lunes, enero 05, 2009

La verdadera cuestión racista: Galut Israel


“No es que yo me aferre a mis ideas, sino que Dios me ha fijado designios que debo tener en cuenta”.
Citado por Dom Aubourg

El Movimiento de Juventudes Nacionalistas ha emitido en Córdoba un significativo comunicado sobre la cuestión judía. Creemos oportuno reproducirlo, para esclarecer un problema confundido en la situación presente. El comunicado dice así:

“Conviene poner las cosas en claro para evitar que los incautos son atrapados por la maldad judía. La Iglesia Católica ha condenado el racismo, y ciertamente con razón. Pero ¿cuál es el racismo condenado? El del “mito de la sangre”, el que “deifica a una raza” y proclama su superioridad sobre todas las otras. ¿CUÁLES SON LAS RAZAS DEIFICAS QUE PROCLAMAN SU SUPERIORIDAD ESENCIAL SOBRE TODAS DEMAS? En primer lugar, la raza judía y luego, por imitación de ella, la raza aria, hipótesis del nacional-socialismo. Luego, tan condenada está la religión mítica de la super-raza judía, como la de super-raza aria. Nosotros, el Nacionalismo Argentino, no aceptamos la superioridad mítica de la raza judía, ni de ninguna otra. En ese sentido somos antijudíos, precisamente porque no somos racistas. Somos, además, antijudíos, no porque odiemos al judío y querramos su extermino, sino porque todo judío por el hecho de serlo tiene un destino propio, su nacionalidad y su religión indelebles. Además, en los momentos actuales, el pueblo judío es ya un Estado soberano con todos los derechos que reconocen el derecho internacional. Luego el pueblo judío debe habitar su territorio, vivir en su “casa”, como todos los demás pueblos del mundo que pertenecen a un Estado soberano. Luego, ha llegado la hora que los judíos de todo el mundo se marchen a su “hogar”, a su casa en PALESTINA. El judío es el único que se arroga por lo menos dos derechos cuando está en el extranjero: 1) el derecho de la sangre – esencial y definitivo -; 2) el derecho del territorio, que es instrumental y accidental. Esto no puede ser, este privilegio es odioso e inadmisible. O un derecho o el otro. Pero este dilema no es aplicable al judío en el sentido de una elección entre dos, posibilidades, porque el judío es racista y jamás renunciará a su raza, que es su ser mismo. Luego, no queda más que una solución: el judío no tiene más derecho que el de su sangre. Por eso, por su racismo fatal, entre nosotros será siempre un extraño, un extranjero, aunque haya nacido en la Argentina. Nosotros, los Nacionalistas Argentinos, reconocemos al judío como extranjero INASIMINABLE y así queremos que se lo trate. No lo odiamos porque no somos racistas, pero no aceptamos que se lo reconozca argentino, porque entonces tiene más derecho que nosotros que somos los dueños de casa. SI USTED ES ARGENTINO, SEA ANTIJUDÍO. ASÍ COMBATIRÁ AL RACISMO Y DEFENDERA A LA VEZ NUESTRA PATRIA DE LOS EXTRANJEROS INASIMILABLES.

*GALUT ISRAEL*

¡Alerta estirpes indoeuropeas, GALUT ISRAEL ha cerrado el puño!

