por Eloy Soneyra (*)

-Accedió a la presidencia denunciando un inexistente pacto sindical militar y posteriormente en ejercicio de la presidencia, denunció también una inexiste conmoción para justificar el decreto 1049 declarando el estado de sitio, sin intervención del Congreso, ante otra sedición interna donde la justicia terminó sobreseyendo a los imputados al no existir pruebas, al punto que el diputado Natale señaló que los argumentos esgrimidos por el ejecutivo tenían mucho de imaginación y poco de realidad.
-Durante su gobierno se votó bajo Estado de Sitio, y se dio impulso a la crotoxina como anticancerígeno, sobre una investigación descartada por 1940 en Brasil y pretendidamente actualizada por investigadores que pergeñaron una monografía con datos falsos y falaces, con fotos de un tumor redimido en una supuesta cura que eran fotocopia de un trabajo publicado en una revista médica de EE.UU.
-Buscó fundar la Tercera República como un modo de continuar con su idea afín con la socialdemocracia, incoherente e innecesario proceder de quien debió entregar la presidencia sin cumplir su mandato, ante el aquelarre económico, financiero y político al que había llevado a la Republica por atender lo que no debía y dejar de hacer lo que le correspondía. Callando que la República había sido jaqueada por múltiples revoluciones promovidas, consentidas o aplaudidas por radicales que habían golpeado las puertas de los cuarteles, desde 1890 a 1976.
-No fue padre de la democracia, pues está nació del hartazgo de la sociedad a los golpes cívico militares que antes quería, idea a la que había llegado, porque también la última Junta Militar así lo había entendido gracias a los cachetazos de Margaret Thatcher en Malvinas.
-Gastó sumas millonarias para llevar la capital de la nación a Viedma, para lo cual además puso en venta el privilegiado inmueble que ocupaba la embajada argentina en Japón.
-Elevó los niveles de pobreza a los que respondió con el Plan Alimentario Nacional, que como las cajas de pan dulce y sidra de Perón, las utilizó con fines electoralistas, en vez de impulsar inversiones que generarían empleo.
-Concretó la persecución a la prensa libre, como al periodista Daniel Lupa preso en 1985 acusado con la patraña de ser uno de los responsables de la conmoción interior, (justificada en una foto de la voladura del portón de madera de la casa de un militante radical), hecho nunca probado ante la Justicia , también los 30 periodistas a los se les dictó la orden de encarcelar, por exteriorizar que no compartían el actuar presidencial, estaban entre ellos Carlos Manuel Acuña y Rosendo Fraga, y también disponer el levantamiento de infinidad de programas y campañas maldicientes en los medios estatales que alcanzaron hasta a la conductora de los almuerzos televisivos.
-Haber dejado de lado el acuerdo de la Argentina en el Atlántico y Chile en el Pacífico, entregando al país andino el canal de Beagle y con él, entre otras las islas Picton, Nueva, Lenox y Cabo de Hornos. Hecho que además perjudicaba los derechos argentinos sobre un sector de la Antártida. Justificándose con un plebiscito donde había puesto a la ciudadanía ante la falsa disyuntiva Beagle o guerra, entusiasmado por correligionarios para promoverlo al Nóbel de la Paz.
-Subir al púlpito para concretar una mala defensa de la corrupción oficial, señalada por el obispo en el Tedeum de un fiesta patria, ejerciendo así una pésima praxis democrática y de intolerancia.
-Lograr por no contener el gasto oficial la mayor hiperinflación de la historia nacional al alcanzar el 4.923,3 % anual, por cubrir los gastos gubernamentales con emisión, hecho que implicaba la aplicación de un impuesto no legislado, producto de equilibrios macroeconómicos no logrados, presión de los servicios de la deuda y una puja creciente distributiva no canalizada, que condujeron a recesión, inestabilidad e inflación fruto de ese andar político sin norte y sin base sustentable.
