jueves, mayo 21, 2009

Martín Heidegger


MARTIN HEIDEGGER, el último de los filósofos románticos, nació en la Selva Negra, en Messkirch, del actual Land alemán de Baden. Sus primeros estudios los describe él mismo en el curriculum vitae (“el carro de la vida”) de la tesis doctoral: “Yo, MARTÍN HEIDEGGER, nací en Messkirch, Baden el 26 de septiembre de 1889, hijo del maestro barrilero FEDERICO y de su mujer JUANA, ambos de religión católica.

Frecuenté las escuelas elemental y media de mi pueblo, el gimnasio (bachillerato) desde 1903 al 1906 en Constanza y después la segunda superior en el Bertholdgymnasium de Friburgo. Una vez superada la prueba de madurez (1909), asistí a cursos de Teología y Filosofía y, desde 1911, sobre todo de Filosofía, de Matemáticas y de Ciencias Naturales; en el último semestre, también de Historia”. Su educación primera tuvo que ser bajo el signo netamente católico, dado el ambiente de su parroquia natal; su padre figura también como sacristán, del colegio católica de Constanza y su posterior ingreso de la Compañía de Jesús. Otra confesión propia relata su primer contacto con la filosofía y justamente en la metafísica del ser, cuando un día de verano de su último año en Constanza, del doctor CONRAD GRÖBER, párroco de la iglesia de la Trinidad y futuro arzobispo de Friburgo (1932-1948), el libro de BRENTANO, Sobre el múltiple sentido del ser según Aristóteles, que le introdujo en el mundo de las ideas de los griegos. Y los cursos de Teología y Filosofía de que habla (1909-1910) los tuvo de tener con los JESUITAS de Friburgo, donde en 1911 ingresa como novicio de la Compañía, saliendo a los pocos meses, y más tarde en el Seminario de la ciudad. De modo que su primera formación filosófica, aunque elemental, la recibió de la doctrina aristotélica y escolástica. Cuando más tarde fue movilizado por la Primera Guerra Mundial 1914-1918 y paso en el frente varios años, se cuenta que llevaba consigo a SUÁREZ y la Suma de SANTO TOMÁS. (véase: TEOFILO URDANOZ, O. P. Historia de la Filosofía, VI, Siglo XX: De Bergson AL FINAL DEL EXISTENSIALISMO. 2 edición, Biblioteca de Autores Cristianos, Madrid, 1988, pág. 509-512. Vida y Obras).

De padres campesinos, se sintió toda su vida unido a la Alemania rural. Su dilatada y fecunda aventura vital podría definirse con el título de una de sus mejores obras Senderos en el bosque. Llegaría a decir: “…en mí, toda mi obra depende es ese de montañas y campesinos”. (Der Alemanne, 3 de marzo de 1943).
Neoescolástico, HEIDEGGER se confesaba fiel discípulo de NIETZSCHE y admirador de KIERKEGAARD. Su obra definitoria Sein und Zeit (Ser y Tiempo) que data de 1927, está hoy incorporada a muchos centros filosóficos y teológicos de todo el mundo. En 1928 publicó De la esencia del fundamento y Kant y el problema de la metafísica. Profesor titular en la Universidad de Friburgo en la cátedra de Letras, llegará a ser rector de la misma Universidad en 1933, cuando MOELLENDORF es despedido por su prédica marxista. Era el 23 de abril de 1933. Al dar la noticia del nombramiento la prensa dijo: “El Dr. HEIDEGGER está plenamente compenetrado del ideal Nacionalsocialista”. HEIDEGGER aceptó ese nombramiento con optimismo e idealismo, convencido de introducir las reformas necesarias. Su misión era superar las barreras clasistas que tan altas en todas las universidades alemanas, y facilitar el ingreso y la continuación en la Universidad de los estudiantes humildes. Como él mismo dijo “…Igualmente decisivo resultó la esperanza de que podría ganarme el cuerpo de catedráticos y persuadirlos para transformar el nacionalsocialismo en NACIONALSOCIALISMO y desarrollar los poderes intelectuales y espirituales latentes en el Movimiento. Muchas de las demandas que hoy presentan los jóvenes habían sido ya adelantadas por la juventud universitaria de 1933”. (Carta de HEIDEGGER a Mr. PALMER, 10, enero de 1969).
El 27 de mayo de 1933 presentó su discurso de apertura y posesión. Las tesis y el estilo concordaban con el espíritu nacionalsocialista. He aquí algunos de los párrafos: “Los conductores mismos son conducidos por el inexorable carácter del espiritual destino que obliga al pueblo alemán a seguir el imperativo de su historia. La Universidad forma a sus conductores y a los custodios del destino de nuestro pueblo mediante la pedagogía y la disciplina”.

Y hay más todavía: “Arrojaremos de la Universidad germana a esa jaleada libertad académica, inauténtica, puramente negativa, inclinada al libertinaje y al dejar hacer. Robustecido por el saber y tenso por la disciplina, hay que estar comprometido hasta la muerte; el vínculo de servicio a las armas envuelve e impregna la existencia entera del estudiante”.
Y concluía con una glosa platónica “TODA LA GRANDEZA ESTÁ EN EL MOMENTO DEL ASALTO”.
Los días 3 y 10 de noviembre de 1933, se muestra públicamente adhiriendo al retiro de su Patria alemana de la Sociedad de las Naciones (aclaro, de la Naciones Unidas de entonces). Sobre el tema expresó: “No ha sido la ambición la que ha llevado a HITLER a abandonar la Sociedad, ni una obstinación ciega o un deseo de violencia, nada de eso, sino el claro deseo de ser incondicionalmente responsable de asumir el control de los destinos del pueblo”. (Freiburger Studentenzeotung, 10 de noviembre de 1933).

