domingo, enero 25, 2009

Del “Hogar Judío” al Estado de Israel: Lo que calla la historia

“En casi todos los grandes cambios de ideas se descubre una acción judía, sea ruidosa y visible, sea sorda y oculta. De ese modo, la historia judía se extiende a lo largo de toda la Historia Universal y la penetra al través de miles de poros”.
Henri Delassus, La conjuration anti-chrétienne, 1910, t. II, p. 687, en L´Univers Israëlite del 26 de julio de 1907.

De la Primera Guerra Mundial, según las predicciones de PEREIRA MÉNDEZ, el Judaísmo ha hecho surgir un “hogar judío” en Palestina; de la Segunda, el Estado de ISRAEL, en espera de lanzar al Universo, si es preciso, a una tercera guerra, para conquistar para aquel Estado, ombligo del mundo, sus fronteras naturales, del Nilo al Eúfrates (“Me pedís que os entregue las llaves de la región estratégica más importante del mundo”, respondió ERNEST BEVIN al doctor NAHUM GOLDMAN, presidente del Congreso Judío Mundial). Sobre el estatuto futuro de Palestina, todas las negociantes ha fracasado: la primera conferencia de Londres (7 de febrero-11 de marzo de 1939), insistiendo en los proyectos de partición de la comisión PEEL de julio de 1937 y del informe de sir W. WOODHEAD de 1938 (federación de cuatro zonas, judía, árabe, Neguev y Jerusalén, internacionalizado), lo mismo que la segunda (10 de septiembre-2 de octubre de 1946), basada en el Plan Morrison, estudiado desde julio a septiembre. Los árabes oponen un contraproyecto de gobierno provisional único, compuesto por siete musulmanes y tres israelitas, se niegan a sentarse alrededor de la “Mesa redonda” propuesta por ERNEST BEVIN en enero de l947, que reúne contra ella la unanimidad. Lejos de pensar en prorrogar por cinco años su mandato, como preveía como su ministro la Gran Bretaña está deseosa de librarse lo antes de aquel de aquel avispero. Por haber limitado la adquisición de tierras (el 28 de febrero de 1940) y tratado de restringir la inmigración en marzo, no sólo ha provocado las protestas de la Confederación sionista del 11 de marzo de 1942, reclamando un “commonwealth,”comunidad de naciones, sino que se ha atraído violentas reacciones de los terroristas judíos: ataques a mano armada en 1943, asesinato en El Cairo (en noviembre de 1944) de LORD MOYNE, alto comisario (culpable de haber cerrado Palestina a los judíos alemanes que HITLER proponía evacuar allí), golpes de mano contra comunicaciones (junio de 1946), voladura del hotel “King David”, Cuartel General británico de Jerusalén, que causó 101 víctimas el 22 de julio de 1946; guerrilla organizada, a pesar del estado de sitio decretado en febrero de 1947.

WASHINGTON RELEVA A LONDRES y FAVORECE LA INMIGRACIÓN

“Ya DISRAELI hacía la observación de que los hombres más poderosos no son los que el público conoce. (DISRAELI, Endymion,1880, t. I, p. 329-331) .

En cambio, los Estados Unidos están dispuestos a asumir el relevo. TRUMAN, HARRY SALOMON, judío, es particularmente sensible a la presión que no cesa de ejercerse sobre el gobierno norteamericano, desde que en última instancia el Congreso Sionista Mundial, reunido en Nueva York el 11 de mayo de 1942 (antes de la 4ª reelección de F. D. ROOSEVELT contra JOHN DEWEY), ha exigido la creación de un Estado judío independiente. Así, el presidente interino se ha mostrado en Postdam (Alem.) decidido a proteger al sionismo y a acelerar la inmigración hebrea (tal como ha exigido otro Congreso en mayo de 1945). A pesar de las protestas del rey de Arabia, IBN SAUD, con el intercambio de notas de los días 15y 28 de octubre de 1945, encarga a una comisión anglo-americana (SINGLETON-HUTCHINSON), creada el 10 de diciembre de 1945 con el Acuerdo del Congreso USA, dado el 19, que estudie el problema. Después de la lectura de aquel informe (presentado el 2º de abril de 1946), TRUMAN se pronuncia, el 4 de octubre de 1946, a favor de la CONSTITUCIÓN DE UN ESTADO JUDÍO y DE LA ADMISIÓN DE 100.000 NUEVOS INMIGRANTES EN PALESTINA.