-Detener el desarrollo nuclear del país, la construcción de submarinos y de un excelente tanque requerido por distintos países, cerrando un camino a sustanciales exportaciones que si Brasil concreta.
-Desarrolló con las Fuerzas Armadas una política presupuestaria significativamente inferior a la de países vecinos, conduciendo a la Nación al estado de indefensión. Proceder que había adelantado en escritos donde firmaba con el anagrama Alfonso Carrido Lura como seudónimo en una revista del 70.
-Impuso retenciones agropecuarias para cerrar presupuestos agigantados por el incremento del gasto público.
-Establecer rebajas de penas, el 2 por 1 a los delincuentes comunes y 3 por 2 a los terroristas, proceder que inició una creciente ola de crímenes y delincuencia, inicio de un pésimo garantismo.
-Firmó el inconstitucional el decreto 158/83 pues:
* Se arrogó el conocimiento de causas pendientes vedado por el artículo 109 de la Constitución.
* Violó el principio penal de inocencia del artículo 2 del Pacto de San José de Costa Rica.
* Dio por probado lo que debía ser objeto de investigación judicial.
* Supuso la sumisión del Congreso que sancionaría las leyes que “ex post facto”, cuyos proyectos enviaría.
* Hizo juzgar a los Comandantes por “violaciones a los DD.HH, olvidando que la situación descripta por las Convenciones Internacionales de esos derechos, se refieren a un estado de paz”, donde se concretan esos delitos y no en la guerra, situación en la que corresponde aplicar las “Leyes y Usos de la Guerra ” como las enuncian las Convenciones: de La Haya de 1899, la IV de 1907, la de La Habana de 1828 y la de Ginebra de 1980. Guerra que si la reconocían las organizaciones como el ERP y Montoneros en sus comunicados y revistas, como también la Cámara Federal que en su fallo dejó sentado la situación de “guerra” o “Guerra revolucionaria” y no la de paz. Guerra que los “jóvenes idealistas” emprendieron no para aniquilar a las FFAA, sino para acabar con las instituciones de la República.
-El mismo Alfonsín que había hablado bien del golpe de 1976 y adherido en publicitadas en los medios impresos, inició la persecución de quienes jugaron su vida por combatir la ofensiva Castro-Comunista que asoló la Argentina , aceptando una sentencia insanablemente nula por:
1º) Falta de proceso legal,
2º) Falta de una acusación válida,
3º) La Cámara actuante importaba una “comisión especial” prohibida por el artículo 18 de la Constitución ,
4º) Se sacó a los “procesados” de sus jueces naturales,
5º) Porque por lo menos cuatro de los seis miembros y el fiscal debieron excusarse de intervenir,
6º) Impuso un pena inexistente en el Código Penal,
7º) Por la manifiesta parcialidad del tribunal contra los “procesados”,
8º) Haber impuesto la idea nazi a los acusados de inversión de la prueba.
-Se ocultó que claramente la Cámara reconoció la respuesta de las FFAA a la guerra y así dijo en su sentencia que:
* “Reconocía la necesidad de reprimir y combatir las bandas terroristas”
* “Se ha recorrido el camino de la guerra. La guerra civil, la internacional, la guerra revolucionaria o subversiva”
* “En la República Argentina , cabe concluir que de los criterios clasificatorios que se vienen de expresar, éste se correspondió con el concepto de guerra revolucionaria”
-Vivió el asesinato de doce soldados y policías, en el asalto al Cuartel de la Tablada , que según señalara un conocido terrorista se planeara desde uno de sus ministerios.
-Mantener a los jubilados cobrando 126 australes y otorgar 270.000 australes, fruto de la jugosa pensión mensual que se le adeudaba, a la mandataria desplazada en 1976.
-Fue defensor en 1972 en el juicio de los asesinos erpianos de Oberdan Salustro, defensa que los abogados podían ejercer, si contaban con la aprobación de la Organización que requería afinidad ideológica. Probada en su alegato: "...los subversivos no son delincuentes, sino combatientes, integrantes de un ejército revolucionario del pueblo alzado en armas, en rebelión abierta, en operaciones". Al hablar de ejército, RA reconoció inconscientemente la situación de guerra interna.