El Servicio del Trabajo, entusiasmó a HEIDEGGER e instó a sus estudiantes a que se presentaran voluntarios al Servicio aduciendo que “En los campamentos de Trabajo hay una nueva realidad. El hecho de que nuestras escuelas superiores deban ser abiertas a los nuevos poderes educativos del Servicio del Trabajo, simboliza esa realidad. Campamentos y escuelas tienden a unir. Los poderes educacionales de nuestro pueblo tenderán a unir para obtener la cohesión de la nación que la conducirá a la realización de su destino bajo la dirección de Estado”. (Exhortación al pueblo alemán, enero de 1934).
Políticamente HEIDEGGER buscaba un Estado fuerte que desacreditase al marxismo: “El conocimiento y la posesión del conocimiento, no nos divide en clases, sino al contrario, une y forma los miembros de la Patria y la Nación EN LA GRAN VOLUNTAD DEL ESTADO…”. (El subrayado es nuestro, referencia a Der Arbeiter por la obra de Juenger 1935).
Figura polémica y sugestiva, EL DOCTOR MARTÍN HEIDEGGER, no por casualidad se granjeo la enemistad de todos aquellos que desprecian lo bello, lo bueno y lo verdadero, lo moral y lo espiritual. Su gigantesca obra con más de 70 volúmenes, es un verdadero oasis de espiritualidad. Desde Trochas del Bosque hasta NIETZSCHE I y 2, su obra refleja el auténtico espíritu germánico. En 1952 se retiro a vivir a su aldea natal. MARTÍN HEIDEGGER, murió donde había nacido el 26 de mayo 1976, a los 87 años de edad, y su sobrino sacerdote se ocupa de su entierro en el cementerio católico de Messkirch, por expresa voluntad suya; dejando tras sí y delante suyo a una gigantesca obra metafísica y filosófica difícil de superar. La de su obra, aún desde una óptica política opuesta es una necesidad para la comprensión de los acuciantes problemas que flagelan a la humanidad.
Señala el RP TEOFILO URDANOZ O. P. que al sobrevenir el régimen del nazismo, HEIDEGGER manifiesta sus simpatías por el nuevo movimiento y pronto se ve envuelto en los negocios políticos. En 1933, en plena efervescencia nazi, es nombrado rector de la Universidad. Su famoso discurso inaugural, Selbstbehauptung der Deutschen Universität (“Autoafirmación de la Universidad alemana”, Breslau, 1933), contiene una abierta adhesión a las nuevas ideas políticas, con la esperanza en la afirmación que de un Jefe que encamine el pueblo alemán hacia su destino (cuya autoridad se encuentra simbolizada en la voluntad de poder).

Presentamos la adhesión del Profesor MARTÍN HEIDEGGER al Primer Congreso Nacional de Filosofía. Mendoza, Universidad Nacional de Cuyo (1949-2009).
Al señor Presidente del Primer Congreso Nacional de Filosofía, Mendoza. Muy honorable señor Presidente:
Me es grato expresarle mi más profundo agradecimiento por la reiterada invitación telegráfica a concurrir al Congreso de Filosofía y por el ofrecimiento a efectuar una gira de conferencias en las Universidades argentinas. Aprecio el alto honor que se me conferido con su gentil invitación; pero con profundo pesar, debe renunciar a tomar parte en el Congreso, por los motivos ya comunicados a usted. Tampoco puedo considerar, por falta de tiempo hasta la fecha de la partida, una gira de conferencias por esas Universidades.
Envío saludos a los colegas de todo el mundo y deseo que el Congreso que ha de celebrar en vuestro país, tan abierto y magnánimo, tenga feliz término. Saludo al Señor Presidente con la expresión de mi consideración más distinguida. MARTÍN HEIDEGGER. (En Actas del Congreso, pág. 115-116, vol. I.)

Finalmente, algunos aspectos del PENSAMIENTO VIVO DE HEIDEGGER

“La Filosofía y la poesía se mantienen en montes opuestos, pero dicen lo mismo”.

“Esta Europa que, en incurable ceguera, se encuentra siempre a punto de apuñalarse a sí misma, está hoy acosada por Rusia y América son, desde el punto de vista metafísico, lo mismo: el mismo frenesí siniestro de la técnica desencadenada y de la organización sin raíces del hombre normalizado”.

“La Revolución Nacionalsocialista no es simplemente la toma del Poder por otro partido que había crecido para tal finalidad; por el contrario esta Revolución aporta el cambio total de nuestra existencia alemana”.

“No existe más que una sola “clase de vida” alemana. Es la clase de trabajo afincado en los fundamentos de nuestro pueblo, libremente sometido a la Voluntad del Estado. Su carácter queda retratado en el movimiento del Partido NACIONALSOCIALISTA ALEMÁN”.

“Las palabras SABER y CIENCIA, TRABAJADOR y TRABAJO, han recibido otro sentido y un nuevo sonido. El trabajador no es como quisiera el Marxismo, el simple objeto de la explotación. El Estado de trabajo no es la clase de los desheredados que debe cargar con la lucha general de clases”.


Editó Gabriel Pautasso
gabrielsppautasso@yahoo.com.ar
DIARIO PAMPERO Cordubensis

IR a la portada de Diario Pampero Blog