A DECIR VERDAD, la inmigración, más o menos rápida según los períodos, no se había interrumpido: 99.206 judíos se habían establecido en Tierra Santa desde 1920 hasta 1929; 182.839 desde 1930 hasta 1936, y 122.796 desde 1937 hasta 1946, o sea, unos 400.000 en total. Habiendo resuelto la Gran Bretaña, el 2 de abril de 1947, remitir el caso a las Naciones Unidas, la Asamblea, reunida el 28 de abril, nombró una comisión compuesta de representantes de once Estados, que funcionó primero en Lake Success y luego en Jerusalén, del 26 de mayo al 31 de agosto. Pero aquel areópago no pudo ponerse de acuerdo; frente a una minoría de tres delegados, partidarios de un Estado federal, la mayoría, es decir, los otros ocho, se pronunció por la partición de PALESTINA en dos zonas de tres sectores cada una, la primera, judía, incluyendo el 55% de la superficie (comprendida las mejores tierras, meseta de Galilea, llanuras costeras de Saron y de Sephala, y el Nedj hasta Akaba a pesar de que hasta entonces no habían poseído más que un 10% del total-), y englobando a tantas judíos (498.000) como árabes (497.000); la segunda, árabe (con el enclave de Jaffa=3% de la superficie), habitada por 725.000 musulmanes y solamente 10.000 israelitas; Jerusalén y su región (el 0,65% de la superficie) debía ser internacionalizada. Nombrada por la Asamblea reunida el 23 de septiembre de 1947, una nueva comisión de la O.N.U. rechazó la creación de un Estado unitario por 29 votos contra 12 y 14 abstenciones, y se pronunció, tras fuertes presiones, el 29 de septiembre de 1947, por 330 votos contra 13 y 10 abstenciones, por aquel plan de partición, notoriamente parcial, puesto que entregaba a ISRAEL un territorio con la mitad de la población no judía, a la que le bastaría expulsar para duplicar su propia población. Lo que no dejó de hacer, ya que la tentación era demasiado fuerte.

LAS MILICIAS JUDÍAS RECHAZAN A LOS EJÉRCITOS ÁRABES

“Que los estadistas de la mayoría de los países tienen judíos de consejeros o secretarios privados y que el mundo no está gobernado por los hombres que se ven en escena sino por otros”. (DISRAELI, Coningsby, 1849, p. 251-252).

De hecho, apenas los británicos han decidido evacuar sus tropas, entre el 11 de diciembre de 1947 y el 15 de mayo de 1948, la milicia de la “Haganah”, que cuenta con 60.000 hombres aguerridos, y los grupos terroristas judíos(Irgun Zwei Leumi y Stern) dueños desde el 4 de abril de los depósitos de armas y de municiones dejados por la potenciadora mandataria, ocupan militarmente su zona y proclamar por DAVID BEN GURIÓN, presidente del ejecutivo de la Agencia Judía, en Tel Aviv, LA INDEPENDENCIA DEL ESTADO DE ISRAEL, inmediatamente reconocido, el 14 por los Estados Unidos, y el 17 por la U.R.S.S. Antes de los ejércitos árabes hayan tenido tiempo de intervenir , han multiplicado los atentados después de Navidad (voladura del Hotel Seminaris;de tres camiones británicos el 22 de febrero, con 200 víctimas: descarrilamiento de un tren de tropas, con 29 de hombres; ataque a una unidad militar británica el 17 de abril; en tanto que 3.000 árabes, asaltando unas colonias cerca de Hebrón, mataban a 35 milicianos de la Haganah) y han expulsado de su zona a 300.000 no judíos, a los que aterrorizado liquidando hasta el último, el 9 de abril de 1948, a los habitantes del pueblo de Der Yassine. La diferencia con la matanza de Oradur FRANCIA (en la Segunda Guerra Mundial) estriba en que la autoridad alemana ha condenado sobre el terreno al comandante culpable (los Estados Unidos esperan mucho más para juzgar como burro de carga a uno de sus oficiales responsables de excesos cometidos en el Vietnam), en tanto que el Irgun y su jefe MENAHEM BEGHIN (premio nobel de paz por el acuerdo de Camp David) se jactan como un hecho de armas de aquellas atrocidades. En las fronteras, que la Liga Árabe, rechazando la partición, se había negado a reconocer en Sofar, en septiembre de 1947, y protestando ante la O.N.U., el 6 de febrero de 1948, las escaramuzas habían causado ya en los dos bandos, desde el 30 de noviembre de 1947 al 1º de febrero de 1948, entre muertos y heridos, 2.768 víctimas (Kfar Sxol, Dan, Lahavot y Yeham al norte; Ramar Rachel, cerca de Jerusalén: Kfar Etzin, cerca de Hebróm).

