lunes, julio 20, 2009

La Division Azul

Voluntarios españoles en Rusia

“Cada voluntario español que regrese a su patria estará orgulloso, durante su vida entera, por haber pertenecido a esta división. Porque aquí en el extremo oriental del norte de Europa, ha luchado por la salvación de la cultura europea. Ha contribuido de esta manera en grado sumo al cumplimiento de la misión europea de España”.
“El pueblo alemán conservará siempre en su memoria el reconocimiento y agradecimiento sinceros por la ayuda de las armas españolas”.

Son muy pocos los historiadores no-españoles de la segunda guerra mundial que citan la DIVISIÓN AZUL en sus escritos; VON MANSTEIN, que la tuvo a sus órdenes en el verano de 1942, se limita a nombrarla, sin hacer ningún comentario. Todo lo más se reconoce el hecho político de su existencia y no su actuación militar, y entonces es para formular opiniones muy parciales que evidencian falta de información o ideas preconcebidas. Pero sería pueril caer en el extremo contrario. El afán combativo de la DIVISIÓN AZUL fue muy elevado, pero, numéricamente, era eso, una división. En la mayoría de sus componentes se unía el espíritu anticomunista, heredado de nuestra guerra civil, a la capacidad agonística que siempre ha demostrado el soldado español y que sólo admite comparación con la del soldado ruso cuando lucha por algo que le es propio. La DIVISIÓN AZUL dio la medida de su valor en las acciones en que participó y si no aparece en los anales de los historiadores imparciales es porque una división, por muy valerosa que fuera - y la española lo fue en grado máximo -, se perdía en aquel inmenso teatro de lucha en el que las batallas no se dan entre divisiones sino entre Ejército y Grupos de Ejércitos y en el que las muestras de heroísmo no fueron escasas.

La DIVISIÓN AZUL entró en línea en octubre de 1941 en el frente del Wolchov, sector de Nowgorod. Soportó, en diciembre y enero, la embestida de la contraofensiva rusa de invierno, destacando la heroica resistencia de la posición avanzada de Possad. Consecuencia de esta contraofensiva fue la formación de la llamada “bolsa del Wolchov”, al oeste de Chudowo, que fue aniquilada por los alemanes con la participación de algunas unidades españoles, en el verano de 1942. Allí fue tomado prisionero el general VLASOV. En agosto de 1942, la DIVISION fue trasladada al frente de Leningrado (San Petersburgo), sector de Krassnybor-Puschkin. En Krassnybor tuvo lugar la acción más importante de las llevadas a cabo por la DIVISIÓN AZUL. En enero de de 1943, los rusos rompieron el cerco el cerco de LENINGRADO al conquistar toda la orilla del lago Laodoga; en febrero intentaron recuperar la para ellos importantísima línea del ferrocarril Leningrado-Moscú. Para ello atacaron Krassnybor con tres divisiones de infantería y abundancia de artillería y medios acorazados. Los españoles resistieron con un regimiento, tres y 6 baterías de pequeño calibre. Aunque se vieron obligados a ceder terreno, el ferrocarril siguió en manos españolas. La DIVISIÓN AZUL continuó en el frente de Leningrado hasta que, en enero de 1944, fue retirada.
La DIVISIÓN AZUL constaba de unos 17.000 hombres. Entre mayo de 1942 y marzo de 1943 la mayoría de los que llegaron en la primera expedición fueron revelados por voluntarios de refresco. Esto hizo que al final la DIVISIÓN AZUL hubiese perdido en parte el “ambiente más falangista de la primera hora. En total pasaron por la unidad unos 36.000 voluntarios, que sufrieron 12.726 bajas, de ellos 3.934 muertos y el resto heridos o desaparecidos. Quedaron en Rusia 484 prisioneros, de los cuales regresaron 286, e abril de 1954; murieron en cautiverio 118; se quedaron voluntariamente en la URSS 66 y 14 tienen un paradero desconocido. Las bajas rusas causadas por la DIVISIÓN fueron unas 50.000.
Cuando la DIVISIÓN regreso a España quedó en Rusia una Legión de 1.800 voluntarios. Después de dos meses de instrucción, uno de posiciones y otro de retirada, en Marzo de 1944, la Legión quedó disuelta.

+ “Este soldado, muerto en Rusia, al que sus compañeros llevan a enterrar, ha tenido algo que no tuvieron todos los combatientes caídos en los campos de batalla; un ataúd, una cruz y un cortejo de camaradas. Siempre que existía la posibilidad de hacerlo, los muertos eran enterrados decentemente, de modo que más tarde pudieran ser identificados. Pero la mayoría de los casos iban a parar a una fosa común, o eran abandonados, sin más, para engrosar las listas de “desaparecidos”. Por eso resulta prácticamente imposible calcular con exactitud el número de muertos en combate en Europa durante la segunda guerra, aunque la cifra puede situarse entre 18 y 20 millones”.

