viernes, enero 02, 2009

La Tercera Invasión Inglesa y la Reconquista de las Malvinas (1833-2009 Hoy 2 de Enero de 2009: 176 años)



Cuando llegó a conocimiento Buenos Aires de las autoridades de Buenos Aires el estado deplorable en que se hallaban las islas por la caza indiscriminada de anfibios que hacían barcos extranjeros, el Director Supremo del Estado de las Provincias Unidas, JOSÉ RONDEAU, ordenó la partida de un oficial para se hiciera cago del gobierno insular. Se designó para esta importante misión al coronel de marina DAVID JEWETT, al servicio del gobierno nacional. El 6 de noviembre de dicho año toma posesión solemne de las Islas Malvinas, izando la bandera argentina y lanzando en su honor una salva de 21 cañonazos. Reúne a los capitanes de los buques fondeados en los alrededores, entre los cuales se hallaba el marino inglés JAMES WEDDELL, y da lectura a la siguiente proclama:
“Tengo el honor de informarles que he llegado a este puerto comisionado por el Supremo Gobierno de las Provincias Unidas de América del Sur, para tomar posesión de las Islas en nombre del país a que éstas pertenecen por ley natural.
“Al desempeñar esta misión deseo proceder con la mayor corrección y cortesía para con todas las naciones amigas. Uno de los principales objetivos de mi cometida es evitar la destrucción documentada de las fuentes necesarios para los buques que de paso o recalada forzosa arriben a las Islas”.
Los representantes extranjeros acataron sin discusión las órdenes importadas por el flamante gobernador argentino. La noticia llegó a Buenos Aires, a Madrid y a Londres. Ni el gobierno de Gran Bretaña ni el de Estados Unidos de Norte América protestaron entonces reclamación alguna, dando por sentado que reconocían la soberanía argentina en las Malvinas.
Sucede a JEWEET en el gobierno insular al comandante PABLO AREGUATÍ, oficial de raza indígena educado en las misiones jesuitas. En el lapso comprendido entre 1824 y 1828, administraron oficiosamente las islas JORGE PACHECO y LOUIS VERNET, quien tenían una concesión de tierra otorgada por el gobernador BALCARCE.
El 10 de junio de 1770 los españoles habían desalojado a los ingleses de Puerto Egmont. Deliberadamente se eligió este aniversario para hacer un nombramiento con mayores atribuciones jurídicas e históricas en el Archipiélago malvinense. El 10 de junio de 1829 el general MARTÍN RODRIGUEZ designa a LUIS VERNET, nativo de Hamburgo, Alemania, de padres franceses, argentino por adopción, tercer gobernador de las Islas. La parte pertinente del decreto afirma:
“Habiendo resuelto por decreto de esta fecha que las Islas Malvinas y las adyacencias al Cabo de Hornos, en el Mar Atlántico sean regidas por un comandante político y militar, y teniendo en consideración las caracteres que reúne don LUIS VERNET he tenido a bien nombrarlo como en el presente lo nombro, para el expresado cargo de gobernador político y militar de las Islas Malvinas, DELEGANDO EN SU PERSONA TODA LA AUTORIDAD Y JURISDICCIÓN NECESARIAS AL EFECTO. “A las 12 se reúnen los habitantes. Se enarbola la bandera nacional, a cuyo tiempo se tiraron 21 cañonazos, repitiéndose sin cesar ¡Viva la Patria! Puse a cada uno en el sombrero cintas con los colores que distinguen a nuestra bandera. Se dio a conocer el Comandante”. (El diario personal de la señora MARÍA SÁENZ DE VERNET).