Pero los ejércitos árabes, concentrados (24.000 hombres) bajo el mando de los generales iraquíes ISMAEL SAFWAT y TAHA SACHA EL HACHEMI, designados por los jefes de Estados reunidos en Amman, Jordania el 26 de abril, no lograron amenazar seriamente las posesiones adversarias…

“UN ESTADO JUDÍO PARA UN PUEBLO JUDÍO”.

“Nuestra pobre cultura cristiana, ya suficientemente materializada y desmoralizada por la influencia judía, aparecería reconociendo su decadencia con sólo denominarse en lo sucesivo “civilización judeo-cristiana”. (H. DE VRIS DE HEEKELINGEN, El orgullo judío, Editorial La Mazorca, Buenos Aires, 1944, p. 118).

Decidido a sacar partido de la crisis porque atravesaban las minorías judías en Rusia y otros países, el pequeño grupo descargó sobre ellas toda la artillería de la propaganda política destinada a hacer prosperar la naciente mitología: el mito del antisemitismo o bien ¿un judaísmo antisemita? Para utilizar como aglutinante el mito de que los actuales judíos descienden de los hebreos bíblicos, se les puso frente a la imagen de “SIÓN”, nombre de una las colinas en que se halla edificada Jerusalén, Y SE UTILIZÓ ESTA SUGESTIÓN como etiqueta del movimiento dispuesto a explotar la situación.
Nació así la Sociedad de los “Amantes de Sión” fundada con el objeto de “revivir el idioma hebreo, promover a inmigración en Palestina y la colonización de su tierra”. Poco antes había aparecido el libro titulado AUTOEMANCIPACIÓN, del líder político LEO PINSKER, quien expresaba textualmente en uno de sus pasajes: “El mundo desprecia a los judíos porque no constituyen una nación y porque son extraños en todos los países en que viven. La única cura para esta enfermedad incurable es crear un nacionalismo judío para un pueblo que viva en su propia patria”.
Este movimiento inicial empezó a subsistir a expensas de las donaciones de sus benefactores (algunos tan poco semitas como el Barón EDMUNDO DE ROTHSCHILD), y fueron organizadas unas cuantas pequeñas colonias. Pero nada de esto era todavía era realmente en cuanto a sus implicaciones políticas, lo que continuó siendo cierto hasta la aparición de TEODORO HERZL, considerado el auténtico fundador del Sionismo.
En 1895 HERZL escribió un libro titulado “Der Judenstaat” o “El Estado Judío”, en el que sostenía que la solución de la cuestión judía reside en “el establecimiento de un Estado Judío para aquéllos cuya situación se ha hecho intocable en los países en se les persigue, sobre un territorio lo bastante extenso para una nación respetable”.
Tres años después de la publicación de “El Estado Judío” tenía lugar en Basilea Suiza el Primer Congreso Sionista, que trazó un programa para el movimiento recomendado que el propuesto “Estado Judío” se estableciera en PALESTINA (“la tierra de los filisteos”) a lo que – fiel a la táctica de inocular en la política las nominaciones bíblicas – llamó “Eretz Israel” o “La Tierra de Israel” y, anticipando los planes que tantas iban a tener, recomendó la fundación de la Compañía para emprender en Palestina la compra de tierras y disponer su colonización. Decidió, además, que todo sionista pagaría una contribución anual (“shekel”) que lo facultaría para participar en la elección de delegados al Congreso Sionista.
Cuando, finalmente, el Congreso creó la “Bandera Sionista” y el “Himno Nacional Sionista”, se había decretado bajo el pretexto de una muy discutible defensa contra el antisemitismo – la esclavización mental, moral, religiosa y económica, de las comunidades del mundo entero que profesan la religión judía.
Al término de la última reunión, HERZL dijo: “Ya hemos establecido el Estado Judío”.
Cuando, en 1904, murió TEODORO HERZL, el Congreso Sionista decidió el “Estado Sionista” debería establecerse: o en Palestina, o en algún territorio vecino con miras a su ulterior traslado a PALESTINA.
Simultáneamente, la directiva del sionismo continuó instrumentando sus proyectos con medidas prácticas. Así, el Congreso Sionista celebrado en La Haya (Holanda) en 1908 decidió fundar la “Compañía Palestina de Tierras”, y se asignó un fuerte empréstito del Banco Internacional Judío a los planes de construcción de un moderno barrio para inmigrantes, cerca de Jaffa (que habría de convertirse más tarde en el núcleo de TEL AVIV). Además, el mismo Congreso decidió reconocer al “hebreo” como idioma oficial del Sionismo.
Cuando estalló la Primera Guerra Mundial, Gran Bretaña empezó a vivir circunstancias apremiantes en que necesitaba jugar rápido y bien las cartas, y vio en un plan sionista ventajas decisivas de índole estratégica. El líder sionista HERBERT SAMUEL captó bien el instante, propició y presentó al gobierno y a los miembros del Parlamento británico un memorándum conteniendo un PLAN para el establecimiento de un Estado Judío en Palestina, bajo los auspicios de Gran Bretaña, en el que se radicarían tres o cuatro millones de judíos que estaban dispersos en Europa. No olvidó hacer ver a los estadistas ingleses que se trataba al mismo tiempo de los propios intereses británicos, lo que se cumplió elocuentemente con esta frase: ESTABLECERÍAMOS EN LAS VECINDADES DE EGIPTO Y DEL CANAL DE SUEZ UN ESTADO JUDÍO, LEAL A GRAN BRETAÑA”.
A este plan siguieron activas negociaciones entre los líderes encabezados por WEISMANN, profesor de Química de la Universidad de Manchester, y miembros responsables del gobierno británico. En lo esencial, se mantuvo el plan propuesto de HERBERT SAMUEL , salvo en detalles, sobre todo uno formal y sutil que, si bien podía implicar alguna diferencia en la redacción, o sea, en el papel, esa diferencia no existiría en absoluto en el terreno de los hechos: se eliminó la expresión “Estado judío”, y se denominó al codiciado futuro con el eufemismo de “HOGAR NACIONAL JUDÍO”, término ambiguo inventado por los sionistas y adoptado por Gran Bretaña, que no tiene una connotación definida en el Derecho Público Internacional.
Estas negociaciones condujeron finalmente a la DECLARACIÓN BALFOUR emitida el 2 de noviembre de 1917, conquista fundamental y decisiva del plan sionista, tan maquiavélica y laboriosamente instrumento mediante la expolición y profanación de los sentimientos religiosos judíos.
Podemos ahorrarnos aquí los pormenores de cómo el eufemismo del HOGAR NACIONAL JUDÍO (2 de noviembre de 1917) recobró su real designio de ESTADO JUDÍO (de ISRAEL : 15 de mayo de 1948), porque es historia reciente escrita con ríos de sangre.