Después de tres mil años los judíos han vuelto a conquistar Canaán y ha reconstruido su Mediná, pero solo una mínima parte los judíos dispersos por el mundo han regresado a Israel. Su sueño mesiánico va mucho más allá de añorar un trozo de desierto en el Cercano Oriente. Sus conductores nunca han ocultado la pretensión de dominar todas las estirpes, señorear sobre todas las naciones. Su dispersión (GALUT: DIASPORA) milenaria cubre toda la tierra, suministrando los elementos humanos indispensables.
Hoy, en el mundo postcomunista los judíos tienen todas las riendas del poder; y en el mundo capitalista los puestos claves. En la India aparentan ser hindúes y en la China roja, chinos. Y aunque muchos no lo crean, hay judíos negros (como el futuro presidente USA B. H. OBAMA, asume el 20ENE09 ), además de negros judaizados.
Siempre fue una incógnita el destino de las diez tribus que SALMANASAR deportó a Asiria en el año 722 a. C. Debemos agregar los judíos de la Gulat Babel después de la destrucción del primer templo, y los de la Galut Edom después de la destrucción del segundo templo por el Emperador TITO en el año 70.
Los judíos siempre a la dispersión – GALUT - para ser parásitos de los demás pueblos. En la época helenística Alejandría tenía un millón de judíos y ya en el siglo II a. C. llegaron a Roma. Pisaron la Galia tras los ejércitos de CESAR y se desparramaron por Europa, llegando en la Edad Media hasta el Mar Báltico y Ucrania junto al Mar Negro. Muchos consideraron aún a SEFARAD, “España”, como su patria, y hay quienes sostienen que mil años antes de COLÓN y aún antes de Cristo, llegaron a América.
De la suerte de las diez tribus podemos conjeturar – sobre testimonios fidedignos – que la mayoría se dispersó hacia las regiones circunvecinas de Asiria, llegando hasta el Cáucaso por el Norte y la India por el este.
Los judíos del Curdistán, por ejemplo, según Rabi BENJAMÍN de TUDELA, viajero judío del siglo XII – son descendientes de las tribus de Dan, Zebulón, Ascher y Noftalí. Muchos de ellos han regresado después 2.600 años a Israel, otros se dispersaron por el mundo. Constituyen los únicos que conservaron los elementos agrícolas en forma continua, hasta la actualidad.
En el Cáucaso hay aldeas musulmanas que guardan la tradición de su origen judío y que debieron adoptar el Islam por la fuerza. Lo testifican las inscripciones hebreas en las lápidas de los cementerios.
En Georgia llegaron dispersos de las diez tribus y en época posterior – después de la destrucción del primer templo por NABUCODONOSOR en el año de 586 a. C. – se le sumaron inmigrantes judíos de Persia, Media, y Curdistán. Parece que su influencia fue lo que determinó la judaización de los Cazares, que en el siglo IX aceptaron la doctrina de MOÍSES pero no la ley oral. En el siglo XVII se pretendió crear un Estado judío en el Cáucaso meridional.
En el Emirato de Bukara, que fuera anexado al Uzbekistán por los soviéticos, judíos descendientes de aquellas tribus lucharon en el Ejército rojo para derriber del poder al Emir. Casi todos ellos habían pertenecido a los socialdemócratas de derecha, pero luego se unieron a los socialdemocratas de izquierda y de allí salió el partido comunista de Bukara.
La penetración de los judíos de Afganistán se remonta a la destrucción del primer templo, aunque algunas tribus se consideran descendientes de los desterrados por SALMANASAR. Todos los afganos reconocen una legislación oral semejante a la hebrea, aunque modificada con la ley modificada con la ley musulmana.
En el Yemen parece que llegaron también después de la destrucción de primer templo, y se acrecentó con la GALUT EDOM, especialmente después de la rebelión de BAR COCHBA en la época del Emperador ADRIANO. Su influencia fue muy sobre el pueblo autóctono – según testimonios cristianos posteriores – y en el siglo VI llegaron a sentar en el trono yemenita a un judío, JOSEF DU-NOAS.
En su dispersión (GALUT) constante los judíos llegaron al extremo oriente y se mezclaron con los naturales sin perder su individualidad. Muchos de sus descendientes: ocupan en la India de hoy, cargos importantes, y parecen ser hasta por sus rasgos faciales, verdaderos hindúes. KRISHNA MENÓN, el nefasto Ministro de Guerra del PANDIT NHERU, que posibilitó la ocupación la ocupación del Tibet por los comunistas chinos y que siempre se destacó por su odio feroz a lo europeos, era judío.
En Birmania hay judíos birmanos y en la China, judíos con marcados caracteres faciales chinos. Parece que llegaron allí de la India y de Persia (Irán). Perdidos para sus hermanos fueron descubiertos por misioneros jesuitas en el siglo XVI. En la provincia de Honan estaban muy bien organizados y tenían una gran sinagoga. Después de la Segunda Guerra Mundial, muchos judíos “gaseados” por los nazis, llegaron gozandode perfecta salud y se radicaron en el norte de China y en Manchuria.
En Madagascar y en la cercana costa de África viven judíos negros descendientes de refugiados portugueses. Existen además, judíos negros en la costa de Malabar (Madrás). En la Guayana Holandesa, Jamaica y otras islas del Caribe mezclaron su sangre su sangre con los negros. No está demás señalar que en los Estados Unidos de América, donde en los últimos años el problema racial ha desembocado en un odio feroz contra el hombre blanco, existen muchas “kehilas” – comunidades organizadas – de judíos negros, como los familiares de la mujer de OBAMA, de Somalía.
En América – sin descartar la conjetura de su venida milenaria – diremos que llegaron con COLÓN, y el primero que hizo conocer en Europa el uso del tabaco, fue uno de ellos. Muchos se mezclaron con indígenas, especialmente en México, América central y Perú. El Presidente de México en los veinte PLUTARCO ELÍAS CALLES – de triste memoria por la represión de los Cristeros – era un mestizo judío.
Desde fines del siglo pasado hasta la Segunda Guerra Mundial se produjo un gran desplazamiento de judíos de Europa Central y Oriental hacia América y se adhirieron como sanguijuelas especialmente en los Estados Unidos de América – Nueva Sión es a Nueva York tiene más judíos que el Estado de Israel fundado en 1948 como Eretz Israel -; y en la Argentina.
La pureza de la sangre semita… es un mito. Existen – aún entre los judíos europeos – grandes diferencias (racialmente sosteniendo), por ejemplo entre un TROTSKI “azhkenazim” (judío de la Europa central y orienta) y un DISRAELI, “sefardim”, primer ministro inglés durante el siglo XIX, (descendiente de los judíos expulsados de la Península Ibérica).
Nadie ignora que muchos seudoconversos –marranos o cristianos nuevos, ver, entre otros, el historiador CLAUDIO SÁNCHEZ-ALBORNOZ o el polígrafo AMÉRICO CASTRO – se infiltraron Iglesia Católica Y EN LA NOBLEZA de los países europeos, etc.: y llevando una vida más doble, a medias cristiana y a medias judías, disfrazada, han conseguido dominar a las estirpes arias, únicas que por sus peculiaridades y superiores condiciones, podrían desbaratar sus sueños mesiánicos.
Pero no solamente los judíos se seudoconviertieron al cristianismo y al catolicismo, sino que también lo hicieron en el Islamismo; con lo cual se explicarían muchos hechos históricos… inexplicables.
En Turquía, por ejemplo, viven los sabatianos, descendientes de los judíos que en siglo XVII consideraron a un tal SABETAY ZEVÍ como “mesías”. En 1683 estos “talmudistas” “renegaron” de su judaísmo y abrazaron el “islam”, pero hasta la actualidad conservan pura su sangre judía. En general los turcos los llaman “Dömne” que significa “convertido” o “apóstata”.
Existe constancia de la duplicidad de los nombres entre los “Dömne”, uno turco y otro hebreo. El musulmán es para uso legal, de este mundo, y el hebreo es íntimo, para el otro mundo. Tienen cementerios separados y estudian en secreto, el hebreo. Intentaron en varios oportunidades volver al seno del judaísmo tradicional
Uno de los jefes de los “Jóvenes Turcos” (como la coordinadora alfonsinista o la cafieradora, aquí), MOHAMED DJAVID BEY, que llegó al rango de Gran Visir era Dömbe”. Es menos conocido el origen sabatiano de NIZHAT FAIK, Gran Visir; MUSTAFA AREF, Ministro del Interior y MUZLEH-EDIM ADEL, Viceministro de Cultura.
Ahora bien, ante estas comprobaciones. ¿Quiénes fueron los que dirigieron el Genocidio del pueblo cristiano armenio? ¿Otomanos o… sabatianos?
Estos “Dömne” cumplen fielmente – como se vió – la ordenanza decimaséptima de los “mandamientos” de SABETAY ZEVÍ: “No es mezcléis con diversos, casáos únicamente con vosotros mismos. De las costumbres y actos de vuestros vecinos tomad sólo lo que es visible, para engañarlos”.