-Sus favores a los asesinos montoneros de su correligionario Dr. Arturo Mor Roig.
-En su gobierno contamos con:
* El negociado de los pollos de su ministro Mazorín adquiridos en Hungría por más de u$s 50 millones.
* Los ilícitos en la Aduana por ingreso inicuo de 15.000 kilos de su administrador Juan Carlos Delconte , cuyo valor rondaba en los u$s 1.500. millones
* La falta de u$s 100 millones del Banco Central.
* El déficit de u$s 3.000 millones del Banco Hipotecario, por impagos prestamos políticos.
* La pérdida del patrón de peso, que era el "kilo de platino", que se sacó del país para tararlo con su par de París, y que el funcionario portante perdió.
* El incremento de la deuda pública, mal llamada externa, pues una importante parte estaba en el país.
-Aumentó la burocracia, incrementando en el Estado las 8 secretarías a 42; las 20 subsecretarías a 96 y en 280.000 agentes la planta de empleados públicos, por lo que pidió en 1989 al Congreso la declaración de estado de emergencia, para incrementar la carga impositiva de la ciudadanía sin recortar los gastos estatales.
- No cercenó la venta de armas al estado terrorista de Irán.
-Firmó el Pacto de Olivos para modificar la Constitución cuando un año atrás desde Santa Rosa no propiciaba ese cambio.
-Mantuvo en el área estatal los servicios de luz, gas y aguas a pesar que por su ineficiencia obligaban a reiterados cortes, y a los teléfonos se podía acceder pagando larga cuotas en su plan Megatel; compárese cuanto tiempo hoy tarda cualquier ciudadano en tener una línea por celular.
-Su viaje a China, no trajo ninguna inversión, como tampoco lo lograron sus otros periplos muy bien exaltados por los medios afines.
Fue si, una figura coherente con las ideas de la socialdemocracia europea. Lo malo de la aparición en la política de este nuevo mito argentino, sin considerar las falencias y falacias de su gobierno, es que nuevas figuras partidarias sigan con la creencia que la prosperidad de las naciones y la calidad de vida de los ciudadanos se logra con el Estado Protector o con autoritarismo y no por el esfuerzo de los habitantes de la Nación , que cotidianamente buscan satisfacer sus derechos inalienables a la vida, a la propiedad, la libertad y a la búsqueda de la felicidad; visión que si es también gubernamental, atrae las necesarias inversiones externas que crean trabajo sea en la producción o la prestación de servicios. Como lo muestra la historia del milagro argentino de 1880 a 1930, donde no había desocupación y los trabajadores compraban terrenos para edificar sus casas, amparados por solo seis artículos del Código Civil de 1871, concentrando la Argentina el 50% de la inversión extranjera en América Latina, valor que cayó al 3% en el año 2003. Por ello es necesario que los actuales dirigentes nacionales vean que muchos de los ciudadanos que fueron a despedir sus restos, no eran radicales, pero se sumaron a los homenajes al doctor Alfonsín como rechazo al actual modo de conducción progresista, como lo hicieron ateos, católicos y no católicos, creyentes y laicos ante los ataques a la Iglesia, en la recordada “procesión de Corpus de 1955”, bautizada luego como manifestación de Corpus


(*) Para los que no lo conocen, Eloy Soneyra es un ex marino de la promoción 80 de la E.N.M. que además es sociólogo y se desempeño muchos años como consultor del área de recursos humanos en Chile (en la época de oro de Chile) y actualmente lo hace en la Argentina.
Un aporte de Rodolfo Jorge Brieba

Editó Gabriel Pautasso
gabrielsppautasso@yahoo.com.ar
DIARIO PAMPERO Cordubensis

IR a la portada de Diario Pampero Blog