Lo que hace a nuestro caso es de destacar que el Sionismo había obtenido ya, gracias a GRAN BRETAÑA, un baluarte territorial desde donde iba a dominar y tiranizar a las comunidades de los ciudadanos de religión judía de todas las nacionalidades del mundo, y a imponerles, mediante todas las formas de COMPULSIÓN y la EXTORSIÓN, el imperio de sus mitos, que pueden resumirse así:
1) Los Judíos constituyen una nación;
2) La “NACIÓN JUDÍA” existe en medio de un permanente estado de anormalidad por haber sido desposeída de su territorio;
3) Esta anormalidad es constante venero de conflictos entre los judíos y los pueblos con quienes habitan;
4) Hay una sola manera de terminar con ello, y es reintegrar al PUEBLO JUDÍO en su territorio, y eliminar de ese modo, al mismo tiempo, si situación de anormalidad.

“La proclamación de una civilización judeo-cristiana favorecía esta acción “sorda y oculta” del judaísmo. ¿No se dan cuenta de ello sus promotores? ¿No se acuerdan de que se levantará la figura de CRISTO, se levantará entre los judíos y cristianos mientras los judíos permanezcan judíos y los cristianos, verdaderos cristianos?”(IBIDEM, op. Cit,, p. 119).

Sintetizando, TEODORO HERZL, judío nacido en Budapest, Hungría, en 1860, de cultura y educación liberal. Murió en Viena, en 1904, aparentemente envenado por un sector judío opuesto a sus concepciones políticas. Era el corresponsal del diario “Neue Freie Presse” en París en 1896, cuando se produjo el asunto de la venta de secreto militares franceses a Alemania por el capitán judío DREUFUSS. El escándalo afectaba a toda la colectividad judía por lo que EDMUNDO ROTHSCHILD (“bandera roja”) financió una gran campaña “mediática”, diríamos hoy, para poner en duda la veracidad de la probada actividad de este personaje. Entre los instrumentos que utilizó el famoso escritor EMILE ZOLÁ, quien escribía a tanto por línea dando a luz del panfleto “Yo acuso” que, enarbolada por la multitud de imbéciles empujados por la poderosa y numerosa colectividad en Francia, llevó al gobierno a transar, por razones electorales, ¡ah las elecciones!, como hoy aquí en la Argentina, todos los partidos políticos “democráticos” generalmente corruptos son dominados por el financiero sionista y para obtener sus votos.
“HERZL, abatido y agotado, efectuó aún un viaje a Roma en enero de 1904, sin poder conseguir del Papa PÍO X, aquel de “omnia instaurare in Christo”, la publicación de una Encíclica al mundo sobre la benévola actitud del Vaticano con respecto al sionismo. En la Conferencia de la Entende, en abril de 1904, y no se habló más, en general, de Uganda. Y TRÁS FULMINANTE enfermedad , HERZL murió tres años más tarde, el 3 de julio de 1904, a la edad de 44 años, el profeta en simón. En su sepelio se renovó la bella fórmula del juramento que él había pronunciado en hebreo, en el Congreso: “¡Si te olvido, Jerusalén, que mi diestra me olvide!” (Salmo)”.