CONGRESO ANTIANTISEMITA

Congresal del contra al anti
O sea, del contra al contra
Contra el antimefitismo
Dije tres palabras doctas.
Comimos primeramente
En távola opiparosa
Despues habló el de la UCRI
El de la UCRIPUE y la UCROPIA.
Un Ordoñez, un Mamerto
Y un tal Yerro Bergamota
Dijeron que algunas gentes
Que han venido de la Uropa
Unas de ellas son benéficas
Pero otras son ideológicas
Las buenas son mefíticas
Las malas son retrógradas
Y añadieron que los nazis
Casi nunca son demócratas
Aludiendo allí a la Iglesia
Y a Cristo y su Sinagoga
Yo pedí el usodelá-
Y pregunté con prosodia
- ¿Quiénes son aquí mefíticos?
- TODOS, respondieron todas.
Las voces de aquellos próceres
Y de cuatro o cinco próceras.
- Entonces firmemos todos
Una renuncia metódica
Irreversible y – digamos –
Fundamentalmente lógica
Y apelamos a Juan Trece
Y al Concilio de Roma.

Hubido acuerdo, firmamos.
Y así terminó la cosa.

Alejandro Larracha Verdaguer (bonaerense)


“...el pueblo judío, esparcido por toda la tierra, ejerce la usura y acumula millones,
Rechazando la patria en que nace y muere por una patria ideal que baña escasamente el Jordán y a la que no piensan volver jamás. Este sueño que perpetúa hace 20 o 30 siglos, pues viene del origen de la “raza”, continúa hasta perturbando la economía de las sociedades en que viven pero de que no forman parte; y ahora mismo la “bárbara Rusia” como en la ilustrada Prusia se levanta un grito que se cree escogido y carece de sentimiento humano, el amor al prójimo, el apego a la tierra, el culto al heroísmo, de la virtud, de los grandes hechos, donde quieran que se producen…”
DOMINGO FAUSTINO SARMIENTO, en “Condición del Extranjero en América”, página 260/261. (Extraído del periódico “Estrella Federal” de Córdoba).

¡ O TEMPORA, O MORES ¡

Editó Gabriel Pautasso
Diario Pampero Cordubensis
nº 157

VOLVER a la portada de Diario Pampero