El encargado de negocios de Gran Bretaña, WOODBINE PARISH, protestó el 29 de noviembre de 1829, por la designación de LUIS VERNET, como Comandante Político y Militar de las Malvinas. En su breve nota vierte tres inexactitudes: “Que sus derechos sobre las Islas fundados en el primer descubrimiento y subsiguiente ocupación de dichas Islas fueron sancionadas por la Restauración del establecimiento de Su Majestad Británica había sido y ocupado por una fuerza española del año anterior”.
La protesta fue al archivo. ¡Qué podría responder a tales incongruencias!
Se ha demostrado que 1º las Malvinas no fueron descubiertas por los ingleses sino por navegantes de otros países, entre otros, españoles, franceses y holandeses; 2º la primero ocupación la hizo el francés BOUGAINVIELLE, quien reconoce el anterior derecho de España y las devuelve sin mayor discusión. 3º Las fuerzas británicas fueron expulsadas de Puerto Egmont en 1770, restituidas, como desagravio, al año siguiente, y en cumplimiento de un pacto, las evacuaron definitivamente en 1773; y por la Convención NOOTKASOUND, en 1790, Gran Bretaña se había comprometido a respetar las tierras españoles de América del Sur. Los hechos posteriores parecieran demostrar que se estaba maniobraba para destruir la florecimiento de la colonia de Soledad, ese hecho injustificable fue precisamente el que indujo a Gran Bretaña a apoderarse de las Malvinas, consumando ese ataque contra la integridad territorial de la Nación Argentina, cuya soberanía sobre aquellas islas ha sido siempre respetada”.

A continuación se sucede lo que con justicia se la denominado la TERCERA INVASIÓN INGLESA: el 3 ENERO de 1833 mientras el Comandante JOSÉ MARÍA PINEDO se hallaba de organizar la administración insular entró en la bahía que daba a Puerto Soledad, sin aviso alguno, la corbeta de guerra británica Clío, cuyo capitán JOHN JAMES ONSLOW enviaba a tierra un mensaje declarando que se disponía a ocupar las Islas y concedía de 24 hs. para desalojarla. Consumado el despojo o usurpación de los argentinos, había 8 en desacuerdo con el nuevo estado de cosas, y formaron grupo aparte capitaneado por ANTONIO RIVERO. Éstos habían presenciado con natural desagrado la intrusión arrogante del capitán JOHN JAMES ONSLOW, reemplazada por la insignia inglesa. Dice el historiador MARTINIANO LEGUIZAMÓN PONDAL que “los gauchos, llevados casi al frenesí, con una garra patriótica sacaron la enseña inglesa; enarbolaron la de BELGRANO, de este modo el gaucho RIVERO y sus hombres iniciaron la reconquista de las Islas Malvinas”, empresa de hondo contenido patriótico que todavía no ha concluido.

Dejar aclarado que el Archipiélago fue usurpado por Gran Bretaña a comienzos de 1833 (el 3 de enero), durante el gobierno del general JUAN RAMÓN BALCARCE. Culminaba así un hecho lamentable ocurrido durante el primer gobierno de ROSAS, pero no con los ingleses sino con los norteamericanos. Entre el 28 y 31 de 1831, el Comandante SILAS DUNCAN de la armada de los EE.UU., al mando de la corbeta de guerra Lexington, como represalia por el apreciamiento de algunos barcos pesqueros de su país, que hacían caso omiso de las disposiciones que al respecto había tomado LUIS VERNET, gobernador de las Islas, destruye prácticamente el establecimiento de Puerto Soledad y se lleva como prisioneros algunos de sus habitantes.

El gobierno de ROSAS protestó enérgicamente por el vandálico atropello, y las relaciones con los EE. UU. Quedaron tirantes. Es entonces cuando intervienen los ingleses, acordándose de “supuestos” derechos de descubrimiento y ocupación (usurpación), y el 3 de enero de 1833 (1833-2008: 165 años s cumplen hoy), el Comandante S. F. ONSLOW, de la corbeta de guerra Clio de S.M.B., toma “abruptamente” posesión del puerto LUIS de Soledad. (Paul GROUSSAC, Las Islas Malvinas, Buenos Aires, 1936, p. 27/53; y RICARDO R. CAILLET BOIS: Las Islas Malvinas, Edit. Peuser, Buenos Aires, 1948, p. 244/328; y véase, al respecto, el magnifico estudio que hace ROBERTO DE LAFERRERE en “El nacionalismo de ROSAS”, edit. Haz, Buenos Aires, 1953).

Quiera DIOS NUESTRO SEÑOR y NUESTRA SEÑORA DE SOLEDAD que todos los argentinos puedan muy pronto contemplar el definitivo izamiento del pabellón azul y blanco en aquellas alejadas pero no menos queridas ISLAS MALVINAS.


Editó Gabriel Pautasso
Diario Pampero Cordubensis

Linkeado en http://www.diario7.com.ar/


VOLVER a la portada de Diario Pampero