En cuanto a los rasgos de su vida, podemos afirmar: es, indudablemente, el padre del sionismo, “Sin embargo, no por ello renuncie aún a mi proyecto del Cana de Panamá. Mucho tiempo después, y en calidad de corresponsal de prensa en PARÍS, hube de dar detallad información sobre ese gran escándalo de la Hisoria contemporánea francesa. En el “Liceo evangélico”, los alumnos judíos formaban la mayoría, y no sufrimos de antisemitismo. Era yo aún alumno de segundo curso cuando escribí mi primer artículo periodístico, sin firmarlo, naturalmente, pues lo contrario hubiera sido castigado. “Una carrera de escritor no es una profesión” le dijo el rabino KOHN, concluyó, muy decepcionado. En Viena hice mis estudios de Derecho y participe en todas las locuras de la vida de estudiante. En 1884, aprobé mi doctorado en Derecho, y debuté en mi carrera judicial como pasante de abogado, sin sueldo. Ejercía en los tribunales de Viena y Salzburgo. En esta última ciudad, me gustó más el trabajo. Pero siendo JUDÍO, no tenía yo ninguna probabilidad de ascenso, y me despedí de Salzburgo y de la ciencia jurídica. De nuevo contrarié al rabino de Budapest. En efecto, en lugar de escoger una profesión o de aceptar un empleo cualquiera me di a viajar y a escribir para el teatro y los periódicos. Algunas de mis obras fueron representadas en diferentes escenas. Me casé en 1889 y tengo tres hijos, un varón y dos hembras”.
(NICOLÁS BAUDY, “Las grandes cuestiones judías”, Enciclopedia Horizonte, Plaza & Janés, Barcelona, 1969, pp. 122-126).

Para finalizar, cuando el PAPA PÍO X, santo PAPA, RECIBIÓ EN AUDIENCIA PARTICULAR A THEODOR HERZL, EL CREADOR DEL MOVIMIENTO SIONISTA MUNDIAL Y PRINCIPAL AUTOR DE LOS FAMOSOS “PROTOCOLOS DE LOS SABIOS DE SIÓN” de 1897, entrevista celebrada el 25 de enero de 1904, THEODOR HERZL ESPERABA LOGRAR APOYO PAPAL PARA LA CREACIÓN DE SU ESTADO DE ISRAEL EN TIERRA SANTA. EL PAPA SANTO, EL ÚNICO DESDE EL PAPA SAN PÍO V, NO SÓLO REHUSO DARLE CUALQUIER APOYO, SINO QUE LE ADVIRTIÓ: “CUANDO USTED SE VAYA A PALESTINA Y ESTABLEZCA ALLÍ A SU PUEBLO, NOSOTROS VAMOS A TENER PREPARADOS IGLESIAS Y MISIONES PARA CONVERTIRLOS AL CRISTIANISMO…”

DEL “HOGAR JUDÍO” A ISRAEL

Orgánica para ubicar las ideas:
MOSES HESS, padre del neo-mesianismo y del marxismo.
CHAÏM WEIZMANN, negociador del Hogar Judío.
SIMÓN WOLF, protagonista del sionismo.
SIR HERBERT SAMUEL, alto comisario británico en Palestina.
CYRUS ADLER, creador con JACOB SCHIFF, del “American jewish Committee”.
LOUIS MARSHALL, del “American Jewish Congress (ruso-polaco).
HENRY MONSKY, secretario de las Delegaciones juntas, presidente de las Minorías judías y del Congreso europeo de Nacionales.
NATHAN BIRN BAUN, teórico de las comunidades “nacionales y supranacionales.
STEPHAN WISE, protagonista del sionismo.
NAHUM GOLDMAN, presidente de Congreso judío mundial.
HENRY MONGERTHAU.

Editó Gabriel Pautasso
Diario PAMPERO Cordubensis
nº 174

VOLVER a la portada de Diario Pampero Blog