jueves, enero 22, 2009

Página de un "prócer" argentino


CUANDO en 1824, BERNARDINO GONZÁLEZ RIVADAVIA, “el sapo del diluvio”, ministro argentino en Londres, promueve la formación de sociedades para la explotación de minas y radicación de agricultores en el Río de la Plata, muchos ingleses se interesan en ello. RIVADAVIA había hecho circular por toda Europa el libro que como propaganda escribiera su secretario IGNACIO NÚÑEZ

Este libro titulado “Noticias históricas, políticas, y estadística (sic) de las Provincias del Río de la Plata incluía datos risueños como el siguiente: “Podemos afirmar sin hipérbole, que los dos primeros curatos Rinconada y Santa Catalina, contienen los más grandes riquezas del universo. Voy a probarlo con una simple aserción…En sus campos el oro surge con la lluvia como en otros la semilla”. A pesar  de esta afirmación y de otras por el estilo que debían haber hecho dudar a los siempre precavidos comerciantes ingleses, se formaron dos sociedades: la “River Plate Mining Association” y la “River Plate Agricultural Association”. RIVADAVIA formó parte del directorio de Londres con una remuneración anual de mil doscientos libras esterlinas.   

Con respecto a la compañía agrícola entraron en el “NEGOCIADO” varios capitalistas ingleses, entre ellos Mr BARBER BEAUMONT Cuando las acciones las acciones los “socios criollos” RIVADAVIA, LEZICA, CASTRO  y otros, vendieron las suyas y desaparecieron de Londres. El capitán HEAD  - que había venido con un grupo de mineros al Río de la Plata – publicó un libro no traducido al castellano titulado: Reports on the The Failure  of the Río de la Plata Mining Association formed – under the authority of Don B. Rivadavia, Londres, 1826. Esta obra no solamente expone los fraudes cometidos en perjuicio de los capitalistas ingleses, sino los ardides judaicos y las extorsiones empleados en el caso. Con respecto a la River Plate Agricultural Association, que había comprado un campo en la Provincia de Entre Ríos para la radicación de agricultores, uno de los accionistas de la misma, ya citado,  B. BEAUFONT, al darse cuenta de la inescrupulosidad de RIVADAVIA y compañía, envía al Río de la Plata a su hijo para tratar de salvar en parte las libras invertidas. Fruto de ese viaje es el libro traducido por el Historiador santafecino JOSÉ LUIS BUSANICHE y que la Librería Hachette ha publicado con el título de: Viajes por Buenos Aires, Entre Ríos y la Banda Oriental (1826-1827). Sabroso relato, sarcástico a veces, de donde sacamos para muestra la entrevista que tuvo J. A. B. BEAUMONT con RIVADAVIA , en ese entonces Presidente de la REPÚBLICA ARGENTINA.  

 “A la hora indicada, concurrí con toda puntualidad a ver al Presidente, a quien, para mi desgracia, había tenido ocasión de ser presentado en Londres y de conocer por sus actos en Buenos Aires… Sólo esperaba ver al Sr. RIVADAVIA, a quien con tanta frecuencia había estrechado la mano en Londres y con quien había bromeado en la mesa de mi padre, por lo tanto no sentí como debía quizá haberlo sentido, el temor reverencial de su presencia. El tintineo argentino de una campanilla en la sala contigua despertó mi atención cuando he aquí que se abrió la puerta con solemne lentitud y vi al Presidente de la República, avanzando gravemente y en actitud tan majestuosa, que era casi sobrecogedora. El más mínimo pormenor relativo a un grande hombre resultaba generalmente interesante para el público, por lo que no considero fuera de lugar, una corta descripción de la figura y el continente de  S. E.".   

DON BERNARDINO RIVADAVIA parece hallarse entre los cuarenta y los cincuenta años de edad, tiene unos cinco pies de alto y casi la misma medida de circunferencia; el rostro es oscuro, aunque no desagradable y revela inteligencia; por sus facciones parece pertenecer a la antigua raza que en otros tiempos tuvo su morada en Jerusalén. Vestía una casaca verde, abotonada a lo Napoleón; sus calzones cortos, si puede llamárseles así, estaban ajustados a la rodilla con hebillas de plata; y el resto escaso de su persona, cubierto con medias de seda y zapatos de etiqueta con hebillas de plata; el conjunto de su persona no deja de parecerse a los retratos caricaturesco de NAPOLEÓN; y en verdad según se dice, gusta mucho de imitar a ese célebre personaje en aquellas cosas que pueden estar a su alcance. Como el corte y color de su levita o lo hinchado de sus maneras. Su Excelencia avanzó lentamente hacia mí con sus manos unidas hacia atrás a la espalda; si esto último lo hacía también imitar al gran hombre o para contrabalancea en parte, el peso de la barriga, o para resguardar su mano del tacto impío de la familiaridad , cosas son igualmente difíciles de determinar y de escasa importancia. Pero su excelencia avanzó con lentitud, y con decidido aire protector me dio a entender enseguida que el SEÑOR RIVADAVIA, de Londres, y DON BERNARDINO RIVADAVIA, , PRESIDENTE de la REPÚBLICA ARGENTINA, no debían ser considerados como una sola e idéntica persona”.

“Después de los estrictos saludos de rigor, me apresaré a exponer a Su Excelencia la penosa desilusión que los amigos de su país en Inglaterra, debían experimentar por el falseamiento de aquello en que habían puesto sus justas esperanzas. Me tomé la libertad de recordarle sus promesas de ayuda eficaz y las expresiones de  gratitud nacional que nos habían sido prodigadas en INGLATERRA para inducirnos a exponer nuestro capital y nuestra diligencia en la obra de promover la emigración hacía las playas argentinas. Mientras yo exponía estas cosas, sometiéndolas a la decisión de S. E., era frecuentemente interrumpido por él  con preguntas de irritante frialdad: ¿Y cómo estás las señoras?... Espero que su señora madre se encontrará bien…Su padre ha tenido poca fortuna en este negocio”- Hasta aquí la  cita del libro BEAUMONT. 

ESTA IMAGEN DE FARSA Y TRUHANERÍA – COMPLICACADA ADEMÁS CON UN NEGOCIO EQUÍVOCO A COSTA PARA EL PAÍS – PARECE REPETIRSE A LO LARGO DE MAS DE CASI DOS SIGLOS DE FRUSTACIONES Y ENGAÑOS.  

DE TODAS MANERAS, ES ÚTIL REMEMORAR AHORA ESTA IMAGEN A FIN DE CONFRONTARLA CON OTRAS MÁS CERCANAS Y MÁS SINIESTRAS. LA HISTORIA SIEMPRE ENSEÑA (HISTORIA MAGISTER VITAE), Y EN ESTE CASO ENSEÑA QUE LOS ARGENTINOS NO HEMOS SALIDO DEL SURCO DE LA MALICIA Y MENTIRAS POLÍTICAS. CONFRÓNTESE SINO A RIVADAVIA CON ALFONSÍN Y DE LA RÚA; DE KIRCHNER y DUHALDE.  

Editó Gabriel Pautasso

Diario Pampero Cordubensis nº 172 

VOLVER a la portada de Diario Pampero Blog