viernes, octubre 17, 2008

17 de Octubre 1945 - 20 de Noviembre 1845

Lealtad - Soberanía
Rosas - San Martin - Perón
Somos el único Pueblo sobre la tierra que conmemora con pasión el día en que la LEALTAD de la Nación quedó inequívocamente demostrada. Y también somos el único Pueblo del planeta que ha elegido como Día de la SOBERANÍA NACIONAL al aniversario de una gloriosa derrota.

Pero así como estamos orgullosos de los argentinos que un histórico 17 de OCTUBRE se hicieron presentes en la Plaza de Mayo para demostrarle al mundo que un Pueblo con Honor no abandona a su Jefe, del mismo modo estamos indescriptiblemente orgullosos de aquel puñado de valientes con ROSAS a la cabeza y el poncho de SAN MARTÍN, que prefirió dejarse cortar en pedazos antes que permitir el avance impune de una escuadra invasora.

LA VUELTA DE OBLIGADO Y EL 20 DE NOVIEMBRE; EL GENERAL PERÓN Y EL 17 DE OCTUBRE, son nombres y fechas que ningún argentino tiene el derecho de ignorar. Mas allá de las interpretaciones y más allá de las opiniones personales, estos verdaderos hitos de nuestra Historia son testimonio irrefutable de que el Pueblo Argentino sabe serle leal a sus Conductores y sabe, también, pelear por lo suyo, aún cuando la victoria de las armas sea casi imposible.

Por eso, todo argentino sincero, patriota y honesto, sin distinción de accidentales banderías o de eventuales diferencias de opinión sobre temas opinables – tiene la inexcusable obligación de hacer hasta lo imposible para los valores, que posibilitaron en absoluto aquel 17 DE OCTUBRE y aquel 20 DE NOVIEMBRE, no mueran jamás. MIENTRAS HAYA ARGENTINOS CAPACES DE COMBATIR POR SU LEALTAD Y DE MORIR POR SU SOBERANÍA, LA NACIÓN ARGENTINA TENDRA SOBRADOS MOTIVOS PARA SENTIRSE ORGULLOSA DE SÍ MISMA.

Nosotros, que desde estas páginas (Revista Ideario Cedade Argentina nº 13, Buenos Aires, 1982) siempre hemos sostenido que NUESTRO HONOR ES LEALTAD, RENDIMOS AQUÍ UN SENTIDO Y SINCERO HOMENAJE A TODOS LOS COMPAÑEROS DE TRINCHERA QUE LUCHARON, LUCHAN Y LUCHARÁN POR UNA ARGENTINA JUSTA, LIBRE Y SOBERANA.

Nuestros enfoques y nuestras concepciones podrá diferir, a veces. Pero nuestra trinchera es la misma y los combates que hemos librado juntos contra el enemigo común son la mejor prueba de ello.

También se inclinan nuestras banderas ante las tumbas de los que han sus vidas por la Patria. En lo que de nosotros depende, haremos lo necesario para que ni OBLIGADO, ni PUERTO ARGENTINO DE LAS ISLAS MALVINAS, hayan sido en vano.

Nuestro aporte, en este sentido, podrá no ser muy espectacular. Pero es firme y todos pueden contar con él. A NOSOTROS NO NOS ENGAÑAN LAS VISCISITUDES POLÍTICAS DEL MOMENTO.

NO OLVIDAMOS A NUESTROS CAMARADAS Y NUESTROS COMPATRIOTAS.
¡Y JAMÁS OLVIDAREMOS A NUESTROS MUERTOS!


17 DE OCTUBRE DE 1945-2008

El 17, extraños grupos para muchos, empiezan a cruzar las esquinas porteñas rumbo a la plaza de MAYO. Morochos del gran Buenos Aires, muchachos humildes, mujeres con chicos en brazos, hombres de alpargatas.
Traen banderas argentinas. Un firme y restringido ¡PERÓN! ¡PE – RÓN! SE VAN CORO EN MAREA HUMANA HACIA EL MEDIO DÍA, donde los comercios principian a bajar sus metálicas. Es el insólito espectáculo de una multitud llegando lentamente desde las orillas o los barrios, integrada por gente de trabajo, tanto tiempo ignorada y ausente en las decisiones políticas de la República.

Una empecinada marcha que viene del silencio, el desamor o la injusticia.
Los puentes levantados del Riachuelo no han parado a nadie. Cruzan el agua a nado, en botes que abundará la solidaridad, en los armatostes de hierro bajados finalmente.

Al caer la tarde han cubierto plaza de Mayo, las diagonales, la avenida, las calles laterales. Y DESDE ATRÁS OTROS SIGUEN LLEGANDO CON SU MISMO GRITO.
El ex Secretario de Trabajo y Previsión fue traído desde su confinamiento en la isla Martín García hasta el Hospital Militar Central, aquejado de pleuresía. También allí se vuelven oleadas de manifestaciones voceando su nombre.

Sir DAVID KELLY, embajador inglés en Buenos Aires, se dirige a la Casa de Gobierno para solicitar protección sobre los ferrocarriles. “Debo confesar asimismo – cuenta – que me impulsaba una enorme curiosidad por saber qué esta pasando. La plaza de Mayo estaba llena de descamisados. El chofer quiso retroceder y tuve que insistir para que continuara lentamente… Tal como lo había pensado, la multitud nos dio paso gritando en forma amistosa ¡VIVA PERÓN” ¡ABAJO BRADEN””.

El ejército, que bajo presión de titulares, “fuerzas vivas”, políticas, doctores y una crepuscular oligarquía llena de soberbia, se sublevara ocho días antes contra lo más auténtica de su propia revolución, asume ahora el apotegma sanmartianiano: “Las tropas no están, como suele pensarse, para apuntalar tiranías, sino para hacer respetar la voluntad de los pueblos”. Y con aquella extraña virtud que pocos en verdad procuran – dijera GRACIÁN – respetan condición y derecho.

Cerca de medio noche PERÓN aparece en uno de los balcones de la Casa de Gobierno. Una ovación fragorosa saluda su presencia largamente. Miles de diarios retorcidos como antorchas son estrellas movedizas entibiando la pueblada. El nombre, repetido hasta el hartazgo, cede al fin ante la voz enronquecida del caudillo: “Es una verdadera fiesta de la democracia, representada por un pueblo que marcha a pie que marcha a pie para que cumplan…
Come hermano mayor, les pido que retornen tranquilos a su trabajo, que regresen a sus casas”. La multitud pregunta dónde estuvo. “Eso ya pasó. Ahora debemos mirar para adelante”, responderá, antes de una exhortación final: Sólo les pido que se queden unos minutos más en esta plaza, para grabar en mis ojos y en mi corazón este espectáculo inolvidable para que me sirva de apoyo en los días que vendrán”.
La jornada siguiente – 18 – es de paro total en adhesión al hombre.
PERÓN abandona sus cargos oficiales y pide el retiro del Ejército.

Editó Gabriel Pautasso
Diario Pampero nº 117
Córdoba, el 17 de octubre de Penthecostés del Año del Señor de 2008
En recordación del 20 de noviembre de 1845 y del 17 de octubre de 1945
Sopla el PAMPERO. ¡VIVA LA PATRIA!.

VOLVER a la portada de Diario Pampero