sábado, octubre 18, 2008

La Doctrina de Perón

Si es real que la injusticia social y la dependencia se han acentuado en nuestra Patria, resulta evidente la necesidad de la vigencia de las ideas y principios de la Doctrina liberadora de PERÓN y que ciertos “dirigentes” del Partido Justicialista se obstinan en olvidar y tergiversar.

Proponemos la democracia social de la comunidad organizada, fundada en la participación plena y solidaria del pueblo a través sus organizaciones sociales, políticas y a los principios de Justicia y Libertad.
Valoramos la libertad más que los liberales, porque aspiramos a la libertad de todo el pueblo, y no de algunos basada en la explotación de muchos.
Propiciamos la democracia verdadera que es el poder del pueblo, entendido éste como integrado por los sectores.
Rechazamos tanto el capitalismo liberal cuanto al capitalismo de estado (comunismo).
Nuestra Doctrina de la Tercera Posición es la suma y armonía de todos los valores y la defensa de todos intereses legítimos por los que la humanidad ha luchado.
La unidad del pueblo argentino, a través de una ideología y una doctrina comunes, concretadas en un Proyecto Nacional elaborados por todos y la unidad de la patria grande latinoamericana, son requisitos ineludibles de la liberación.
Valoramos enérgicamente las ideas de Patria y de Revolución Nacional, relegadas por el sistema o régimen y olvidados por los contubernistas, reafirmando que para un peronista primero está la Patria; por eso que el Peronismo deberá ser revolucionario o no será nada.
Compatriota: ¡La hora de la Revolución ha llegado!

El problema fundamental es nuestra dependencia del sistema mundial de poder, que integran el imperialismo norteamericano, con su capitalismo privado liberal individualista, el soviético o muleto postsoviético, y china roja (véase Olimpiadas 2008) con su capitalismo de Estado colectivista, marxista-leninista-gramsciano, Inglaterra, el Judeosionista, la masonería en todas sus obediencias, la social democracia europea, la comisión trilateral antes y CFR ahora, las corporaciones transnacionales y la banca mundial, ahora el totalitarismo hipotecario…
Ese sistema saquea a la Argentina y al Tercer Mundo utilizando entre muchos, los mecanismos de la deuda externa, que es, por lo tanto, totalmente ilegitima.
La solución pasa por un trabajo previo de reconstrucción del movimiento nacional dentro del concepto de comunidad organizada. El movimiento nacional surge como reacción ante el avasallamiento de la Nación y el pueblo por el sistema global de poder. Los trabajadores organizados constituyen la columna vertebral del movimiento nacional y tienen un papel protagónico en la tarea de reconstruirlo. Sólidamente estructurados en la Confederación General del Trabajo, constituyen el sector más concientizado y mejor organizado del movimiento nacional.
En este cuadro grandioso, que enmarca la tierra viviente y el espíritu luminoso, debe considerarse la obra de JUAN PERÓN, y deben rescatarse en lo posible la totalidad de sus escritos, discursos, leyes, análisis, etc. Tal fue el motivo de una ley del Congreso de la Nación anterior a la depreciación del “Proceso”, anterior a la ruina institucional del alfonsinismo. Esperamos que ahora se cumpla para ilustración de un gobierno que se estima y se dice justicialista, aunque constantemente invalida la sabiduría política de JUAN PERÓN.

…será otra vez un diecisiete que encuadrará la marcha de los nobles, unidas las espadas y ropas de trabajo, y por un solo clamor será la Patria sin mancillas.

Editó Gabriel Pautasso
Diario Pampero
nº 112 Cordubensis

VOLVER a la portada de Diario Pampero