+ “Soldados españoles, sonrientes, en la Unión Soviética. La dureza de la lucha no ha impreso todavía su terrible huella en los rastros. En primer término, el abanderado del Primer Batallón del 269º Regimiento de Infantería de la División 250 de la Wehrmacht, más conocida como *DIVISIÓN AZUL*. Al enviar sus voluntarios a Rusia, España quiso dar constancia de su anticomunismo, sin renunciar por ello a su neutralidad, pese a las innumerables presiones de que fue objeto, lo mismo por parte de los alemanes, que deseaban controlar el Estrecho de Gibraltar, que de los Aliados, que sometieron a España a un severo bloque para impedir que pudiese ayuda a Alemania”.

Testimonios:

“La recluta fue un éxito indiscutible. Se presentaron voluntarios para poder organizar varias Divisiones, y los que por edad, enfermedad, retraso en la petición u otra circunstancia eran rechazados, insistían tenazmente para encuadrarse en cualquier unidad o servicio, antes que renunciar a sus ilusiones y deseos.
El espectáculo que ofrecían muchas poblaciones españolas al ver circular por sus calles y plazas alegres grupos de voluntarios con uniforme caqui, boina roja y camisa AZUL, era sumamente alentador. LA RAZA EN PIE QUERÍA DAR FE DE SU PRESENCIA en el mundo. AZUL ES COLOR DE LA FALANGE.
MARTÍNEZ ESPARZA, que tenía mando en el Campo de Gibraltar, salió para Sevilla el día 29 con objeto de organizar un regimiento a base de la 2ª Región Militar: dos batallones en Sevilla y uno en Ceuta. El batallón de reserva se organizó en Melilla. Otros tres regimientos en Infantería se formaron en Madrid, Barcelona y Valencia respectivamente, mandados por los coroneles RODRIGO, PIMENTEL y VIERNA. El de Artillería, con el coronel BADILLO al frente, reclutó un grupo en cada una de las plazas donde organizaban los regimientos de infantería. Independiente y simultáneamente se formaron en otras ciudades batallones o grupos de Exploración, Zapadores, Trasmisiones, Intendencia, Sanidad y restantes servicios. (Total: 17.000 hombres).
Antes de marchar estas unidades a ocupar el puesto de honor que España les encomendada en la lucha contra el COMUNISMO, hubo revistas, paradas, fiestas religiosas, agasajos a los expedicionarios; banderas, banderines y guiones regalados por poblaciones y particulares. El entusiasmo era grande y contagioso.
El 13 de julio asistieron VARELA (ministro de Ejército), SERRANO SUÑER (ministro de Asuntos Exteriores y presidente de la Junta Política de FET y de las JONS) y las autoridades de Madrid a la salida de la primera expedición para Alemania. El 14 marchó en avión el general MUÑOZ GRANDES para Berlín, siendo despedido en Barajas por el ministro de Ejército y Aire con los subsecretarios y comisiones militares. El 15 pasaron la frontera francesa los coroneles con mando, y, a partir de aquel momento, tres trenes diarios sacaban de España por Irún LO MÁS VALIOSO DE NUESTRA JUVENTUD.

“… las condiciones en que se encontraban estos destacamentos no eran precisamente las más adecuadas para sentir optimismo, y en esto está lo maravilloso: AQUELLAS REDUCIDAS FUERZAS ANIMADAS DE ALTO ESPÍRITU, ENTREGADAS A PRESTAR UN SERVICIO PENOSO CON TODA ILUSIÓN, EN UN SOLO MINUTO DE DESCANSO DURANTE UN MES DE CONTINUA LUCHA CONTRA UN ENEMIGO MUY SUPERIOR EN NÚMERO, NO TUVIERON UN MOMENTO DE DEPRESIÓN NI PERDIERON SU FE EN EL TRIUNFO, LA CONFIANZA Y LA ALEGRÍA FUERON SUS COMPAÑERAS”.

EMILIO ESTEBAN-INFANTES, LA DIVISIÓN AZUL (donde Asia empieza). Editorial AHR. Barcelona, 1956, págs. 18-19; 67-68*

DON MANUEL AZNAR, uno de los más prestigiosos publicistas y comentaristas de política internacional españoles, ha escrito para EUROPA EN LLAMAS 1939 un documentado prólogo, del cual entresacamos las siguientes frases:
“Toda Europa envuelta en llamas. O en una sola llama gigantesca, capaz de reducir a cenizas las ciudades más bellas y las campiñas más dulces y placenteras”.
“Los acontecimientos de alcance revolucionario que las dos grandes guerras mundiales han engendrado son, muy principalmente, éstos: la volcánica aparición del comunismo ruso… el rápido proceso de decadencia del Imperio británico y la presencia de los Estados Unidos como fuerza decisiva en medio de la vida universal…”.

Editó Gabriel Pautasso
gabrielsppautasso@yahoo.com.ar
DIARIO PAMPERO Cordubensis

IR a la portada de Diario Pampero Blog